El México Neoliberalmente Subsumido

Escrito por on Jul 19th, 2016 y archivado en Destacado, Galería Fotográfica, México subordinado. Tu puedes seguir los comentarios a esta entrada a traves de RSS 2.0. Comentarios y referencias estan cerrados.

El México Neoliberalmente Subsumido

drogas

LA SUBORDINACIÓN EN LA ETAPA NEOLIBERAL

 

Entérese de lo que pasa en:

El México Neoliberalmente Subsumido

 

Exponentes de la antigua forma de hacer política, el presidente Peña, su gabinete y los tarifarios papagayos mediáticos pronunciaron los meses finales de 2014 palabras sin contenido social, que no podían apoyarse en realidades; usaron un lenguaje caducado y hablaron de la violencia como si fuese algo distinto del poder del Estado y de las artes de la política. Olvidaron –o pretendían olvidar- que la ‘ley’ y el ‘orden’ son el disfraz de la violencia del sistema.

No se debió a la ausencia del Estado; tampoco fue un hecho aislado / Fue un crimen de Estado.

Carlos Fazio

Maravillado por los espejitos que prometió entregarle, el tecnocrático gobierno mexicano (con sus distintas caretas en las últimas tres décadas y pico) se arrodilló, entregó todo el oro nacional y se plegó a las órdenes del llamado Consenso de Washington.

Carlos Fernández-Vega

 

La Narco Excusa….

En la evidencia de lo subsiguiente que no puede ser de otra manera toda vez que el régimen neoliberal fue establecido por obra del Salinato en seguimiento de la reconversión capitalista, cual política neocolonial impuesta por la Metrópoli de América sobre el Subcontiente y en resultas de tocarle en suerte la maldición que don Porfirio epitomizó para la historia, de ser el vecino inmediato del monstruo septentrional. En esta condición de patrio trasero inmediato –o de vecino del Diablo- con una frontera de más de tres mil kilómetros, que da lugar al fenómeno migratorio más intenso de América y quizás del mundo antes de la migración forzada por los desmanes del terrorismo de la OTAN en el Norte de África y Siria. Ligado a un comercio desventajoso estipulado en el TLCAN y al pernicioso efecto de tener el mercado de drogadictos más grande del mundo al otro lado de nuestra frontera, presentándose como el gran negocio ilícito, cuya capitalización en dólares sigue la misma cadena de transferencias ascendente que del Sur sube al Norte, en el sentido de que las ganancias obtenidas por este negocio super lucrativo terminan como lavado de dinero en cifras de más de seis dígitos en los mega bancos neoyorquinos, los depredadores supremos en esta cadena de fieras capitalistas.

Mientras que en el zócalo quedan los campesinos que cultivan los estupefacientes, incitados por  sobreprecios que obtienen al cultivar plantas ilícitas, que por serlo incrementan su ‘valor’ en el antivalor de la economía capitalista para un supermercado exacerbado en su intensidad y desvirtuado en la insensatez del consumismo.

Un dato contundente  desvela el trasfondo de este otro gran negocio favorable a la ganancia ilícita: en los EUA se lava alrededor del 90% de las ganancias concernientes a estas actividades y sólo una tercera parte le corresponde a la economía formal en los países productores del Sur.

El combate al narcotráfico esta calculado para producir resultados parciales que permitan la distribución en el mercado más grande de drogadictos de su indispensable estímulo, garantizando un alto porcentaje del flujo de narcóticos, pues tan grandioso mercado no debe dejar de ser abastecido, de lo contrario se crearía un verdadero problema de salud pública, ante la abstinencia involuntaria de millones de drogadictos.

El combate al terror-narcotráfico promovido por el establishment usamericano viene a ser un procedimiento utilizado por la estrategia imperialista para penetrar en los estados del Sur, ejerciendo un doble juego que oscila entre lo legítimo y lo ilegítimo. Legitimo ejercicio policial contra una práctica ilegítima a su vez tolerada y promovida en procura del control de las masas que reditúa inmensas ganancias de las que se alimenta el monstruo bancario, lo que tiene a su vez la particularidad de proporcionar la excusa intervencionista en el Sur, pasando a ser el combate amañado al ‘terrorista/narcotraficante’, la promoción de los monstruos  frankensteins que la propia sociedad de consumo y la manutención de la injerencia imperialista procrea.

Partiendo de que el problema del narcotráfico con su trasiego Sur → Norte ocurre como respuesta a la incitación que ejerce el mercado más grande en el mundo de adictos a estimulantes, que le conviene con maña al establishment usamericano mantener como ilícitos, excitando la producción en grandes cantidades de la materia prima y de las drogas procesadas atraídas por este gran imán septentrional. En un tráfico que como es bien sabido el precio de los estimulantes se va incrementando conforme se va efectuando el ascenso de sur a norte.

La proliferación de drogas prohibidas, al lado del cigarro y el alcohol y multitud de fármacos empleados en la medicina y vendidos en las farmacias, representan un uso indispensable para el ciudadano acongojado en las megalópolis, algo así como ‘el hombre esquizofrénico del siglo XXI’, malévolamente manejado y explotado por el segmento capitalista que con negocios ilícitos se beneficia de que la población esté sedada y aletargada con somas para su control, lo que yuxtapuesto al negocio del Big Pharma, para el narcotraficante se convierte en un gran mercado a explotar con toda intensidad pues proporciona en su conjunto ganancias monetarias mayúsculas, en una sociedad de consumo estragada en el exceso y el abuso.

Situación de relación propiciatoria al semi combate del narcotráfico dirigido a los países productores del Sur, más que enfocándolo en su propia sociedad con medidas preventivas y represivas, el mercadeo y uso de drogas ilícitas por ciudadanos estadunidenses se practica como un ‘mal necesario’ que termina por favorecer a los banksters y al status quo; lo que convertido asimismo en problema procreado para intervenir en el Sur pretextando el combate a la producción y al trafique de drogas, en realidad viene a ser una mera excusa intromisoria, pues los registros históricos a más de 40 años de los primeros programas anti-narcos efectuados por los EU revelan su verdadera intención, el ser un mero artilugio empleado por el establishment usamericano para penetrar en las naciones productoras, consiguiendo inmiscuirse con operaciones de infiltración, cobertura y espionaje en el quehacer de las policías locales, dotándolas de armas y equipos a funcionar con su patrocinio y asistencia técnica, logrando que los gobiernos del Sur se adecuen a la estrategia militar-policiaca que desde el Imperio les indica. Caballos de Troya.

El ‘caso Camarena’ descifrado ayuda a esclarecer el empleo del trasiego de drogas como un fenómeno de incidencia que implica el gran negocio ilícito a la vez de ser utilizado por el establishment usamericano como un elemento de presión para abrir la defensa nacional.

Desde los años 80 con el cártel de Guadalajara la interrelación entre funcionarios del primer nivel y narcotraficantes afamados se establece como alineación en provecho de la obtención de millardos de dólares controlando el trasiego de drogas desde arriba (de la política) hacia el Norte; en lo que el juego sucio corre a cuenta de los criminales en turno de sombra relumbrante, (algo así como el estereotipo del macho gabachizado en la blanquitud, convertido en estrella de la sección policiaca con la colaboración de Falsimedia), por lo que se les considera como la máxima expresión del negocio siendo en realidad en todo sentido unos intermediarios, tanto a nivel nacional como en relación con los EU, el gran mercado del consumo y del lavado de dinero generado en la venta de drogas decretadas como ilícitas.

El juego ambivalente llevado a cabo por el Estado usamericano queda al descubierto tras de la ‘Operación Leyenda’ realizada por la propia DEA para esclarecer el asesinato de su agente Enrique Camarena, en una operación carambola que entre sus rebotes tuvo muy diversa afectación, acorde con lo dado a conocer por el agente encargado de realizar tal Operación, Héctor Berrellez.

Remontándonos a las circunstancias que dieron lugar a la serie de movimientos efectuados por la administración Reagan para patrocinar la guerra contrainsurgente en Nicaragua, encontramos que la CIA operando en México realizaba actividades diseñadas a favor de alimentar la contrarrevolución antisandinista, en momentos en que a fines del primer periodo presidencial de Reagan, por excesos en el manejo de las cantidades proporcionadas a los centroamericanos reaccionarios, el Congreso ordenó su finiquito, quedando el Presidente imperialista imposibilitado de seguir proporcionando la ayuda de una manera franca, estando de por medio su imagen a vender para reelegirse en elecciones programadas para fines de 1985.

Por supuesto, como buen conservador que era, en un lema de campaña Ronald Reagan (RR) había equiparado la ‘lucha contra el narcotráfico’, ‘que es una lucha contra nuestros valores’, con la ‘guerra anticomunista’ en Centroamérica, en otra versión de los freedom figthers; anunciando ya a fines de su primer mandato el haber empleado por igual mil millones de dólares en ambas batallas; lo que no decía es que para ganar la ‘guerra anticomunista’ estaba dispuesto a aliarse con narcotraficantes e intoxicar  a los habitantes de los barrios bajos estadounidenses con tal de llevar el terror imperialista a Nicaragua.

Condición política al interior de los EU que obligó a las aves de rapiña  de su administración a buscar la manera indirecta de proseguir financiando a los contrarrevolucionarios en Centroamérica, porque aquello venía a ser una prioridad anticomunista. Contando en primera instancia con la asesoría de Robert McFarlane al frente de la National Security Council (NSC), se lanza Reagan a desobedecer el mandato legislativo y por intermediación de los siempre serviles al Imperio jeques petroleros saudiárabes encuentran financiamiento oculto que va a dar a los contrarrevolucionarios.

Poniéndose en manos del coronel Oliver North misiones rebuscadas a la manera de una carambola de cuatro bandas. De manera tal que por los muy concurridos canales de lo ilícito empleando para ello a la especialista de la casa, se diseñan operativos destinados a la obtención de fondos para la compra de armas que van a dar a Centroamérica. Oliver North para los narcotraficantes colombianos y centroamericanos era Oliver Hardy, gringo al que le tenían gran aprecio, pues le estaban muy agradecidos puesto que les hizo ganar miles de millones de dólares.

Siendo una orden presidencial clandestina que facultaba al coronel North para que procediera a jugar en varias bandas, así comprando armas en el mercado negro portugués; disponiendo de una flota de aviones particulares para los traslados y abriendo cuentas bancarias en Suiza.

Ya reelecto Ronald Reagan se da el affaire con el Irán del Ayatollah Joimeini; que a cambio de armas vendidas con la intermediación de Israel se obtiene dinero que se destina para financiar a la Contra nicaragüense, en un asunto también clandestino que tenía por propósito inicial la liberación de siete estudiantes estadunidenses mantenidos como rehenes por Hezbollah en el Líbano, procurándose la mediación iraní, estando para entonces ya al comando de NSC el general John Poindexter.

Cuando se destapa el trato oculto con Irán RR realiza la actuación de su vida por el Oscar que no ganó en Hollywood pero sí en la Casa Blanca, asegurando que él no estaba del todo enterado en lo que respecta a la relación con Irán: ‘no se me informó bien de las operaciones secretas del caso’; actuación escenificada el 25 de noviembre de 1986 en una comparecencia en la que anuncia la destitución del general Poindexter así como de Oliver North. Y aun y cuando el coronelito –ahora asesor de Fox News– compareció ante el Comité de Asuntos Internacionales, no recibió una condena a la altura de la felonía.

Procediéndose a destruir evidencias documentales alusivas al caso del involucramiento de la CIA en el narcotráfico. Los peces gordos permanecen impunes, la inmundicia, digo, inmunidad militar protege al General y al Coronel, mientras que los partícipes subordinados que si fueron sometidos a prisión terminan siendo amnistiados por George H. W. Bush en 1992. ¡Otra infamia del imperialismo yanqui solapada!

En América la ayuda reaccionaria de la Casa Blanca continuaba efectuándose potenciando la importación de cocaína colombiana trasladada a través de México por intermediación del cártel de Guadalajara, que iba a dar los EU en donde la proliferación de crack hizo estragos en los barrios pobres habitados por afroamericanos. Todo ello, por supuesto, bajo control de la Agencia clandestina imperialista.

Lo que para México representaba no sólo ser puente en el trafique, sino también campo de entrenamiento de contrarrevolucionarios centroamericanos en campamentos ubicados, como por ejemplo en Veracruz, según informe, en un rancho propiedad de Rafael Caro Quintero. Así como otro informante da cuenta de que en el rancho ‘Las Cabras’, ubicado cerca de Mazatlán, propiedad del entonces gobernador Antonio Toledo Corro (1981-1986), había pistas para uso de aviones americanos (sic) de gran tamaño que volaban rumbo al norte repletos de cocaína.[1]

En seguimiento de las investigaciones emprendidas con la Operación Leyenda, Héctor Berrellez encuentra evidencias de la participación de la CIA, tanto en lo concerniente a la ayuda a los contrarrevolucionarios como también en la compraventa de cocaína a distribuir en ciudades prominentes estadounidenses, para cuando en relación con el cártel de Guadalajara “‘era secreto a voces –asegura J33- que la CIA  era la que vendía las armas’ al grupo comandado por Fonseca Carrillo y Caro Quintero. Y se extiende: ‘se decía que Max, el cubano, era de la CIA; lo dijo varias veces delante de nosotros don Neto’”.[2]

Héctor Berrellez señala que bajo la dirección de Feliz Ismael Rodríguez, alias ‘Max’, empleándose como medio de transporte aviones de la aerolínea Setco, perteneciente al connotado narcotraficante hondureño Ramón Matta Ballesteros, salían las naves cargadas rumbo al sur con equipamiento militar para retornar repletas de cocaína, teniendo por destino final bases militares ubicadas en los EU, evitándose así el pasar por aduana alguna.[3] Información proporcionada por un ‘contratista de la CIA’ de nombre Víctor Lawrence Harrison, personaje incrustado en el cártel de Guadalajara, encargado de las cuestiones técnicas de comunicación a través de la radio y de la intercepción de frecuencias, trabajando en México bajo la protección de su embajada…, y de altos funcionarios del entonces gobierno de Miguel de la Madrid, caso del entonces secretario de Gobernación Manuel Bartlett Díaz.

La trama que se enreda en el caso Camarena se complicó cuando el agente de la DEA Camarena descubre la participación de la CIA actuando como de costumbre de manera clandestina, mano negra de fondo organizando el trafique de enervantes, titiriteando a los actores participes en el juego sucio, lo que viene a ser propiamente una labor de titiriteros manejando marionetas, políticos, narcotraficantes, policías, haciendo la labor de burros a favor de una operación imperialista a gran escala.

De manera indirecta Enrique Camarena, su ayudante el piloto mexicano Alfredo Zavala Alvear, así como también el periodista Manuel Buendía, pagaron con sus vidas el descubrimiento de la participación de la mano negra en el affaire, tal es la conclusión a la que llega el director de la Operación Leyenda. Camarena comunicó de manera un tanto ingenua a sus superiores lo que sabía como pesquisas que apuntaban a la CIA y la maldita Agencia procedió en su contra, como acostumbra, de manera indirecta, actuando desde las sombras, haciendo que los propios narcos se encargaran de secuestrarlo.

A decir de Berrellez, James Kuykendall, el mismísimo jefe inmediato de Camarena, recibía embute de Fonseca Carrillo, alias don Neto. Mientras que el asesinato de Buendía lo atribuye a que el columnista tecleador de la ‘Red Privada’ se vio involucrado en la carambola de cuatro bandas cuando recibió entre 1981 y 1984 información de un periodista veracruzano de apellido Velasco, que daba cuenta del empleo del rancho de Caro Quintero para entrenar a los contras: “Las operaciones/entrenamiento en el campo (rancho) eran dirigidas por la CIA, utilizando a la DFS para encubrirse”.

Manuel Buendía Tellezgirón también estaría al tanto de la participación del traficante alemán, Gerhaard Mertins, en el traslado de armas a los Contras. Connotado traficante de armas exhibido en aquellos días por Buendía en Excelsior. Lo que confirma la relación delictuosa amparada por la CIA: “Para cubrir los costos, las avionetas que Mertins enviaba a Centroamérica con el armamento regresaban a México cargadas de cocaína colombiana que luego vendía al cártel de Guadalajara. Berrellez afirma que Harrison les insistió en el hecho de que la CIA ayudaba al cártel de Guadalajara a meter la cocaína y otras drogas a Estados Unidos en el conjunto del trasiego de narcóticos”.[4] La carambola de cuatro bandas (¿o son cinco?) y su aguijón mortífero de manta-raya llevándose con la cola vidas colaterales al affaire.

Como resultado de la focalización en la línea de investigación que apuntaba a la CIA, la Operación Leyenda fue frenada desde arriba. La dirección de la DEA en Washington y el Departamento de Justicia intervienen retirando al agente Berrellez de su conducción.[5]

En 1996 Gary Webb, reportero del San José Mercury News, de Sacramento California, siguiendo la secuela de narcotraficantes involucrados en el apogeo del crack padecido en los 80 en un gran número de ciudades, incluida la de Los Ángeles, da con el caso de un narcotraficante centroamericano a quien no se le concluye el juicio ante el riesgo de que se descubriese la participación de la CIA y con ello del gobierno usamericano, lo que le pone en ruta de sacar a la luz pública la relación oscura cuan secreta del gobierno de Reagan promoviendo esta sucia maniobra en procura de una intervención imperialista en Nicaragua que tuvo consecuencias muy graves en cuanto a mortandad y destrozos causados por los llamados ‘Contras’, operación que en su rebotar en las bandas trajo secuelas graves para la propia ciudadanía estadunidense y marca el precedente de la injerencia yanqui en México empleando el recurso narco-política. Amén del minado de puertos nicaragüenses también realizado por la CIA.

Gary Webb publicó en el San José un artículo titulado: ‘La Alianza Oscura’, por demás alusivo al caso, a pesar de haber sido presionado por agentes de Washington para que no lo hiciera, lo que a la postre le cuesta el descrédito aun y cuando fue premiado como el periodista del año en California. En el artículo da cuenta -a como una investigación periodística puede hacerlo- de la relación encubierta que se entabla entre narcotraficantes centroamericanos y agentes del gobierno norteamericano, bajo la protección de las autoridades federales.

Siendo sus fuentes narcotraficantes y un banquero que les lavaba el dinero en Centroamérica, quien posteriormente resulta secuestrado saliendo de un banco suizo en Panamá, y dado que un funcionario contactado en Washington de nombre Fred Weil, que había fungido como ayudante principal del senador John Kerry, ocupado en realizar una pesquisa somera de lo que estaba aconteciendo en Nicaragua en tiempos del mandato de Reagan, ya reinstalado diez años después en el Council National Security,  le recomienda que tenga mucho cuidado por que se está metiendo en un caso top secret que ningún periodista afamado y cercano ha Washington se había atrevido a tocar, habiendo amenazas de muerte de por medio incluso para un millonario contribuyente al Partido Republicano, dificultándosele por ello obtener evidencias de fuentes oficiales…. Todo este enredo daba cuenta de que se trataba de un caso prohibido. Así que la indagación de Webb es tildada de laxa, carente de testimonios confiables, revertida en su apreciación-desapreciacion por los propios agentes de la CIA y su juego encubierto tras de la ‘opinión pública’. Viéndose Webb obligado a renunciar a su trabajo sin volver a encontrar otro propio de su oficio. ‘Historias demasiado reales para ser contadas’, así las designa el funcionario de Estado Weil al reportero Webb de un modesto periódico provinciano.

En 1997 el todavía senador John Kerry admite públicamente que se le abrieron las puertas a los narcos, rutas aéreas que fueron responsables del diluvio de drogas que inundó las ciudades durante el mandato de Reagan. En 1998 la CIA publica un informe  de 400 paginas en el que admite haber realizado operaciones que la involucran en el tráfico de drogas que  detonó la epidemia de crack, su entonces director John Mark Deucht se reunió con un grupo de ciudadanos negros del sur de Los Ángeles escuchando sus quejas, uno de los cuales pidió que Gary Webb estuviera presente en el acto y se le entregase la información concerniente al caso, un mes después el jefe de la CIA dimitió del cargo. Lo que debió ser una noticia bomba que conmoviera los medios fue ignorada por los principales diarios con tiraje nacional así como por los medios electrónicos, la noticia se vio opacada por el escándalo de Presidente Bill (Vil) Clinton con Mónica Lewinsky.

En el 2004, siete años después de haber perdido su trabajo en California Gary Webb fue encontrado muerto en su departamento con dos tiros en la cabeza. Supuesto suicidio. Todo claro en el trasfondo oscuro.[6]

En este caso, el autor Jesús Esquivel, merced a la ya flagrante participación de la CIA al descubierto puede concluir que fue la Agencia imperialista la que “penetró y corrompió las esferas más altas del poder en el México de esos años, hecho que nos impide afirmar con toda certeza que en la actualidad ya no lo hace”.[7]

Evidentemente la presión a través de una lucha amañada al narcotraficante, que se le combate pero se le deja realizar su mercancía para surtir el mercado más grande del mundo de adictos a los estupefacientes, propicia la intervención usamericana en los países del Sur por ser productores, sí, productores que responden con oferta a la demanda pagada en dólares que así se torna irresistible.

Siendo verificable que a partir de los años 80 la presión – intervención norteamericana no hace sino incrementarse doblando la defensa de un gobierno que conforme se ha tornado neoliberal abandona el celo por la defensa de la nación, cuidando que sus fuerzas armadas no se involucren en tareas no marcadas por la Constitución ni se de paso a una relación más estrecha con el ejército estadounidense. Llegándose a permitir en la actualidad la presencia amplificada de agentes policiales usamericanos en nuestro país que actúan armados con el consentimiento de la presidencia….

Por lo regular, tanto en lo referente a la maquinación del terrorismo como en los procedimientos del narcotráfico, los análisis se suelen quedar en niveles intermedios, con informes que dan cuenta de las actividades propiamente criminales sin identificar las manos que mueven las piezas en el tablero de las geo-estrategias.

Quedándose a ese nivel todo cuadra con la lógica del criminal que actúa de motu proprio persiguiendo fines aviesos. El quid para la inteligencia crítica radica en subir el nivel del enfoque para atisbar en las instancias superiores de los aparatos intervencionistas de corte imperialista, intentando ver los hilos de los titiriteros. Entendiéndose tras del consabido de que en el fondo se trata de un juego controlado por el capital-poder que se descubre en los beneficiados con las consecuencias, el Quo Bono que muestra las huellas dactilares de los autoatentados que tras del shock-show procurado permiten implementar medidas en la ruta de una mayor represión que requiere el capital a favor del dominio monopólico-metropolitano.

Lo que del 11-S a los atentados en Paris a fines del 2015, pasando por Madrid, Londres a Orlando, Irak, Siria, el último en Turquía, marcan la tendencia de procrear la excusa perfecta que permite la aprobación de medidas de austeridad y de mayor control policial judicial sobre la ciudadanía, como en el caso de Francia, en el que una legislación propiamente punitiva se intenta establecer al lado de una reforma laboral reaccionaria. En una procesual marcada por la decadencia del Capital que se constata para mayor mal en la afectación de las clases inferiores, con el empeoramiento del nivel de vida de los trabajadores en resultas de la compulsión capitalista por obtener mayor plusvalía para recuperar la tasa de ganancia, implicando mayor grado de explotación y menores salarios así como condiciones precarias de trabajo.

De la dimensión belicista implícita en la praxis imperialista, aunada a su política ficción plagada de engaños, y de una economía en franco estado de descomposición, se derivan estos malestares propiciados con y sin intención explicita. Cada vez necesitan más de la policía –en el plano interno para controlar la situación crítica- y del ejército, para presionar en el extranjero en procura de mantener las ventajas que el imperio dólar les otorga.

El consumo excesivo de fármacos en ciudades supermercado, trátese pues de las consecuencias que el consumo exacerbado a la american way of life produce en su ciudadanía, un modo de vida que raya en el desquiciamiento, exigiendo se cubra la demanda con una oferta proveniente del extranjero, aprovechando la ventaja del dólar y en sí del mercado acaparador y central que con su alto poder adquisitivo ejerce una ‘atracción irresistible’ para los trabajadores del sur.

El móvil policiaco, como contrapartida al crimen organizado, parte de una defensa de la clase privilegiada y su propiedad privada, lo que en la sociedad capitalista decadente, la organización del crimen como mafias, cumple la función correlativa al necesario mercado negro que porciones numerosas de la ciudadanía requieren para satisfacer su ocio.

Policía → mafia → consumidor, crean una relación simbiótica en la que cada parte vive requiriendo de la otra, puesto que en la sociedad en la que priva la propiedad privada, el ejercicio policiaco por antonomasia tanto resguarda como reprime.

La policía imperialista llamada Central de Inteligencia, en su accionar requiere de crear monstruosos enemigos de la sociedad privilegiada contra los que ha de descargar su ira, para justificar su razón de ser. Es por ello que en los EU a la sombra del terrorista narcotraficante, en mucho casos villanos fabricados por el propio quehacer imperialista, como terroristas que surgen de sociedades afectadas por la violencia colonizadora / narcotraficantes que aparecen para satisfacer el hedonismo en la sociedad de la opulencia, a costillas de las carencias que con ese ejercer capitalista centrípeto se producen en el Sur perpetuamente subdesarrollado y así empobrecido.

Deviniendo en ser  los criminales requeridos para que los defensores del status quo se activen, operando con un doble juego, pues su trasfondo está signado por propósitos netamente imperialistas. Era de esperarse que el diseño estratégico intervencionista promovido por el establishment yanqui en seguimiento de la trama por ellos mismos procreada con los Autoatentados, condujera a fusionar las dos entidades malignas que se vienen manejando tras la Guerra Fría, como los enemigos de la civilización. En procura de que aparezca un monstro más prodigioso, el naco-terrorista.

Por lo que no es de extrañar que unos cuantos años después, sean las autoridades usamericanas las que dictaminan que en México existe una narco insurgencia de potencial terrorista constituyéndose en una seria amenaza para los EU. Cual menjurje ideológico que se elabora en el laboratorio policiaco imperialista, promocionando un supuesto mal intencionado que puede ser estimulado hasta hacerse realidad, consiguiendo con ello incrementar un caos social que favorezca intereses injerencistas y apropiativos.

La proliferación de múltiples agencias militares y policiacas en los EUA, cuando el crimen interior se intensifica en la medida en la que cae el nivel de vida de la otrora extensa e intensamente consumidora clase media, da lugar a planificar una mayor represión y ampliación del régimen carcelario, al unísono de que la tendencia a concentrar su hegemonía en formas y procedimientos mercantiles-monetarios-militares, conduce a mayores injerencias efectuadas por las agencias intervencionistas empleando el terror de Estado, al unísono de que se procrea como respuesta el terror subversivo, por ellos mismos aupado y teledirigido, en contra de las naciones que están en la mira de la intervención propiamente imperialista por intereses geoeconómicos-geopolíticos y geoestratégicos (soterráneamente ligados a los complots sionistas, a saber).

Siendo México el país del Sur que más reciente este flagelo, como se dice: ‘poniendo los muertos mientras que los gringos ponen las armas’, de manera descarada, cabría añadir, pues tal afrenta vino a ser la operación ‘Rápido y Furioso’ orquestada desde Washington.

Precisemos: Engendros del belicismo exaltado yanqui, miembros del Colegio de Guerra del Ejército de EU y del Comando Norte, así como de la Universidad Militar Americana y del Centro de Estudios Avanzados sobre Terrorismo (sic), se pronunciaron en el primer semestre del 2011por intensificar la presencia de agentes contrainsurgentes en México, para ‘enfrentar la guerra multidimensional’ que se requiere para combatir el narcotráfico. Contando con la venia de Felipe Calderón, faltaba más, actuando en ‘defensa propia’.

La Secretaria de Estado, Hillary Clinton y su colega del Departamento de Justicia, Janet Napolitano, dos baronesas de estricto corte imperialista, se dieron a la tarea de propagar –propagandear- el cuento del narco-terror con propósitos insurgentes, para venir a representar un frankenstein hibrido surgido de esa paranoia multidimensional que el Imperio requiere para incrementar la escalada intervencionista en su inmediato patio trasero.

‘¡México se ha convertido en un riesgo estratégico de mayor peligro para la seguridad estadounidense, superior incluso a Al-Qaeda y a lo que ocurre en Irak y Afganistán!’. ¡Oh my God!

Una ‘delincuencia de alta intensidad’ (sic), debe de ser combatida con fuerzas especiales y la inteligencia sofisticada que sólo los EUA poseen para el caso y se digan proporcionarle a sus aliados.

Desde un sitio de internet llamado Small Wars Journal, se pronuncian los agentes intervencionistas promoviendo su ‘guerra contrainsurgente’. Puesto que para ellos el ‘conflicto armado’ en México es una guerra no convencional a pelearse con tácticas contrainsurgentes; así lo expresa un tal Robert Culp, todo un experto en el oficio, quien considera que la emergencia del narco afecta no solo la soberanía (sic) y seguridad de México, sino ‘a los intereses vitales’ de EU.

Sin lugar a dudas se trata de un all american soldier programado en la milicia imperialista para utilizar la ‘guerra contra el narcotráfico’ como excusa para incrementar la escalada intervencionista. Sin lugar a dudas, ave de rapiña, deberías saber que el narcotráfico es la actividad inducida desde tu país para disminuir la soberanía en México.

Y ¿qué le propone este especialista consultor a la Secretaría de Defensa Nacional? ‘Aplicar tácticas contrainsurgentes para aislar al enemigo de la población’, una forma de operar que efectúan desde Vietnam. Equivocándose de cabo a rabo en la identificación del problema, no se trata de reducir la ‘narco propaganda’ ni ‘el reclutamiento que el pueblo le brinda a los narcotraficantes’, sino de reducir la cantidad de adictos en su país, Mr. Culp.

Un miembro del Comando Norte, Johnny M. Lairsey Jr, a su vez propone una estrategia de mayor intensidad intervencionista, puesto que: a) la violencia se desborda hacia los EU (sic), b) la corrupción es muy intensa (nada más en México, por supuesto),  c) afectando ambas economías, (desde luego que no en la misma proporción), d) estando en estado de latencia posibles ataques (terroristas) a los EU provenientes de zonas fuera del control del gobierno mexicano.

Evidenciando en estos supuestos la virtual escalada del problema a concentrar en una guerra contra un narcotraficante potenciado a terrorista que conduzca a la mayor intervención de las fuerzas militares policiacas imperiales. ‘La Iniciativa Mérida no es suficiente para frenar la creciente violencia, la capacidad de hacer daño con armas que incrementan su calibre y variedad, lindando en parangón con la del Ejército, artefactos y tácticas terroristas atribuidos a bandas como la de los Zetas,  justifican intensificar la ayuda, habiendo ya narco ciudades como Nuevo Laredo’. Tal es el diagnóstico de estos soldiers especializándose en combatir al narcotráfico en la frontera.

Acorde con lo cual, el gobierno de Barack Obama debería tener por preferencia la ‘guerra asimétrica’ que se efectúa en su frontera sur: “Los cárteles de la droga y las bandas de narcos del continente, los de México como alta prioridad, ahora deben ser elevados a la categoría de amenaza estratégica número uno para Estados Unidos, en tanto que la amenaza de Al Qaeda y el islam radical, si bien aún es significativa debe ser degradada a un segundo nivel”. En consideración de que ‘el potencial de corrupción de las instituciones por parte de los cárteles mexicanos va seguida de la extensión de la violencia en la frontera’. Aunado al hecho de que: “la utilización de las técnicas de violencia y corrupción de los cárteles mexicanos (en los Estados Unidos) trae un nuevo elemento que en la actualidad lo hace una amenaza más grande e insidiosa que la representada por Al Qaeda… [bla, bla, bla].”[8]

Ante la gravedad del caso que incluye -a decir de este polizonte gringo-: ‘la perdida de partes de México que pueden o no ser recuperadas, por igual a como acontece en otras regiones de Centroamérica y de Colombia’. Ante ello procede “un Plan de Defensa hemisférica para las Américas, ‘una actualización de la Doctrina Monroe’ que desde 1823 proclama el principio de ‘América para los americanos’ [sich]”.[9]

Tal es el propósito subrepticio en la maquinación que se esconde tras de la ‘guerra contra los narcotraficantes’, en su giro proyectado a convertirse en narco-terror-insurgente. Con estos argumentos presentados por los militares dan un primer aviso, para que junto a Hillary proclamen: ¡México, allá vamos! Y así fue en los primeros cuatro años que se sumarían a los otros ocho para venir a ser los 12 de la docena trágica panista, cuando que el régimen de Calderón se volvía del todo permisible a la entrada de las agencias estadounidenses de espionaje en el supuesto aludido. (Así de falso, así de ingenuos y entregados los neo panistas neo colonizados).

Con una oficina ubicada en Paseo de la Reforma # 265 en el DF. Y otra ubicada en Escobedo, Nuevo León, acorde con una información proporcionada por el New York Times el 7 de agosto del 2011, las agencias intervencionistas yanquis se ubiquen en México.

Finalizando el sexenio de Felipe Calderón la DEA instalada a todo lujo de recursos en su bunker ubicado en Reforma # 265,[10] se había convertido en una especie de policía secreta con vara alta dada la permisibilidad otorgada por el Ejecutivo; espiando, mandando elementos nacionales, deteniendo, interrogando, atestiguando el uso de torturas, pues no solo la DEA, sino también los servicios de inteligencia militar yanquis obtuvieron luz verde cuando Fe.Cal le declaró la guerra al narco. Presidentes espurios se convierten en peleles apropiados.

Oficina Binacional de Inteligencia (OBI), Reforma 265, inaugurada en agosto del 2010, a la sombra del Ángel de la (In)dependencia, agentes estadounidenses practican el espionaje internacional, pertenecientes a la DIA pentagonita, la Oficina Nacional de Reconocimiento (NOR) y a la potentada Agencia de Seguridad Nacional (NSA). Inclúyase personal del FBI, del Buró de Alcohol, Tabaco y Armas de Fuego y Explosivos (ATF), de la Guardia Costera (CGI) y de la Oficina de Cumplimiento Aduanal y Migratorio (ICE), estos dos últimos pertenecientes al Departamento de Seguridad Interior de los EU, mientras que los elementos de la Oficina de Inteligencia sobre Terrorismo y Asuntos Financieros (TFI) representan al Departamento del Tesoro. Lo que es igual a decir que gran parte del arsenal policiaco-militar que el Imperio requiere para ejercer su imperialismo, por si no lo habían notado, se encuentra ya en México ‘ayudándonos a combatir al narcotráfico’. Un cuento que ha funcionado para permitir su injerencia silenciosa.

Los efectivos estadunidenses que trabajan en México –sobre todo los que se concentran en la OBI- no tienen ninguna restricción para realizar operaciones que no están relacionadas con el combate al narcotráfico y el crimen organizado. Son los únicos encargados de operar y manejar el equipo especializado con el que se espía y vigila con satélites y otras tecnologías vanguardistas del Pentágono todo lo que ocurre en México y posiblemente más allá de la frontera sur”.[11]

Expresamente el régimen panista solicitó la ayuda en equipo militar, tecnología y asesoría especializada en tácticas de combate antiterroristas; y los de la Casa Blanca le agregaron el que se les permitiera incrementar la presencia de agentes federales de los EUA en territorio mexicano.[12]

Para cuando en los Pinos se fabricaban tapetes (ver ‘Monosapiens’. Proceso No. 1815) que incluye en su catálogo el ‘verde olivo’ ‘Welcome to Sedena’; el ‘tapete marino’ de probada capacidad multifuncional; las ‘pantuflitas’, para comodidad de los de la DEA, CIA, ICE, ATF; un tapete persa (con la imagen de dos prestigiados intelectuales marca Televisa: Krauze y Aguilar Camín, sintiéndose la ausencia de esa otra estrella deslumbrante, Castañeda Gutman): así como el ‘tapete 0.56%’, apto para recibir como se merecen las nuevas visitas…, con botas o zapatos de charol bien lustrados).

La excusa antiterrorista prosigue incrementando sus frutos, aquí en México propiciando la penetración del Pentágono y de la CIA para reforzar a la DEA. Contando como anfitriones con la Secretaría de Marina, la Defensa Nacional y el Centro de Investigación y Seguridad Nacional, encargados de puntualizar el convenio y lo solicitado. ¡Bienvenidos a su patio trasero!

A lo que se debe agregar la aquiescencia concedida por el régimen panista a concertar “un enlace de las Fuerzas Amadas mexicanas con el Comando Norte, en el estado de Colorado, y en el Centro de Inteligencia de El Paso, Texas”.[13]

Inclúyase en el abordaje la admisión de instructores privados (mercenarios) como los de la Global Risk Soeluions Inc., venidos a instruir agentes federales en técnicas de tortura en León Grato.[14] Todo sea por seguirles el juego a los yanquis en estos problemas generados por su modo de vida y empeños imperiales.

Como era de esperarse en más de la ‘continuidad del cambio’, con el arribo a Los Pinos de Enrique Peña Nieto (EPN), la intervención disimulada de combate al narcotráfico prosigue y se incrementa, incluyendo la venta de equipo militar por más de mil trescientos millones de dólares, de seguro destinado a combatir el narco terror que por igual en el mercado negro obtiene poderosas armas también provenientes o de facturación usamericana. Hasta en las películas de narotraficantes ya sale un traficante gringo ofreciéndolas, congratulándose los de Washington.

El mismísimo jefe del Northcom, almirante William E. Gortney festeja el que nuestro aliado del Sur adquiera helicópteros y vehículos terrestres artillados, constatándose que en los últimos años se incrementaron las acciones conjuntas entre los dos ejércitos, así como el número de soldados mexicanos adiestrados por elementos de las fuerza militares estadounidenses.

Lo que representa una escalada en pleno: Acorde con un informe del Instituto Internacional de Estudios por la Paz, con sede en Suecia, “en 2003 México gastó en equipo militar 3 mil 941 millones de dólares. Un año después desembolsó 3 mil 797; 4 mil 81, en 2005; 4 mil 440, en 2006; 5 mil 13, en 2007; en 2008 subió a 5 mil 19; a 5 mil 689 el año siguiente; 6 mil 203, en 2010; 6 mil 472, en 2011, y en 2012, 7 mil 103 millones de dólares”.[15]

En el continuo Pri-Pan-Pri de la Etapa Neoliberal que afecta a México, el relevo neo priísta con EPN, da un paso más adelante en la apertura de buen vecino en apuros, al otorgar permiso a estos agentes intervencionistas de portar armas en nuestro país, nada que ver con la soberanía, la dignidad y el resguardo de la patria, vendida y traicionada.

En el continuo de presidentes espurios convertidos en peleles del gran capital y como tales puestos a modo para otorgar la venia a la intervención policiaca usamericana en el supuesto de que son necesarios para combatir una supuesta narco insurgencia inventada por la propia dirigencia intervencionista.

La operación ‘Rápido y Furioso’ proyectada desde Washington contando con la anuencia de la entonces Secretaria de Estado, Mistress Clinton, es un auténtico monumento a la infamia intervencionista estadounidense en los entuertos del efecto guerra al narcotráfico en un país que pone los muertos mientras los imperialistas venden armas, more business. En el supuesto caso de que ‘se vendían armas para realizar su seguimiento y así atrapar a los criminales’, otro embuste entre película de terror y cuento de Wall Disney. Para que después, tan campantes, admitan que lo hicieron y declaren que les perdieron la pista a las armas-señuelo. Lo que constata la descarada intervención que es una falta de respeto a un gobierno al que se le trata como su fábrica de hacer tapetes. Y las secuelas nocivas para la ciudadanía de tal política intervencionista están a la orden del día.

De enero del 2007 a octubre del 2014 se cuentan en 23 mil 273 los desaparecidos: “Con Calderón se extraviaba o desaparecía un mexicano cada cuatro horas con cinco minutos; con Peña Nieto ello ocurre cada hora con 52 minutos”.[16] Convirtiéndose en un flagelo para la sociedad mexicana derivado de la supuesta ‘guerra contra el narcotráfico’, dando paso a una sociedad afectada por la descomposición de dos Estados, el imperial del Norte y el cada vez más subordinado del Sur.

La intervención del Ejército para combatir el trafico de enervantes no trae remedio alguno sino por el contrario, como era previsible desde un principio, la descomposición del alto mando cooptado por los dólares; aunado a efectos más graves y preocupante, como la intromisión yanqui y la violencia desatada que afecta al ciudadano común.

La ‘elevación’ del Ejército y la Marina por encima de las instancias de gobierno civil, ‘salvo el presidente’, se presenta a consecuencia obvia de su empleo amañado contra el narcotráfico, resultando en el debilitamiento del Estado mexicano fraguado desde Washington, objetivo procurado y no fortuito, como derivado de la implementación del neoliberalismo, en lo político económico, y de la inserción en el ‘paraguas’ militar de Norteamérica, haciendo que uno de los objetivos prioritarios que deben tener las fuerzas armadas del Subcontinente sea el combate al ‘terrorista-narcotraficante’, contribuyendo a su descomposición y alineación con los comandos imperialistas. Está claro que combatir al narco es fomentar la descomposición interna propia de un ‘Estado Fallido’, permisible a los caballos de Troya.

El modus operandi de los aparatos represivos del Estado implementado durante lo que va de este sexenio está más que al descubierto, puesto que desde el primer operativo represor que tuvo lugar en la toma de protesta del ilegítimo Enrique Peña Nieto se puso en práctica: Enviar grupos de pseudo anarquistas encapuchados a violentar la protesta cívica para dar paso a la represión policiaca, no contra los agresores sino contra quienes se manifiestan de manera legítima. Y no se olvide que en la represión del 1 de diciembre del 2012 una persona resultó seriamente lesionada por la explosión de un artefacto no identificado en la cabeza, herida que a la postre le causó la muerte, mientras que a un joven estudiante una bala de goma lo privó de la vista en un ojo. Lo que va a la cuenta del mal gobierno de la oligarquía priísta que entronizó a Quique Peña, como el pelele ideal de la oligarquía.

Otro operativo similar se implementó por las ‘fuerzas del orden’ (sí, de la oligarquía) el 20 de noviembre del 2014, en otro episodio similar, mismo modus operandi llevado a efecto para reventar las manifestaciones anti mal gobierno.

La reciente promulgación de una minuta que modifica el Artículo 29 de la Constitución va en el mismo sentido, al gobierno espurio neoliberal ante las desastrosas consecuencias generadas por su política económica a favor de la concentración de la riqueza y la propiedad privada, no le queda de otra sino esmerarse en la represión sin admitir que todo es a consecuencia de 33 años de cerrazón en un modelo económico destinado a provocar pobreza y miseria en la misma medida en que genera la concentración del capital-dinero y propiedades sin producirse, por supuesto, la supuesta filtración a las capas intermedias e inferiores.

…. Y sus Consecuencias

Caso Tlatlaya. Lo acontecido en San Pedro Limón, municipio de Tlatlaya estado de México el 30 de junio de 2014 ejemplifica a la perfección la descomposición política del Estado nacional en resultas de la injerencia embozada del imperialismo tanto a través del neoliberalismo como empleando el recurso intromisor de la ‘guerra contra el narcotráfico’. Resultando en primer instancia el Ejército mexicano perjudicado en un accionar fuera de lugar al ser empleado en una tarea que no le corresponde y sí le afecta en grado sumo propiciando su descomposición, por entrar en actividades que lo enfrentan a la civilidad, más que a la delincuencia organizada.

Innumerables son los casos en los que el uso de la fuerza excesiva empleada por contingentes de las fuerzas armadas en la supuesta tarea de combatir al narcotráfico han perpetrado abusos en contra de la ciudadanía, tal y como era previsible desde que se le asignó esta encomienda que no es propia de su configuración ni de su actividad nominal, la fuerza armada no debe ser empleada en el combate a la delincuencia organizada puesto que sus miembros no dejan de ser civiles a quienes los debe perseguir y juzgar el poder judicial con una policía en todo caso especializada. Lo que ha dado paso a propiciar una escalada en la violencia que termina por afectar en mayor medida a la ciudadanía.

El uso y abuso de la fuerza superior aunada a la infiltración de los altos mandos militares por el poder adquisitivo del narcotraficante son un hecho consumado que demerita la imagen de un Ejército otrora nacionalista; en pasado, porque la propia guerra inducida por la estrategia intervencionista ha permitido a la vez su apertura y una mayor integración a los proyectos militares de los comandos estadounidenses, así con la Alianza para la Seguridad y Prosperidad de América del Norte, la que en su enunciación lleva la perfidia inducida a desenvolverse a través del Plan Mérida que viene a su vez a reconfirmar el Plan Puebla Panamá en su propósito de implicar el dominio del capital transnacional en México y Centroamérica, seguridad y ‘prosperidad’ del Norte sobre el Sur reciclada.

Tuvo que ser precisamente en el estado de México en donde aconteciera un primer episodio calamitoso que trajo consigo el agudizamiento del desprestigio del Ejército nacional, durante la administración precisamente de un Presidente emanado del Grupo Atlacomulco, estado de por sí signado por los abusos policiales. ‘Veintiún delincuentes abatidos por un soldado herido en un enfrentamiento efectuado para liberar a tres mujeres secuestradas en el municipio de Tlatlaya’, hizo saber un comunicado de la Secretaría de la Defensa Nacional.

Enfrentamiento que habría tenido lugar en una bodega con un numerosos grupo de secuestradores ubicados en un lugar poco adecuado para resguardar a los supuestos plagiados, puesto que existía una puerta descubierta como de 9 metros de apertura que los exponía al exterior de manera flagrante, permitiendo el arribo de los militares con toda ventaja en el accionar bélico.

Como haya acontecido el ‘enfrentamiento’ los militares tuvieron tiempo suficiente para retocar la escena del crimen y dar paso a presentar su versión de los hechos ante una prensa aletargada que no puso en duda la versión castrense que se les presentaba a unas horas de los hechos.

Una reunión de emergencia efectuada en Toluca unas horas después de los hechos que involucraba al Presidente, junto al Secretario de Gobernación, así como a los gobernadores priístas y al alto mando militar, daría paso a poner en marcha una operación de silenciamiento procediéndose a dar carpetazo al caso por parte de las autoridades mexiquenses.

Correspondiéndole al anfitrión, el gobernador del estado de México, Eruviel Ávila, dar el siguiente comunicado: El Ejército “tuvo una valiente presencia y acción al poder rescatar a tres personas que estaban secuestradas; lamentablemente un militar resultó herido, pero el ejército, en legítima defensa, actuó y abatió a los delincuentes”.[17] La versión oficial que resultó en ser una mentira encubridora.

Tuvo que ser una organización ubicada en Washington denominada InSigth Crime, la que expresó dudas al respecto a los sucesos acaecidos en Tlatlaya, para que una semana después, un reportaje de Mark Stevenson de la agencia estadounidense Associated Press (AP), hacía referencia a tan terrible acontecimiento poniendo en duda la versión manejada del enfrentamiento con un intercambio de disparos por ambas partes, cuando que evidencias de disparos en las paredes hacían pensar que aquello se trató de un fusilamiento.

Acorde con evidencias flagrantes tomadas de los propios datos proporcionados por la Sedena: ubicación de los cadáveres, heridas, manchas de sangre y orificios de bala en muros de hormigón, número y calibre de los casquillos recogidos en el lugar, el reportero llegó a considerar: “‘Una o dos pústulas de bala se encuentran muy juntas, rodeadas de una masa de sangre salpicada, dando la apariencia de que algunos muertos estaban de pie contra la pared y recibieron uno o dos disparos a la altura del pecho…”, dudando de las conclusiones de la Sedena. El artículo de la AP daba cuenta de que los peritos forenses que realizaron las autopsias se negaron a dar su dictamen de la distancia a que se produjeron los disparos que causaron la muerte de muchos de los presuntos secuestradores. Tampoco la Secretaría de Defensa estuvo dispuesta a responder a las interrogantes planteadas por dicho medio informativo.[18]

La secuela de las dudas sembradas por la AP condujo a que dos observadores del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos realizaran una pesquisa (su oportunidad también resalta)  antes de que el lugar se resguardarse, no encontrando indicios de que se haya efectuado una balacera propia del encuentro entre dos grupos armados.

Haciéndose evidente el que diversas instancias provenientes de los EU se activan poniendo en duda la versión oficial del Estado mexicano: ‘la sombría historia contada por la Sedena despertaba muchas dudas’. La revista Esquire se unió a la prensa norteamericana que se ocupa del caso junto con el mismísimo Washington Post, con lo que tenemos que el affaire Tlatlaya toma una dimensión que rebasa los parámetros de costumbre.

El reportaje de la revista Esquire hacía ver que las evidencias recabadas in situ no concordaban con lo aseverado de muerte por disparos a larga distancia, sino lo contrario, muertes por disparos a corta distancia, incluyéndose el asesinato de una joven primeramente herida en una pierna, posteriormente rematada con un disparo en la caja torácica. Tampoco coincidiendo los disparos y las heridas que mataron a varios de las víctimas puesto que se realizaron a corta distancia, prácticamente a bocajarro, perforando los cuerpos e impactando en la pared contra la que estaban atrapados.

Las sospechas del encubrimiento aumentan al ocurrir que el gobierno del estado de México se niega a presentar los resultados de las autopsias, llegándose al extremo de considerarlas: ‘Secreto de Estado’ con una restricción vigente a nueve años. Lo que es prácticamente un encubrimiento incriminatorio.

El seguimiento de las interrogantes y respuestas en defensa de la Sedena dan cuenta del manejo manido, solapado de intervenciones con flagrante abuso de autoridad empleando fuerza desmedida en la ‘guerra contra el crimen organizado’, así como del manejo de la información aledaña que tiene una participación importante, tanto para esclarecer la realidad de los hechos como en la presión que se ejerce sobre las autoridades responsables de estos casos calamitosos que rebasan el comportamiento autorizado por el orden legal, resultando afectada la imagen del Ejército en desempeño de una actividad que le resulta inapropiada y le compromete a exponerse a equívocos en desdoro de su imagen ante la ciudadanía.

Constatándose asimismo la complicidad con la que operó la Comisión Nacional de Derechos Humanos y la Procuraduría General de la República, haciendo un ejercicio de nula independencia del Poder Ejecutivo. Para que todos los aparatos prominentes del Estado actuasen en consunción en función de realizar el encubrimiento de un accionar del alto mando gubernamental perpetrado en el marco de una guerra contra el narcotráfico que resulta en una calamidad para la población más que para la delincuencia, al tener segundas y terceras intenciones de por medio, quedando comprometidos en acciones violentas contraproducentes para el ejercicio legítimo del combate a la delincuencia, afectando la organización del Estado en tan delicada función de ejercer la violencia legitimada, volviéndolo en su creciente vulnerabilidad más fácilmente manipulable para la injerencia del Norte.

En el sentido de ejercer presión dese los EU con dobles intenciones, Human Rights Watch (ONG con sede en Nueva York) se une al acoso impidiendo que el caso pasara por el efecto silenciamiento y el desgaste que marca el paso del tiempo, poniendo el dedo en la yaga de las obviedades: ‘muchos muertos para un solo herido’, cuando que el comportamiento de las Fuerzas Armadas en estos casos en el deber ser del derecho y resguardos humanitarios estipulados internacionalmente prescriben un ejercicio de la fuerza propio de una legítima defensa en respuesta a una agresión, de no actuar acorde con ello se comete un delito de lesa humanidad.

Así pues, lo publicado por la prensa estadounidense sembró la duda del modus operandi del Ejército, la versión oficial resultaba incongruente con lo que las evidencias in situ revelaban, los medios en México se sumarían a la Duda, apareciendo también las plumas al servicio del gobierno siempre oportunas para salvarle la plana a lo que las autoridades sostengan. El caso de Juan Ibarrola escribiendo en Milenio,  consistiendo su papel en sacar a flote la imagen del Ejército por encima de los hechos.

El Centro de Derechos Humanos Miguel Pro Juárez, realizando una intervención que concierne a su razón de ser, le pide al gobierno federal se sirva aclarar tan calamitoso suceso, puesto que se venía a sumar a un ‘patrón sistemático de violaciones graves de los derechos humanos perpetradas por agentes del Estado a partir de la militarización del país en el contexto de la guerra contra el narcotráfico…’.[19]

Lo cual era lo menos que se podía pedir, radicando en ello el meollo del asunto, la intervención del Ejército incitado por los gobiernos Pan-priístas propiciaban que sus actividades contra delictivas en el fuero del orden civil se efectuaran transigiendo el proceder legitimado en la Constitución y por los derechos humanos genéricos.

Como era de esperarse, la ‘guerra contra el narcotráfico’ tiene secuelas que inciden en generar mayores problemas deviniendo en un ejercicio corrosivo para el propio Estado y los estados. Cultivo de marihuana y amapola; ruta por la que transitan cargas de estupefacientes; zona disputada entre diversas bandas, el municipio de Tlatlaya está considerado como una zona de alta actividad delictiva, propiciando la respuesta de las fuerzas del orden ubicadas con cuarteles que se han venido ubicando atendiendo a ese fin.

Así era que, el 102° batallón de Infantería ubicado en San Miguel Ixtapan, municipio de Tejupilco, al sur del estado de México, había sido edificado durante la gubernatura de Peña Nieto e inaugurado en mayo del 2010, convirtiéndose en el batallón consentido del señor gobernador: “La misión del batallón era combatir el tráfico de drogas, y desde principios del 2014 había sido integrado al operativo Seguridad Mexiquense, puesto en marcha por el propio presidente de la República”.[20]

Con anterioridad, en esta misma zona de influencia del ejército en diciembre del 2013, funcionarios municipales fueron asesinados al ser confundidos con delincuentes por vestir uniformes camuflados y portar fusiles, venían de una práctica de tiro, lo que hace ver que los de la 22ª zona militar son de gatillo rápido, ¿tendrán licencia para matar?

Otro caso ocurrido en el 2008 eleva las sospechas de que en esta zona se procede con exceso de violencia bajo protección oficial. 18 de agosto de aquel año, en San Pedro Limón fueron masacradas 23 personas, incluidos niños, por una veintena de pistoleros encubiertos que portaban fusiles de alto calibre. Dispararon indiscriminadamente sin que pareciera tuvieran un blanco específico; pero el hecho de que la escena del crimen fuese limpiada a la menor brevedad posible por miembros del ejército y procedieran a despojar de sus celulares a los transeúntes y vecinos, mencionándoles “que era preferible que no se supiera nada de lo ocurrido”. Para que, acto seguido, la averiguación de oficio que debiera ser realizada por los agentes del Ministerio Público no se produce, lo que da de qué pensar a los malpensados conspirólogos.[21]

En el estado de México los problemas entre policía y ciudadanía son crónicos, y lo viene siendo por la inseguridad y el florecimiento de la delincuencia desde antes del asunto narcotráfico, incluyendo abusos cometidos por las autoridades en la entidad que ocupa actualmente el primer lugar en extorsiones, el segundo en homicidios dolosos y el cuarto en secuestros; estado en el que el Grupo Atlacomulco (Atracomucho) campea por sus intereses, los que cobran mayor relevancia con el arribo de Quique Peña a los Pinos.

Fue la presión estadounidense lo que obligó al régimen priísta a tener que reabrir el caso, ocurriendo que su versión resultaba desmentida, no se trató de ningún enfrentamiento, ni de ningún rescate sino de una ejecución sumaria, probada por el testimonio de sobrevivientes, testigos presenciales y familiares de las víctimas.

Aconteicnedo que con éste acto de abuso de autoridad demasiado escandaloso como para poder ser silenciado, dada la cantidad de víctimas, se ejemplifica el resultado inducido y procurado por la injerencia imperialista, al promover la ‘guerra contra el terror’ (versión versus el narcotraficante), presionando al gobierno del Sur a que emplee al Ejército exponiéndolo así al desgaste y a la apertura de la que sabrán sacar provecho los interesados.

En este caso, Rafael Cardona, columnista de El Cristalazo en un artículo titulado ‘Tlatlaya, la leyenda negra’, incide en la maquinación subrepticia al señalar las muy oportunas y demasiado intensas ‘indagatorias de la prensa estadounidense, incapaz de investigar Guantánamo, pero siempre preocupada por los derechos humanos en el Tercer Mundo’ [así sea en la viga del ojo ajeno, pero no en el rascacielos del propio]’, lo que no puede ser sino producto de una estrategia imperialista. Resultando sospechoso que AP tenga acceso a información más allá del desempeño periodístico en lo referente a estos casos acontecidos en suelo nacional. Pasando la pregunta a ser: “¿A quién beneficia el desprestigio del ejército a través de la prensa americana [sic]?”.[22]

Como era de esperarse, una vez que se descubre el encubrimiento oficial, los medios nacionales pasan a ser caja de resonancia dando cuenta de que gracias al reportaje aparecido en Esquire ‘el gobierno estadounidense exige a las autoridades mexicanas una explicación creíble acerca de la matanza’, faltaba más, para que el círculo se cierre encerrando a todos los protagonistas necesarios en una trampa: ‘habría que agradecerle a los medios estadounidenses y a su gobierno el que se difunda y esclarezca tan peliaguda acción que resulta sin lugar a dudas un abuso en el proceder contra la delincuencia.

La presión proveniente de los EU responde a un ejercicio logístico enmarcado en la estrategia imperialista que delinea una secuencia: de la prensa a los medios electrónicos a las ONGs a organismos oficiales de los derechos humanos, de preferencia de la ONU, abriéndole paso al de la Casa Blanca, para que se doren la imagen en su faceta de ser los defensores de los derechos humanos, ‘exigiéndole a las autoridades mexicanas una explicación creíble acerca de la matanza’, con lo que la escena climática del montaje se produce logrando el fin perseguido, la cara amable de Jano aparece en proyección internacional preocupándose porque el desempeño del combate al narcotráfico que se realiza en México bajo su égida se realice respetando los derechos humanos. Otro reflejo prismático de la Gran Farsa mediática con la que el imperialismo se lava las manos.

¿Quién se benéfica, quién resulta perjudicado?, la respuesta es obvia, pero el juego insidioso de los de Washington suele quedar oculto, imperceptible, olvidado, si no se entiende que la ‘guerra contra el narco’ fue por ellos inducida, aprovechándose de un Presidente espurio que se puso a modo para llevarla a cabo.

Es importante que Carlos Fazio en el libro aludido constate el ejercicio develativo ejercido por la inteligencia crítica: “No deja de ser al menos curioso que había sido la Casa Blanca, durante la administración del presidente George W. Bush, la que había presionado a Felipe Calderón para que desde el inicio de su gobierno, en diciembre de 2006, profundizara la militarización de la guerra a las drogas. Desde entonces las denuncias sobre violaciones a los derechos humanos por elementos de las fuerzas coercitivas del Estado mexicano habrían ido en aumento”.[23] Nada más en siete ocasiones se reunió Felipe Calderón con George W. Bush en el 2007 para acordar la cooperación bilateral antidroga que terminó por constituir la Iniciativa Mérida.[24]

Es lo menos que se podía decir, puesto que el affaire en realidad no tiene nada de curioso sino que se adscribe en la estrategia imperialista (pues no se trata de otro propósito) de penetrar y debilitar al Estado mexicano haciéndolo en su vulnerabilidad más proclive a los dictados de Washington.

Confírmese lo cual en el siguiente acto escenificado el 23 de septiembre por el presidente Peña Nieto en Nueva York: “se reunía con la reina Máxima de Holanda; recibía el Premio Estadista Mundial [sic] 2014 de la fundación Appeal of Conscience (Llamado a la conciencia) [sic], cuyo consejo consultivo estaba integrado, entre otros, por el honorable John Dimitri Negroponte; se sacaba una foto con [el no menos honorable] Henry Kissinger y otra con el [no menos reaccionario, perdón, honorable] primer ministro inglés, David Cameron, y durante un encuentro con los integrantes del Council on Foreing Relations [¡Oh, qué honor!] se manifiesta a favor de la creación de un ‘frente común de naciones’ contra el narcotráfico”. Y eso no era todo, un día después, pasando por encima de la Constitución, de su instancia legislativa y de la disposición de los mexicanos anunció Quique, en la Asamblea General de las Naciones Unidas, su disposición para que miembros del ejército mexicano participasen en las misiones de los ‘cascos azules’.[25]  ¡Tan ilustrado estadista, reconocido mundialmente agradecía el favor alineando a la presidencia más a la derecha y al servicio de los regaladores de premios chantaje cual medallas de oropel, acorde con el rol que la política insidiosa neoliberal le viene asignando  al presidente de México, condicionándolo a ser un delegado de la geoestrategia imperialista convirtiendo a Norteamérica en un bastión integrado a USA-Imperio!

Y a todo esto, nunca se ha sabido en realidad qué tipo de ‘subversivos’ eran los masacrados en Tlatlaya: ¿guerrilleros? No, más bien parecían delincuentes comunes.

Caso estudiantes de la normal Rural Raúl Isidro Burgos de Ayotzinapan. Iguala, capital del estado de Guerrero, noche del 26-27 de septiembre del 2014. Cincuenta y nueve personas afectadas en un ataque perpetrado por elementos del orden público a una caravana de estudiantes que viajaban en camiones secuestrados, con un saldo de 3 muertos, 43 desaparecidos y 10 heridos, más otros 3 transeúntes asesinados. Crimen de Estado confirmado.

“Desde el primer momento no hemos creído al gobierno federal, a cada rato salen con sus mentiras. Tenemos claro que su intención es cerrar el caso, que éste quede en el olvido como muchos otros que han cometido, pero definitivamente no vamos a descansar. Lo que nos informan lo escuchamos, pero no les creemos”. [Felipe de la Cruz, padre de un estudiante desaparecido y vocero de otros familiares con deudos]. Reclamante que sentencia: “Quienes cometieron este crimen fueron policías. Fue el Ejército. No tenemos duda, hay testimonios de los muchachos –compañeros de los desaparecidos. De que los militares también participaron”.[26]  Tal es la auténtica verdad histórica.

Los derroteros del caso Ayotzinapan se presenta como la calamidad mayor de este patético sexenio en lo referente a la violación de los derechos humanos, puesto que, a más de un año y medio del asesinato de los normalistas rurales se confirma que se trata de un Crimen de Estado perpetrado por la actual administración incluyendo a los tres poderes que conforman el establecimiento: Ejecutivo-gobierno federal-ejército-policía federal-municipal-Procuraduría de la República-gobierno del estado-gobierno municipal- -poder judicial a su máxima representación- poder legislativo que como representantes de la pluralidad secuestrada en la partidocracia, poco o nada hacen por poner remedio a los desmanes que aparentemente suceden por ‘accidente’, en una atmósfera crispada por el combate al narcotráfico, en realidad, por la descomposición social que el neoliberalismo genera.

Dichas sean las relaciones como son, tal y como ocurre el Crimen de Iguala no puedo ser perpetrado por las instancias menores del establecimiento mexicano, no se asesina a tres estudiantes en una balacera sin sentido, puesto que éstos están desarmados, ni se secuestran a otros 43 haciéndolos desaparecer para asesinarlos, sin que tal acción necesariamente requiera de órdenes superiores, del ejército y del gobierno federal. La clave procedimental que explica el acontecimiento radica en que se trataba de estudiantes normalistas de la entidad estudiantil más combativa del país en décadas.

Que entre la policía municipal de Iguala, los federales y el ejército destacado en la zona capturasen a 43 estudiantes y los desapareciera, viene a ser un crimen de Estado perpetrado por los ‘altos mandos’, ninguna instancia inferior de las organizaciones aludidas por sí mismas se atreverían a cometer tal crimen, y si lo hicieran serían juzgados y castigados los perpetradores por las instancias de gobierno superiores…., y no encubiertos.

La presencia del grupo de narcotraficantes denominados ‘Guerreros Unidos’ vale para hacer ver la relación oscura pero existente entre las fuerzas del orden y grupos de delincuentes interrelacionados en el trafique de estupefacientes, tolerados y en realidad controlados por las fuerzas armadas del Estado.

La farsa de investigación realizada por la Procuraduría General de la República, bajo el mando de Jesús Murillo Karam, de manera indirecta da prueba de ello al realizar un burdo encubrimiento del caso, vil solapamiento convertido en engaño público y presentado como la ‘verdad histórica’ (sich). Lo que en realidad sí marca esta burda engañifa, es la verdad histórica que significa la descomposición del Estado ocupado por una kakistocracia gerencial al servicio del gran capital.

La versión oficial del crimen desde un principio trató de atribuir el delito a las corporaciones policiacas de abajo así como a la banda de narcotraficantes, para que la culpabilidad quedase en los cuadros inferiores de los representantes del Estado, policías municipales, y en delincuentes al margen de la ley, vil encubrimiento de los operadores que dan las órdenes y del alto mando.

En lugar de una investigación seria y responsable, la PGR presenta una serie de engaños que incluyen procesos contra los consignados cargados de anomalías e inconsistencias en pesquisas y acusaciones montadas sobre testimonios contradictorios de sujetos de dudosa calidad moral y/o obtenidos bajo tortura, recluyendo sin probar culpabilidad; así como ocultando información, destruyendo evidencias y testimonios, dando cuenta de que la investigación de la Procuraduría está plena de deficiencias jurídicas y judiciales, hasta el grado de ser un fraude que pasa a ser una burla a los familiares de los occisos y al pueblo de México…, implicando el propósito de esparcir el miedo.

Lo que se ahonda con la ridícula pretensión de la incineración de los desaparecidos en un basurero ubicado en Cocula al aire libre (sic). Lo burdo del informe de Murillo Karam es a tal grado una engañifa que los expertos desmienten ‘la verdad histórica’ con la verdad científica, es decir, con obviedades, puesto que la pretensión está plagada de supuestos absurdos: “La ciencia se ensaña con las versiones del procurador Jesús Murillo Karam. ¿Dónde están las hebillas de los normalistas presuntamente incinerados en Cocula? ¿´Por qué no se quemaron los victimarios, si mil 600 grados centígrados convertirían toda la zona en un gigantesco horno? ¿Por qué no se incendió el basurero? ¿Dónde están las estructuras metálicas de las llantas usadas para prender el fuego? ¿De qué árboles salió la media tonelada de leña necesaria para la pira? ¿Por qué no hay grasa humana en el suelo? El perito del INAH Jorge Arturo Talavera lo tiene claro: ‘En el basurero no fueron incinerados los 43 estudiantes’”.[27] Etcétera, etcétera. La intensidad del fuego requerido y el tiempo de mantenimiento del mismo tornan increíble el supuesto.

La ‘Pira increíble’, la lógica incluida en la realización de los fenómenos físico-químicos vuelven cenizas la versión de la PGR, el fuego con las altas temperaturas requeridas son de tan elevado grado que tornan inverosímil lo expuesto ante la opinión pública por el Procurador. Para empezar, los habitantes del entorno no percibieron tan formidable incendio, y es hasta dos semanas después que se les impide a los pepenadores realizar su trabajo en el basurero, de haberse dado tan prodigiosa ignición sus efectos de debieron sentir a muchos kilómetros  a la redonda y su huella dejaría una marca perdurable fácilmente identificable por expertos, y ni lo uno ni lo otro se dio.

Tan mal coordinada fue la ‘verdad histórica’ que los propios pilotos que volaron en búsqueda de los estudiantes desaparecidos no reportaron la inmensa hoguera en las supuestas horas en que estaba encendida. Sin novedad, dicen las bitácoras de vuelo de un aviador y un piloto de helicóptero en misión expresa de localizar a los desaparecidos. (“La pira que no se vio ni desde el aire”. Proceso No. 1990).

“Científicamente imposible”, así es como califican científicos de la UNAM la versión manida de Karam: ‘para quemar 43 cuerpos se habrían requerido de 33 toneladas de troncos o 995 llantas, las cuales hubieran dejado como residuos 2.5 toneladas de alambre de acero, residuos no presentes en el basurero’. “La temperatura requerida debió de ser de 1,500 grados, lo que hubiera provocado una columna de humo visible a varios kilómetros a la redonda”.[28] Perceptible tanto desde tierra como desde el aire, y nadie vio nada. ¡Ton’s qué, Murillo, no calcularon el tamaño del embuste!

De elemental deducción, Mr. Watson, que tamaño embuste requeriría de un basurero convertido en un infierno en el que la papota caliente de inmenso tamaño se pudiera asar para podersela tragar.

En una casualidad causada, como por arte de magia negra pretenden que los restos de uno de los 43 desaparecidos, Alexander Mora, fue recuperado in situ, contradicción ad absurdum: “a una temperatura mayor a 300 grados centígrados el colágeno que contiene el ADN se pierde”.[29]  De ser cierto que los restos pertenecieren al supuesto occiso, ello haría sospechar que la PGR controlase los otros 42 cadáveres. Los peritos argentinos no avalan ninguna de las ‘pruebas’ presentadas por los de la Procuraduría y sí las cuestionan, pues todo parece un montaje encubridor…

Los expertos involucrados en el caso concluyen: ‘a falta de certeza científica en el móvil presentado por la PGR, la explicación no procede, por consiguiente no hay prueba alguna concluyente de que en el basurero de Cocula hayan desaparecido los restos de los 43 estudiantes’.

Las investigaciones independientes, los testimonios de los sobrevivientes y el análisis de la propia versión oficial desmienten los encubrimientos, comprobándose que policías federales y miembros del Ejército se unieron a los agentes municipales haciendo uso de sus armas. Incluso el gas lacrimógeno empleado para bajar a los estudiantes de los vehículos, cuyos embases fueron encontrados, no son de uso de la policía municipal.

Pudiéndose además afirmar que el ataque “fue conocido en tiempo real por el gobierno federal”, basándose en la descripción del estudiante sobreviviente Francisco Trinidad Chalma, puntualizando dicho estudiante que ‘los federales de inmediato procedieron a recoger los casquillos para no dejar evidencias de los hechos’. De igual manera, investigaciones periodísticas que no judiciales hacen saber contra la versión oficial que elementos del 27 Batallón de Infantería estuvieron presentes “en la zona cuando todo pasó”.[30]

Otro estudiante sobreviviente a la masacre, Omar García, sostiene que miembros del Ejército secuestraron algunos de sus compañeros y les insinuaron que los iban a desaparecer: ‘no den nombres falsos, pues con ellos nunca los van a identificar’…. Testimonio corroborado por otro compañero de infortunio, Luis Pérez Martínez: ‘policías municipales les cerraron el paso, pero fueron policías federales quienes les dispararon’. (Proceso No. 1990).

A decir del propio Omar García: ‘el gobierno no nos puede engañar’, procede el encubrir y dejar que pase el tiempo culminando la impunidad, un caso más entre otros en el proceso de descomposición flagrante que afecta a este país convulsionado por el mal gobierno neoliberal.

Los reporteros de la revista Proceso dan cuenta de la ‘Inocultable participación militar en el crimen’, indagando en los propios informes presentados por los militares del 27 Batallón ante el ministerio público de Iguala y la misma PGR, reportes de que se recogieron casquillos calibre 7.62, propios de fusiles G3, de particular empleo de soldados y no policías municipales, dan cuenta de ello, acorde con las inspecciones realizadas por la Procuraduría General de Justicia de Guerrero (PGJG). Fue el caso de que el Ejército no llamó a la PGJG sino una hora y 40 minutos después del ataque, encontrando las evidencias de los casquillos.[31]

Los informes presentados ante autoridades judiciales demuestran que miembros del ejército vigilaron el accionar de los estudiantes, e incluso fueron por ellos al hospital en que ingresaron algunos de los heridos. Nada más contundente que un otro testimonio del normalista presente en el acontecimiento para corroborarlo. Omar García dixit: “‘El Ejército llegó rápidamente, entró, cortaron cartucho a modo de que iban… no sé… contra delincuentes. Nos acusó de que estábamos allanando morada… que nos iban a llevar a todos…’. Narró cómo lo obligaron a quitarse la camisa, revisaron si traían armas, les tomaron fotografías y les pidieron sus nombres”.[32] Es entonces cuando se les insinúa que los iban a desaparecer. Por algo será que hasta la fecha se prohíbe a los investigadores externos interrogar a los militares del 27 de infantería.

El trasiego de opio por el corredor Iguala-Cocula-Taxco complica la pesquisa, en el supuesto de que uno de los camiones raptados por los estudiantes llevara una carga escondida de heroína dirigida a la frontera Norte. Que no extrañe el número de muertos, desaparecidos y fosas comunes halladas en la región. (Trátese de un quito camión secuestrado por estudiantes que originalmente las autoridades trataron de ocultar).

El Estado comete el crimen, el Estado lo ‘investiga’, lo encubre y pretende cerrar el caso con su ‘verdad histórica’, todo un ejemplo de aberración política y jurídica. Cuando esto ocurre, cuando la investigación no procura indagar los hechos tal y como se suscitaron, es que se trata de una operación de encubrimiento, siendo este el caso con la versión oficial del gobierno priísta.

El asesinato de 46 estudiantes normalistas perpetrada por tres corporaciones represivas del Estado, es un Crimen de Estado encubierto por el Estado. Acción del Estado mexicano comprometido con mantener un status quo cada vez más injusto por desigual cual excluyente propio de la concentración de la riqueza que genera la política económica neoliberal aplicada de una manera intransigente por la kakistocracia PRI-PANISTA, lo que termina en la aguda descomposición del gobierno civil y con la peligrosa tendencia de efectuar una violencia ilegítima por parte de los elementos que responden ante el orden institucional.

Los normalistas rurales les resultan incómodos al régimen neoliberal por ser lo que son ambas entidades: estudiantes de vocación comunista arraigados al campo para cuando la égida burguesa se torna más intransigente y represiva; cuando el no pensamiento es prioritario para conseguir la alineación sumisa de los de abajo, cautivos en lo que debe ser una doble miseria, tanto material como espiritual; cuando la represión ejercida por el Estado tiende a agudizarse en resultas del deterioro económico que las propias políticas económicas neoliberales provocan.

El incremento de la pobreza-miseria conforme se agudiza la Crisis obliga a los gobiernos intransigentes a intensificar la ‘violencia legítima’, violencia agudizada que se traslada a los ámbitos para-policiacos y para-militares como reflejo del ejercicio capitalista de acumulación de la riqueza en unas cuantas famiglias.

Y para que esa ‘violencia legítima’ se ejerza sobre el enemigo en el marco de la lucha de clases hay que deslegitimarlo, presentándolo como un disidente que atenta contra el orden burgués, norma del status quo considerado a priori como positivo, en una adecuación del subversivo a terrorista.

Cuando la acumulación final de Capital procede: “Tiene que ver, fundamentalmente, con la reconversión del modelo de concentración del capital monopólico y la imposición de políticas de transformación del aparato productivo acorde con la nueva división internacional del trabajo. Con un modelo que implica altísimas cotas de desocupación, pérdida del valor del trabajo, desaparición de la pequeña y mediana empresa industrial y agraria. Y con la imposición de todo un paquete de contrarreformas neoliberales que incluye la apropiación de la tierra mediante el despojo, por grandes latifundistas y corporaciones nacionales y transnacionales que profundizarán el saqueo de los recursos geoestratégicos, en particular los energéticos y biodiversos”.[33]

El terror de Estado se hace presente para garantizar tal acumulación en prejuicio de lo que aún retienen los propietarios comunes, dispuesto a mermar su resistencia, condenándola a priori como ilegítima, en un ejercicio de corrimiento hacia la derecha que la burguesía monopólica patenta como orden extremo causado por sus excesos de apropiación y explotación, considerando cualquier oposición a su hegemonía como un atentado al legítimo estado de derecho, sí, burgués, solapante cada vez más de la concentración que marcha de manera paralela a la descomposición social.

Considerando a los propietarios del campo como potenciales transgresores de la ley, así criminales equiparables a los terroristas y narcotraficantes, oponiéndose al orden establecido entregado al Gran Capital, el que como tal impone el orden y legitima la guerra de clases que los ricos ejercen versus los por ellos desposeídos y así empobrecidos, cuando el derecho burgués es cada vez más un derecho torcido.

El modus operandi empleado por el Estado en Iguala se conduce por la línea de los antecedentes del terror extremo patentado por los nazis con su ya histórico proceder a lo Nacht-und-Nebek-Erlass (decreto de noche y niebla), procurado con la intención de eliminar al incómodo opositor civil a su barbarie, no sólo asesinándolo sino desapareciéndolo sin dejar rastro para propagar el miedo y la desesperación extensible a los deudos y al resto de la población, generando el efecto aterrorizante que el mariscal Wilhem Keitel explicitó: abschrel Lende Wirkungs, consiguiéndose con ello que ni los muertos ni los vivos descansen en paz en la angustia de un limbo de oscuridad y neblina.

Los yanquis en Vietnam, con la Operación Ojo Negro efectuada por escuadrones de ‘boinas verdes’ ejecutaron misiones clandestinas de franco accionar terrorista procurando quedasen en la clandestinidad: “Después vendrían La Mano Blanca en Guatemala, el Comando Caza Tupamaros de Uruguay, la Triple A argentina, la Brigada Blanca en México y muchos más. Métodos: cartas, llamadas telefónicas anónimas, la detención-desaparición forzada, la tortura. El tiro en la nuca. O en la sien, como la bala que en octubre de 2001 un militar disparó para dar muerte a la luchadora humanitaria Digna Ochoa”.[34]

El propósito evidente de culpar en tan calamitosos sucesos a los cuadros inferiores de los tres niveles de gobierno que vienen a ser la policía municipal relacionada con una banda de narcotraficantes sin involucrar a los superiores queda exhibido en el hecho de que ninguno de los comandantes que ordenaron los dispositivos de seguridad esa noche fuesen aprehendidos, ni siquiera de la corporación municipal, lo que corrobora el afán de eximir al alto mando.

Pareciera que los elementos inferiores de los aparatos represivos del Estado actuaran por cuenta propia en un acto ilícito de dimensiones genocidas. Supuesto accionar independiente que obviamente es falso. No se asesinan a 6 personas y se desaparecen a otras 43 considerados subversivos al orden burgués sin que autoridades civiles y militares de primer nivel intervengan dando las órdenes.

Tal es la contra-argumentación categórica que anula la presunción de verdad en el parte oficial, insistamos: los subordinados ejecutores materiales del homicidio no pudieron actuar por sí solos, acorde con el más elemental proceder instituido en los apartaros militar-policiacos; y si tal fuese el caso, presto serían exhibidos y castigados por sus superiores. Cuando que tenemos que las autoridades federales proceden en sus indagaciones realizando todo lo contrario. Acusando falsamente, aplicando tortura a los para ellos responsables absolutos de la masacre y desaparición, lo que descubre la acción encubierta de los elementos superiores inmiscuidos en el caso como lo que son, la jerarquía que ordena el desempeño de los subordinados que tan sólo obedecen ordenes y no actúan por cuenta propia, de ser así, y más en un caso grave, tal indisciplina se suele castigar severamente.

Acorde con un patrón establecido en los casos de cobertura de un crimen de Estado, las diversas instancias evidencian en su proceder el encubrimiento al accionar de una manera deficiente, tal y como actuaron ‘los Agentes del Ministerio Público, operando con negligencia e irresponsabilidad’, no investigan para aclarar los hechos delictivos, sino para, en una palabra contundente que califica con precisión su desempeño: encubrirlos. Tal proceder delata al autor intelectual de crimen.

Ahora se sabe que el ataque a los camiones en que viajaban los normalistas -y al otro confundido en el que viajaban los integrantes del equipo de fútbol avispones, en donde murieron dos personas- fue desde un principio vigilado por las instancias policiales y militares superiores, dado que el Centro de Control, Comando, Comunicacional y Cómputo (C-4) de Chilpancingo, es un hilo de la red que comunica al Sistema de Seguridad Pública controlado por la Secretaría de Gobernación: “y los monitoreos de imagen y voz llegan de manera simultánea y en tiempo real a la policía federal, la policía estatal y la policía municipal de Iguala, pero también al ejército, y por la cadena de mando la información llega a los comandos centrales de cada cuerpo en el Distrito Federal. Es decir, también tuvieron conocimiento de los hechos agentes del Centro de Investigación y Seguridad Nacional (Cisen, la policía política del gobierno federal), en Guerrero, y sus superiores en la ciudad de México, y los mandos del 27° Batallón de infantería, en Iguala, que depende de la 35ª Zona Militar, con sede en Chilpancingo. En particular, la información de lo que estaba ocurriendo tuvo que ser monitoreada por miembros del denominado 3er Batallón, una unidad de fuerzas especiales a cargo, entre otras, de las tareas de inteligencia. Además de que en el estado de Guerrero existen 52 Bases de Operaciones Mixtas (BOM), que suelen ser coordinadas por las fuerzas armadas (ejército o marina de guerra)”.[35] (Nótese de paso la red de la araña que se teje sobre el mundo haciendo de él una prisión).

Así pues, el alto mando militar-policial no puede fingir desconocer el desenvolvimiento de los acontecimientos en lo inmediato y por tanto es presumible que una alta autoridad no sólo monitorease sino ordenase el proceder anti estudiantil, vos sabéis que sí.

Subiendo los peldaños de la Pirámide se llega al alto mando del Ejército y del Gobierno Civil que constituyen el Gabinete de Seguridad Nacional, así pues, muy posiblemente ‘era previsible que alguien hubiera informado al responsable de la cadena de mando y comandante supremo, el presidente de la República’. (Ibíd: 358) Y si no es así que se demuestre lo contrario, pero los altos niveles no dejan de estar implicados.

Así es que tanto el secretario de Gobernación Chong como el presidente Peña Nieto resultan responsables por ser los jefes máximos de las fuerzas oficiales implicadas en el crimen.

El brutal asesinato de Julio César Mondragón Fontes, de 22 años, cegado y desollado vivo, cuyo cadáver es localizado a unos 200 metros de donde pararon a los autobuses, entre las 9:00 y las 9:55 horas del día 27, calificado por la Procuraduría de Guerrero como un ‘homicidio calificado’ y no como ‘tortura y ejecución sumaria’ (otro punto de encubrimiento), revela la violencia extrema a la que recurre la fauna del Sistema en descomposición del Estado plutócrata por demás decadente cuan arbitrario se torna.

Escuadrones de policía militar entrenados en los EUA o por oficiales estadounidenses en otras partes del mundo pueden ser los actores materiales de estas atrocidades; operativos de contrainsurgencia efectuados en contra de subversivos que en realidad son la clase proletaria manifestando su inconformidad ante una política económica que les resulta perjudicial.

Casualmente el cuerpo de Julio César fue encontrado frente a un almacén de la Coca Cola en Iguala: “La técnica de tortura utilizada no se planificó y ejecutó para no ser vista. Los verdugos quisieron enviar un mensaje. Por ello, uno o varios de los asesinos le tomaron fotos, y su imagen impactante, aterradora, circuló en Twitter apenas cuatro horas después del último ataque de la policía municipal a los normalistas (entre las 11 y 12 de la noche del 26 de septiembre), mucho antes de que el MP de Iguala llegara al lugar donde yacía el cuerpo para realizar la primera inspección ocular y el levantamiento del cadáver”.[36] Como si los perros del Sistema quisieran constatar su pleitesía ante el símbolo de las aguas negras del imperialismo yanqui.

Crimen de Estado a la más depravada Escuela de Contrainsurgencia: “El mensaje de terror inscrito en el cuerpo de Julio César es la concreción más extrema del uso de poder. Si la violencia es necesaria como signo de poder, la tortura es la práctica por excelencia del poder total. Esencialmente expresivo,el bárbaro sacrificio del joven normalista pareció estar dirigido a que la sociedad toda no olvidara la violencia constitutiva del Estado; fue como un ritual simbólico que pretendía recordarnos una vez más el poder mortífero, disciplinador y regulador del Estado, para mantener el orden establecido. Como reza la famosa inversión foucaultina de Von Clausewitz, trató de recordarnos que la política es la continuación de la guerra por otros medios’”.[37]

O diríamos más bien, la política ejercida por el Estado a favor de la clase propietaria es la ejecutante de la guerra permanente, la guerra cotidiana inscrita en la lucha de clases, la guerra que los poderosos llevan a cabo para sustentar su dominio.

Los propósitos de fondo del engaño con el terror que inflan monstruos y crean boomerangs se van cumpliendo, si para mal la entropía capitalista estimula el accionar represivo, la ‘guerra contra el terror, o en su defecto contra el narcotraficante, hace permisible una guerra de facto dirigida contra civiles, de preferencia marginados, potenciales alzados, los pobres comunes, o los de una religión que se torna incómoda, los de otra raza históricamente marginal, los pobres de adentro y los emigrados.

Los causantes de la Crisis mundial con su capitalismo imperialista y por tanto con su depredar neocolonial, terminan por criminalizar a la víctimas, emigrantes a fuerzas despedidos de sus hogares por guerras y el empobrecimiento de sus hábitats causados por la injerencia de las transnacionales que actúan con el respaldo de los Estados intromisores; las masas de emigrantes son consecuencia directa de las políticas de explotación capitalista ejercida en el eje Norte/Sur, así que este flujo obligado significa el fruto de siglos de colonialismo que expoliando los territorios del Sur obligan a los afectados a escapar al Norte concentrador de la riqueza que se les roba, intentando  sobrevivir en los centros donde se concentra laexpoliación colonialista, con el Drágón o con la Bestia.

La descomposición de los diversos Estados involucrados en la represión anti-ciudadana, constata la conversión de gobiernos que se han puesto al servicio del Gran Capital fungiendo como sus gerentes administradores de la concentración monopólica y requiriendo del Estado policial cada vez más en la medida en que el termómetro de la Crisis eleva su temperatura.

La guerra contra los pobres pasa a efectuarse en países como Colombia y México pretextando el combate al narcotráfico, cuando que en realidad se trata del dominio del Gran Capital que va generando un Estado entregado a sus intereses, administrador de la pobreza y empleador de la represión policial: “El pretexto es la lucha gubernamental contra las drogas y la criminalidad. La realidad es otra: la subordinación de los gobernantes y otros agentes del Estado al narcotráfico no es más que un aspecto de su total sumisión ante otros sectores de la economía capitalista, como el financiero, el industrial y el remozado extractivismo. El poder de los que mandan está en su riqueza, en su dinero, en su capital. En el capital”.[38]

La cadena de mando proviene de la cima, la estrategia estadounidense implementada con su injerencia reactivada para evitar que los gobiernos nacionalistas en su enésimo intento logren implantar administraciones locales que velen por los intereses de cada país, y más aún se oponen a que una unión latinoamericana se efectivice rompiendo su control monroeista del Sur, de ahí que los cambios en Argentina y en Brasil no sean ninguna sorpresa.

Los gobiernos neoliberales en el Subcontiente se convierten en neo-virreinatos cuya política económica actúa en función de reproducir el mandato imperial que se patenta con preferencia en garantizar el ejercicio monopólico de las trasnacionales y sus grandes holdings, configuración que acrecienta la hegemonía cada vez más capitalista y así monopólica, esto es, concentrada y centralizada.

Los Aparatos Ideológicos del Estado en esta guerra permanente, siguen cumpliendo la labor primordial de enajenar a los de abajo, convenciendo a las víctimas de estar en un Estado de derecho en condiciones de igualdad económica-jurídica. El auge del circo para el pueblo y la lumpen-proletarización se concitan promoviendo el proceder conductual, la mentalidad alienada que aqueja a las clases bajas.

En tal función la actividad emprendida de manera sistemática por los mass media propiedad de los holdings capitalistas dominan el mercado de la (des)información y el entretenimiento, garantizando el consenso y la opinión pública (opinión anodina) a favor del establecimiento.

En el caso de la noche trágica en Iguala, se puede constatar que los canales electrónicos comerciales jugaron su papel preponderante en generar y justificar la agresión anti estudiantil, pasando a ser cómplices del genocidio:

“Al torturar y asesinar a Mondragón, matar a otras cinco personas (dos de ellas normalistas) y desaparecer a los 43 estudiantes, los policías y sus cómplices tercerizados concluyeron el trabajo de los políticos y los periodistas. Hicieron además únicamente lo que les fue indicado por el gobierno de Peña Nieto y los medios de difusión masiva. ‘Los autores morales de la matanza están en las cúpulas gubernamentales y en las pantallas de televisión, e incluye a famosos periodistas [comunicólogos estelares a los que se les procura mucha audiencia de apantallados] como Carlos Loret de Mola, Joaquín López-Dóriga y Ciro Gómez Leyva.’ Reproduciendo las voces de sus amos y como engranajes de una aceitada estrategia de guerra psicológica, ellos y muchos más prepararon la matanza y las desapariciones al justificar la represión, al ocultar sus condiciones de vida, ignorar sus reivindicaciones, quitarles la voz y reducirlos a la condición de ‘obstáculos’ de los que había que ‘deshacerse’ (desaparecerlos) para permitir el desarrollo de México y, específicamente… la circulación en la Autopista del Sol”.[39] (Por igual que estos medios no pierden oportunidad de hostilizar a la Venezuela chavista).

He aquí mencionados a tres de los principales desinformadores de la noticia mercantilizada y las versiones oficiales. De la tertulia cotidiana emanada del ‘mejor Noticiario’ (¡El Noticiario!) de México, conducido por el humilde de Joaquín (el mejor e inigualable, sobre todo después de que sacaron del aíre el de Carmen Aristegui para que no haya alternativas), podemos tomar la siguiente joya desinformativa: -Comentarisas de ocasión (alineado por la derecha como es debido para darle voz) le comenta a Joaquín referente al tema de las manifestaciones gays: ‘…, si pero fíjate Joaquín que el presidente Peña Nieto le ha manifestado su apoyo al movimiento homosexual y esa es una posición de izquierda. –Joaquín: ¡sí verdad!’ Así pues, según esta versión estólida, México tiene un presidente de izquierda porque apoya a lilos y lesbianas, qué tontera, a lo que ha llegado la izquierda light desviada de los verdaderos objetivos revolucionarios (la lumpen sodomización del proletariado pervertido y denigrado, haciendo por procurar no la libertad sino el libertinaje). Pero ese es el nivel de la politiquilla envilecida que se maneja en ‘El Noticiario’ y demás del mismo nivel de cuenta-chismes. ¡Cómo no van a estar a favor de la contrarreforma educativa que fabrique más idiotas!

La actividad de los desinformadores, voceros de la versión oficial y mercaderes de la noticia en pro de solapar y encubrir las acciones del establishment, juega un papel relevante en la medida en que la opinión pública se reduce a las emisiones concentradas en medios masivos propiedad de empresarios pertenecientes a la clase privilegiada y como tal favorecida con el desempeño de las administraciones vigentes, sus administraciones pro propiedad privada, ejerciendo como auténticos aparatos ideológicos del Estado privatizados, para ser de sí medios al servicio de la dupla gobierno-empresariado, haciendo de la noticia una mercancía que se venda a audiencias hasta ahora cautivas.

Los ejemplos abundan: aún recuerdo la asquerosa cobertura que CNN en español realizó del golpe de Estado perpetrado en Honduras a Manuel Zelaya, seguida de las elecciones fraude que ubicaron a un Lobo en la Presidencia, quedando la conducción del país bajo el comando de los cipayos oligarcas con el beneplácito de Washington, ¿o no Hillary Clinton? De entonces a la fecha se han perpetrado múltiples homicidios atribuidos a las fuerzas represivas que dieron el golpe, de los cuales, el asesinato de la líder de etnia Lenca, Berta Cáceres, cometido el pasado 3 de marzo, resulta por demás una carga a la conciencia para los desinformadores y a la cuenta de la oligarquía entronizada desde el 2009.

Luchadora social de preclaro pensamiento, Berta Cáceres había denunciado una semana antes de su muerte ‘el asesinato de cuatro dirigentes indígenas de la comunidad lenca’, indicando que se trata de operaciones de exterminio dirigidas en contra de líderes comunitarios. Lo que se confirma con el testimonio de un soldado desertor del ejército hondureño, sargento Rodrigo Cruz, de las Fuerzas Especiales, quien confesó el ser partícipe en una cacería de luchadores sociales siguiendo órdenes superiores; por el asesinato de Berta Cáceres Cruz, los miembros de la tropa habrían recibido 2,200 dólares, redondeándose la información con lo dicho por el propio ex sargento de que existen varios escuadrones de la muerte a ser empleados contra opositores al régimen.[40]

Y a todo esto, se acordarán los lorocutores y comentarisas de CNN en español de su cobertura encubridora del golpe y de las elecciones manidas, al menos en este como en otros casos queda el testimonio directo de su ‘cobertura informativa en pleno desarrollo’ para probar su canallada, el haberse convertido en coadyuvantes a que un régimen derechoso represor se haya instaurado en Honduras.

Trátese de un orden sistémico envolvente que en sí ya es totalitario, pero que aún no se carga del todo hacia el ejercicio represivo de manera prioritaria, como en el fascismo, nazismo, pseudo socialismo, pseudo comunismo, pero que hacia allá se orienta toda vez que el capital imperialista-monopólico es en su esencia un orden sistémico totalitario en el sentido de que requiere sustentar una hegemonía a favor de los pocos a costillas de los muchos, muchos explotados y cada vez más sobrantes o desechables marginados.

Es correcto considerar que en el trasfondo de la ridícula actuación del Procurador Karam se esconda un mensaje subliminal que el sistema represor emite: ‘alíñense por la derecha en la pobredumbre de la sociedad atribulada, pues no hay alternativa’ (la TINA, thacheriana) al orden sistémico capitalista. Pero como no se llega aún a un Estado abiertamente represivo, el juego del ocultamiento de lo realmente acontecido procede dibujando un discurso oficial ridículamente contradictorio cuan increíble con el cual pretenden tapar el genocidio, pero cuya representación teatral contribuyen a demostrar que al tratarse de un encubrimiento se confirma el crimen de Estado, tan sólo apostándole al efecto paso del tiempo para que se desvanezca la presión en su contra (lo que realmente les preocupa).

Empero, la descomposición del país resulta inocultable así como su agravamiento, de la misma manera que no se puede ocultar la pobreza, la deuda, el deterioro en las instituciones sociales en beneficio directamente proporcional del bienestar privado; pero ya ni los privados, puesto que la disminución de la tasa de ganancias en toda entidad capitalista no hace sino ahondarse conforme el propio desarrollo de la Máquina lo provoca, intensificándose sí, aún más la explotación y la absorción que funge como el dínamo de la agudización de la Crisis, en lo que pasa a ser el círculo vicioso en el que se desenvuelve el Capital terminal, no habiendo remedio intrínseco sino sólo el  finiquito del Sistema.

Acorde con lo considerado por Nicos Poulantzas detectando los síntomas indicativos de una procesual hacia la fascistización, lo que ocurre en México, de manera semejante a Colombia, los muestra como adelantados: “la ‘radicalización de los partidos burgueses hacia formas de estado de excepción’, una distorsión característica entre ‘poder formal’ y ‘poder real, y, por último, ‘la ruptura del vínculo representantes-representados’. [Cuando que] Mediante una violencia estatal camuflada como guerra a las drogas, Felipe Calderón introdujo primero la excepción, luego la convirtió en rutina y después la transformó en regla”.[41] Por ahí camina la fascistización del Estado Mexicano mientras que en Colombia está por verse si los recientes acuerdos de paz son respetados por el gobierno, los uribistas -igual a paramilitares- y la injerencia yanqui, no necesariamente en ese orden, sobre todo cuando llegue la próxima administración a Washington.

El caso de Iguala exhibe la degradación del Estado mexicano convertido en un Estado en el que el crimen institucionalizado se conjuga con el crimen ilícito estimulado por la propia descomposición y violencia que la sociedad capitalista con su consumo y desigualdad extremas genera, para ser doblemente negativo: “México configura hoy un Estado macabro, donde la imbricación de violencia, corporaciones oficiales que devastan y despojan en complicidad con grupos de la economía criminal, empuja para que nada se aclare, para que todo se sumerja en un no lugar y en un no tiempo, coludidos contra la desesperanza de la gente agraviada e indignada. El Estado y sus instituciones se han convertido en baluarte del crimen, la decadencia y el espanto, donde lo bárbaro y sus atrocidades reinan. Dice el poeta Javier Sicilia que México se parece cada vez más a ‘un rastro, a una inmensa fosa clandestina, a un campo de concentración al aire libre’”.[42]

No debiéndose perder de vista la correlación histórica estructural de este malestar causado por la injerencia estadounidense en la diacronía de la Crisis sistémica que se induce y mantiene cual presión Norte – Sur con su manida guerra contra el terror versión guerra contra el narcotráfico, en México como en el resto de Latinoamérica con intenciones de reconquista capitalista.

En tal sentido se ubica la actuación del Consejo Coordinador Empresarial dando seguimiento a esta política imperialista netamente pro empresarial, cuando el 29 de octubre de 2014 promovieron el Pacto para el Fortalecimiento del Estado Mexicano “con su llamado a ‘acometer con energía el reto de garantizar seguridad y la vigencia plena del Estado de derecho’. Lo hicieron como hacen siempre, en nombre de la ‘modernización’ y el ‘progreso’. Palabrería hueca, simple retórica”.[43] Sin lugar a dudas, pero que da seguimiento al juego del pretexto que la propia Crisis causada por el desempeño capitalista produce, según esto sin responsabilidad de los poderes, para que la respuesta represiva se efectúe en contra de las propias víctimas, cuando la serpiente se muerde la cola.

Dar lugar a la acción efectiva justificando el ejercicio policíaco. Parafraseando a Nietzsche se puede considerar que proclaman la virtud y el bienestar requiriendo para ello de mayor actividad policiaca: “Y los hay que se enorgullecen de su puñado de justicia y en nombre de ella cometen toda clase de crímenes; así que el mundo se anega en su injusticia / Mal se aviene con su boca la palabra ‘virtud’. Con su virtud pretenden sacarles los ojos a sus enemigos; y sólo se elevan para rebajar al prójimo… Y hombres hay que creen que la virtud consiste en afirmar: ‘hace falta la virtud’. Pero en el fondo sólo creen que hace falta la policía / Y más de uno, incapaz d percibir lo que tiene de sublime, el hombre, le llama virtud al ver desmesuradamente agrandada su vileza; de modo que le llama virtud a su mal de ojo”. (Así Hablaba Zaratustra: ‘De los Virtuosos’. Editores Mexicanos Unidos) Si bien, los ricoshombres representantes de los ‘buenos’ de la cepa burguesa promueven las costumbres correctas.

Semejantes a ellos sus socias se encargan de que la virtud se practique como es debido, respetando la propiedad privada acumulada en exceso. Logística preñada de moralina burguesa santificando el croar de los sapos y las ranas en el estanque, en razón de lo cual afirman que hace falta la virtud: pero en el fondo creen que hace falta mayor represión y policías privadas.

Caso Nochixtlán. El más reciente episodio sangriento acaecido en Nochixtlán, Oaxaca, el 19 de junio pasado, aconteció sin involucrar la ‘guerra contra el crimen organizado’, lo que el mal gobierno no puede en este caso pretextar, es un acto de franca represión contrainsurgente perpetrada por un gobierno totalitario casado con las acciones terroristas para mantener el status quo neoliberal favorable al gran capital.

El magisterio disidente ajeno al Sindicato Nacional e Trabajadores de la Educación (SNTE), de holgada tradición charra, es decir, encabezado por una dirigencia servil al gobierno en turno, al rechazar la ‘reforma educativa’ de la actual administración priísta comprometida con acabar de imponer en el país un régimen tecnocrático para rematar la ‘compraventa de México’, pasa a encabezar la oposición a las contrarreformas peñanietistas para cuando ni los obreros ni los trabajadores de Pemex lo hicieron en su momento de afectación.

La mentada ‘reforma educativa’ está inscrita en tal propósito de Estado transnacionalizado (re colonizado) que por igual remata a Pemex que a la Comisión Federal de Electricidad,[44] toda vez que han entregado las minas y la banca al capital privado nacional y extranjero, haciendo de México el país modelo de la neo colonización que el capitalismo imperialista promueve con el neoliberalismo que es igual a decir: el Consenso de Washington.

En tal marco se inscribe la Primera Zona Económica Especial (ZEE), continuación del Plan Puebla Panamá y la Iniciativa Mérida, que pretende ‘industrializar’ al Ismo de Tehuantepec, viejo propósito de los yanquis de incorporar el Ismo a su trafique y dominio transoceánico, tanto como franja de transporte de mercancías entre el Golfo de México y el Océano Pacífico, con sendos puertos que reduzcan la distancia del renovado Canal de Panamá, y no se diga del potencial competidor chino a realizarse en Nicaragua. A la par de convertir al Ismo en zona de anclaje de la explotación del Sur-Sureste mexicano rico en biodiversidad, hidrocarburos, agua y minerales, a ser explotados de manera desenfrenada por corporaciones de preferencia transnacionales, secundadas por capitales mexicanos.

La matanza en Nochixtlán puede ser vista como procedimientos que van abriendo campo para que se establezca esta transnacionalización que de hecho está en marcha con proyectos de energía eólica en manos de compañías extranjeras. Bien lo hace ver Carlos Fazio:

Como antes en Tlatlaya, Iguala, Apatzingán y Tanhuato, la ofensiva neocolonial de la maquinaria de guerra estatal en Nochixtlán representa el lugar en el que la soberanía consiste, fundamentalmente, en el ejercicio de un poder al margen de la ley y donde la paz suele tener el rostro de una guerra sin fin (Mbembe). Como lo muestra el caso palestino, la ocupación colonial de la modernidad contemporánea es un encadenamiento de poderes múltiples: disciplinar, biopolítico y necropolítico. La combinación de esos tres poderes ha comenzado a desplegarse contra poblaciones de los territorios de las ZEE. Las tecnologías de destrucción de esta forma de gubernamentalidad consisten en inscribir los cuerpos –poblaciones enteras- en el orden de la economía máxima, representada hoy por la masacre. Verbigracia, Nochixtlán”.[45]

Pudiéndose subrayar que estas formas de represión sistémicas se efectúan de manera transnacional, teniendo como caso paradigmático la represión que los nazi sionistas imponen contra el pueblo palestino, y por el preocupante hecho que so pretexto de la guerra versus ‘el terrorismo-narco tráfico’, el sistema opresivo israelí se exporta hacia América Latina; así está ocurriendo por ejemplo en la Argentina reubicada en la órbita imperialista por el gobierno reaccionario de Mauricio Macri y con el muro fronterizo entre México y los EUA a realizarse por empresas y tecnología en la que los nazi sionistas son líderes mundiales; y como no, si hay que ver lo que ocurre en Palestina desde hace décadas para comprender el terrorismo de Estado en vías de instaurar un orden totalitario mundial.

Volviendo a México, de burdo encubrimiento bis a bis, se puede calificar esta otra versión oficial presentada por el Comisionado General (por partida doble) Enrique Galindo Ceballos, pretendiendo la inocencia policiaca, ‘que no hacen uso de sus armas de portentoso calibre sino como ejercicio de su legítima defensa que responde al fuego enemigo’. Otra vil mentira histórica marca PGR y similares, cuando que helicópteros, francotiradores, elementos de las tres divisiones de la Policía Federal: Seguridad Regional, Fuerzas Federales y Gendarmería (fuerza policíaca creada en este sexenio y como tal la favorita del Presidente), bajo el mando del General Salvador Camacho Aguirre al frente de las Fuerzas Federales y como estratega del plan de desalojo del reten ocupado por maestros de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE), son los responsables de este nuevo homicidio de Estado. Cadena de mando que se prolonga hacia arriba en la persona del comisionado nacional de Seguridad, Renato Sales Heredia, a las órdenes del secretario de Gobernación Miguel Ángel Osorio Chong.

Empleando un modus operandi similar al de las otras ocasiones mencionado, infiltrando para policías entre los manifestantes para provocar la respuesta asimétrica de las ‘fuerzas del orden’: “Hay, sí, testimonios de que policías de civil cargaron garrafones de gasolina y prendieron fuego a varios automóviles a los costados de la carretera”. Mismos que después ‘disparan de manera directa contra civiles’.[46]

Sin que la dirigencia policiaca tuviese en esta ocasión la oportunidad de alterar la escena del crimen puesto que numerosa fue la presencia popular , de fotógrafos y periodistas que testimonian y captan imágenes que valen para desmentir los dicho en primera instancia por los comandantes de los cuadros represivos.

So pretexto de combatir narcotraficantes y subversivos, las instituciones represivas del Estado obtienen licencia para matar al pueblo, encubriendo las acciones de contrainsurgencia propias de una policía neocolonizada al servicio del poder transnacional: “Lógica contrainsurgente que necesariamente guarda una estrecha relación con los intereses empresariales y comerciales del imperialismo occidental, pero principalmente con el estadounidense. Así, debemos tener presente la aprobación puesta en marcha por la Ley Federal de Zonas Económicas Especiales (ZEE) que abarca todas las zonas del sureste del país que hoy están en conflicto. El puerto Lázaro Cárdenas y municipios colindantes de Michoacán y Guerrero; Puerto Chiapas (antes puerto Madero), en el municipio de Tapachula; el corredor industrial interoceánico Coatzacoalcos-Salina Cruz en el Ismo de Tehuantepec, que  unirá el estado de Veracruz sobre el Golfo de México con el Pacífico oaxaqueño y el corredor petrolero que ira desde Coatzacoalcos hasta Ciudad del Carmen, Campeche, hasta Tabasco”.[47]

En lo que viene a ser una terrible cadena de atentados cometidos por las fuerzas represivas del Estado mexicano, por demás abusivas y despiadadas. El antecedente de Tanhuato, Michoacán, ocurrido un mes antes, mayo de este mismo año, por sí solo representa la violencia extrema que el gobierno reaccionario despliega, tal y como el proceder armado lo constata: un helicóptero Black Hawk proporcionado por los yanquis para el supuesto combate al narcotráfico, apoyando a un centenar de agentes policiacos y miembros del ejército, asesinaron a 42 jornaleros en el rancho El Sol, suponiendo un enfrentamiento armado contra supuestos escoltas del Cártel de Jalisco Nueva Generación en el que murió un policía, acción para nada aclarada por los perpetradores y como tal de nuevo encubierta por el Estado.[48]

Lo ocurrido en Apatzingán, Michoacán, en enero del 2015, enfrentamiento en el que murieron 16 civiles, se inscribe en la misma lógica represiva desproporcionada, en la que elementos de la policía y/o el ejército fuertemente armados hacen uso de sus instrumentos mortíferos de una manera indiscriminada provocando la muerte de civiles. Las investigaciones libres sobre el caso apuntan a que se trató de una redada efectuada contra un plantón de autodefensas rurales, emprendida por policías o militares encapuchados y vestidos denegro, que dispararon, golpearon, detuvieron y consignaron a 44 personas desarmadas incluyéndose a dos mujeres, a quienes acusaron de portación ilegal de armas de fuego y asociación delictuosa.

Un testimonio anónimo indica que los uniformados asfixiaron y atropellaron a un joven de 20 años de nombre Luis Alberto Lara Beltrán; los federales dispararon contra gente desarmada y cometieron abusos con los detenidos, claman las víctimas y sus familiares así como testigos presenciales. “José Morán Martínez dijo que las fuerzas federales dispararon a su camioneta e inmediatamente ‘escuché’ que venían dos personas de las cuales me percaté eran elementos castrenses, y les grité que no tiraran porque no traía arma (…) Me llevaron con los elementos federales y comenzaron a golpearme entre unos nueve o 10 elementos, mientras gritaban: ‘¡Mátenlo! ¡Mátenlo!’ y un elemento de la policía federal (…) que iba encapuchado me dio un cachazo con su arma y me abrió la parte trasera de la nuca”.[49]

Y los ejemplos se multiplican. Violencia institucional deslegitimada. Recurso al que recurre el mal gobierno en su intransigencia e insensatez marcada por el perpetuar una política económica que provoca el malestar generalizado de pobladores rurales así como de la ciudadanía común y corriente.

Y como en otros casos la demonización del magisterio disidente corre a cargo de la información tendenciosa tipo Televisa y demás, para ser un recurso complementario empleado por la política de Estado que impone y defiende las contrarreformas con centenares de promocionales y pronunciamientos de los jilgueros al servicio de la ‘razón de Estado’ y de los dueños de los mal llamadas empresas de comunicación que se arrogan la propiedad de lo que en el espíritu de la constitución republicana no es sino una concesión que puede y debe ser revocada.

En este caso en la cargada contra el magisterio rebelde se destacan Excélsior TV, TV Azteca y Televisa, procediendo a ejercer el linchamiento mediático, prepotente y cobarde que les caracteriza, allanando el camino a la represión. Haciéndose ver que la TV Azteca de Ricardo Salinas Pliego ha creado un feudo en Chiapas con Elektra, Iusacell, Canal 40, Banco Azteca, teniendo en la propia hija de Ricardo Salinas Pliego, Ninfa Salinas, a una legisladora federal ‘representante’ de los chiapanecos; allí y cuando un gobernador marca Televisa rige los destinos del estado. Y uno se pregunta, qué significado puede tener para estos potentados la rebelión neo zapatista, no se dan cuenta que la rebeldía de los campesinos se da en procura de un cambio sustantivo en la política económica neoliberal. A lo que el enconchado Estado mexicano responde con más de lo mismo y peor, pues la entrega de las riquezas de Chiapas al capital nacional y extranjero va en pleno vuelo.

En Nochixtlán, el modus operandi indica otro operativo perpetrado con premeditación, alevosía y ventaja por parte de los Aparatos Represivos del Estado gerencial, cuando policías con anticipación se ubican en un rancho propiedad de caciques priístas propios del la región, los Cuevas, de igual manera se ubicaron francotiradores en los hoteles Merli y Juquila, a los que se suman tres camionetas colocadas en puntos de ataque a la barricada, elementos del cerco efectuado contra los maestros disidentes que fueron denunciados con anticipación por observadores civiles (Whatsapp).

Las campanas sonaron y la gente de Nochixtlán respondió con su apoyo al movimiento magisterial, pero como el poder de fuego de los miembros de los aparatos represivos del Estado empleando armas de alto calibre representa un poder asimétrico, provocaron estragos entre los pobladores, matando e hiriendo por doquier, reportándose que un helicóptero bajó para hostilizar al personal de un centro de salud, queriendo revisar incluso a pacientes que con anterioridad a la refriega habían sido internados: “Los policías estaban muy alterados, no sé si por adrenalina o por algún tóxico. Querían a fuerza llevarse a los heridos de la barricada, pero en eso llegó un contingente muy grande y huyeron”.[50] Así se las gastan los miembros de los Apartaos Represivos del Estado mexicano en franca etapa de denigración.

Los familiares de la matanza en Iguala lo saben: “‘El mismo asesino que participó en Iguala es el de Nochixtlán: fueron los uniformados de la Policía Federal que mataron al pueblo porque el gobierno no quiere que protesten’, dijo Felipe de la Cruz –padre de un normalista guerrerense- para quien Ayotzinapa y Nochixtlán están hermanados ‘por la violencia del Estado’”.[51] Trátese de dos episodios en este drama trágico que el mal gobierno se empeña en proseguir como complemento de la política económica neoliberal, el hurto capitalista respaldado por la represión.

Como es del conocimiento público para quien quiera enterarse y no quedarse embobado en la versión marca Falsimedia, la ‘Reforma Educativa en realidad es una contrarreforma laboral y anti educativa, aplicada a los docentes de la escolaridad básica, estando en sintonía con las políticas pro empresariales que empobrecen en todo sentido la economía y cultura populares, procurando imponer una educación estandarizada, apropiada para la preparación que el dominio tecnocrático viene instaurando, ajena a la historia de México y a la educación cualitativa del ser humano como ente viviente y entidad cultural, que no un vil peón al servicio del Capital.

Perdiéndose la educación sustantiva, suplantada por una de carácter utilitario así tecnificada, apropiada para la preparación de sujetos aptos para la ‘competitividad’ de técnicos y peones al servicio de los empresarios, educación ajena a la realidad histórica y sin capacidad analítica, despolitizada. Meros sujetos al servicio de la Maquina, ganándose la sobrevivencia entre multitudes  desposeídas y marginadas, que ya ni a ejercito de reserva llegan en un Mercado de explotación capitalista que se apresta a la desposesión-acumulación final en favor de la apropiación y ganancias de una casta monopolista.

Comportamiento represor que se da en seguimiento de la política intransigente que viene aplicando el Pripanato desde que Elba Esther Gordillo dirigía al SNTE en seguimiento de directrices explícitas de la OCDE: “Siendo entonces, que desde el año pasado el gobierno mexicano ha impulsado las reformas laborales, bajo presión del Pentágono, para que nuestro país se incorpore al Acuerdo Estratégico Transpacífico de Asociación Económica (TPP, firmado el 4 de febrero de este año en Nueva Zelanda). Y que tiene como antecedente la Reforma Laboral de 2012, consensuada entre el gobierno federal, las cúpulas empresariales, el PRI y el PAN para beneficiar a los empresarios. En una oscura negociación entre diputados priístas y panistas, se eliminaron las modificaciones a los artículos 388 bis y 390 de la LFT [Ley Federal del Trabajo] sobre la democratización y la transparencia de los sindicatos, además de que no se discutió la precarización y el abaratamiento del empleo”.[52]

El que los miembros del Poder Legislativo hayan aprobado la ‘dichosa contrarreforma’ no la avala ni justifica, puesto que se trata del mismo poder político del Pripanato secundando lo que el Presidente títere propone: “En este contubernio perverso, los diputados de la LXII Legislatura realizaron cambios históricos a la Constitución, que derivaron primero en la reforma laboral, luego en la educativa, la fiscal y de telecomunicaciones, para concluir con la energética el 11 de diciembre de 2013. No sin antes haberse asegurado parte del botín, al repartirse de manera ‘extraordinaria’ o ‘especial’ partidas adicionales para sus grupos parlamentarios, que de inicio de la Legislatura a julio de 2014 sumaron 359 millones 202 mil pesos. Y que sumadas a las subvenciones oficiales que cada bancada recibió, de septiembre de 2012 a julio de 2014, alcanzaron la cantidad de mil 834 millones 996 mil pesos”.[53]

Para ser de esa manera el complemento de un poder que por igual que el ejecutivo está vendido a la hegemonía capitalista, procediendo a acabar de rematar los bienes de la Nación, para ser así una Cleptocracia de Vendepatrias.

La escalada represiva que lleva a cabo el ilegítimo gobierno priísta prolonga la directriz que dejó marcada el por igual de espurio y pelele gobierno de Felipillo Calderón, reforzándose el esquema intervencionista que los intereses norteamericanos patentan con el TLC. Tratado que ahora se ve reforzado con el Tratado Transpacífico: “Siendo que desde 2010 con Felipe Calderón, Washington instruyó a soldados, marinos y policías mexicanos en métodos de espionaje, tortura, ataques sorpresa y secuestros / Para lo cual, personal del Comando Norte de Operaciones Especiales, pertenecientes al Comando Norte (Northcom) llevaron a Afganistán, Guantánamo (Isla ubicada en Cuba, pero bajo la jurisdicción estadounidense) Irak, Kuwait y Pakistán a por lo menos tres grupos de las fuerzas de seguridad de México. Para que ‘observaran y aprendieran’ las tácticas que utilizan los grupos de operaciones especiales estadounidenses para ‘ubicar, aniquilar, atrapar, secuestrar e interrogar’ a los denominados por Estados Unidos como miembros de organizaciones terroristas como Al Qaeda. Pero que en realidad fueron sometidos a dichos actos una cantidad de la población afgana, inconforme e insurrecta contra la invasión estadounidense”.[54]

Pues sí, trátese de que las supuestas  guerras contra terroristas y el ‘crimen organizado’ derivan en la guerra -esta sí efectiva- realizada en contra de los pobres, y la necesaria insurgencia anti mal gobiernos neoliberales y por demás cipayos.

Padeciéndose en la actualidad un tipo de gobierno totalmente inclinado cuan comprometido con el imperio de los capitales, tal y como se desprende de la participación del alfil que el capitalismo transnacional ha colocado en el gobierno de México para que en automático gestione que las medidas a favor del capital privado monopolista sigan estableciéndose de manera reglamentada, así expresado en palabras pronunciadas por éste sujeto en la Sexta Conferencia Anual de Competitividad y Regulación efectuada el 13 de septiembre de 2012: “Puntualizando que en México era necesaria la flexibilización de la contratación, además de la flexibilización para despedir a los trabajadores, sin que sea tan costoso para las empresas”.[55] Referencia que desnuda por completo los fines perseguidos por las contrarreformas peñanietistas y sus antecesoras.

Trátese por supuesto de Agustín Carstens, ese representante de la Escuela de Chicago y del FMI ubicado en el comando de la burocracia estatal que se ha adueñado de la dirigencia económica nacional, quien pugna para que la contrarreforma laboral por igual se aplique precarizando el trabajo de obreros como pretendiendo extenderla a los maestros con la misma intransigencia: “Y es dentro de esta lógica laboral que la Reforma Educativa en su concepción y ejecución ignora al más importante actor, los profesores. De manera que, no sólo se les violenta retroactivamente su trabajo, sino que además se les excluye de su indispensable participación dentro del supuesto proceso de evaluación. Esquema laboral al cual también responde el llamado ´pago por productividad’ o ‘pago por méritos’, mismos que no sólo destruyen el concepto de salario base, sino que también lo hacen con el monto de éste. Y que también repercutirá de manera negativa en la jubilación del docente”.[56]

Por algo será que la cúpula empresarial defiende con gran ahínco la contrarreforma educativa, cúpula que incluye al Consejo Mexicano de Hombres de Negocios, al Consejo Coordinador Empresarial, a la Confederación Patronal de la República (sic) Mexicana… la Asociación de Banqueros de México (sic), la Asociación Mexicana de Intermediarios Bursátiles… La Asociación Nacional de Tiendas de Autoservicio y Departamentales. Estas son las corporaciones empresariales que le exigen al gobiernillo que la reforma educativa no dé marcha atrás.

Saltando a la vista que todas estas asociaciones empresariales lo que necesitan y propician obtener con una educación a su manera son contadores, campesinos naylon adaptados a la agroindustria transgénica, obreros especializados, administradores de empresas, técnicos e ingenieros en el mantenimiento de sistemas, mercadotécnicos; contingentes de trabajadores que en esencia respondan a la configuración propia del Método Bokanovsky, como un instrumento de control y estabilidad social: “Hombres y mujeres estandarizados, en grupos uniformes [así]: Gammas en serie, Deltas invariables, Epsilones uniformes…”. (Aldous Huxley. Un Mundo Feliz)

Presididos por ‘Mexicanos Primero’ y su dirigente Claudio Xavier González, haciendo saber en un desplegado su ethos: ‘no hay que mezclar los asuntos políticos con los educativos’ (sic); ‘Oaxaca es el estado que más necesita la reforma educativa’, (¡hay que civilizarlos!). “Por ello exigimos a la Secretaría de Gobernación [que no a la SEP, acuérdense, ya dijeron -ya cayeron- no hay que mezclar lo pedagógico con lo político]: ¡Ni un paso atrás en la reforma educativa”.[57] Exigencia que por supuesto sus empleados en el gobierno se aprestan a complacer.

Y nótese de que tipo de empleadores se trata acorde a su perfil procurando trabajadores robots acicateados por el desempleo generalizado. Mano de obra barata y dócil, eso sí, bien capacitada para emplear la tecnología importada que los hace apéndices de la máquina y sus programadores, por igual que especializados en funciones restringidas

No hay nada de extraño en que sea un hijo de Claudio X. González -el alfil empresarial durante el Salinato- quien encabece la posición del empresariado solicitando la reforma educativa; trátese en éste como en los demás sectores contrarreformados, precisamente de el meollo del asunto, el remate que EPN viene a efectuar de las disposiciones que desde su mandato transexenal Carlos Salinas comenzó a instaurar; terminar la obra que Salinas inició, rematando lo que quedaba de las paraestatales y acabando de modificar la Constitución para imponer procedimientos de corte neoliberal, toda vez que los lineamientos a proseguir se implantaron desde aquel sexenio para ser religiosamente proseguidos en los subsiguientes, así ocurriendo hasta la fecha, porque no es otra relación situacional sino la de ir con la corriente mayor que fluye desde el Norte, y siendo México el patio trasero inmediato….

Anticipo de una economía quebrada

Presentándose una difícil disyuntiva en la coyuntura para los países del Sur Latinoameriano en su condición de naciones subordinadas durante la Crisis: El camino del alineado que sigue los dictados del orden metropolitano, bien portados. Como es el caso de México; seguidor incondicional del Consenso de Washington por más de tres décadas, representando un período de deterioro continuo gradualmente dosificado, conociendo dos recaídas agudas y un período inicial que fue un sexenio perdido, mas aún sin conocer una Depresión, la que se augura para un próximo futuro.

Una quiebra económica radical con afectación general al sector primario y a la pequeña y mediana industria, pilares de la auténtica economía, sistemáticamente afectados por la tendenciosa política a favor del gran capital.

Trátese del sendero que marcha por la derecha, acorde con los designios norteamericanos, siguiendo al pie de la letra las propuestas y programas de la Troika monetarista-mercantilista y los tratados comerciales de apertura a las transnacionales, etc., etc. Para ser un comportamiento ordenado plegado al imperialismo, por lo que no siendo hostilizado, sus grandes defectos resultan estructurales y acumulativos, conduciendo gradualmente a una catástrofe económica propiciada por el propio desenvolvimiento capitalista.

A diferencia, un país como la Venezuela de Chávez, que intentó (¿intenta?) una emancipación nacionalista y la integración bolivariana, adversando los intereses del Imperio, se enfrenta, por igual que Cuba, al bloqueo y/o a la guerra económica, lo que dificulta en grado sumo no solo las mejoras sociales sino a la reproducción económica en sí,y  más para lo que es una pequeña isla aislada y para un país cuya conducción colonizada lo convirtió en un país dependiente de la extracción y venta de petróleo, teniendo –a diferencia de Cuba- la típica burguesía entregada al imperialismo  ejerciendo el control rentista de una economía que depende en gran medida de lo que importa.

La emancipación de cualquier país latinoamericano se encuentra con serios problemas puesto que su realización significa una epopeya histórica solo posible en conjunto y en resultas de la decadencia total imperialista, contando con las emancipaciones que provengan del propio Norte complementándose con las del Sur, imposibles por sí solas y bajo el orden internacional imperialista de raigambre colonial. Representado y mantenido por la fuerza productiva-política-mercantil-monetaria-militar que impera mundialmente.

La gran verdad de la situación es que dada la amplitud y profundidad de la Crisis, ambos senderos conducen al quebranto económico porque no dejan de estar sometidos al orden imperial por la buena o por la mala, bajo cuya égida no se trata de otra circunstancia, sino de un arrastre que el dominio capitalista transnacional provoca cual condición mundial de época.

La subordinación neoliberal ha conducido ha este país a una situación de intensa dependencia con intensos problemas socioeconómicos: la entrega de la banca al capital extranjero, coligada a la Deuda (Fobapro-Ipab y Pidiregas incluidos), así como la entrega de los ahorros de los trabajadores a instituciones agio; aunado a la concesión de los más preciados recursos naturales a voraces empresas extranjeras y nacionales, así los hidrocarburos como los metales y minerales.

La entrega de las paraestatales a la privada iniciativa, junto a la desinhibida apertura al capital extranjero, industrial y monetario con los trataditos de ‘libre’ comercio, desprotegiendo al campo y a la pequeña y mediana industria, no puede tener otra consecuencia sino la quiebra nacional; debido a esta apertura privatizante el Estado mexicano ha perdido la direccionalidad sobre la economía, dejando a la nación expuesta a los caprichos capitalistas, esto es, a la presión prioritaria que procura la ganancia privada, cuya obtención, hasta el Tío Lolo comprende, no contribuyen al gasto público.

Y el deterioro económico no se puede ocultar con promocionales de la televisión en los que el mal gobierno gasta una fortuna, ni encuestas amañadas….

¿De qué vivió este país en los últimos sexenios?, ya lo sabemos, de los ingresos petroleros, entre un 30 y un 45% del gasto público dependía de ellos, pero la ilógica irracional de los tecnócratas tenía en su programación robótica la consigna de privatizar Pemex desde que el Salinato determinó la orientación de la política económica por los siguientes 25 años (El Ángel de la dependencia dixit, hoy cómodamente ubicado en la OCDE, constatando la ubicación de México en los últimos lugares).

Tan sencillo como que los gobiernos neoliberales incrementaron el porcentaje de impuestos cobrados a Pemex, la carga fiscal para mantener el gasto corriente del ejercicio gubernamental, 158% durante el sexenio de Salinas.

Como debe ser sabido para quien entienda el desenvolvimiento de la ‘Compraventa de México’ efectuada por los tecnócratas neoliberales. El divestiture, o la fragmentación horizontal de Pemex promovida por CSG y proseguida por Zedillo y los de la docena trágica panista, viene a ser rematada por EPN.

La referencia de los ingresos obtenidos por la exportación de petróleo crudo revelan la dependencia y el despilfarro cometido por obcecados gobernantes que embriagados en barriles de oro negro no sólo no aprovechan los ingresos en moneda extranjera refinanciando a Pemex, industrializándolo en los sectores de petroquímica, no se gastó en infraestructura petrolera ni en otros importantes sectores prioritarios, todo se fue en ‘gasto corriente’ y hurto cleptocrático.

“¿Dónde quedó el dinero del petróleo?: Entre los años, 1996 a 2008 –con los presidentes Zedillo, Fox y Calderón- la producción de petróleo alcanzó marcas y precios históricamente altos. Entraron al país miles de millones de dólares. ¿Dónde quedaron? La producción del último semestre del año en curso cayó casi al nivel de la de hace 36 años, cuando la presidencia de López Portillo. Nuevamente hay crisis, el gobierno no ahorra nada para los malos tiempos. Y está desmantelando a Pemex y entregándolo en retazos a empresas privadas”.[58] ¿A qué le tira, a qué pueden aspirar las finanzas públicas de este país administradas a la manera empresarial? La respuesta ya debía ser consabida, toda vez que Quique Peña ha liquidado a la gallina de los huevos negros.

Escribiendo hacia el 2005, John Saxe-Fernández y Carlo Delgado podían pronosticar: “el divestiture de Pemex se ha orientado a crear empresas pequeñas, ineficientes y vulnerables, fácilmente digeribles por las CMN [Corporaciones Multinacionales] más fuertes, que luego las ‘reintegrarán’ a su estructura vertical. Tal es el objetivo del BM”.[59]

El canto de las sirenas embaucadoras que a coro los del FMI-BM-OMC entonan, promovió desde la década de los 80 ‘la participación de empresas privadas compitiendo con Pemex en ruta a eficientar a la paraestatal’ (World Bank 1995, Strategy Papers).[60]

La troika siniestra monetarista-mercantil solapadamente aplica el Consenso de Washington sobre los tercermundistas, augurándoles que de seguir sus programas se supera la crisis y se da paso al desarrollo, falsedad una y otra vez desmentida desde la década de los años 80 por los resultados obtenidos. Recetario bien definido como ‘paquetazo neoliberal empobrecedor’, pero nunca como tal reconocido por los auspiciantes, sus gestores y ejecutantes. Ahora mismo que Cretina Lagarde da cifras rojas para la economía usamericana, pero no dice el porqué de esta debacle generalizada.

Con cínica hipocresía las instituciones monetarias internacionales y también las nacionales, a posteriori reconocen que la pobreza se incrementa, pero nunca admiten su responsabilidad, para después salir con obviedades, declaraciones de lo consabido: desde hace siglos que el problema de la Economía es el capitalismo. Lo que es ignorar a Marx. ¿Por qué la riqueza se concentra en unos cuantos mientras la pobreza se incrementa? A partir de la ‘modernización’ en su décimo tercer intento a partir de la colonización originaria.

Como el Tío Lolo pronosticaba desde el inicio de la época neoliberal, con medidas de apertura y privatización, más el abandono de la conducción económica y de los programas sociales, de la substitución de importaciones y de la economía mixta, con el castigo al trabajo y los salarios… Hacia donde marcha el país. Todavía no son capaces de advertirlo ni arriba ni abajo….

Lo que en el caso de México es igual a que como país modelo en aplicar los recetarios, obtiene 10 en conducta por un cero en aprovechamiento, y ahora se nos dice que ‘desde 1982 se hizo la tarea indicada, pero se hizo mal’, como si el programa a desarrollar indicado por los maestros pseudo economistas no fuese de por sí la causa del mal desempeño. Cínicamente ahora aluden a que, ‘ningún país desarrollado alcanzó ese nivel sin un sólido sector privado nacional y un gobierno eficaz y transparente’ ‘y como México obviamente carece de ambos’.[61]

Pero el punto nodal es de que estos cínicos hipócritas no reconocen que sus teoría y sus programas aplicados están diseñados para impedir el desarrollo de los países dependientes, pues son parte de la dominación metropolitana Desde los tiempos de Friedrich Lizt se sabía de un imposible desarrollo internacional sin protección nacional, más de un siglo y medio después sigue sin entenderse y aplicarse en México, el desarrollo con protección como sí lo hizo Corea del Sur al comienzo de esta nefasta etapa de subordinación neoliberal.

No hay que engañarse, no se trata de seguir los procedimientos que la división internacional del trabajo y del comercio efectivizada de manera histórico estructural desde hace siglos pretende posible el desarrollo compartido. La Era Moderna se edifica y mantiene en base al colonialismo que implica la dominación Norte/Sur apuntalada por los imperialismos productivo-político-comercial-militar. Un continuum histórico que solo se romperá finiquitando al capitalismo y a este orden internacional en el que se desenvuelve supeditada toda nación periférica.

La contrarreforma energética representa el volver a la etapa pre-cardenista, porfiriana y callista, entrega del petróleo a las poderosas transnacionales, potencialmente a las siete hermanas fusionadas para ser ahora cuatro: Exxon-Movil, Chevron-Texaco, British Petroleum, Shell u alguna otra semejante, y a eso los demagogos priístas le llaman ‘ubicar a México en el siglo XXI’, (Manio Flabio Beltrones dixit) más desarrollo moderno para México, manteniendo la ya manida cuan desgastada cantaleta de que el país se adecúa modernizándose, acorde con los tiempos, abriéndose al capital extranjero ‘que viene a modernizar la industria con tecnología de vanguardia’ así como a traer divisas. Por enésima ocasión la realidad desmentirá la demagogia de los subordinados que en su condición de clase dominante-dominada vienen a ser la capa beneficiada del país dependiente por sobre el empobrecimiento de las mayorías. Clase beneficiada sobre explotadora.

Por igual pasa si los empresarios nacionales son quienes pasan a ser copropietarios del petróleo otrora nacional, las ganancias resultan mermadas por lo que el Estado pierde su principal fuente de ingresos del que ha vivido los últimos seis sexenios. Todavía en el 2014 Hacienda tomó $118 mil millones de Pemex, la Confederación Federal de Electricidad y del ISSSTE, siendo el caso de que la información analizada por la Auditoría Superior de la Federación no pudo comprobar el origen de el 85% de los recursos incluidos en el rubro ‘aprovechamientos que corresponden a otros’: “La ASF analizó 2014 y encontró que se tomaron del patrimonio de Pemex alrededor de 70 millones de pesos, poco más de 30 mil de la CFE y 18 mil del Issste. Entonces, los aprovechamientos que se clasifican en el rubro de otros, en realidad es tomar patrimonio de empresas e instituciones del Estado y usarlo para el gasto público general; esto es equivalente a endeudarse porque es perder activos”.[62]

Como quiera que sea el caso, tres paraestatales venidas a menos con la enésima ‘reconversión moderna’, por lo que son cochinitos con los que ya no se contará. A disminuir las partidas presupuestales para lo básico –no para sus sueldos inmerecidos- y a pedir prestado. ¿Por qué será? ‘Pero seguimos por el rumbo correcto’. Esta información marca el derrotero del barco de gran calado rumbo al atolladero.

La contrarreforma energética trae aparejada el que con criterios empresariales el número de trabajadores disminuya de inmediato a la reconversión, así como los salarios y prestaciones de trabajadores subrogados; las instalaciones se deterioren por falta de mantenimiento -hasta el Tío Lolo lo podía anticipar- , deterioro generalizado. Tal y como lo desnuda la explosión en el Complejo de Pajaritos.

La explosión en el Complejo Petroquímico de Pajaritos ejemplifica lo que la Reforma Energética aporta al manejo del petróleo, poner las instalaciones petroquímicas bajo administración privada es entregarlas a la explotación exacerbada que busca ante todo la ganancia particular más elevada posible.

La falta de mantenimiento, el empleo de piezas obsoletas, son la causa cual deficiencias técnicas que provocaron dos explosiones en el área de Colorados III provocando la muerte de 32 trabajadores. Pajaritos fue concedido por el actual gobierno en concordato con Pemex desde hace tres años a la empresa Petroquímica Mexicana de Vinilo, Mexichem, propiedad de Antonio del Valle, con el cuento de que así mejorarían las condiciones de trabajo y producción, cuando que en realidad por las disposiciones laborales impuestas de inmediato por los intereses capitalistas en juego, obviamente, acontece lo contrario. Al hacerse cargo de la Planta la empresa de inmediato despide al 61% de 1,600 trabajadores afiliados al Sindicato de Trabajadores Petroleros de la República Mexicana (STPRM), junto con 300 técnicos y profesionistas, personal calificado y experimentado, reduciendo a 733 el personal en funcionamiento, dando paso a la contratación de trabajadores subrogados.[63] Muy a la usanza empresarial se reduce el número de trabajadores de inmediato en procura de incrementar la plusvalía.

‘La tragedia era previsible y pudo evitarse de haberse procedido como es debido con el mantenimiento’, es el consenso que gritan los trabajadores. ‘Negligencia criminal, delitos industriales’, afirma Didier Munguía Cadena, de la Unión Nacional de Técnicos y Profesionistas Petroleros, una agrupación disidente del STPRM. ‘Las normas de seguridad se fueron relajando desde que Mexichem se hizo cargo de las instalaciones, colocando personal sin la capacidad requerida, mal vestido y equipado’. Todo ello a consecuencia de que la prerrogativa ganancia capitalista se puso en marcha con el comodato con Pemex.

Enrique Peña Nieto y demás inútiles de su gabinete se hizo presente para disimular, ni idea, ni mucho menos alternativa tiene para salir del pantano en que han metido a este país desde el Salinato. Los gritos (las mentadas de madre) de los trabajadores y familiares afectados no llegaron a sus oídos, pues el cordón de seguridad policiaco militar lo impidió. “‘Qué baje caminando, qué dé la cara, queremos a nuestros familiares’, decían algunos. Pero no…”.[64] En helicóptero vino y en helicóptero se fue, de seguro preocupado por las pérdidas empresariales.

Escena propia para representar lo que representa la Reformita energética y sus consecuencias, desnudando en sí el empecinamiento de gobiernos que al servicio de la ganancia privada destrozan la economía nacional.

‘Enajenación a título oneroso’, así concluye el comunicado oficial con el que el régimen derechista del PRI facultó la desincorporación de Pajaritos, la otrora más importante y rentable planta petroquímica de Pemex.

Las empresas de Juan Pablo del Valle Perochena son todo un emporio transnacional ocupadas en la producción de resinas, plásticos para tuberías, químicos fluourados para refrigeración y gases medicinales, ubicadas en diversas partes del mundo, lo mismo en Francia que en los Estados Unidos, el Reino Unido, Japón, Taiwán que en Sudamérica. Antes de la explosión su cotización en bolsas era todo un éxito, después de ésta, sus acciones se vinieron abajo, así les suele pasar a las empresas tercermundistas cuando pretenden subir muy alto.

Pero Pemex languidece. El número de equipos de exploración a la baja y por igual la producción de crudo, salvo lo que Pemex extrae del litoral de Tabasco, las demás zonas extractivas, especialmente las que ya están en manos de extranjeros van en picada, como en la Cuenca de Burgos.

Pero algo que sí crece en Pemex, y mucho, es el envío de gas hidrocarburo (o gas del petróleo) a la atmósfera, que en el primer trimestre pasó de 261 millones de pies cúbicos diarios en 2015, a 525 millones en 2016, más del doble. Y hay en el medio quienes dicen que la realidad de ese envío es incluso mayor que el anunciado por Pemex. ¿Por qué? No es sólo afán destructivo / Es el tremendo aumento que tienen las importaciones de gas, con sus respectivas mordidas. Las importaciones de gas seco, en millones de pies cúbicos diarios también subieron de mil 203 en 2015 a mi 739 en 2016, 45 por ciento de aumento en un año. Para tener ese incremento, más que se duplicó el derroche de gas natural”.[65] Injerencia extranjera y corrupción nacional son la dupla perfecta para corromper a las empresas paraestatales.

Si el propósito de la nacionalización petrolera fue no solo el de administrar enteramente la extracción de crudo, sino también el de industrializar su provecho en derivados con refinación y petroquímica propias, las administraciones neoliberales se encargaron de arruinar tal propósito nacionalista, haciendo de Pemex una empresa meramente extractivista, y entregándole lo sustancialmente lucrativo “a las empresas privadas, principalmente transnacionales. Finalmente, el gobierno canceló 6 mil 851 plazas en el primer trimestre, además de la reducción de 10 mil trabajadores de la plantilla de Pemex”.[66] Se cosecha lo que se siembra, las medidas neoliberales llevan a este país a la ruina entre el beneplácito de la cleptocracia y de los voraces capitalistas, los pitos y porras de los sicofantes.

La cifras comprueban el que con la tecnocracia, a contrapelo de lo pregonado por sus voceros, la dependencia de las finanzas públicas del ingreso petrolero no hizo sino aumentar: “‘de 1938 (año de la expropiación cardenista) a 1984, el importe total anual de los impuestos, derechos y aprovechamientos pagados por Pemex y sus organismos subsidiarios no tuvo representatividad en relación con el producto interno bruto. A partir de 1985 (con Miguel de la Madrid comenzó a incrementarse la carga tributaria(a la paraestatal) al igual que la proporción respecto del PIB, al pasar de 0.1 por ciento ese último año a 7.6 por ciento en 2012’, con Felipe Calderón, de tal suerte que Pemex fue utilizado como caja grande para tapar los agujeros fiscales abiertos por el gran capital”.[67] ‘¡Petrolizado el país con López Portillo!, con los neoliberales pasaría a ser un defecto superado. ‘Pemex fortalecido y no se privatizará’, era la cantaleta de los loros pri-panistas, aseverando también ‘que no habría personal despedido’.

Y como todo por servir se acaba y acaba por no servir, fue tal el saqueo de Pemex durante más de tres décadas que a la ex paraestatal no le dejaron otro camino que el endeudamiento, y sus distintos directores llevaron la deuda al infinito y más allá, sin considerar la posibilidad de que el festín de los precios elevados llegaría a su fin, a la par de la capacidad financiera de la empresa para atender a sus dos amos: la Secretaría de Hacienda y la banca acreedora, mataron, pues, al único consorcio público capaz de financiar el desarrollo nacional”.[68]

Esto viene ocurriendo en un país en el que los estragos causados por estos 33 años de neoliberalismo comienzan a propiciar una etapa de mayor declive como tenía que ser en resultas de los efectos de la política económica neoliberal de carácter funcional utilitario a favor de una clase de capitalistas reactivados por el neocoloniaje usamericano. Contando con la participación gerencial de los dirigentes del poder Ejecutivo, las Secretarías de Estado claves, los legisladores y la Suprema Corte de ‘Justicia’, inclúyase al Ejército de la manera mencionada, más activo en actividades que la Constitución de ánima civil originalmente no le concede.

Instituciones claves del Estado recicladas en su operatividad en función de la política económica del capital monopolista y como tales comprometidas hasta la médula con las ganancias del capital agio, la privatización, la apertura al extranjero, y la dependencia de la producción para con el mercado externo.

La aplicación del decálogo neoliberal decimonónicamente seguida en este país como en ningún otro del Subcontinente, tiene un éxito rotundo al haber por completo eliminado las empresas del Estado en procura de favorecer una supuesta modernización que iba a proyectar la competitividad del empresariado mexicano, y más en específico, haciendo competitivas a nivel internacional a unas cuantas empresas de gran calado. Procesos que contra lo que la ideología neoliberal pregona, no favorecen propiamente a la economía nacional, sino por el contrario, la perjudican y debilitan en grado extremo.

Preferencia por el sector privado y apertura absoluta al comercio extranjero se traduce en mayor dependencia del capital foráneo al no cuidarse la planta productiva nacional, cometiéndose el gravísimo error de abandonar los intentos por generar un desarrollo interno autárquico en sectores claves como el agroindustrial.

Los logros obtenidos a la fecha hablan por sí solos, México hoy en día es más dependiente que nunca de la importación de alimentos e hidrocarburos, además de haberle entregado la banca al  extranjero, oficialmente el 70% en manos de firmas extranjeras. Para que en este país neo colonizado hasta el tuétano, tenga que venir un ‘ex economista’ (sic) de la Oficina de Control de Moneda de los EU, a señalarle a los tecnócratas venales que la alta concentración de capital bancario en pocas firmas y para colmo en su mayoría de propiedad extranjeras resulta inconveniente para las evoluciones financieras.[69]

¡Grandes logros de la modernidad neoliberal! La mala administración de Pemex, su saqueo por una banda de ladrones invisibles tiene a la otrora prioritaria paraestatal sostén de la economía nacional al borde de la ruina. Y sin los ingresos al fisco de la venta del crudo decrecen al margen de la coyuntural caída en el precio del barril, ocurre que el Estado se queda sin su principal fuente de divisas extranjeras y así los presupuestos de Hacienda se desmoronan. ¿Es qué a alguien le puede extrañar la serie de recortes presupuestales que viene haciendo el bien llamado Ministro del (d)año que alcanza para todo el sexenio, tras de que las contrarreformas que impuso EPN causan el efecto debido de acabar de rematar a Pemex a la vez de que ataca al Magisterio promoviendo una educación light, acorde con la taradez neoliberal.

Obvio que tras de ya más de tres décadas de política decimonónica neoliberal el país tiene hoyos por todos lados. Sin reforma fiscal que grave a los pudientes, con un mercado interno más dependiente y depreciado por preferencias aperturistas. Con otro hoyo enorme que representa el Fobaproa-Ipab-Pidiregas y la deuda externa del gobierno federal creciendo como nunca, obvio, en compensación de la baja en los ingresos obtenidos de la ordeña de Pemex; sin banca nacional de apoyo a la pequeña y mediana industria…

No quedan más que las Afores para la ganancia agio, por lo que se perfila la ‘minusvalía’ de los ahorros de los trabajadores y las pensiones a la baja, mientras que con artilugios bursátiles se pone en riesgo la evaporación del ahorro del trabajador mexicano, de por sí cada vez más mal pagado, también, a efectos del decálogo neoliberal. Última mina de oro a explotar por los banksters nationals & strangers. Riqueza entregada en bandeja de plata a los interesados y si se habla de oro y plata es referirse a otra vergonzosa entrega de la riqueza nacional puesta en manos del gran capital a costa y costo de depredar territorios y sobre explotar mineros además de contaminar las tierras y ríos aledaños. ¡Éxito rotundo idiotas útiles y vendepatrias!

Convertidos los ahorros de los trabajadores en ‘fondos para financiar inversiones y proyectos’, se destapa el gran apetito de las fieras alcanzando un crecimiento del 3.650% del 2006 al 2015, lo que representa cantidades en certificados de capital de desarrollo (Ckd’ s) por 20 mil 181,6 millones de pesos.[70] Lo que celebran los tecnócratas monetaristas que manejan la ‘economía’ de este país, pues ‘se obtienen recursos para echar a andar proyectos de beneficencia privada, ahí donde sean más rentables, tratándose, a su decir, de operaciones ‘muy cuidadas por tratarse de los ahorros de los mexicanos’ (espérense nuevas minusvalías). Obteniendo hasta la fecha una rentabilidad arriba del 9% en dólares para empresas privadas que se apropian de los ahorros de los auténticos hacedores de la riqueza, eso sí, ‘empleados en proyectos a largo plazo’.

Y cómo no, si el Sistema de Ahorro para el Retiro (SAR) obtuvo ganancias por 73,604 millones de pesos, las más altas en su breve historia, alcanzando así el 13.7% del PIB.[71] Lo que para los apropiadores es un maná caído del cielo, para los pensionados es un riesgo de que les evaporen los ahorros de toda una vida de trabajo, cuando que sus pensiones son raquíticas, por lo que las Afores es la obra magna del monetarismo neoliberal que vela por la apropiación privada, que preferentemente en este tiempo en el que impera la khremata, es de índole pecuniario.

Capital dinero en auge cuando hacia el 2014 las 35 casas de bolsa manejaron 8 billones 592 mil millones de pesos, correspondiendo a 164 mil 267 personas físicas que representan menos del 1% (0.18) de una población que ronda los 115 millones de habitantes, habiendo crecido las ‘inversiones’ 11% en un año.[72] Y la plutocracia feliz de la vida.

Cifras en el paraíso de Pluto que alagan a los midas man y a sus achichincles., pero que en realidad representan la voracidad capitalista concentrada en capital dinero en el caudal de una ínfima parte de la población que viene a ser la elite plutócrata, para ser la apoteosis del capital agio afectando al conjunto social. Pues en realidad se trata de un capital ficticio que se dispara por encima de la producción real.

Dominio del capital agio que excita la compulsión de los adinerados mexicanos, para distinguirse haciendo que México sea el país de América Latina con más dinero en los bancos de EU, según informa la Fed a enero del 2016, sumando 80 mil 577 millones de dólares, un 47% más que en el 2012: “El dinero transferido desde México a cuentas en Estados Unidos equivale a 3.2 veces el valor de las remesas de los trabajadores mexicanos en aquel país del último año, que sumaron 24 mil 791 millones de dólares, según reportes del Banco de México”.[73] De paso adviértase que como contraparte la paisanada que se ve obligada a emigrar al Norte, con las remesas compensan abajo las condiciones económicas de muchos miles de familias. Confirmándose que este es un país en el que los ricos apátridas actúan a favor de sus intereses privados, y los pobres van al rescate de México.

Constátese esto con lo siguiente: ahora se sabe gracias al destape de los Panama Papers, que los millones de dólares sacados a paraísos fiscales, triplican la deuda externa, suma que no incluye el dinero empleado en la compra de casas, yates, aviones u obras de arte. (La Jornada 6-04-2016).

A mitad de este año, eso que los ‘economistas’ dan en llamar ‘inversionistas extranjeros’ sacaron 178,800 millones de pesos, dado que el peso se ha convertido en una moneda depreciada y así despreciada. (La Jornada, 8-06-2016) otro aspecto que juega en contra de la economía mexicana, y más lo será cuando la Fed incremente en serio sus tasas de interés. Hoy como ayer, los círculos viciosos en los que se desenvuelven las economías en el eje N/S no dejan de favorecer la fuerza centrípeta metropolitana.

Toda vez que las tan cacareádamente presumidas reservas del Banco de México se tiran a los agiotistas en algo así como 30,000 millones de dólares supuestamente para detener la caída del pesito. ¡Puro engaño, pura estafa, puras consecuencias nocivas en resulta de las medidas pro capital privado que se vienen aplicando en este país desde el Salinato!

Es evidente que una administración nacional en tales condiciones y empeorando va hacia un crack. Como se viene mencionado desde que las administraciones neoliberales se implantaron como el non plus ultra de la economía en México, se activó una bomba de tiempo con una mecha encendida más o menos larga, misma que tras de los seis sexenios de tragedia se acorta y está a punto de estallar. ¡Vengan los bomberos a combatir la debacle que el Estado causa sin hacerse responsable! Eso es igual a decir: hay que modificar el Artículo 29 para ponerlo a tono con la represión requerida por un gobierno fracasado y que empero se aferra al poder.

Trátese de la futura quiebra del modelo neoliberal auto gestada por su implementación absolutista en cabal obediencia o sintonía con los intereses extranjeros, es decir, del capital preferentemente norteamericano y sus filiales y similares empresas ‘nacionales’ de mexicanos marca Forbes.

Basta con leer en un diario crítico como La Jornada los informes sobre las condiciones económicas, para advertir su franco deterioro. En ruta hacia la quiebra nacional. Cualquier día, los ejemplos abundan: El 14 de julio del 2016 nos enteramos de que durante el período neoliberal la desigualdad y el índice de desarrollo humano van en picada. Dos indicadores que valen por sí solos para desmentir el discurso demagógico de los empresarios y sus gerentes en el gobierno, de que ‘seguimos por el rumbo correcto, por lo que hay que amplificar las medidas neoliberales con las reformas’. ¡A lo que te trajimos Quique!

Por ejemplo, de 1990 a 2015 (entre la oferta salinista de llevar al país al primer mundo y la de Enrique Peña Nieto de ampliar el horizonte de desarrollo) México cayó del escalón número 45 al 74 en materia de desarrollo humano…, y la contabilidad se mantiene a la baja”. Y si se ocupa este ínfimo lugar en este importante rubro, en lo que se refiere a desigualdad provocada por la distribución del ingreso, se va hasta el peldaño No. 121 de un total de 130. No se podía esperar menos después de cinco sexenios decimonónicamente neoliberales.

‘El mayor progreso y bienestar’, lema de la actual administración, se compagina con el ‘haber llegado al Primer Mundo’ de Salinas y con ‘el bienestar para la familia de Zedillo’, tal y como quedó México después de tres sexenios, desvalijado y endeudado, lo que durante la docena trágica no hizo sino empeorar con el ‘cambio para vivir mejor’, combinándose el despilfarro con la violencia que los panistas produjeron.

Ciento cincuenta mil millones de dólares (cerca de 15 por ciento del PIB) en unas poquitas manos, todas ligadas al poder político. He allí la síntesis de la ‘modernización’ del país, la misma que en otro extremo mantiene en la pobreza a más de 50 por ciento de la población”.[74]

Como tenía que ser, dada la entrega del petróleo a el empresariado, los ingresos del exterior no hacen sino disminuir, por lo que la ‘solución encontrada’ por los culpables es recurrir, por enésima vez, a incrementar el endeudamiento ya histórico, la deuda e(x)terna.

Entérese usted si está dispuesto a conocer en qué país vive: ‘la deuda del gobierno crece a $1,389 millones diarios’, informa la SHCP, sin duda responsable en buena medida de que así sea.[75] De manera tal que al finalizar el primer trimestre del año en curso, el saldo de la deuda pública rompe record, casi ya alcanzando los 9 billones de pesos, monto superior en 50% al dejado en el pasado sexenio. A 12 de marzo del 2016 el saldo de la deuda pública se ha incrementado en 11.2 puntos porcentuales hasta representar el 47.6% del PIB: “En el informe de la Secretaría de Hacienda aparecen los ‘cadáveres’ que, en su momento, anteriores titulares de esa dependencia dieron por inhumados. Caso concreto es el de Fobaproa, ahora con disfraz de borreguito del IPAB: los mexicanos acumularon dos décadas pagando multimillonarias cantidades por los platos rotos de los banqueros en la reprivatización salinista de 1991-1992, y al cierre de marzo pasado el saldo de la deuda de tal institución se aproxima a 877 mil millones de pesos, monto 26 por ciento superior al registrado en diciembre de 2001, es decir, 15 años atrás”.[76]

Así que el ‘seguir por el rumbo correcto’ significa recortes al por mayor, aplicados en donde más le duele a la Sociedad: educación, salud, tecnología, todo sea para mantener las ‘sacrosantas finanzas sanas ante la volatilidad internacional, el Brexit, los cambios climáticos y el vuelo de las golondrinas’.

Pero el hecho es que el gobierno sigue sacrificando a los mexicanos para no afectar a los acreedores del país. Así es: recórtese absolutamente todo, pero ni con el pétalo de una rosa alteren a los barones del dinero [ni a los inmerecidos salarios de la tecno-burocracia]” / En efecto, el segundo recorte presupuestal del año equivale al pago de intereses de la deuda interna del sector público federal que el gobierno peñanietista efectuó tan sólo en el periodo enero-mayo de 2016, y prácticamente la mitad del realizado por el mismo concepto, pero por deuda externa”.[77] Pero, ‘sigamos por el rumbo correcto’.

Entiéndase, la prioridad sigue siendo pagar la deuda y endeudándose más para seguir pagando la deuda, así deuda e(x)terna. Y este asunto va de mal en peor: “De acuerdo con información de la propia Secretaría de Hacienda, sólo de enero a mayo de los bolsillos de los mexicanos salieron 33 mil 250 millones de pesos para el pago del servicio de la deuda interna del sector público federal, de los que 98 centavos de cada peso se destinaron a cubrir las intereses, sin reducir el saldo del débito / En el caso de la deuda externa, las erogaciones sumaron 3 mil 217 millones de dólares, equivalentes a cerca de 61 mil millones de pesos, de los que, también, 98 centavos de cada peso se destinaron al pago de intereses, y el saldo se mantiene al alza….  Cuando arrancó el sexenio peñanietista, el saldo de la deuda bruta del sector público federal equivalía a 34 por ciento del producto interno bruto. Casi cuatro años después, tal proporción se encuentra cercana a 50 por ciento, y por ninguna parte se registra el supuesto beneficio que a la nación le traería la carretada de dólares y pesos contratada por el gobierno federal. En realidad, tal catarata de deuda fundamentalmente se ha utilizado para pagar deuda, es decir, para tapar hoyos se abren otros, pero mucho más profundos”.[78] …. El pago de nunca acabar, hasta que se acabe con el orden internacional que el capital imperialista impone.

Para cuando el uno por ciento de la población de este sufrido país, se apropia del ingreso equivalente al 90% restante, en una desproporción en la que la ganancia más elevada promedio es 2,420 veces mayor que los salarios más bajos. Aquí y cuando los contribuyentes cautivos medios pagan un 30% de su renta contra el 10 o 13% de las grandes empresas.

Teniéndose una relación capital/trabajo que cooptada por los monopolios minimiza la participación del productor en la medida en que acrecienta la apropiación capitalista; a tal grado es la reversión, que “la participación del trabajo en el ingreso nacional se encuentra en niveles similares a los reportados en 1935, cuando representaban 25 por ciento del total contra 75 por ciento del capital. Ochenta años después, en 2015, las proporciones son de 24 y 76 por ciento, respectivamente”.[79]

Y las diversas instituciones de análisis decentes no se cansan de decir que se requieren medidas que se orienten a reanimar el mercado interno, revivir los salarios, aplicar una redistribución más equitativa del producto nacional, con una tasación tributaria proporcional a los ingresos, etc., etc., sin que sean atendidas por los fundamentalistas neoliberales, que son los que mandan, pues se trata del dominio de la plutocracia que va ganando el partido –la lucha de clases- por goliza (Warren Edward Buffett dixit).

La afectación en el nivel de vida de las mayorías es una constante, el lado oscuro de la política económica neoliberal como contraparte afectada del salvataje a la ganancia capitalista que implica la apología de la privatización emprendida.

Está a la luz del día, no la pueden ocultar  con su demagogia y espejismos en la pantalla electrónica. Otro ejemplo reciente: 27.7 por ciento de los habitantes de la Ciudad de México y 29.4 en la ciudad de Xalapa, tienen problemas para alimentarse porque el dinero no les alcanza, así lo informa un estudio realizado por el mismísimo Banco Interamericano de Desarrollo que abarca a 30 ciudades de América Latina y el Caribe, encontrando que en promedio esta afectación se da al 21.4% en dicho conjunto.

Para la mitad de los habitantes de la capital de México (51.1 por ciento) el salario que perciben les alcanza justo para cubrir sus necesidades, de manera que su situación es peor que la del promedio regional de 47.7 por ciento. Otro 38.5 por ciento de los capitalinos sostiene que no les alcanza y tienen dificultades o grandes dificultades para pagar sus obligaciones (42.1 por ciento en la región) y sólo 11.4 por ciento dijeron que les alcanza bien e incluso pueden ahorrar (10.2 por ciento del promedio regional”.[80]  Y como todos los problemas económicos derivados de la afectación neoliberal están en franco estado de empeorar.

Como lo demuestran indicadores fehacientes no elaborados en México, la caída económica del país en los índices de desarrollo humano durante el período aciago neoliberal, son más francos en la misma medida en que resultan perniciosos para la Sociedad: en 1990 se ocupaba el escalón 38 a nivel mundial; al finalizar el sexenio de CSG se ocupó el lugar 52, al finalizar el de Zedillo el 55; para que terminando la docena trágica se bajara al 61; ya con más cambio y continuidad, tan sólo en su primer ano de gobierno (así le dicen), se cayó diez peldaños más abajo ocupándose el lugar 71. ¡Sólo Mauricio Macri podrá presumir un record mejor cuando termine su primer año de asalto a la República Argentina! Para que de esta manera, dos administraciones de fundamentalistas del supermercado acaben destrozando dos de las tres principales economías de la Patria Grande, en espera que los derechozos en Brasil acaben de imponerse para hacer lo mismo.

Si se toma como referencia el crecimiento promedio por décadas, resulta que México creció de 1934 a 1982 en un 6%, con la proyección al primer mundo por el rumbo correcto bajo la conducción de los tecnócratas empeñados, el promedio es de un 2.0%.

Sí incluso en el resto de América Latina, del 2010 al 2014 la pobreza e indigencia disminuyó del 31.1 a 28.2 por ciento, México fue la excepción, según informa la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL). Tratándose de una reducción coyuntural, sin lugar a dudas, pero que en México no es posible, puesto que nuestro país tiene más de tres décadas aplicando decimonónicamente los programas marca FMI-BM-OMC, tratándose de una sobre determinación histórica-estructural que afecta al conjunto de la Región, pero que en México se prioriza por ser el patio trasero inmediato.

Las causas de esta deshonrosa distinción, a decir de Alicia Bárcena, secretaria ejecutiva de la CEPAL, se debe a: erosión salarial, alta tasa de natalidad entre la población marginal, y a la disminución de los programas de asistencia social: “De acuerdo con los cálculos del organismo presentados en el informe, 33 de cada 100 hogares en México viven en pobreza de ingresos y 12 de cada 100 en indigencia. Datos oficiales del gobierno mexicano citados en el reporte, sitúan en condición de pobreza a 53.2% del total de los habitantes”.[81] ¿Y? ¡Qué reflexión le merece a los gobernantes de este país toda clase de informes, estadísticas e indicadores que hacen ver fehacientemente que son los responsables de tal depresión! Cero autocrítica, cero modificaciones al proyecto que desde le Salinato se impuso.

Y si los informes especializados arrojan cifras negativas ¡pues hay que alterarlos para que sigamos viviendo en el México apantallado! De Foxilandia a Atracomucho el país tiene su realidad virtual entre lo que informa el gobierno y se distribuye como promocionales en los medios electrónicos, lo que va adosado con comentarios de especialistas en los desinformativos para que usted no se entere de en qué mundo vive.

No os sorprendáis de que el Inegi acabe de presentar una encuesta alterada, como recurso tramposo para inventarse un México en el que como por milagro la pobreza ha disminuido de un año para el otro, alterando la encuesta y peor tantito, cooptando informantes y modificando los criterios de la información.

La realidad del caso viene a ser que ‘de los tiempos de la Solidaridad con Salinas, a los de Mover a México con Peña Nieto, el número de pobres se ha duplicado aun y cuando el porcentaje presentado se mantenga en cifras que se mantiene, oscilando un poco más, un poco menos’.[82]

Recurriendo al itamita –tenía que detentar tal alma mater para hacerlo- Julio Alfonso Santaella Castell, proveniente del Banco de México, y como tal discípulo del ‘doctor catarrito’, haciendo con los números malabares en base a encuestas tergiversadas, presenta un informe en el que la pobreza se reduce de manera milagrosa.

Trátese de que los ‘mentirosos mexicanos empobrecidos no informan lo que en realidad perciben o poseen’ “y en este contexto la diferencia entre las percepciones reportadas por las encuestas de ingresos de los hogares y su contrapartida en encuestas nacionales presenta una brecha particularmente grande. Los mexicanos, pues, mentirosos, no pobres”.[83]

Por increíble que parezca así se resuelven los problemas en este país, con estadísticas amañadas complementadas con versiones oficiales presentadas en los mass media, así como con promocionales que a todas horas difunden en prensa, radio y TV..

Con tal coartada “el Inegi decretó que el ingreso corriente trimestral total de los hogares en el año 2015 ascendió a un billón 524 mil 262.5 millones de pesos (¡21 por ciento más que en 2014!)”. Algo que no deja de sorprender a propios y extraños, ¿a qué país se están refiriendo? Y conste que ni con estas cifras adulteradas logran ocultar la desigualdad flagrante. Pues según estos datos, la desproporción entre los de arriba y los de abajo sería en promedio de 19.8%.

Pero la inverosimilitud también se aplica a esta proporción, apareciendo mejorada, a decir de Julio Boltvinik Kalina, experimentado demógrafo y medidor de la pobreza, quien hace ver que los supremos del uno por ciento no aparecen en esta encuesta, no son captados ‘porque cuando van los encuestadores no los dejan entrar’.[84] Así de arbitrarios.

Según este informe de la Inegi, con un ingreso de 100 mil pesos al mes se forma parte del decil más rico de la población, siendo obvio que los ingresos de los multimillonarios (y también los millonarios) son infinitamente superiores, sólo tomando en cuenta las declaraciones fiscales se podría tener una noción más real de sus ganancias.

El truco ilusionista propio de magia negra u ocultista no engaña a los enterados, puesto que el entorno real no coincide con la pretendida mejora repentina, en un país propiamente sin desarrollo, con creciente desempleo, trabajo precarizado, gran porcentaje de trabajo informal, y así de un poder adquisitivo raquítico, ahora resulta que no obstante eso la pobreza disminuye milagrosamente. En el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval) de inmediato surge la desconfianza ante tan halagüeños datos, poniéndolos en duda y haciendo ver que el truco tergiversante consiste en que se modificó el método de la medición de la pobreza que viene aplicando la Coneval desde el 2008:

la modificación que hizo el Inegi a los ingresos de los hogares se puede apreciar con los siguientes ejemplos: incremento real de 11.9 por ciento en el ingreso corriente de los hogares a nivel nacional [¡¡¡] y más de 30 por ciento en algunas entidades federativas [¡¡¡], entre 2014 y 2015. Asimismo, se presenta un incremento real de 33.6 por ciento de percepciones en los hogares más pobres en un solo año [¡¡¡], lo cual no es congruente con la tendencia que se ha venido manifestando en otros instrumentos del Inegi y con otras variables económicas /  Cualquier modificación para captar adecuadamente las variables económicas y sociales, debe ser realizada con transparencia y planeación, permitiendo generar certidumbre a los usuarios. Ese no fue el proceso que siguió la Inegi en esta ocasión. Los cambios en la captación del ingreso realizados por el instituto fueron una decisión exclusiva del Inegi en 2015 y al margen del convenio de colaboración que tiene con el Coneval / Dichos cambios carecen de documentos públicos de carácter técnico que los justifiquen, y no fueron debatidos técnicamente con Coneval ni anunciados de manera oportuna, por lo que el proceso de captación del ingreso que laboró el Inegi no fue trasparente”.[85]

A decir de Julio Boltvinik, “es increíble que los ingresos de hogares pertenecientes al decil uno (la décima parte más pobre de la población) subieron 29.5 por ciento en un momento en el que la economía está estancada y con desempleo creciente”. Entendamos que los estadísticos han procedido sin tomar en cuenta al sector más jodido de México, ergo, el resultado no es verídico: “De acuerdo con el académico, es probable que de esta manera se haya eliminado de la medición a 5 por ciento de los hogares más pobres, cuyos integrantes tampoco tienen agua, habitan en viviendas hacinadas, con pisos de tierra, en las que no hay drenaje; carecen de seguridad social y tienen bajos niveles educativos…”. De una borrada en los escritorios se anula la mayor pobreza habida en México.

Lo que sí es verídico es el hecho de que 8,895 elegidos por el dios Pluto se incorporaron a la élite de multimillonarios que detentan caudales por más de 500 millones de pesos. Cuentas que suman 9 billones 681 mil 426 millones de pesos, detentando el 55% del PIB, cantidades concentradas en 137,878 personas físicas y 37,068 morales.[86]

Detectando Boltvinik algo de la peor calaña en este informe de la Inegi: “desde principios de año, medios del norte del país documentaron cómo funcionarios estatales aleccionaban a beneficiarios de programas asistenciales para que respondieran las encuestas de la Inegi diciendo que su situación había mejorado, bajo pena de quedar excluidos de dichos programas / Aparentemente el Inegi le soltó a alguien, probablemente del PRI o del gobierno federal, la lista de los hogares ya seleccionados para la muestra y les fueron a decir cómo deberían contestar y qué cosas no deberían decir. Hubo una operación para preparar a los entrevistados para que declaren que no tienen hambre, que tienen agua potable aunque no la tengan, etcétera”.[87] Y si no, ‘¡no me esté ocultando información, no esconda sus cuentitas en el banco, ni las otras casitas, ni los carritos, mexicanitos mentirosos’.

Hasta ese grado ha llegado el mal gobierno en su auto engaño para mantenerse en los palacios de gobierno y en sus privados.

¡Mexicanos ‘ingenuos’ los mentirosos son vuestros gobernantes!

Pero ya lo dijo Quique Peña: ‘en México todos estamos económicamente bien’. Así se percibe la ‘realidad’ nacional desde Los Pinos, la Casita Blanca y los noticiarios de la taravisión y la radio comerciales. Tratándose de un sujeto incapacitado para no digamos dirigir el gobierno nacional, sino para entender lo básico de la realidad. Y si de evaluaciones se trata, Quique está reprobado en historia de México, economía, teoría política, por igual que el resto de su gabinete, aprobando sin embargo con 10 en lectura de TelePromTer y lavado de cerebro para convertirse en un intransigente fundamentalista neoliberal, más intenso que sus propios (colegas) superiores de Norteamérica, tal y como se dejó ver en la última reunión con aquellos sostenida.

Ah, pero no se dejen engañen, bien que le dan sus palmaditas en la espalda y lo encaminan a las escaleras para que vaya por donde va y regrese a México a cumplir fielmente con su deber, terminar de rematar lo que resta de las riquezas de la Nación, así como aplicar de manera irreversible las contrarreformas a favor de la casta propietaria.

Y como Quique es un producto neto de Televisa, pues ya está, cae redondito; así que también desde esta vista del vaso medio vacío (de contenido cerebral), ‘México, después de 20 años vuelve a ser superavitario en exportaciones agrícolas’. ¡Entérese usted de este otro gran logro de la recontra modernización neoliberal!

Según informes de la prensa no amarilla como el maíz importado queseque para animales que el monopolio de Maseca atiende en este país taquero: “Entre enero y mayo, el volumen de compras del cereal (blanco, el destinado a consumo humano, y amarillo) creció 29,9 por ciento en comparación con igual período del año pasado, al legar a 6 millones 465 mil toneladas, cuando un año antes apenas rozó 5 millones de toneladas. En contraste, el país exportó 201 mil toneladas de maíz a un valor total de 53 millones 600 mil dólares o bien un promedio de 267 dólares por tonelada, de acuerdo con la consultoría creada hace 18 años con especialistas del sector agroalimentario / El incremento de la importación del principal grano básico para México incluso superó porcentualmente el repunte de 22.7 por ciento que tuvieron, en conjunto, las compras externas de granos y oleaginosas, las cuales alcanzaron 13 millones 643 mil toneladas”.

Esto en un país hechizado en el que los dólares cada vez se tornan más caros y escasos, desde luego que debería ser preocupante. La tendencia va a lo mismo en cuanto a si la subida de las tasas de interés en Washington y con la deuda aumentando a chorro, a ¿qué se parecerá? Déjá Vu

La dependencia alimentaria, que desde que estos insensatos neoliberales se ubicaron en el comando de la ‘economía’ mexicana, se hacía ver era un peligro para la nación, está consumada. El mismo informe también indica que el incremento en la importación de frijol aumentó en un 177.7 por ciento más que hace un año. Ni para qué recordar a los que se les haya olvidado que maíz y frijol son productos básicos en la dieta popular, pero como estos tecnócratas son anti populistas, entiéndase porqué estamos como estamos…., por qué nunca progresamos….

Sigamos informando: “La mayoría de las compras de maíz correspondieron al amarillo procedente de Estados Unidos y destinado para el sector pecuario [así se cree o así nos dicen], pues concentraron 88.8 por ciento total. En segundo lugar se ubicaron las importaciones de maíz blanco, también adquirido en el vecino país del norte, pero por sí solas se dispararon 50.3 por ciento, al pasar de 359.5 mil toneladas en el período, cantidad que sin embargo, representa menos de 10 por ciento de las importaciones totales de dicho cereal”.

Consummatum est la dependencia alimentaria ahora que los dólares abundan y están tan baratos, craso error anticipado. Pues si importamos maíz por supuesto que también importamos cada vez más trigo, con un alza del 23% al pasar de 1 millón 578 mil toneladas a 1 millón 941 mil toneladas, proveniente en un mayor porcentaje también de los EU, ¿tendrá algo que ver el TLCAN en esto? Pero, qué problema, ya también se importa trigo de Rusia, cuyo monto se elevó en un 420%…, y de Ucrania y de Canadá también: “Las adquisiciones de trigo son más altas en 23 por ciento…”.[88] Confirmado, los trataditos comerciales y la apertura irrestricta al extranjero como manda el decálogo de Washington han servido para hacer a este país más dependiente en su economía primaria del extranjero.

La alianza empresariado políticos en el gobierno, (en ese orden de relevancia dada ya la conversión neoliberal que le otorga el poder a la casta capitalista) se consolida como la fuerza clasista dominante velando por sus intereses, imponiendo una política económica incondicional a su favor, aniquilando las anteriores conquistas de los trabajadores, a resultas del deterioro insuperable en la obtención de plusvalía, relación histórica que va degradando toda estructura e institución social, por estar precisamente dominada por el Capital, provocando en su decadencia el arrastre, dialéctica negativa que crea estos nudos entrópicos, sólo superables con transformaciones radicales que se atrevan a modificar las estructuras e instituciones capitalistas.

Una Estado-nación que entrega su banca al capital extranjero, sus hidrocarburos, sus minas, su biodiversidad, al unísono de que se torna importador de alimentos y productos derivados del petróleo, no se diga ya de maquinaria y tecnología avanzada, sin fomentar la ciencia, endeudando permanentemente y con cifras que se están incrementando de manera vertiginosa, atado a tratados comerciales que favorecen a las potencias productoras… ¿hacia dónde puede dirigirse? ¿Hacia dónde le conduce la dirigencia pro liberal? Enteramente el derrotero tomado es su responsabilidad tras de 38 años que habrán de pasar bajo la égida de una autocracia que conculca la política e impone el modelo administrativo del Estado, efectuad de manera arbitraria para situar al país en este deterioro disfrazado de proyección al Primer Mundo.

Es cuestión de darse cuenta y reaccionar, tomar conciencia del momento histórico en el que existimos, puesto que es crucial.

Cuando que ya ni con un 7 a 0 despiertan a la realidad los fanáticos del neoliberalismo, perdón, del fútbol.

A 18 de julio del 2016. Versión corregida y aumentada a 20 de julio del 2016

NOTAS

[1] J. Jesús Esquivel. La CIA, Camarena y Caro Quinterola historia secreta-. Grijalbo-Proceso, Colección México Roto. 2016: 64.

[2] Ibíd: 47. El J-33 viene a ser un ex policía judicial del estado de Jalisco involucrado con el cártel de Guadalajara que pasó a ser testigo protegido por el gobierno federal estadounidense.

[3] Ibíd: 61.

[4] Ibíd: 170 y 171.

[5] Ibíd: 36, 57 y 63.

[6] El Film Matar al Mensajero es un fiel reflejo de aquella vela. Poco creíble que un suicida logre dispararse dos veces en la cabeza.

[7] Jesús Esquivel. Op.Cit.: 179. Lo que está por comprobarse.

[8] Jorge Carrasco Araizaga. “Sin duda, México está en guerra –Diagnóstico de Washington-”. Proceso No. 1815, 14-08-2011. Presentando la opinión de Robert J. Bunker, miembro del Instituto de Ley de Guerra y de la Asociación del Ejército de EU.

[9] Ibíd.

[10] Jorge Carrsco Araizaga. “Todo México es de la DEA”. Proceso No. 1812, 24-06-2011.

[11] J. Jesús Esquivel. “Washington invade México poco a poco…”. Proceso 1812.

[12] J. Jesús Esquivel. “La invasión de los espías”. Proceso No. 1815.

[13] Ibíd.

[14] Juan Gasparini. “Manos libres para los mercenarios”. Proceso 1815. Información proporcionada por José Gómez del Prado, miembro del Consejo de Derechos Humanos del ONU.

[15] J. Jesús Esquivel. “Armamentismo en tiempos de Peña Nieto”. Proceso No. 2004, 29-03-2015: 9.

[16] Homero Campa. “En este sexenio 13 desaparecidos al día”. Proceso NO. 1997, 8-02-2015: 8.

[17] Carlos Fazio. Estado de Emergencia –de la guerra de Calderón a la guerra de Peña Nieto-. Grijalbo 2016: 320. Tomando en consideración un reportaje de Jenaro Villamil, Proceso No. 1979.

[18]Ibíd: 316.

[19] Ibíd: 318.

[20] Ibíd: 342.

[21] Ibíd: 344. El periodista Miguel Ángel Granados Chapa, escribiendo para ese entonces en el diario Reforma,  dio cuenta de tan terrible suceso en una colaboración intitulada: ‘Matanza silenciada’, sin revelar sus fuentes, que si no, este otro terrible atentado contra la ciudadanía hubiera pasado desapercibido, calificándolo de ser un hecho estremecedor peor que el de la noche del Grito en Michoacán “por las acciones y omisiones de las autoridades encaminadas a ocultar lo sucedido en vez de investigar los hechos y perseguir a los responsables”. Ibídem.

[22] Ibíd: 331.

[23] Ibíd: 332-333.

[24] J. Jesús Esquivel dixit.

[25] Carlos Fazio. Op.Cit.: 333-334.

[26]Rosalía  Vergara. “Investigar a la Policía Federal y al Ejército, clamor de los familiares”. Proceso No. 1191, 28-12-2014: 8.

[27] Patricia Dávila. “Otra losa a la ‘verdad histórica’”. Proceso No. 1999, 22-02-2015: 11. Tanto el ‘testigo estrella’, David Cruz Hernández, presunto operador en el crimen de Guerreros Unidos, como los policías municipales consignados, todos fueron objeto de tortura y así culpabilizados, teniendo que ser liberados por falta de pruebas. Vid Proceso No. 1996. “La versión oficial se cae a golpes, de Anabel Hernández y Steve Fisher.

[28] Hernández-Fisher. “La pira que no se vio ni desde el aire”. Proceso No. 1190. 21-12-2014: 12 y 13.

[29] Proceso 1196. El honorable tocayo descanse en paz a pesar de la burda manipulación del gobiernillo perverso.

[30] Anabel Hernández y Steve Fisher. “La historia no oficial”. Proceso No. 1989: 6 y 10

[31] Anabel Hernández y Steve Fisher. “Inocultable, la participación militar”. Proceso No. 2027, 6-09-2015.

[32] Ibíd: 13.

[33] Carlos Fazio. Op.Cit.: 352.

[34] Ibíd: 353. Recordemos que las pesquisas oficiales intentaban hacer creer que se trató de un suicidio, puesto que ‘Digna sufría trastornos de personalidad’.

[35] Ibíd: 356.

[36] Ibíd: 364. Incluye referencia de Blanche Petit. “Fauna nociva mutiló el rostro del normalista César Mondragón: peritos”. La Jornada, 26 de junio del 2015.

[37] Ibíd: 366.

[38] Ibíd: 367.

[39] Ibíd: 369.

[40] Telesur. “Ejército hondureño recibió orden de asesinar a Berta Cáceres”. 22-06-2016. Recientemente otra mujer indígena del mismo movimiento también ha sido asesinada.

[41] Carlos Fazio. Estado de Emergencia: 371.

[42] Ibídem.

[43] Ibíd: 373. En ese sentido tanto la CCE como la Coparmex se acercan al Ejército y a la Marina en procura de una alianza y de hacer negocios. Tal y como informa Zósimo Camacho en Contralínea.

[44] Remata en dos o tres sentidos de la palabra, tanto por venir a terminar de vender lo último a precio más bajo, agotando lo que queda de algo, como por dar fin o terminar un proyecto que puede pasar a dar el tiro de gracia a la Nación, tal y como en breve trazo lo anticipé desde que EPN era el candidato del PRI y Televisa a ocupar la Presidencia.

[45] “Nochixtlán, la guerra asimétrica”. La Jornada, 4-06-2016.

[46] Ibíd y Ramón César González Ortiz. “Los motivos de Nochistán, Oaxaca y la contrainsurgencia desplegada en todo México –integración imperial: superexplotación de la mano de obra y el acceso barato a materiales estratégicos-“. Rebelión.org. 24-06-2016. Con información de La Jornada del 21-06-2012.

[47] Ramón César González Ortiz. Op.Cit. Basándose en un texto de Carlos Fazio publicado en La Jornada el 20-06-2012.

[48] Francisco Castellanos J. “Ante el enfrentamiento en Michoacán las dudas”. Proceso No. 2012, 24-05-2015. Resultando extraño que más de 42 pistoleros perecieran in situ por ellos dominado por un solo policía, pese al enorme arsenal que poseían. “Los agarraron dormidos o qué?…”. Ibíd.

[49] Laura Castellanos. “Apatzingán: también los militares dispararon”. Proceso 2012.

[50] Pedro Matías y Arturo Rodríguez. “En Nochixtlán la Policía atacó parejo”. Proceso No. 2069. 26-06-2012. Testimonio de un médico oaxaqueño.

[51] Pedro Matías y Arturo Rodríguez. “Y Ayotzinapa se hermanó con Nochixtlan”. Proceso No.  2070 3-07-2016.

[52] Ramón César González Ortiz. Op.Cit.

[53] Ibíd.

[54] Ibíd.

[55] Ibíd.

[56] Ibíd.

[57] Abraham Nuncio. “La reforma de los ricos”. La Jornada, 15-07-2016.

[58] Enrique Galván Ochoa. “Dinero”. La Jornada, 8-07-2016. Artículo en el que puede contemplarse un cuadro que de 1900 al 2016 muestra ‘los millones de barriles diarios, promedio al primer semestre de cada año’, alcanzando su cúspide en el 2004 con 3.4 millones.

[59] Imperialismo Económico en México  –las operaciones del Banco Mundial en nuestro país-. Debate, 2005: 36.

[60] Vid ‘Petróleo: México no invadido, oro negro concedido’, especialmente los subcapítulos: ‘Tecnocracia sí. Gobierno nacional, no. Pemex enajenado’ y ‘el Salinato, adelante con la privatización’).

[61] Carlos Fernández-Vega. México SA. La Jornada, 11-05-2016.

[62] “Tomó hacienda $118 mil millones de Pemex, CFE e Issste en 2014 –no desglosó montos ni destino de los recursos, señala la Auditoría- -el uso del patrimonio de la nación equivale a más deuda: Morena-“. La Jornada, 2-03-2016.

[63] Antonio Gershenson. “¿Hasta dónde han arrastrado a Pemex?”. La Jornada, 8-05-2016.

[64] Noé Zavaleta. “Coatzacoalcos, no te calles”. Proceso No. 2060, 24-04-2016.: 11

[65] Antonio Gershenson. Op.Cit.

[66] Ibíd.

[67] Carlos Fernández-Vega. México SA, La Jornada, 2-03-2016. Con información de la Auditoría Superior de la Federación.

[68] Ibíd.

[69] Roberto González Amador. “En México, la más alta proporción de capital extranjero en la banca”. La Jornada, 17-09-2014.

[70] Víctor Cardoso. “‘Gran apetito’ de inversionistas por ahorro para pensiones: Nafin”. La Jornada, 6-04-2016.

[71] Víctor Cardoso. “Recursos en SAR llegan a $2 billones 630 mil millones o 13.7% del PIB –por comisiones ganan Afores $4 mil 316 millones en un bimestre-“. La Jornada, 6-04-2016.

[72] Roberto González Amador. La Jornada, 11-05-2014.

[73] Roberto González Amador. “México es el país de AL con más dinero en bancos de EU: Fed”. La Jornada, 13-04-2016.

[74] Carlos Fernández-Vega. “Concentración ‘moderna’. Riqueza y miseria extremas. México = desequilibrios social. La Jornada. 27-04-2016.

[75] Israel Rodríguez. La Jornada, 1-07-2016. “De esa manera, el saldo de la deuda externa neta del sector público federal se situó en 172 mil 8000 millones de dólares, un aumento de 7.3 por ciento y superior en 11 mil 200 millones de dólares al registrado al cierre de 2015… En tanto que el saldo de la deuda interna neta del sector público federal, que incluye la del gobierno federal, la de Petróleos Mexicanos, de la Comisión Federal de Electricidad y la banca de desarrollo se ubicó en 5 billones 285.5 mil millones de pesos al cierre de mayo, lo que significó un decremento de 94.4mil millones respecto del saldo observado al cierre de 2015”. Ibíd.

[76] Carlos Fernández-Vega- México SA “Deuda pública en las nubes. De Fox a EPN se cuadruplicó… “. La Jornada, 4-05-2016.

[77] Carlos Fernández-Vega. México SA. “Menos educación y salud. Mayor deuda e intereses. Los barones son primero”. La Jornada, 7-07-2016.

[78] Ibíd.

[79] Carlos Fernández-Vega. México SA ‘Desigualdad a galope – México, cada día peor – Discurso y resultados-. La Jornada, 14-07-2016.

[80] Susana González. “En la Ciudad de México, a 27% no le alcanza para comprar comida”. La Jornada, 15-07-2016.

[81] Roberto González Amador. “Pobreza e indigencia bajaron en AL, excepto en México: Cepal –el organismo lo atribuye a la caída del ingreso en hogares de 2010 a 2014-“. La Jornada, 23-03-2016.

[82] Carlos Fernández-Vega-. “México SA –Inegi: magia vs. pobreza. Mexicanos, mentirosos. Coneval acusa a itamita-“. La Jornada, 16-07-2016.

[83] Ibíd.

[84] Juan Carlos Miranda “Son inverosímiles los datos del Inegi sobre el ingreso Boltvinik –Cambio de método ignora a familias más pobres para maquillar los resultados-“. La Jornada, 17-07-2016.

[85] Carlos Ferández-Vega, “Inegi, magia vs pobreza…”. Presentando un comunicado de la Coneval.

[86] Victor Cardoso. “En este sexenio 8,895 mexicanos entraron a la elite multimillonaria”. La Jornada, 9-06-2016.

[87] Juan Carlos Miranda. Op.Cit.

[88] Susana González. “Se enfila México a récord de importaciones de maíz este año”. La Jornada, 10-07-2016.

 

¡Si te gusta, comparte!

Los comentarios estan cerrados