El largo trayecto de las mujeres

Escrito por on Jul 8th, 2016 y archivado en Aguascalientes, Destacado. Tu puedes seguir los comentarios a esta entrada a traves de RSS 2.0. Comentarios y referencias estan cerrados.

Griselda AlvarezEl concepto “política” proviene del griego polis, que aduce a ciudadano o ciudad y solamente las personas libres pueden ejercer la política. A lo largo de la historia las mujeres hemos sido relegadas al ámbito de lo privado, nuestra libertad fue coartada por los prejuicios e ideas arcaicas. Los movimientos y luchas de las mujeres reconquistando sus derechos y que incluso han costado el sacrificio y la vida de muchas de nosotras, han revindicando lo privado como asunto político, sencillamente porque en lo privado existe la convivencia y la sujeción a derechos y obligaciones.

En nuestro país este camino ha sido largo y doloroso, desde las primeras mujeres organizadas que exigieron el sufragio para convertirse en ciudadanas y por lo tanto políticas, hasta los avances que hoy contamos, las mujeres hemos aportado enormemente a partir de la ruptura de la hegemonía patriarcal. Ya nuestra vida política cuenta con Hermila Galindo, una maestra, feminista y política mexicana de principios del siglo pasado que tempranamente en su vida se dedicó a defender los derechos civiles, electorales y sexuales de las mujeres y sólo alcanzó a ver los resultados un año antes de su muerte en 1953 con la aprobación del voto femenino. Hermila fue la primera mujer que se postuló y ganó unas elecciones en nuestro país con la mayoría de votos, aunque no le fue reconocida su victoria por no contar con los instrumentos legales para hacerla válida, sin embargo, su lucha la llevó a convertirse en la primera mujer congresista en México.

Aunque de forma interina, María del Socorro Blanc Ruiz, fue la primera alcaldesa de nuestro país en 1955, un par de años después y ya de manera electa, Carmelita Martín del Campo, se hizo con la alcaldía en Aguascalientes. El esfuerzo de las mujeres por llegar a ocupar cargos de elección popular se refleja en la actualidad al encabezar más de 170 municipios, aunque la historia tuvo que esperar hasta los años 70 para la primera mujer gobernadora de un estado, fue Griselda Álvarez, en Colima, una mujer culta y revolucionaria que provenía de la estirpe del conquistador Ponce de León, su labor civil y política destaca por su lucha por los derechos educativos y de las mujeres, a la par también desarrolló una carrera como escritora, se dice que a razón de que Diego Fernández de Cevallos llamara “el viejerío” a las mujeres dedicadas a la política, la exgobernadora le respondió magistralmente en unos sonetos que tituló “Canto a las barbas”.

La siguiente mujer gobernadora fue hasta 1989, Beatriz Paredes, en Tlaxcala, su carrera política se inició como diputada a los 22 años, después de su periodo de gubernatura, fue senadora y embajadora en Cuba, también fue la primera mujer Presidenta del Parlamento Latinoamericano, recibió la Medalla Rosario Castellanos por su eminencia como servidora de Estado. Beatriz Paredes es una escuela en la participación política de las mujeres, gusta de vestir huipiles, tiene presencia imponente, cantautora e impresionantemente culta.

En 1991, la tercera mujer en llegar a una gubernatura sería la socióloga Dulce María Sauri Riancho, en Yucatán, ha sido una incansable defensora de las causas de los campesinos, del empoderamiento de las mujeres, diputada federal y senadora, tuvo el honor de recibir, en la tercera visita del Papa, a Juan Pablo II, después de una ruptura de relaciones diplomáticas de 150 años.

Rosario Robles, economista y Maestra en Desarrollo Rural, fue la primera Jefa de Gobierno en el Distrito Federal, en ese cargo concretó cambios progresistas, es asesora de campañas políticas emprendidas por mujeres y también es la primera mujer política que se suma al elenco de una puesta teatral con Los Monólogos de la Vagina, que su meta era recaudar fondos para los tratamientos de las mujeres con cáncer. Fue Secretaria de Desarrollo Social y actualmente es titular de la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano.

La exgobernadora de Zacatecas Amalia García, cursó estudios de Sociología e Historia, de carrera política temprana fue senadora y diputada federal, en su gubernatura apostó por la cultura como herramienta de cohesión social e impulsó a su estado como uno de los destinos turísticos e históricos más relevantes. Sin mencionar que realizó múltiples festivales gratuitos y entre los grandes artistas invitados estuvo Bob Dylan. Es una ferviente defensora de los derechos de los migrantes.

Presidenta municipal de Dzemul, diputada local y federal, senadora y gobernadora de Yucatán, Ivonne Ortega es una empresaria que en su causa política se basó en la lucha de las y los comerciantes por el mercado leal y competitivo y la vida digna de los adultos mayores.

La séptima en llegar a este cargo en México es Claudia Pavlovich, la primera en hacerlo en Sonora, abogada, ha sido regidora y diputada local, proviene de una familia que ha dedicado su vida a las luchas sociales, su abuelo materno fue un maestro normalista y su madre, la señora Alicia Arellano, fue senadora, alcaldesa de Hermosillo y Magdalena de Kino.

Es importante que se incrementen los cargos públicos ejercidos por mujeres, que nuestra libertad no sólo sea en las tareas del hogar y en la atención de nuestra familia, quiero que las mujeres nos enfrentemos a los problemas contundentes de la sociedad y juntos ciudadanía y gobierno, mujeres y hombres, construyamos un México próspero.

La participación política de las mujeres es indispensable para una democracia real e incluyente. Así lo han demostrado Griselda, Beatriz, Dulce María, Rosario, Amalia, Ivonne y Claudia. Las gobernadoras, las mujeres en las que se ha condensado el esfuerzo de millones de nosotras a lo largo de la historia del país, de mujeres como María del Socorro y Carmelita, de mujeres que trabajaron tres, diez, cien veces más que sus pares hombres en pos de la igualdad, de mujeres valientes como Hermilia, de mujeres que sabemos que más allá de cualquier particularidad está nuestro profundo sentido de hermandad con nuestro género, para pavimentar el camino de la esperanza para nuestras hijas y nietas, para que nuestra amada República sea siempre un terreno fértil para mujeres y hombres por igual.

Be Sociable, Share!

Los comentarios estan cerrados