Hogar común

Escrito por on Jun 17th, 2016 y archivado en Destacado, México. Tu puedes seguir los comentarios a esta entrada a traves de RSS 2.0. Comentarios y referencias estan cerrados.

aguasEl fuego simboliza lo sagrado, proporciona calor, protección y da luz ahí donde no hay. En la antigüedad existía siempre una hoguera y los clanes se reunían en torno a ella. Las palabras de ese entonces que designaban a la familia tenían la connotación de “cercano al fuego”, es así como en Roma estaba encendido uno eternamente para representar la perpetuidad del Estado: el hogar común.

La palabra hogar proviene de aquellos tiempos, nosotras y nosotros actualmente la designamos para referirnos al lugar en el que tenemos pertenencia, seguridad y en el que encontramos descanso; lo adecuamos a nuestros gustos y necesidades. Nos complace mantenerlo en orden y limpio, lo llenamos de lo que nos gusta y sentimos su calidez, entre sus muros se gestan nuestros sueños, irrumpen los recuerdos y expresamos nuestras emociones; casi siempre es compartido, en ocasiones, la independencia y nuestra construcción individual, lo convierten en único para nosotras y nosotros mismos, sin duda, nuestra vida está íntimamente ligada a ese espacio.

Hay lugares a los que llamamos hogar, aunque no hayamos nacido en ellos, tierras que nos han brindado oportunidades a lo largo de nuestra vida, escenarios repletos de paisajes y personas en los que nos desarrollamos y en los que somos. Aguascalientes es mi hogar, aquí he vivido y crecido, lo conozco y transito con felicidad, me ha dado el espacio y la libertad para potenciar mis capacidades y aptitudes, aquí se forjó mi carácter, mi entereza, es cuna de mi imaginación y anhelos.

Este es el lugar de muchas y muchos quienes como yo han vivido bajo la sombra de sus árboles, que han caminado sus calles y donde estudian y trabajan siendo ciudadanas y ciudadanos responsables, comprometidos, con sentido social y fraternal. Entre todas y todos trenzamos lazos que nos unen y nos dan un espacio en el mundo y en el universo.

Las mujeres y hombres que habitamos este hogar común somos gente que se cuida a sí misma, gente orgullosa de pertenecer a esta tierra, a este estado. Convivimos, lo mantenemos vivo, nos cruzamos por las plazas y calles; intercambiamos saludos en los cafés, restaurantes y cenadurías; nos conmovemos y divertimos; comemos chascas y jicaletas, hablamos cantadito y entonamos con furor en la Feria Nacional de San Marcos; nos llenamos de emoción cuando asistimos a la plaza para las efemérides y a los estadios para algún evento deportivo. Este hogar lo formamos quienes convivimos, todas y todos aportamos para hacer de él un lugar de entendimiento y felicidad, como las y los adultos mayores quienes con su experiencia nos aconsejan y consuelan, las y niñas y los niños y su ejemplo de esperanza y curiosidad, la juventud y sus ideas innovadoras con las que construyen un Aguascalientes mejor.

Aquí somos gente de tradiciones y vanguardias, complementamos unas y otras para formar nuestra identidad, defendemos nuestro patrimonio y lo cuidamos. Este hogar común pertenece a quien lo precise, solamente basta con el empeño de hacer familia entre todas y todos. Las familias que hacen hogar y comunidad, cualquiera que sea su configuración, que se respetan y que tienen por tradición expresar su libertad, y sobretodo, que brindan amor, son las que construyen la humanidad y su desarrollo.

Este es nuestro hogar, en el que las dificultades y las proezas conviven para fortalecernos y motivarnos. Yo soy aguascalentense y es un orgullo que juntos hagamos de esta casa el lugar que merecemos, que apostemos por la integridad y la dignidad de quienes aquí vivimos, tendiendo una mano, alzando la voz por lo que pensamos, convirtiendo nuestras actitudes negativas en propositivas, cuidando nuestro entorno.

Un hogar es todas y todos transformando para bien. Es el espacio que dotamos de nuestro ser, que está hecho a nuestra semejanza y que históricamente ha sido la cuna de las civilizaciones. Entre las familias, dentro de los hogares aprendemos a amar y reflexionar, hagámoslo verdaderamente, viviendo juntos, siendo, aportando, con grandes sueños.


Los comentarios estan cerrados