¿Quién mató al Pana?

Escrito por on Jun 7th, 2016 y archivado en Deportes, Destacado, Toros. Tu puedes seguir los comentarios a esta entrada a traves de RSS 2.0. Comentarios y referencias estan cerrados.

Rodolfo Rodrìguez El Pana

Rodolfo Rodrìguez El Pana

Yo no maté al Pana, yo si dije siempre que me parecía un invento perverso de periodistas chayoteros o poco veraces. De aficionados trasnochados que en redes sociales daban vuelo a la filigrana verbal y poco a la crítica. Reinvento hasta el hartazgo de empresarios y empresas que programaban a un torero sin recursos y sin argumentos, pero que tenía su jalón en la taquilla. Y todo esto conformó una masa crítica de criminal consecuencia. El “brujo de Apizaco” se creyó lo que decían de él y a los 64 años soñaba con confirmar su alternativa en la plaza de Las Ventas, en Madrid. Y arrastrando su leyenda y su cuerpo envejecido, su presencia será acaso un minuto de silencio en la corrida de hoy.

        ¿Quién mató al Pana? Lo sabemos todos. No nos hagamos pendejos.

        Claro que soy una bestia y estoy enojadísimo. Y ahorita que debería mejor ponerme a recordar lo buen torero que era, vengo con esto que a muchos les parecerá un exabrupto.

        Pero mi enojo viene de años. Así lo dije la última vez que el Pana toreó en la plaza México, el 26 de enero de 2014. : “Se suponía que era la despedida de un panadero. Se suponía que con esta actuación, el llamado “Brujo de Apizaco” iba a poner fin a su carrera. Por lo menos así fue manejado por la prensa a lo largo de la semana. Pero a la hora de la corrida, ni golondrinas, ni corte de añadido, ni el reguero de las lágrimas del adiós. El Pana vino a la México a sobrellevar la tarde, mostrando en toda su infinita potencia la falta total de facultades físicas y la falta total de argumentos taurinos. Es una verdadera ruina que no justifica la pantomima que alguna vez fue graciosa y ocurrente, y hoy me parece, totalmente fantoche.

        “Enójense, desgárrense las vestiduras y miéntenme todo lo mentable, pero así lo veo yo desde mi muy personal subjetividad. Pero hasta eso ahí están los argumentos. Los vimos los 20 mil testigos presenciales en la plaza, más los posiblemente cientos de miles por televisión: el Pana ya está retirado, nada más que no se quiere ir.

        “Por supuesto que nos encanta la narrativa que se ha acuñado a su rededor. El eterno perdedor, el Rocky Balboa de los toreros que revive y regresa de viejo, con fuerza a los ruedos. Atrás quedan los episodios de alcoholismo, de desmán, de pecador contumaz. Arrepentido y de regreso al redil, nos enseña que ha aprendido la lección y su triunfo taurino sólo es la comprobación simbólica de la verdadera transformación. Su ascenso moral.

        “Todo esto ha cuadrado en esta simple y aterida narrativa plagada de lugares comunes y frases hechas, desde que un día de reyes del año 2007, cuajara una faena estrambótica y deshilvanada, pero con algunos brochazos de inspiración, muy bien vendidos hacia los tendidos. Porque de ese día, que supuestamente se retiraba de los ruedos, en adelante, se nos ha venido endilgando al conjuro de su nombre y apelativo, la santa leyenda de su redención. La verdad es que puestos a analizar lo que ha sucedido con este torero en los siete años que se quedó de más, gracias a un supuesto triunfo, llegamos a la conclusión de que su aportación al espectáculo taurino (que conste que no usé la palabra arte) ha sido bastante pobre.

        “Y la última piedra en ese monumento a lo insustancial, es su actuación del domingo pasado en la plaza México.”

        ¿Quién Mató al Pana? Todos esos que dijeron mentiras, que lo animaron a alargar una carrera que no tenía sentido. Todos lo teníamos en la cabeza, lo veíamos torear y sabíamos que un día lo iba a matar un toro. De cuatro o cinco años a la fecha era, usando los lugares comunes que les encanta a ciertos periodistas, “crónica de una muerte anunciada”.

        No nos hagamos pendejos.

        Terminemos aquí, que estoy muy enojado.

¡Si te gusta, comparte!

1 comentario en “¿Quién mató al Pana?”

  1. Gerardo Franc dice:

    Puf, ni los antitaurinos dicen tantas tonterias.

Los comentarios estan cerrados