Transparencia, certificación y confianza

Escrito por on May 30th, 2016 y archivado en Ciudadanía Económica, Destacado, Galería Fotográfica. Tu puedes seguir los comentarios a esta entrada a traves de RSS 2.0. Comentarios y referencias estan cerrados.

Transparencia, certificación y confianza
criptomoneda

criptomoneda

Cuando el semanario The Economist publicó en su edición del 31 de octubre de 2015 el artículo The trust machine (La máquina de la confianza), que añadía como subtítulo  “la tecnología detrás del bitcoin podría transformar el funcionamiento de la economía”, se dio formalmente inicio a la transformación del sistema monetario internacional. Como ya lo he comentado anteriormente, la revista en cuestión es, para los economistas y financieros del mundo, algo así como el boletín oficial de los dirigentes del sistema que desde la City de Londres controla la banca y las finanzas del mundo actual. Es a partir de esa fecha que las criptomonedas constituyen un nuevo paradigma monetario que hasta entonces se había considerado un juego.

Este parteaguas histórico tiene como base al menos tres nuevos conceptos: el concepto de cadena de bloques  (blockchain), la tecnología o el protocolo para construir la cadena de bloques y las criptomonedas.

El fundamento de estos conceptos nació con el Napster que entró en línea en 1999 proporcionando acceso gratuito a millones de canciones y películas almacenadas en prácticamente todas las computadoras del mundo. Napster, que fue rápidamente cerrada por presión de los propietarios de las licencias para la venta de material artístico, operaba sobre la tecnología que permitía transacciones de “persona a persona” (peer-to-peer, o más conocido como P2P), sin intermediarios que cobrasen comisiones por ello. Esa tecnología inspiró a una serie de otros servicios P2P que hoy son muy comunes en internet, tales como Skype, de telefonía, Spotify, para streaming de música o bit-torrents para descargar todo tipo de contenidos.

Es con esa tecnología sobre la cual se desarrolla la cadena de bloques. Esta consiste en la secuencia y datos de cualquier operación comercial. Esto es, la gente, a través de los sistemas de informática operando a tremenda velocidad, intercambian de persona a persona, P2P, la información respecto a una operación en específico; los datos de quienes participan en dicha operación, verifican si quienes realizan la parte activa de esta cuentan con los recursos para pagar  a la contraparte y guardan todos estos datos en un “libro de contabilidad” (ledger), que queda disponible para que sea revisado por quien realiza la operación siguiente. La lógica de esto es que sólo una persona que ha recibido una transferencia o un pago tiene la facultad de probar que cuenta con los recursos para pagar por algo en una operación posterior. Ese libro de contabilidad es lo que se llama un bloque y la tecnología que permite revisar todos los bloques hacia atrás para poder validar una operación posterior, es lo que se llama protocolo de cadena de bloques.

La cadena de bloques da origen a la criptomoneda. Actualmente, si dos personas quieren realizar una operación, recurren a un tercero de confianza que es quien da validez al medio de pago con el que se realiza dicha operación. Actualmente esta labor la realizan los bancos. Éstos son entidades privadas, que emiten la moneda –el medio de pago- por lo cual cobran derechos, intereses y comisiones. La cadena de bloques permite también realizar la labor de tercero de confianza, pero lo hace directamente, sin intermediarios. La cadena de bloques es totalmente pública y, si realiza cobros de comisiones por actuar como tercero de confianza, el cobro es un acuerdo entre las partes y no una decisión de sólo una de ellas. Una criptomoneda es un medio digital de intercambio. El prefijo cripto, proviene de la palabra griega kryptos, que significa oculto, secreto. Criptografía es el estudio de métodos de modificación de información utilizados para enviar mensajes de manera segura y privada, así como para la seguridad y autentificación de datos.

Esta tecnología introduce tres elementos para la seguridad de las criptomonedas:

  1. El azar. Cada diez minutos el sistema interconectado de millones de computadoras a nivel mundial emite una solicitud para que se resuelva toda la cadena de bloques, para lo cual otorga un premio de una cantidad predeterminada de criptomonedas para quien lo logre. Así se producen las criptomonedas, se generan como premio. No se puede adivinar quién logrará actualizar la cadena de bloques en un momento dado. Por rompecabezas se entiende una parte del algoritmo de la operación de producción de criptomonedas, por lo que estas no se pueden falsificar.
  2. El historial. Cada bloque nuevo contiene un resumen criptográfico del bloque anterior, el cual a su vez contiene un resumen del bloque anterior y así sucesivamente hasta el primer bloque. Cada unidad de criptomoneda tiene su propia historia, como si fuese su huella dactilar.
  3. La avaricia. Todos los participantes en el mundo de las criptomonedas buscan captar para sí la máxima cantidad de monedas posible. Eso les pone a competir entre sí y, consecuentemente, mejorar progresivamente el sistema de validación de cadenas de bloques, incidiendo en una secuencia cada vez más segura.

Las criptomonedas que se emiten como premio, no se generan infinitamente. Si así fuera, se perdería el incentivo de ganancia. El sistema, desde un inicio, se diseña de manera que cada vez se emiten menos hasta llegar a una emisión de cero. Así por ejemplo, en 2009 se emitía cada diez minutos un premio de 100 bitcoins que se repartía entre quieres lograban resolver la cadena de bloques. Al día de hoy se producen sólo 12.5 bitcoins como premio cada vez que se lanza una prueba de resolución de la cadena de bloques, lo que sucede cada 10 minutos. Esta cantidad continuará reduciéndose paulatinamente y hacia 2020, en el mundo quedarán en circulación sólo 21 millones de bitcoins.

La cadena de bloques permite fabricar y preservar verdades, con lo cual se transforma el mundo de la economía y nos da material para seguir comentando.

Para ir al archivo de textos de José Luis Gutiérrez Lozano hacer clic en su nombre


Los comentarios estan cerrados