Martha Anaya, Lorena Martínez, 24 Horas y la sociedad civil

Escrito por on Abr 6th, 2016 y archivado en Destacado, Vale al Paraíso. Tu puedes seguir los comentarios a esta entrada a traves de RSS 2.0. Comentarios y referencias estan cerrados.

Lorena Martínez Rodríguez

Lorena Martínez Rodríguez

En 24 Horas, el diario editado en Ciudad de México, la periodista Martha Anaya, le dedicó a la entidad su columna Alhajero, con el título: La mano de Osorio en Aguascalientes. Va textual (omito cursivas para no cansar al lector):

En medio del tejemaneje de las alianzas rumbo a las elecciones de junio, a la gente de Acción Nacional le intrigaba algo sobremanera:

–Por qué en Aguascalientes –bastión del Partido Nueva Alianza–, el Panal había decidido ir en alianza con el PRI (cuyo arrastre en estos momentos no es el mejor en aquella entidad), en vez de aliarse con el PAN (al que le ven mayores posibilidades de triunfo).

Un día se lo preguntaron directamente a Luis Castro, dirigente nacional del partido turquesa:

–¿A qué vas con el PRI si los maestros no quieren al PRI?–, le expusieron.

Castro no le dio vueltas al tema ni se inventó historias:

–Es un tema de (Miguel Ángel) Osorio…–, respondió con franqueza, dando a entender que ahí no había manera de hacerse hacia otro lado.

Eso, por lo que toca a la decisión del Panal de sumarse a la alianza que lleva como candidata a la priista Lorena Martínez.

¿Y por qué el interés personal del secretario de Gobernación en apoyar a la ex procuradora Federal del Consumidor?

La respuesta en este caso también es sencilla: Por amistad.

Lorena vivía en Hidalgo cuando Osorio era gobernador, recuerdan; tiene una casa en Pachuca incluso, donde suele pasar fines de semana.

Ahora bien, ¿es suficiente el apoyo de Osorio (del Panal, del Verde y del PT) para que la ex alcaldesa de Aguascalientes alcance la gubernatura hidrocálida el próximo 5 de junio?

En este momento, a unos días de arrancar las campañas, se ve difícil. La priista arranca entre cuatro y cinco puntos debajo de Martín Orozco, quien va de nueva cuenta en busca de la gubernatura por Acción Nacional. Sí, él solito, sin alianza alguna.

Desesperación del PRI.- ¿Es suficiente la gran alianza que logró el PRI en Aguascalientes –frente al solitario Martín Orozco– para llevar a Lorena Martínez al gobierno?

Los estrategas del PAN aseguran que no. Por distintas razones:

–De entrada, porque Orozco es un candidato mucho más atractivo (populachero, apapachador y se mueve a nivel de tierra) que Lorena (distante, poco amante del popolo, negociadora en las alturas).

–Porque entre el Partido Verde y el PT, apenas si suman en Aguascalientes unos tres puntos.

–Porque el Panal –que anteriormente había logrado hasta siete u ocho puntos– ahora llega dividido, debido a la reforma interna del propio partido en la entidad (aun así, sin embargo, puede ser factor que defina la elección).

–Porque en su desesperación (la del PRI) por remontar los números que lo mantienen abajo en las encuestas en Aguascalientes, Lorena ha entregado demasiado a sus “aliados”: seis municipios de los 11 y siete de los 18 distritos.

Y como se ha constatado en otras ocasiones, ya no existe el priismo disciplinado. Más bien, hay muchos priistas enojados porque los “aliados” se llevaron buena parte del pastel que, consideran, era suyo.

En las filas del panista calculan entonces que los enojados del PRI pudieran sumarse a su causa o bien ir a parar a las filas de Gabriel Arellano quien abandonó las filas del PRI y se postuló como candidato independiente.

Sea cual fuere el caso, calculan, les restarían votos al tricolor.

Otra muestra de la desesperación de Lorena fue el video que subió hace unos días a las redes de su viaje a Japón (propaganda contratada) y que ayer mismo el INE ordenó bajar y abrir una investigación por presuntos actos anticipados de campaña.

El gobernador no ha dado color.- En cuanto al gobernador Carlos Lozano (PRI), lo que se dice hasta el momento es que no se ha manifestado ni a favor ni en contra.

Lo que es claro es que Lorena Martínez no era su candidata para sucederlo.

Los panistas están a la espera de ver cómo actúa: si meterá las manos en la elección en favor de la priista, o si simplemente se cruzará de brazos.

Al día siguiente, viernes 1 de abril, la columnista Anaya da seguimiento al tema de Aguascalientes: Que Lorena ya alcanzó a Orozco, que reproduzco textualmente, omitiendo las cursivas para no cansar al lector:

Allá en Aguascalientes sí que andan a las vivas y no dejan pasar una.

Después de nuestra columna de ayer –en la que mencionábamos lo desesperados que andan los priistas y el apoyo del secretario de Gobernación a la candidata priista, Lorena Martínez, para lograr la alianza con el Panal– no tardaron en saltar en el equipo de la abanderada tricolor.

Para empezar, Lorena ya le dio la vuelta a las tendencias: “Nuestra candidata venía de abajo, sí, pero ya repuntó”, alegan.

Según sus datos, en las tres últimas encuestas que recibieron (de finales de marzo), Lorena Martínez y Martín Orozco (el candidato del PAN a la gubernatura) aparecen en empate cerradísimo con 32 puntos.

En las otras dos, Lorena aparece ya arriba del panista por tres y hasta por seis puntos.

Es lo que aseguran.

En cuanto a si Miguel Osorio Chong intervino para que Nueva Alianza fuera en coalición con el PRI, desde el búnker de la priista señalaron que si bien los maestros no están muy contentos con el tricolor (por no haberlos defendido ante la reforma educativa), son en cambio buenos amigos de Lorena:

–La van a apoyar a ella (no al PRI)… –, precisan.

Recuerdan además que la ex alcaldesa de Aguascalientes tiene una muy buena relación con Silvia Luna (quien maneja el Panal en Aguascalientes) y con el propio dirigente de Nueva Alianza, Luis Castro.

Por cierto que también desde la zona turquesa repelaron por aquello de que Castro hubiera seguido órdenes de Osorio Chong para su alianza con el PRI: “¡Para nada! –refutaron–, Luis Castro ni habló ni negoció con actores del gobierno federal”.

De hecho, apuntaron, su dirigente nacional “acordó directamente con Lorena Martínez y las conversaciones comenzaron con anterioridad a la elección extraordinaria federal del Distrito I de la capital y concluyeron al final del plazo”.

Y remataron con una trompetilla: “Como es sabido, Castro sólo negocia con los dirigentes nacionales de los otros partidos, con representantes que ellos acreditan y con candidatos”.

En fin, que se alebrestaron los hidrocálidos.

Pero lo que sí reconocen desde la cancha priista es que en la elección para gobernador “aún no hay nada para nadie” porque cerca de 25% de los hidrocálidos aún no define su voto y el final va a ser de photo finish.

Hasta aquí el segundo texto de la colaboradora de 24 Horas.

Está cumplida la dialéctica del periodismo, con su tesis (la versión de la señora Anaya), su antitesis (la versión de Lorena Martínez), y al lector le corresponde la síntesis (la conclusión).

Porque alguien debe de escribirlo: A la columna ¿Será? de 24 Horas, también llegaron precisiones el mismo viernes 1 de abril: “En Aguascalientes. Frente a los cuestionamientos que han surgido sobre sus relaciones políticas y su residencia, Lorena Martínez, candidata a la gubernatura de Aguascalientes por la alianza PRI, PVEM, PT y Panal, hace algunas aclaraciones. Nos dice que efectivamente tiene una casa de campo en Huasca, Hidalgo, que tiene una relación de amistad con el titular de Gobernación, Miguel Ángel Osorio, pero que su candidatura se la debe a la sociedad civil y que mantiene una buena relación con el magisterio porque son parte importante en el desarrollo del país”.

Coda: A raíz de los señalamientos que se vienen haciendo a su trabajo político, la jefa de prensa de la candidata del PRI a gobernadora decide vetar a Vale al Paraíso, al dejar de mandarle la información que genera la oficina de (in)comunicación de Lorena Martínez, como en su momento lo hizo Ricardo Hernández, quien inexplicablemente fue sustituido por Anayeli Muñoz Moreno, la también Vocera de los Antojitos Mexicanos, la también verde diputada del PVEM y la también presidenta de la Comisión de Derechos (in)Humanos del Congreso del Estado, que en todo está, menos en el rito parlamentario.

Y luego, los derrotados andan buscando las causas de la debacle.

Para consultar el archivo de textos del autor Mario Granados Roldán dar clic en su nombre

Be Sociable, Share!

Los comentarios estan cerrados