Colapso y bandera falsa

Escrito por on Sep 23rd, 2015 y archivado en Ciudadanía Económica, Destacado, Galería Fotográfica. Tu puedes seguir los comentarios a esta entrada a traves de RSS 2.0. Comentarios y referencias estan cerrados.

Colapso y bandera falsa

fedDespués de varios meses de gran incertidumbre, la Reserva Federal, la FED como comúnmente se le llama a la institución privada que opera como banco central en los Estados Unidos de América, anunció su decisión de no aumentar las tasas de interés de referencia en aquel país, acumulando ya casi una década de encontrarse estáticas entre 0% y 0.25% anual. Conforme a la política económica tradicional, la expectativa había sido que con tasas de interés bajas, el público se hubiese animado a invertir, impulsando de esta manera el dinamismo económico.

Desde que estalló la crisis del 2008, el sector financiero no ha visto recuperación en el ánimo general como para solicitar crédito. Durante ese tiempo, en vez de ganar dinero prestando, la banca ha obtenido sus ingresos por transferencias millonarias que la tesorería de los EUA hace hacia sus arcas, mediante el mecanismo conocido como “Quantitative Easing” o QA.

Para financiar un creciente gasto gubernamental en materia militar y creación de un estado policíaco sin precedentes, además del mecanismo QA para sostener a la banca, la tesorería de los EUA, requirió a la FED emitir dólares en cantidad creciente, llevándole a acumular una deuda prácticamente impagable de cerca de cien billones de dólares. Ante el enorme riesgo de un colapso generalizado debido a esta enorme deuda, los actores económicos esperaban el aumento a las tasas que no se llevó a cabo, por lo que sólo se difirió el quebranto de la economía norteamericana. Si bien la FED ofreció revisar su política en los primeros meses de 2016, varios analistas consideran que esa decisión confirma las expectativas de debilidad económica de los EUA y que posiblemente el colapso del dólar podría tener lugar antes.

En su comunicado oficial la FED, sin mencionarlo explícitamente, se refirió a las recientes turbulencias en los mercados financieros, la incertidumbre sobre la economía china y la persistente baja en los precios de los productos básicos comercializables -commodities- como elementos que ponen en riesgo la estabilidad económica norteamericana. Basta con ver los pronósticos que emitió la FED respecto a los indicadores generales -tasas de crecimiento económico a la baja, inflación y desempleo al alza- para ver confirmado por la autoridad monetaria de los EUA el pronóstico que desde hace meses he venido publicando en este espacio: el futuro económico de nuestro vecino y principal socio comercial es poco halagüeño y el valor de su moneda se puede colapsar en cualquier momento. Y, tal como lo he dicho anteriormente, la incertidumbre respecto al colapso no estriba en si se dará o no, sino es respecto a cuándo y cómo. Puede ser súbitamente en fecha muy próxima o paulatinamente en los próximos meses.

Siendo tan evidentes las señales de grandes dificultades en la economía de los EUA, ¿cómo es posible que nadie en México haya hablado de ello, al menos para preparar un plan de contingencia? Los funcionarios públicos del ramo, tanto del Banco de México como de la Secretaría de Hacienda, sólo piensan en la forma de mantener los ingresos gubernamentales, y con ello los programas, intereses y privilegios de la clase gobernante, amenazando con mayor terrorismo fiscal y omitiendo limitar los abusos de la banca. Los diputados de la LVII legislatura concluyeron felizmente su mandato, cobrando un suculento bono por ello, sin asumir su responsabilidad de haber sido corresponsables, ya sea de forma directa, o indirecta por omisión, de la muy lamentable vulnerabilidad en la que han dejado al país.

Encaramados en su carrera por prolongar con otro cargo público su cómoda posición de ser amamantados por la ubre presupuestal, se pavonean con sus informes de labores como si de verdad hubiesen hecho algo por el pueblo. Señalando la paja en el ojo ajeno, algunos olvidan que corrupción es también ser omiso en su mandato popular. Nunca hicieron la tarea de asignar recursos presupuestales previendo las épocas de vacas flacas que se veían venir, tanto a nivel nacional como internacional. No fueron eficaces auditores del poder ejecutivo, y son responsables del severo recorte presupuestal que se perfila.

Son responsables de avalar una política económica dictada desde el exterior que sistemáticamente niega un desarrollo económico sano, sustentable, equilibrado y suficiente; de haber fracasado en exigir la transparencia y rendición de cuentas, haber sido cómplices en la impunidad de los negocios millonarios de los políticos de más alto nivel y de callar respecto a los asuntos donde el Estado ha sido señalado de ser causante de represión y asesinatos de campesinos, estudiantes y periodistas.

Nos enfrentamos a la consecuencia natural de la corrupción y mal manejo del erario público durante décadas, razones que ahora se suman a la caída del precio del petróleo con lo que se justifica el recorte al gasto público del próximo año. No hay trabajo, los sueldos están por los suelos, la delincuencia está aumentando y, ante este panorama, resulta que nadie nos previno de una enorme crisis que se cierne sobre la economía de nuestro vecino del norte. Y quienes pudieron hacerlo nos sonríen cínicamente desde sus anuncios espectaculares, folletos y volantes invitándonos a su “informe de labores legislativas”.

Como ha sucedido en ocasiones anteriores, la clase gobernante ya sea de este o del otro lado de la frontera, posiblemente generen un distractor para evadir su responsabilidad en el quebranto económico que sufrirán millones de personas. En cualquier momento de los próximos días o meses, un evento de gran magnitud podría distraer la atención de las mayorías –bandera falsa- de manera que se le haga parecer como causante del quebranto. Pero ahora, a diferencia de antes, muchas más personas ya están alertas; toda crisis representa una oportunidad, en el marco de una sociedad civil más activa y consciente, el colapso del sistema económico representará una gran oportunidad para corregir los errores y construir una sociedad más justa, más humana.

Para ir al archivo de textos de José Luis Gutiérrez Lozano hacer clic en su nombre

Be Sociable, Share!

Los comentarios estan cerrados