Serpientes y escaleras en la banca y en la Bolsa (segunda parte)

Escrito por on Ago 26th, 2015 y archivado en Destacado, Galería Fotográfica, México subordinado. Tu puedes seguir los comentarios a esta entrada a traves de RSS 2.0. Comentarios y referencias estan cerrados.

Serpientes y escaleras en la banca y en la Bolsa (segunda parte)

cardenasLa Subordinación Neoliberal L.2

 Serpientes y escaleras en la banca y en la bolsa (segunda parte)

Las privatizaciones emprendidas en los últimos 15 últimos años en los países del norte y del sur alcanzan un nivel sin precedente en la historia del mundo moderno. Se trata del más gigantesco robo de todos los tiempos, que se lleva a cabo esencialmente bajo la férula del Fondo Monetario Internacional, el Banco Mundial, la OCDE, el GATTT, hoy convertido en Organización Mundial de Comercio, del Berd, de la Comisión Europea y de organizaciones conocidas, tales como USAid, o menos conocidas, como el Instituto Adam Smith de Gran Bretaña.

Gerard de Seylis

La eficiencia del sector privado es un mito, no resiste el análisis riguroso de los hechos. Es parte de la propaganda que se nos impuso para justificar las privatizaciones.

Gerard de Seylis

‘Dios nos lo dio, Dios nos lo quitó; bendito sea Dios’. En parangón terrenal, en este caso un presidente nacionaliza, otro realiza la operación contraria sólo siete años y medio después y el mismo público político, con igual entusiasmo, con semejante arrobamiento, cae rendido ante el acierto genial, ante la claridad histórica del protagonista.

Miguel Ángel Granados Chapa

PRIVATIZACIÓN A ULTRANZA DE NORTE A SUR

De afuera a dentro, causas externas que determinan el dominio político económico de una Nación Subordinada en la continua sojuzgación colonial, revigorizada con renovados mecanismos de intromisión e inserción en la dinámica de sojuzgación-beneficio Norte-Sur.

El ‘auge’ tenía que terminar debido a la propia constitución óntica del Capital. Sistema que funciona estructuralmente para beneficio de los capitalistas, es decir, de los propietarios, una minoría social acaparadora de la riqueza.

Cuando que el funcionamiento propio del modo de producción, distribución, comercio y consumo capitalista, por sus constitutivos ónticos concretos, provoca tanto la sobreproducción como la caída de la ganancia y una serie de síntomas nocivos que pasan a afectar al conjunto de la Sociedad, sobre todo a las clases trabajadoras que son sacrificadas para que las ganancias capitalistas se mantengan y acrecienten.

La Postguerra en el Bloque Occidental hegemónico capitaneado por los EUA pudo conocer dos décadas y media que se consideran como tres, de un desarrollo creciente con bienestar incluyente para una clase media considerable, e incluso benéfico para los obreros calificados que accedían a ella, pudiéndose también incluir a los campesinos industrializados (algo así como los auténticos campesinos nylon), cuando el Estado benefactor se preocupaba por el bienestar de la clase media y productora implementando programas de distribución y protección así como asistenciales, en seguimiento del New Deal norteamericano, como reacción que no cejaba en respuesta al crack del 29 provocado por el capital agio, pasando en el marco de competencia que implicaba la Guerra Fría a seguir sosteniéndose de la carrera armamentista y conflictos regionales, para que la fabricación de armas no dejara de representar la punta lanza industrial en el auge de la Postguerra, auge como todos en la Historia del capitalismo, relativo y engañoso, siempre logrado a costa de la explotación de la periferia colonizada.

Los ‘30 años maravillosos’ tenían que llegar a su fin, con un Estado interventor a medias en los procesos capitales a favor de la clase preponderante, pero a su vez conteniendo o resarciendo su voracidad por la obtención de plusvalor, pero sin atreverse en lo más mínimo a, no ya modificar, sino a contrariar las prerrogativas del ejercicio capitalista.

A principios de los años 70 era evidente que el asistencialismo que el Estado le prestaba a los monopolios hegemónicos, dejaba de ser suficiente y satisfacer la tasa de la ganancia capitalista venida a menos, un declive en el poder adquisitivo y en las condiciones de vida de los sectores medios lo hacía ostensible, el boom de la Postguerra tocaba a su fin.

Los capitalistas hegemónicos intervienen para reconvertir su dominio a toda costa pues el Estado de bienestar clase mediero no podía sostenerse sino más bien dar paso a su antítesis, ser sacrificado para mantener e incrementar el beneficio capitalista que les pertenece.

Y si a mediados de los ‘treinta años maravillosos’, los propósitos de los tratados internacionales tenían un sesgo pro bienestar popular (como el Tratado de Roma (1959), que de manera explícita afirmaba como meta general en Europa, el producir un mejoramiento constante en el trabajo y en las condiciones de vida de los ‘pueblos’ (sic), era el caso de que la cruda realidad que provoca el desenvolvimiento del sistema capitalista verificaba lo contrario.

Si para comienzos de la década de los 80 había en la incipiente Comunidad Económica Europea (CEE) 30 millones de pobres, en todo el proceso subsiguiente de armazón de su tinglado, no harían sino irlos incrementando: a 44 millones en el 85, a 51 en el 91 y sumándole…. Triunfaba el capitalismo en la Guerra Fría y develaba su auténtico rostro deviniendo en el empeoramiento de las condiciones sociales por la vorágine de expoliación sin ambages que pasa a efectuar ante la caída de su potencial rival que en teoría del progreso histórico cualitativo, había de superarlo. Al no acontecer así, el mundo entra en una cerrazón, en un bloqueo de impasse apto para el agravamiento de las problemáticas que el Capital genera, propio de un callejón sin salida.

Si en enero de 1979 en Bruselas la dirigencia empresarial de la Europa capitalista y el comisario europeo para la industria, Etienne Davigión, acuerdan el programa privatizador, argumentan, es en respuesta a igualar lo que en los EUA y en el Japón implementan como vanguardia del desarrollo capitalista, requisito sine qua non para poder competir entre monopolios con monopolios arrancados al Estado.

Pasando la Comisión Europea a partir de 1980 a configurar la directiva de corte neoliberal apareciendo una entidad denominada la Mesa Redonda Europea, que en su primera reunión oficial efectuada en abril del 83, acuerda la desregulación de los mercados públicos y la desincorporación de las empresas de alta tecnología que se habían realizado en el seno del Estado, poniendo énfasis en la privatización del complejo de telecomunicaciones, negocios altamente redituables.

En diciembre de 1984 Jacques Delors, virtual presidente de la Comisión Europea, se reúne en Francia con los ‘caballeros’ de la Mesa Redonda para escuchar su clamor, por la creación del libre mercado europeo, chantaje de por medio: “si Delors no aceptaba, los industriales invertirían fuera de Europa”.[1] Al mes siguiente y por tanto ya en 1985, Wisse Dekker, dirigente de Philips y miembro de la Mesa Redonda, presentó el Plan Europeo para 1990, en el que delineaba una ‘Comunidad Europea’ abierta por entero al capital, es decir, entregada a los capitalistas que se disponían a competir versus sus contrapartes americana y japonesa.

Entidades como esta ‘Mesa Redonda Europea’ se erigen para dirigir el proceso de transformación neoliberal, propiamente esta mesita de potentados viene a ser un grupo de poder empresarial creado ex profeso por la élite europea para enseñorearse de la ‘comunidad’ en cierne, con el propósito de direccionarla a ser una agrupación supranacional supeditada a la acumulación de capital.

Apareciendo auténticos wacherdogs encargados de ejercer presión en la Comisión Europea en procura de acelerar las gestiones privatizantes, el thacherista Peter Sutherland, fungiendo como Comisario Europeo, se encargó de proponer medidas abiertamente pro empresariales a tal grado descaradas que todavía despertaron la oposición de gobiernos principales como los de Francia, Italia, España e incluso el de la mismísima Bélgica, sede del Monstruo naciente. Empero, con el apoyo de la Corte de Justicia (sic) de Luxemburgo (propiamente un paraíso fiscal) se procede con la agenda privatizadora de las telecomunicaciones. El documento toral de la configuración se establece en el Tratado de Maastrich, concertado en febrero del 92, cuyo artículo 129-b, “daba pleno poder a la Comisión Europea para privatizar las telecomunicaciones. Las grandes multinacionales europeas habían ganado la primera batalla”.[2] Sí, de muchas a seguir.

Redes de telefonía, ferrocarriles, compañías de distribución de agua, de gas y de electricidad, así como medios de difusión electrónicos, flores de las empresas del Estado que debían ser cortadas por la voracidad del gigante procreador del capitalismo colonialista pasado a menos, si querían competir contra las potencias que configuraban la Triada que dominaba el mundo capitalista al finalizar la Guerra Fría debían impulsar la privatización de empresas y deshacer el Estado de bienestar.

Triunfaba el capitalismo en la Guerra Fría ya afectado en su propio desarrollo, pero la URSS no escapó al declive mundial que declinaba ambas sociedades industriales, con poca diferencia cualitativa al estancarse la URSS en un ‘socialismo’ de Estado dominado por la nomenklatura, burocracia que disecó el impulso revolucionario. Y el capitalismo no fue superado, y el mundo entero quedaba entregado a los designios egoístas propios del ánima lucrativa del Capital.

El Tratado de Maastrich mantenía en apariencia la preocupación por continuar con el estado de bienestar público, mera retórica, su auténtico locus representaba desde un principio un signo de antítesis capitalista incontrastable, pro cambio de época con efectos (defectos) inmediatos: “En 35 años, la CEE convirtió su ‘meta esencial’ en simple ‘objetivo’ y el ‘mejoramiento constante’ de las condiciones de vida de los pueblos europeos en ‘mejoramiento’ a secas, subordinando ese objetivo a los ‘beneficios realizados por las empresas’”.[3] El mantenimiento del bienestar público dependía de lograr la competitividad capitalista.

Corría el año de 1996 y Gerald de Seylis, periodista belga, publicaba Privar de lo Público, libro en que daba cuenta de cómo el Gran Capital tomaba por asalto el control político económico de la Unión Europea para garantizar la implementación de las medidas neoliberales, básicamente pretendiendo en inicio la privatización de empresas y de servicios públicos a su antojo.

Los Estados-nación gobernados hasta ese entonces por partidos y políticos moderados fácilmente habrían de ser desplazados, ubicando en su lugar a otros que aunque formalmente fueran de izquierda: François Mitterrand en Francia, Felipe González, en la España post-franquista, en realidad eran impotentes, o lacayos cómplices de los capitalistas, (hoy se sabe que el Felipillo ‘de los obreros españoles’ resultó ser un naco político vinculado a Pablo Escobar), dejando hacer la agenda neoliberal con ficción pseudo socialista. De Mitterrand a Hollande, los laboristas ingleses, incluyendo en el club a Michelle Bachelet, que en su segundo período al frente del gobierno chileno no hace sino reconfirmar lo que patentizó en su primero: ser otro funcionario neoliberal disfrazada de socialista….

Las políticas económicas neoliberales pasan a implementarse en razón capital del poder de facto que industriales, comerciantes y banqueros ejercen pudiendo operar en las ‘democracias’ burguesas, funcionales en estructuras e instituciones productivas con políticas diseñadas para implementar el ejercicio hegemónico de los propietarios. Pseudo-democracia regida en realidad por una oligarquía tornada cada vez más en plutocracia imponiendo a una kakistocracia de políticos y burócratas operadores de sus designios.

Nuestro autor identifica correctamente el que la Crisis iniciada en los 70 es una crisis de fondo y de larga duración, para ese entonces ya cubría propiamente un cuarto de siglo, algo más que una crisis coyuntural detonada por el embargo paralelo al alza en el precio del petróleo, suceso circunstancial que si bien en realidad venía a revelar los primeros indicios del fin del petróleo barato, puesto que como recurso finito, al irse mermando de manera inevitable por su consumo, produce una elevación en su costo, y entendamos que este mundo no solamente se mueve con petróleo, se hace y es producto de hidrocarburos y de la industria petroquímica.

Así pues, en su estudio Gerard de Seylis (G de S) capta el cómo la dirigencia empresarial transnacional, ante la emergencia de una crisis de mayor intensidad y gravedad, ‘y asustados por las perspectivas de guerra económica’, planifican su estrategia de reproducción arrebatándole al Estado las empresas públicas: “Apoderarse de ese sector, que representaba, en ciertos países, hasta la quinta parte de su Producto Interno Bruto (PIB), era su única posibilidad de expansión. Lanzaron una verdadera guerra de conquista, minuciosamente planeada, con el apoyo activo de las grandes instituciones internacionales y la complicidad de los gobiernos”.

Y adviértase el que una de las instituciones preponderantes partícipes en el asalto, cual conquista del sector público, el BM, da cuenta del logro muy objetivamente, cual si fuera ajeno y no partícipe en el atraco que empodera a los monopolios transnacionales: “Desde 1980 se privatizaron 6,832 empresas públicas en el mundo, 2,000 de las cuales se encuentran en los países en desarrollo. Estas cifras no incluyen las empresas públicas que fueron liquidadas sin haber sido transferidas al sector privado. Numerosos elementos indican que los mejores activos de los países del sur y del este (el llamado ex bloque soviético) fueron adquiridos por los del norte y el oeste, y que las transnacionales y las élites locales fueron las grandes ganadoras en estas operaciones”.[4] Desde la óptica del hacedor institucional empleado, un mero prontuarios de cuentas, que no da cuenta de los estragos sociales que los números fríos de todo su accionar macroeconómico provocan. Las consecuencias de sus actos siempre son negadas por las instituciones de la Troika, como si no fueran partícipes culpables.

Un proceder sistémico de control de capitales por el sector hegemónico monopolista transnacional y así imperialista, por lo que el asalto neoliberal también implica un proceso de re-coloniaje.

La guerra económica lidiada entre las tres grandes naciones y regiones metropolitanas tendía a efectuarse paliada por el dominio de sus respectivas periferias, aun y cuando la conquista de nuevos mercados se dificulta más y más, conforme el círculo capitalista se cierra sobre el orbe, empero, el proceso de ‘globalización’ se ponía en marcha de manera paralela, difundiendo ubicuamente un modo de producción capitalista intensificado, así tras las Cortinas caídas en la ex Unión Soviética como en China y Vietnam, así también pasando a ocupar cada rincón periférico hasta entonces marginado por desprecio.

Para cuando la guerra económica representa una despiadada competencia inter-capitalista en la que el pez grande se come al chico, así en el ámbito internacional como intranacional: “Los grandes grupos industriales se alejaron de la competencia digamos tradicional, e intentaron aniquilar a sus competidores que, en ese nuevo contexto, se habían convertido en enemigos. Se dio entonces una ola de fusiones, adquisiciones, absorciones, alianzas, ofertas públicas de compra, que por cierto siguen ocurriendo actualmente. En 1994, el número de fusiones privadas aumentó en 47% en relación a 1993”. Eminente proceso propio del capital monopólico e imperialista que produce las megaempresas y los holdings trasnacionales ubicuos por el orbe y capaces de participar en todo sector redituable.

No habiendo para ellos mayor tesoro codiciable que las empresas y servicios públicos, lo que explica el emprendimiento de su estrategia inicial por adquirirlos a toda costa y a bajo costo. En la propia Europa los indicadores eran contundentes al revelar que para cuando muchas empresas privadas languidecían las públicas operaban con números negros, era el caso de las aerolíneas y las telecomunicaciones, de ahí el que los capitostes se apresurasen a enajenarlas en el marco de la ‘Comunidad’ Económico’ Europea.

Y el establishment neurálgico comienza a implementar medidas neoliberales, el vil monetarismo que procede a instaurar en los gobiernos una política económica proclive al propósito privatizador. Los Think Tanks al servicio de los capitostes proceden a planificar el asalto privatizador que propiamente implica la conquista del mundo, efectuada como ejercicio eminentemente imperialista, capitaneado desde su capital central y secundado en Londres, Bruselas, Tokio: “En 1981, en Estados Unidos, Edwin J. Feulner, director del Heritage Foundation, muy cercana a la ultraderecha, entregó un informe de 1,000 cuartillas a la Casa Blanca, un día después de la elección de Ronald Reagan. Ese documento, titulado Mandate for leadership, preconizaba la utilización de la ayuda exterior estadunidense para obligar a los países en desarrollo a vender sus empresas y sus servicios públicos. En 1983, 40 de los más poderosos industriales de Europa crearon la Mesa Redonda Europea, que elaboró un programa de liberalización y privatización a ultranza. En 1985, el Instituto Adam Smith publicó en Gran Bretaña el llamado informe Omega, que era un amplio programa de reformas radicales en materia de prestación de servicios públicos y que contenía, en realidad, la mayor parte del programa legislativo aplicado por el gobierno de Margaret Thatcher durante los cinco años que siguieron a la publicación de ese documento”.[5]

Viniendo a ser la deuda pública el principal factor instrumentado por los capitostes, aplicado para someter a los gobiernos obligándolos a conceder sus empresas, efectuándose procesos de ajuste contraproducentes para el común social, contando con la complicidad de políticos y ejecutivos, legisladores y jueces venales, a los que compran y ponen a su servicio, implicando ser una estrategia holista para un dominio global en vías de instaurar un sistema de control-dominio totalitario.

Endeudamiento, déficit públicos, crisis de pagos, provocadas por la propia voracidad de los capitalistas con cargo al erario, teniendo por contagios a la inflación, el deterioro industrial, la fuga de capitales con concentración en una super-banca-superbolsa, incrementos de capital ficticio a través de la especulación bursátil, enfermedades neoliberales que pasan a afectar de manera permanente a las economías nacionales.

El FMI, el BM, la Comisión Europea elaboraron e implementaron toda una serie de medidas destinadas a endeudar más y más a las naciones, y sobre el servicio del adeudo a controlar las políticas económicas llevadas a cabo por gobiernos afines a los intereses metropolitanos, proceso que culmina en la absorción de capital tributario tomado de las periferias, lo que a su vez por su intermedio, incentiva las privatizaciones, para mayor explotación del trabajo y de los recursos naturales, desbocándose la insaciable sed capitalista por la ganancia insatisfecha, signo de su esencia óntica.

Hay que colegir que los comandos gubernamentales no dejan de estar ocupados por gentiles burgueses, clase medieros, y así pequeño burgueses aspirantes a escalar peldaños para terminar incluidos en los clubs de la élite, por ello actúan de manera incondicional a favor de los intereses de los potentados, en un orden institucional que opera en función de la reproducción del sistema capitalista, por default. Más que ingenuos, son cómplices.

Se explica a los gobernantes, que por lo general pertenecen a la clase pudiente de esos países, que saldrán ganando con estas privatizaciones. Se les da a entender que tendrán sus partes de capital en las empresas privatizadas, que podrán compartirlas con las empresas del norte interesadas. Así de simple…”.[6]

Y con el adeudo incrementado por el alza en las tasas de interés, a gobiernos desvalidos y subdesarrollados no les queda sino malbaratar las empresas paraestatales, que mal que bien administradas, no dejan de ser los elementos positivos de la economía mixta, pero ante el adeudo, la incidencia de los organismos interventores, la mala conciencia, procede a cuchichearle al administrador que venda sus empresas a precio de saldo y salde sus cuentas, un error que en sí es un engaño. Y las grandes firmas compraron en barata.

En tal situación procreada a favor del capital transnacional, grandes empresas del Norte se adjudican ventajosos contratos en la periferia, invierten lo mínimo, y terminan por defraudar haciendo que los gobiernos huéspedes paguen el quebranto, proceder garantizado en los acuerdos comerciales o en contratos específicos. Un verdadero latrocinio patentizado y asegurado por el nuevo orden internacional que el Capital decadente establece.

Asimismo: “… Cuando se privatiza en los países del sur, se obliga a estos países a abrir sus fronteras a las empresas del norte. Fue eso lo que estuvo en juego en las últimas y larguísimas negociaciones del GATT. En un primer tiempo los acuerdos del GATT sólo se referían a los productos. Pero después de miles de presiones se logró incluir las inversiones y los servicios en los acuerdos. Gracias a eso las empresas del norte pueden invertir donde se les pegue la gana… Invertir entre comillas”.[7] Comillas bien utilizadas, pues con suspicaz perspicacia capta G de S que la financiación ha pasado a ser una simulación, parte constitutiva de la Gran Mentira que nos hacen tragar en píldoras para engañar incautos.

Reembolsar las deudas y garantizar las ganancias a los ‘inversores’ llevan a la ruina a cualquier nación, tal y como viene aconteciendo, marcándose con ello un ejercicio negativo para la Ecósfera, puesto que estas empresas monopólicas disponen más y más de la propiedad y proceden a explotar los bienes terrenales sin control alguno, desregulados la intensifican, provocando la competencia entre empresas y naciones por explotar más rápido y con mayor intensidad recursos finitos y trabajadores desorganizados que requieren ser explotados para sobrevivir sin alternativa.

En Europa, a diferencia de los EU y las periferias, incluido Rusia y China, fue más difícil efectuar el Gran Engaño que hace creer que las políticas de liberalización y privatización que entierran a la participación de empresas mixtas valen para la corrección de las crisis y son la solución a futuro de los problemas de fondo.

Gran Engaño, Gran Mentira, que en Europa costó más trabajo imponer en base a una argumentación cínica y desvergonzada, propia de la más depurada sofistería de ventrílocuos y sus especialistas empleados, así econometristas de prestigiadas universidades o instituciones privadas, y también públicas ya cooptadas, procediendo a defender una estrategia diseñada desde los centros de estudio de la pseudo economía: “Primero que nada se explicó a la gente que la economía era una ciencia sumamente compleja que sólo podían entender los especialistas, presentados como los grandes oráculos infalibles de este final del siglo XX. Una vez establecida esa ‘verdad’, se afirmó que tanto en el norte como en el sur un Estado endeudado y con déficit presupuestarios era un Estado enfermo. De repente aparecieron los famosos criterios de Maastrich: los Estados europeos que quieran tener acceso a la moneda única deben reducir su déficit público al 3% del Producto Interno Bruto y su endeudamiento al 60% de ese mismo PIB”.[8] (Nótese que el porcentaje de deuda en relación al PIB es muy elevado, ¿error o parte del plan con maña?).

Y entonces la Troika imperialista difunde su labia de propaganda global. Procediendo a inducir el apotegma de TINA (¡There is not alternative!). Y en el caso de la labor de convencimiento en la Unión Europea, a través del Acuerdo de Maastrich venden dos soluciones: “pagar la deuda y reducir el déficit público vendiendo las empresas o los servicios públicos, o reducir las prestaciones sociales y aumentar los impuestos. En seguida agregan: la primera solución es la menos dolorosa, y empiezan a privatizar. Es cínico e hipócrita”.[9] …, y perverso, puesto que terminan implementando ambas ‘soluciones’.

El absurdo del engaño radica en que al vender las mejores empresas, los gobiernos se privan de la fuente de ingresos que en realidad les permitiría pagar las deudas. Deuda de por sí impagable, pues el alza de intereses la pone por episodios cada vez más fuera del alcance de los prestatarios, algo así como Aquiles que nunca alcanza a la tortuga en la serie de cuadros que dibujan la perversa ingeniería ‘financiera’ que diseña la plutocracia.

Y los dóciles gobernantes proceden a aplicar el recetario, y las defensas obrero campesinas y del sector servicios torpedeados claudican y se hunden dejando vía libre a los acaparadores que les imponen, además de las privatizaciones de las empresas más rentables, la obligada disminución del gasto público, por ser ‘eminentemente inflacionario’. Procediendo el control monetario que a la larga sirve para concentrar el capital dinero entre los banksters, y para peor, detonando el auge crematista y con él el del capital ficticio en beneficio de especuladores de Wall Street, la City, Frankfort, Suiza y demás paraísos fiscales que pululan como hongos después de la lluvia; imanes monetarios y lavadoras de dinero criminal, propio del auge del capital gánster que crece como sombra del capital desregulado.

Hacia dentro de los Estados Metrópoli proceden fusionándose y reorganizando una ingeniería de capital agio promoviendo la desregulación y dando todo tipo de facilidades a la especulación hasta alcanzar grados insospechados, en un paradigma propiamente crematoso.

Obvio que de estas medidas no se sigue una economía restaurada para el bienestar público, sino que los beneficiados son los capitalistas, una minoría exigua y perjudicial, pocos pero en la cima de la cadena depredadora. El que las privatizaciones siempre van seguidas de drásticos recortes de empleados es la norma, también hipócritamente ocultada por los sofistas del ventrílocuo. La engañifa de la Troika encubre con más labia tales daños sociales, colaterales y transitorios, dirán. Innumerables son los casos y los países afectados, incluso, primero se despiden trabajadores para volver rentables a las empresas aún bajo la administración del Estado, para que una vez que se entregan a los de la privada iniciativa, éstos realicen mayores recortes, por aquello del imperativo intransigente de incrementar los ingresos a corto plazo recuperándose de tan ‘cuantioso’ gasto empleado en su compra. Otra gran falsedad, pues las compra a precios de remate y a créditos que los propios bancos estatales les otorgan.

Como vemos, los ejemplos abundan: “Para preparar la privatización de Renault, en Francia, se suprimieron 83,596 empleos entre 1983 y 1993, en otras palabras 36% de los trabajadores de esa empresa perdió su trabajo, pero la productividad aumentó 70% desde 1984… [Cabría acotar que ese aumento poco después toca a su fin]… En Gran Bretaña entre 1978 y 1983, British Steel suprimió 105,000 de sus 186,000 empleos. British Leyland pasó de 177,000 a 107,000 empleos, British Airways de 56,000 a 19,000. Por supuesto el Estado debe indemnizar a todos estos desempleados, lo cual aumenta los gastos sociales y disminuye los ingresos del Estado. Sin hablar de los dramas humanos que provocan estos despidos masivos. No es muy difícil comprobar que el resultado de las privatizaciones es exactamente lo contrario de lo que se había anunciado”.[10]

Un engaño con cargo al erario, el capitalista gana, gana, y el Estado pierde, pierde, lo que así planeado es parte de la visión objetivista, quien en realidad pierde son los desposeídos, desempleados, subempleados, empleados a bajos salarios, y desde luego que la aplicación de estas políticas neoliberales no tienen nada que ver con que se incremente la pobreza.

Parte del gran engaño consiste en aceptar el sofisma burgués de que las empresas privadas son más eficientes que las administradas por el Estado, lo cual es tan falso como la ideología neoliberal, ya he comentado que una empresa de Estado cabalmente administrada por auténticos funcionarios públicos honestos, es la mejor fórmula administrativa, dado que por su naturaleza perversa, el Capital está abocado a la obtención de ganancia privada cortoplacista, lo que inclina su administración hacia una explotación intensiva, a diferencia de la administración gubernamental, cuando esta es popular, pues incluye paliativos a la explotación prototípica capitalista, pero no más, en el horizonte capitalista no se conoce algo mejor ni lo puede haber.

Siguiendo con el caso europeo que analiza Gerard de Seylis, hace ver el fracaso anunciado del Euro túnel construido bajo el Canal de la Mancha, exclusivamente financiado por el sector privado a costos incrementados. Y ya debemos conocer este otro proceder de la administración neoliberal que ‘supera la crisis’. Ergo, hoy en día se siguen pagando las consecuencias de su proceder desaforado; desde un principio perdieron los pequeños accionistas inversores y ganaron los banksters cobrado 138,000 millones de francos belgas en intereses. “Los pequeños accionistas perdieron 84 de los 138,000 millones de francos belgas que invirtieron en esa siniestra aventura, presentada en su inicio como el arquetipo de la eficiencia del sector privado ante le arcaísmo burocrático de las empresas nacionales”.[11]

Prosigue de Seylis dando más ejemplos que valen para entender que la engañifa neoliberal es una estafa que se descubre rápido, mas no así se frena. Presentando tres ejemplos más de estafas e ineficiencias con sus consecuencias desastrosas inmediatas. Demostrando que el gran engaño es una gran farsa.

Primer Ejemplo). Siderúrgica Cockerill Sambre en Bélgica, empresa que compró a Eko Tahl de la extinta Alemania Oriental, pagando 30 millones de francos por el 60% de propiedad con opción de compra total en 1999, procediendo a la usanza neoliberal a que el gobierno alemán le otorgase una ayuda pública por 1,000 millones de marcos para disminuir riesgos. Ejemplo que denota el que los gobiernillos nacionales están al servicio de las grandes empresas, así sea en una relación Bélgica-Alemania de evidente desnivel.

El caso fue que la inversión realizada por la empresa belga consistió en que cada marco alemán invertido por ella, al contribuyente alemán le sacaba su propio gobierno 34 marcos en beneficio de la empresa privada extranjera. Buen ejemplo de que no son los pueblos flojos del Sur los que se chupan los ahorros de los alemanes.

Con tales condiciones estipuladas a su favor cualquier empresa se garantiza la ganancia por el tiempo inicial de su gestión, antes de que les alcance la inevitable caída en la tasa de su ganancia, estructuralmente insaturada en el propio funcionamiento capitalista… Y para mayor escarnio público en beneficio privado: “Por supuesto, lo primero que hizo la Cockerill Sambre fue despedir a 3,000 trabajadores alemanes”. Y todos felices y contentos en la programación idiota del discurso neoliberal que gobernantes, capitalistas y sus maniquíes recitan día a día.

Segundo Ejemplo). Caso japonés, para ese entonces ya en franco declive de lo que fuera la economía de mayor crecimiento tras la Postguerra. Y ¿qué fue lo que propició la caída de Japón? Los abusos del capital gánster y su quebranto tras de la reventadura de la ‘famosa ¨burbuja financiera¨ especulativa de la segunda mitad de los 80’: “La Secretaría de Hacienda de Japón evaluó el monto de esas carteras vencidas en 40 billones de yens (1 dólar = 105 yens), los analistas hablaron de 100 billones de yens, es decir la cuarta parte del Producto Nacional Bruto. Para salvar al sistema bancario japonés fue necesario movilizar 30 billones de yens de fondos públicos. En otras palabras, se sacó de los bolsillos de los contribuyentes japoneses esa suma gigantesca para rescatar a los bancos privados”.

Tercer Ejemplo). En los mismísimos EUA: “En 1990 las pérdidas directas e indirectas de las Cajas de Ahorro y de Crédito fueron de 1 billón 369,000 millones de dólares, esa cifra es superior a la deuda del Tercer Mundo (1 billón 300,000 millones de dólares). ¿Quién pagó y seguirá pagando por esa incuria que duró 10 años? Varias generaciones de contribuyentes estadunidenses. Lo hicieron y lo van a seguir haciendo directamente con sus impuestos e indirectamente porque ese dinero no podrá ser invertido en programas sociales, educativos, científicos, etcétera. Se financiarían las quiebras de estas Cajas con préstamos a 30 o 40 años, por los cuales habrá que pagar intereses enormes, que a su vez serán financiados por los impuestos”.[12] ¿Qué país es este que encabeza la democracia y la justicia, la libertad neoliberal de los engaños y atropellos, de eso no se hace escándalo, pero cualquiera del tercer mundo que no pague su adeudo en las condiciones leoninas estipuladas por el Fondo Monetario Imperialista, hasta aves buitres los acechan con el beneplácito y la venia de los de Washington.

Nadie haga escándalo, nadie repele en que la verdadera calamidad que hace estragos por todo el mundo se llama capitalismo y se verifica a cada rato con sus procedimientos neoliberales, cual vil esquilmación capitalista. Repitámoslo: Es el Capital, idiotas, destruyendo la Biósfera y denigrando a la Humanidad. Imponiendo un dominio imperialista Norte-Sur que atosiga a los verdaderos países emergentes, para evitar su equiparación y posterior desplazamiento de la hegemonía USAmericana, no queriendo permitir se afloje su dominio sobre las periferias, especialmente sobre sus patios traseros en América.

Lo que sucede a la par de que se incrementa la explotación al interior de sus propias naciones, en una afectación global y total que beneficia tanto en las metrópolis como en las periferias, como en las propias naciones emergentes a una casta de capitalistas.

Verdadero atraco, gran engaño efectuado por los pregoneros a través de los medios de difusión y timo, propio del negocio redondo que hace consumir en seguimiento de su emblema: ‘la televisión es publicidad y su propósito cardinal es promover el capitalismo’. En la telepantalla ubicua -bien de consumo preciado, el común de los ciudadanos la acogen en sus hogares sin ser forzados, como sería en el INGSOC, dando cuenta de la ‘libertad’ del libertinaje que la ideología dominante puede inducir en el dominado con su consentimiento-, la difusión de imágenes y contextos tienen el propósito de inducir a que los sujetos cautivados por su frecuencia entren a un estado de pasividad mental y corporal que repercute en el no pensamiento y la inacción: “La inducción de ondas alfa, un efecto hipnotizante que entra en una mente inmóvil”.

La posibilidad de presentar ficciones que el espectador considera reales se extiende a la realidad falsificada como conviene al emisor que controla la difusión y con ello puede generar la opinión-actitud-conducta en el sujeto receptor.

Con la conversión de la noticia en mercancía se incrementa el Negocio, se intensifica la propaganda y se profundiza el engaño, la realidad manipulada para mantener el orden establecido con la aceptación del consumidor-contribuyente-cautivo-pasivo; para cuando se privatizan las telecomunicaciones y se mercantiliza, aún más, la información, así como se emplea con un propósito de manipulación teledirigida desde los centros de dominio, información como tal tendenciosa y encubridora, contando con una difusión satelital que cubre todo el orbe y, qué mejor, capitalizada por los grandes consorcios. ¡Negocio redondo y control eficaz!

Así que en la era neoliberal se proponen ampliar Falsimedia, y aparezcan las cadenas transnacionales de noticias al modo de Fox New (Rupert Murdoch, magnate de extrema derecha que cambia de nacionalidad como incrementa su emporio). Fox fusionada en 1995 con la MCICommunications Corp. –propiedad de British Telecommunications- se convierte en un gigante de la difusión mercantil incluyendo diversas empresas en las ramas de la telecomunicación, controlando asimismo altos porcentajes de los servicios satelitales. CNN (Ted) Turnner Brodcasting System → Time-Wagner en inglés y en español para cubrir todo el continente americano con un hedor a gusanera de Miami aunque se ubiquen en Atlanta. Aunadas a las originales y arquetípicas cadenas de los EUA y Gran Bretaña: CBS (Westinghouse Electric Corporation-Viacom), NBC (General Electric, con su MSNBC, fusión con la Microsoft Corporation para inaugurar un canal de noticias 24 horas en julio de 1996), ABC (Disney Corp., de sus fantasías color pastel al mundo del esplendor capitalista); tres empresas que nacieron como filias de la RCA, derivando en la Rockefeller Broadcasting Company, el Rockefeller Broadcasting System y el Rockefeller Broadcasting Consortium; así pues, parte del Holding global Rothschild-Rockefeller.

En su caso, lo acontecido en estos últimos años con la BBC de Londres viene a ser su conversión (perversión) afectada por este entorno de ‘liberalización privada’, alejándose, paradójicamente de una mayor libertad o calidad programativa ejercida por ser difusora del Estado: No en balde es en Inglaterra donde el MI-6 junto al Instituto Travistock promueven los programas pilotos de control mental para las audiencias empleando tanto la radio como el cine, la televisión y ahora el internet, creando un ámbito mediático, propagandístico y sistemático, concebido y empleado para embaucar a las masas con gran éxito.

Encontrando pronto ECO en sus remedos del Sur, así en América Latina con Televisa (que desde su inicio prefiere calcar el modelo de los derivados de la RCA, NBC- CBS y no el de la BBC), T.V. Globo, Venevisión, Caracol, Grupo Clarín; reforzados por el Grupo Prisa en España y Univisión y Telemundo desde Florida; todos ellos contando con imprescindibles noticieros como parte coestelar de la programación, complemento de su sana diversión. Empresas televisivas reproductoras de los modelos metropolitanos, a las que también se han adherido nuevas cadenas especialistas en noticias, unificadas en la tarea de responder al propósito de ‘tener bien informado’-en realidad atosigado- al consumidor cautivo, parte de la opinión pública anodina, procediendo a envolver al perceptor cautivo en el discurso incontrastable, produciendo la opinión irreflexiva de las masas pasivas, receptoras contemplativas de una miríada de acontecimientos que perciben sin conocer sus causas y razón de ser, implicaciones y derivados, captando más con el inconsciente que tomando conciencia. Noticieros que, cuando requieren ‘profundizar en la noticia’, programan comentaristas que son la extensión de las plumas pagadas de la prensa vendida, si no es que los propios funcionarios públicos se hacen presentes concediendo entrevistas a modo o expresando comunicados, con los que difunden la versión oficial de los acontecimientos para que todo gobierno salga bien librado, en toda ocasión. Condición de los mass media mercantiles que se reforzó con el objeto de incrementar la pasividad de los sujetos (afectados) ante el asalto neoliberal.

Como tales, medios de difusión comerciales, negocios capitalistas direccionados desde las centrales de inteligencia imperialista, estratégicamente diseñados, promovidos y propagados como una red cobertora global que transmite la noticia adecuada en los idiomas principales, la noticia ofertada como mercancía que los centros de difusión destinan al observador pasivo para crear el consenso mundial a favor del Imperio, gran monopolio que inhibe las opciones alternativas, por no tener éstas el don de la ubicuidad que otorgan los grandes presupuestos monetarios ni la red satelital que cubre el mundo (salvo más recientemente dos o tres opciones en cierne), y más cuando el Gran Circo de los espectáculos está para complementarlos.

Red difusora de una sola sintonía ideológica y negocio extenso del capital matriz y sucursales, los dueños del Circo y sus reproductores. El que Black Rock posea el 9% de las acciones de Televisa[13] es un buen ejemplo, porcentaje suficiente para que sea uno de los suyos –de por sí siempre lo ha sido, sucursal del capital central-. Para que se acreciente el monopolio del Monstruo hibrido de ingeniería genética, injerto de Medusa en Hidra, a como lo exageró en su tiempo Eurípides con miles de cabezas serpentinas que convierten en zombi a quien lo mire.

REVISANDO LA PRIVATIZACIÓN NEOLIBERAL EN MÉXICO:

UN PODER TRANSEXENAL O MÁS BIEN TRASNACIONAL

En definitiva, Carlos Salinas de Gortari estableció el diktat de la política económica neoliberal desde que fue asesor de Miguel de la Madrid en la Secretaría de Programación y Presupuesto, antes del 79 en la Secretaría de Hacienda, ligado ya al por entonces Subsecretario de Ingresos y a partir del 79 con el ya titular de Programación, quien lo designó director de Política Económica y Social, llegando a ser el asesor personal de un economicista mediocre y político inexperimentado, que venía a ser De la Madrid; asesor que sabrá aprovechar la ocasión para a su sombra tener un vertiginoso ascenso en el Partido-Estado.

Tal y como lo reconoce un estudioso acucioso del salinismo, su período ‘presidencial’ es más que sexenal, como non plus ultra del nuevo orden económico político en México, comenzó su liderazgo “a finales de 1979, cuando se convirtió en el pivote del equipo económico del entonces burocrático secretario entrante de Programación y Presupuesto, Miguel de la Madrid… y no ha terminado aún”.[14]

Político ambicioso, a la usanza de los caudillos de corte dictatorial vigentes en el siglo XIX y cortados por el efectivo logro revolucionario de la no reelección, Carlos Salinas acariciaba la posibilidad de la reelección, pero imposibilitado por la violenta reacción que provocaría ésta, cambia su estrategia por otro ardid político de abolengo en la política autócrata que ha padecido este país desde siempre, el Maximato con intenciones transexenales, un verdadero poder tras el trono que controlase la presidencia para consolidar los logros alcanzados en su gobernanza.

A mediados del sexenio uno de los colaboradores más cercanos al Sr. Presidente destapó la intención transexenal: diez y ocho años equivalentes a tres sexenios para consolidar los cambios (JAG, por sus iniciales). Luis Donaldo Colosio debería ser su primer marioneta, fiel acatador de sus designios, mas ciertamente, “cuando Colosio quiso regresar al sendero del populismo” [sic], ya sabemos lo que pasó. (Vid artículo No. 8 de esta serie: 1984, año aciago….)

Ernesto Zedillo, el tecnócrata guardado para la sucesión (el relevo) en el 2000, no sería en el proyecto personal de Salinas la mejor opción, pero para los propósitos extra personales, la continuidad histórica del neoliberalismo, mucho mejor que Colosio, al ser Zedillo un tecnócrata egresado de Yale, comprometido incondicionalmente con el Consenso de Washington. Efectivamente, triunfó el candidato de Córdoba Montoya y no el de Salinas.

El rol jugado por Córdoba Montoya en su condición de alter ego de Salinas desde su ubicación en la SPP es relevante, mencionado por Carlos Ramírez como su influyente consejero en la política económica comprometida, pasa a ser en su sexenio el superministro supervisor de que el modelo neoliberal se afiance y tenga continuidad irrompible, lo demás es lo de menos, porque los ‘servidores públicos’ transitan pero los modelos de política económica prevalecen, sobre todo si son propiamente un engendro del capital imperialista.

Representante idóneo de los intereses extranjeros, así incrustado en el gobierno con super-poderes que le permitían implementar el ‘nuevo modelo de desarrollo’ a la par de controlar la conversión política requerida para ello, incluyéndose la ‘seguridad nacional’, entiéndase, control de posibles reacciones de oposición.

Así, superministro por encima de los secretarios de Estado, facultado para cumplir con la misión suprema de establecer de manera contundente la integración para con los EUA pretextando el desarrollo primermundista. Por tanto, responsable de implementar y asegurar toda relación a favor del Capital para concentrar e incrementar la propiedad privada merced la venta de paraestatales y la apertura a las empresas extranjeras, lo que ya venían realizando desde el sexenio pasado.

Supervisor personal en la instrumentación de los cambios radicales y del control requerido de las repercusiones que traían consigo tales medidas anti-populares, perjudiciales y avasallantes para las clases productoras afectadas por la integración comercial con las potencias del Norte, campesinos y obreros en primera instancia.

Entonces, personaje sombrío proveniente del extranjero, idóneo para controlar la conversión económica y la reacción a los dolorosos ajustes requeridos en aras de asegurar la capitalización privada y extranjera. Procedimientos político económicos que tenían su culminación en crear las condiciones para una promoción efectiva de la ‘inversión’ extranjera. En realidad, para la invasión y apropiación extranjera.

Tal y como el Consenso de Washington lo estipula en sus premisas cardinales 1) Privatización de las empresas más rentables del Estado. 2) Finiquitar las barreras que impedían el arribo del capital extranjero, libre competencia en términos de ‘igualdad de condiciones’ (sic). 3) Por consiguiente: Desregular la normativa protectora que impedía el desarrollo de la libre empresa – libre comercio, así, del gran capital transnacional, garantizando la propiedad de las filiales, las remezas del capital ‘invertido’, las patentes de las matrices industriales.

Fue el caso de que las propuestas del ‘decálogo de Córdoba’ venían a ser la correspondencia ‘mexicana’ del Consenso de Washington: “De hecho, el Consenso se había convertido en parte de la condicionalidad del Banco Mundial para el otorgamiento de créditos y en la política económica impuesta bajo la presión de Estados Unidos. Y el proyecto de Salinas se acomodó perfectamente al Consenso de Washington. Por eso, Estados Unidos facilitó el Tratado de Libre Comercio, por eso la negociación económica con México se hizo a través de Córdoba y por eso el papel de éste en el proyecto económico salinista fue fundamental, determinante en el rediseño del sistema político y por consecuencia clave en la sucesión presidencial de 1994”.[15] De eso se trataba el ‘difícil cambio a la modernidá’…, forzada con calzadores a través del adeudo.

Y si Córdoba Montoya era el superministro de inserción neoliberal, Manuel Camacho fungió como el politólogo requerido para la nación reconvertida. Desempeñando un papel de conciliador, intentando paliar una política de extrema derecha. Defensa de la Constitución y de la soberanía, procuración de una reconfiguración democrática que corriera paralela a la modernización productiva; no a la ruptura institucional, sí a los ‘cambios’ dentro del sistema. Acorde con una concepción errónea de un falso dilema planteado por el propio politólogo: “¿cómo garantizar un mayor [sic] bienestar material y cultural y hacerlo con libertad?”, asumiendo como cierto que las medidas neoliberales detonarían el desarrollo productivo. Lo que evidentemente no era la real politik del Salinato. En realidad no se trataba ni de lo uno ni de lo otro, sino de todo lo contario, entre otros defectos, por supuesto que el Salinato terminó con la soberanía y no mejoró la pseudo democracia hasta entonces vigente, sino que incorporó al PAN al sainete.

El discurso político de Camacho terminó por ser mera retórica inefectiva, comparsa encubridora del autoritarismo intransigente que Salinas estableció. Las reformas políticas de corte progresista terminan siendo reformas inalcanzables, contraindicadas para el status quo que se está erigiendo. No tienen cabida en la intransigencia neoliberal. Era mera ficción el plantear que la política neoliberal enarbolada era compatible con: “la protesta por la defensa de nuestros principios históricos, el genuino interés por la transformación de la sociedad y las posiciones indeclinables para salvaguardar la soberanía”.[16] Se trataba de todo lo contario.

Dicho sea de paso, la animadversión habida entre Manuel Camacho y Córdoba Montoya le costó al asesor político de Salinas el no ser el beneficiado con el dedazo, a pesar de que Camacho tenía una relación más estrecha con el caudillo del neoliberalismo. A pregunta expresa de Manuel: ¿por qué no fui yo? “Salinas le respondió, palabras más, palabras menos, que representaba un proyecto diferente al suyo, que no garantizaba el modelo de globalización y que repudiaba al equipo de tecnócratas del salinismo. Camacho significaba la parte del proyecto político de contención de Salinas, pero el mismo Camacho tenía su propio escenario: operar la transición del régimen autoritario priista a uno más cercano a la democracia, con distención y apertura real, aunque a condición de acotar la globalización”.[17] Y eso se contraponía al proyecto transexenal del Salinato de larga duración.

Desde la perspectiva de Salinas, la proyección de su égida personal se daría para “vigilar la consolidación de su proyecto de desarrollo: el Tratado de Libre Comercio (TLC) con los Estados Unidos, la globalización de la economía mexicana y la derrota histórica del populismo”.[18] Todo ello acorde con la corriente mayor que irrumpía desde el Norte.

Como venimos señalando, desde el Plan Global de Desarrollo (PGD), 1980-1982, diseñado por Salinas y sus colaboradores desde la SPP, proyectaron a M de la M –de modestas aspiraciones personales- a la Presidencia, quedando en dicho plan planteado el fin histórico del modelo de la Revolución Mexicana y su canje por el aperturismo mercantil, con los postulados básicos del neoliberalismo ya planteados: “liberalización comercial, inflación del lado de la demanda, disminución de las empresas paraestatales, disminución de compromisos de Estado y entronización del mercado. En la presidencia Salinas recogió lo sembrado”.[19]. Si bien en aquel primer Plan se guardaban ciertas formas del estatismo nacionalista, por estar aún bajo su férula.

No quedando duda que desde ese fin del último sexenio de la ‘Robolución’, Salinas era el líder conductor de lo que después él mismo calificaría de ser: “Un difícil paso a la modernidad” (sic).

El eufemismo modernizar al Estado y a la economía vuelve a ser empleado, cuando que en realidad en la práctica la mentada modernización opera como una contra-reforma efectuada para concentrar el capital y administrar la pobreza: “En la práctica, la modernización no va mucho más allá de ser una contrarreforma para derruir las conquistas sociales, privatizar todos los recursos y derechos naturales, sociales y humanos, y desregular todos los sectores, bajo la tutela del gran capital internacional”.[20]

Dogma neoliberal de por medio funcionando como un mantra en pro de la apropiación privada: ‘Las empresas privadas son más eficientes y menos corruptas que las empresas públicas; la burocracia estatal es responsable del manejo inefectivo del patrimonio nacional’. Consideración que en su última noción es verídica, pero esto a consecuencia del entramado capitalista en el que se desenvuelve el sector público, cooptado y corrompido por la clase capitalista, para ser un sector público sin calidad socialista.

Pero el axioma neoliberal funciona como mantra que justifica la privatización a ultranza pretextándose además el que con ella se saldría de la crisis. Cuando que con un gobierno converso y tornado absolutista en la implementación del dominio del mercado, las privatizaciones pasaron a ser una orgía cleptócrata: “Aprovechando como nunca la impunidad del Estado priista, se practica un capitalismo de compinches de proporciones alucinantes, privatizando –en la línea del mantra neoliberal- numerosas empresas públicas de forma totalmente corrupta. De esta forma los gobiernos de Salinas y Zedillo cometen los mayores desfalcos en la historia moderna de México”.[21]

Que si Salinas no era a fines de los 70 principios de los 80 ya un funcionario comprometido abiertamente con las transformaciones neoliberales, sino hasta mediados de esa década, es lo de menos, pues no se trata de postura personal, sino de subirse al tren de la transformación global, que para un egresado de Harvard e incrustado en la política teniendo un ascenso de cohete que lo lleva hasta la presidencia, lo importante es que venía a ser el agente adecuado –preparado- para realizar la transformación en un país prioritario para la máxima potencia en funciones de rectora del cambio global.

Ciertamente, denotándose una transformación de por medio, pasando de estar integrado todavía dentro del Partido tradicional que con López Portillo y su expropiación bancaria realiza el canto del cisne, a su estrategia para suprimir a ese PRI rémora de la revolución. De manera tal que si en los textos del fin del último sexenio tradicional: “Salinas revalidaba el papel fundamental del Estado. Cuatro años después, en 1985, sometía al Estado al peor adelgazamiento administrativo, económico pero sobre todo ideológico”.[22]

Añádase que para 1987, en la XII Asamblea del PRI, les hizo saber a sus correligionarios que el viejo PRI había llegado a su fin, pues debía renovarse o morir, de manera que a los dinosaurios les llegó el meteoro de la extinción,[23] y los tecnócratas tomaron el comando absoluto del mismo Partido-Estado absolutista. Y si la modernización de la política mexicana incluía el bipartidismo con alternancias de gobierno, pues a poner en marcha las concertacesiones.

Algo de lo más nefasto del Salinato que perjudicó en lo profundo a la economía nacional viene a ser el no procurar la reconversión industrial esbozada como alternativa al interior de su propio Partido.

Cayéndose en la trampa de la apertura que favorece al país desarrollado por sobre el infra-productor, ante el truene del modelo de desarrollo estabilizador (1976) y la crisis severa que terminó con la administración de la abundancia que los veneros del petróleo no otorgaron (1982), (Vid artículo No. 3º de esta la serie) con una industria fracasada en su propósito estratégico de suplir importaciones, pues la apertura a la invasión de productos del Norte, por la no productividad o productividad cara, derivada de la propia dependencia de la planta industrial de bienes de capital externos, termina con el proteccionismo, y en el alud con buena parte de lo que quedaba del parque industrial. La ‘solución’ desde entonces ha sido importar y suplir la industria propia con la maquila supeditada a los intereses del capital matriz extranjero.

En lo que respecta a la instalación del modelo neoliberal en México, se advierte en primera instancia que para 1979 ya hacían labor de zapa al interior del gobierno los Chicago Boys, teniendo por director a una de las estrellas del norte, Arnold Harberger, compinche de Milton Friedman en las asesorías prestadas a las dictaduras del Cono Sur. Méritos suficientes para que fueran considerados como los responsables del llamado ‘genocidio económico’ (André Gunder Frank dixit).

Tal y como lo describiera Carlos Ramírez en la Revista Proceso en septiembre del 79, dando cuenta que desde el 77 el asesor estrella realizaba viajes a México para aleccionar a los polluelos en las aplicaciones de la política fiscal a implementarse a través de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público. Tratándose de asesorías personales, tal y como venía operando en el Chile de Pinochet del 73 al 75, perpetrando “el genocidio económico que condenaba al hambre y al desempleo a millones de chilenos y que servía fundamentalmente a los intereses del gran capital local y tradicional”. Era un hecho ya en Chile lo que se le venía a México, y hay de dictaduras a dictablandas; aquellas imperfectas, esta es perfecta.

El modelito era denunciado en sus postulados básicos: privatizaciones, venta de empresas estatales a precios ridículos, desmantelamiento del Estado, reducción de los ingresos fiscales en relación al incremento de los capitalistas; pasarle a los trabajadores la carga de la crisis; contrarreforma agraria similar a la efectuada ya en Chile, en donde le regresaron a los terratenientes 2 millones de hectáreas de tierras expropiadas.

Suele ocurrir que muchos analistas después de describir el catálogo de medidas aplicadas por los neoliberales a renglón seguido nos digan: ‘¡Ah!, pero como el neoliberalismo ha fracasado procede cambiarlo’. ¡Qué ingenuidad! No ha fracasado, ha cumplido con creces sus objetivos. Y no se puede cambiar, está impuesto por la dictadura mundial del capital. Si no cáptese que el intento más sincero en los últimos años por deshacerse del neoliberalismo emprendido por Hugo Chávez le costó la vida, y a sus hijos la guerra económica made in Usa y la saña de la burguesía pitiyanqui encabezada por el dueto Capriles-López, dando cuenta de lo difícil que resulta el intentar tan solo dar los primeros pasos en procura de suprimirlo….

Era el caso, pues, que para fines del sexenio de ‘agarren a López Por-pillo’, las instituciones administrativas del Estado Mexicano estaban ya infiltradas de Chicago Boys: “Según la lista de los Chicago Boys mexicanos, las áreas estratégicas de política económica están casi en sus manos. Hay monetaristas en el Banco de México, Hacienda, Comercio y asesoría presidencial. Los informes del Banco de México insisten en señalar como prioridades la lucha contra la inflación y como instrumentos a las medidas monetarias. La reforma fiscal ha sido pospuesta indefinidamente”.[24] Por algo será.

Para ese entonces ya había acontecido otro episodio clave en el hegemón salinista, que como bien marca Carlos Ramírez representó la ‘gran victoria’ de Salinas, la que le permite fincar su reinado. Y ésta consistió en ‘el copamiento de oficinas que tenían que ver con el diseño de las políticas económicas efectuado entre 1978-81’. (Ibíd: 59-60), achicándoles el agua a los economistas ‘progresistas’ en toda área de gobierno.

Obsesionado con ser lo que el padre no llegó a ser, presidente de México, la ambición del hijo se convierte en una compulsión desde su adolescencia, pasando a ser un proyecto de familia a concretarse a través de canales en la política que el padre no dejó de tener, un fin preestablecido a realizarse a como diera lugar, en lo que el fin justifica los medios adaptados a las circunstancias, y los tiempos eran de cambio.

Carlos Salinas para nada sería un brillante economista, pero sí un líder indiscutible, organizador de agrupaciones que servirán a la causa con que se compromete, la reconversión neoliberal, y como resultaba prioritario instalar en las dependencias administrativas los esquemas monetaristas, había que proceder a desplazar a los economistas nacionales que lideraban el Colegio Nacional de Economía (CNE). En su momento encabezado por Armando Labra Manjarrez, quien podía ser un priista nacionalista dispuesto a criticar el corpus neoliberal.

Desde principios de 1981 el grupo de Miguel de la Madrid no podía tolerar que el CNE plantease un programa diferente de desarrollo al suyo, por lo que Salinas en persona tomó por asalto la reunión del Colegio efectuada en mayo de ese año. Violentando la situación, sin argumentar, por la fuerza, les hizo saber a los colegiados que en éste país ya no había cabida a partir de entonces para proyecto alguno que no fuera su Plan Global de Desarrollo; pasando a desplazar a los candidatos independientes a la dirigencia del Colegio, impusieron la elección de Antonio Gazol, un empleado en la Secretaría de Comercio.

Y la sentencia fue: “La disidencia de los economistas progresistas había terminado”.[25] ‘Los tecnólatras, adoradores de la técnica’ se imponían.

Teniendo en el Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM) a la sucursal de la Chicago Economics School, una institución fundada por empresarios Forbes para formar sus cuadros administrativos, originalmente para la privada iniciativa, pero, que mejor, para las secretarías conversas, dispuestas a administrar la pobreza que genera su modelito friedmaníaco. No pudiendo estar mejor dirigida su área ‘económica’ que por el Doctor Pedro Aspe, egresado del MIT, teniendo el honor de recibir como catedrático invitado al ya mencionado compinche de Milton, Arnold Harberger, contactado por Guillermo Prieto Fortún, quien fungía en el 82 como subsecretario de Hacienda.

El propio Carlos Salinas ya en funciones como secretario de Programación y Presupuesto, también impartió cátedra en tan prestigiosa institución, siendo un maestro muy apreciado: “su pensamiento brillante y rígido es recordado por coincidir con las ideas generales del monetarismo”.

Y de la cátedra a las oficinas o viceversa, de la teoría a la práctica, del diseño a la aplicación de las fórmulas y recetas aprendidas en sus doctorados en teoría y praxis de la dependencia en las más prestigiadas escuelas de econometría gringas. El área financiera y hacendaria del nuevo gobierno copadas: “Los monetaristas comienzan a tener responsabilidades mayores en concepción, diseño y aplicación de la política económica. La lista abarca nombres conocidos y se completa conforme se hacen nombramientos en los diferentes niveles del área financiera y hacendaria de la administración pública: (Francisco Labastida Ochoa, Miguel Mancera Aguayo, Gustavo Petricholi, Francisco Gil Díaz, ex alumno de Friedman, Enrique Creel de la Barra, Rogelio Morán, Julio Rodolfo Moctezuma, Mario Ramón Beteta, Rogelio Montemayor, Pedro Aspe, Jesús Reyes Heroles González)”.[26]

La responsabilidad en el sexenio perdido (1983-1988) de Carlos Salinas es innegable; herencia para el arranque de su propio sexenio, tratándose de un deterioro nacional, concebido como un período de shock para el recambio de modelo, suprimir lo caduco para adoptar las medidas de superación a mediano y largo plazo.

Pero aquello fue un fracaso rotundo en sus propios parámetros monetaristas: la inflación más elevada por mucho en décadas lo constataron, 86.7% de promedio sexenal, alcanzando su mayor pico en el 87: 159.2%, cuando que el objetivo planeado era terminar el sexenio con una inflación al 12 por ciento.

Fue Pedro Aspe, un auténtico deflacionista neoliberal “quien diseñó el PSE [Pacto de Solidaridad Económica] y el Pacto para la Estabilidad y el Crecimiento Económico (PECE). Con ambos, Aspe Armella bajó la inflación como secretario de Programación a 51.7 por ciento en 1988 y como secretario de Hacienda a 20.9 por ciento en 1989, pues había que bajarla para renegociar la deuda / Sin embargo, una vez renegociada en febrero de 1990, el control de la política económica pasó otra vez a manos del presidente Salinas de Gortari y de la SPP. Y la inflación regresó. Subió de 20.9 por ciento en 1989 al 30 por ciento en 1990”.[27]

En su conjunto, los resultados económicos entregados durante el Salinato son magros, el ciclo neoliberal salinista de 1980 a 1996 en indicadores relevantes dice lo siguiente: “la tasa promedio anual del PIB se movió en tres escenarios: de 2.7 por ciento promedio anual en el período 1980-1994 (antes de la catástrofe de 1995), de 1.6 por ciento anual incluyendo el hoyo recesivo de 1995, y de 1.7 anual si se cumple la meta de 3 por ciento fijada para este 1996. Salvo los años de 1980 a 1981 en que la economía creció a más de 8 por ciento anual, desde 1982 a la fecha la economía tuvo un techo de 4.4 por ciento como crecimiento máximo en 1990 y cuatro tropiezos de crecimiento negativo, incluyendo el -10 por ciento de 1995”.[28]

Cifras macroeconómicas sobredimensionadas, condiciones sociales reales adulteradas por una manipulación ideológica que inducía el supuesto primer-mundismo a la vista, auspiciado por el TLCAN, lo que sería un espejismo.

Las cifras negativas en realidad son contundentes a la hora de calificar lo acontecido en el primer sexenio de la modernización neoliberal: “…, entre 1983 y 1988 los salarios mínimos reales caen 49%. La pobreza moderada y la extrema aumentan a 33% y 17% respectivamente, con lo que los pobres pasan a ser la mitad por primera vez en décadas. Los subsidios generales a los alimentos se reemplazan por ayudas localizadas, sólo en los segmentos de pobreza [se mantienen como] –otro de los mandamientos del neoliberalismo-… Los cortes sociales son drásticos. Entre 1983 y 1988 el gasto social se recorta 33,1%, el gasto educativo 29.6% y el gasto en salud 23%”.[29]

En donde sí se verificó un auge durante el sexenio perdido fue en la Bolsa Mexicana de Valores (sic), cuyo índice pasó de 793 a 343 545 puntos- Tan solo “en los primeros nueve meses del 1987 el índice de la BMV ganó de manera exorbitante casi 300 000 puntos, desarrollo inconcebible sin el preponderante apoyo gubernamental expresado, principalmente, a través de la colocación de volúmenes crecientes de valores gubernamentales, el anclaje de las tasas de interés en los bancos que favorecían al sector bursátil, y la desregulación casi completa del mercado de valores, cuyas lamentables consecuencias sobre el público inversionista se evidenciaron en le crack bursátil de octubre de 1987”.[30]

Ni qué dudarlo, la mano de Salinas estaba detrás del auge y caída de la Bolsa, institución propia del capitalismo monetario para la concentración y elevación especulativa de los ‘valores’, así apta para inflar burbujas, provocar crisis que no dejan de repercutir en una mayor concentración de capital en unos cuantos acaparadores, lo que con habilidad sofística neoliberal se podía vender domo desarrollo o bienestar económico que le iba bien a la candidatura del caudillo neoliberal.

Se constara que el entonces secretario de Hacienda, Gustavo Petricholi, un incondicional de Salinas operó en su favor los índices bursátiles: “quien había sido director de la Comisión Nacional de Valores, estaba entonces manipulando la bolsa e informando diariamente a Salinas acerca de sus operaciones, según un funcionario con conocimiento debido al cargo que desempeñaba”.[31]

El mismo contrincante por la presidencia al interior del Partido denunció en 1987 que “el equipo económico salinista inflaba artificialmente la bolsa antes de llegar a la presidencia. Víctor Urquidi también creía que el equipo de Salinas pujaba los precios de los valores para apoyar su candidatura”.[32] Así el efecto embaucador mercados bursátiles al alza se producía impulsado por acciones de política diseñadas por el salinismo, contribuyendo a la apariencia de una economía boyante…. Falso efecto de bienestar económico que crean las políticas neoliberales, cuando que en realidad sólo favorecen a la exigua plutocracia.

Viniendo a ser el caso de que los agiotistas beneficiados en el crack de 1987 pasan a ser quienes comprarán los bancos reprivatizados….

ARREPENTÍOS EXPROPIADORES,

RECTIFICAD POR EL BIEN DE LA MODERNIZACIÓN

El PAN vendió su alma procediendo a legitimar el fraude electoral del 87 a cambio de que el PRI acordara promover una renovada ley electoral fundamentada en un nuevo padrón más confiable, así como en la aparición de un organismo ciudadano independiente para calificarlas, lo que el futuro haría ver como un doble fiasco, se vendieron por una reforma inefectiva que no superaba el defecto del sufragio acotado, tal y como lo pasaron a comprobar los dirigentes del neo panismo ya como agentes hacedores del fraude electoral del 2005 que hizo presidente a Felipillo Calderón para desgracia de México. Como se calificó en su momento: ‘Fox traicionó a la democracia’.

La segunda petición también venía a ser un cartucho quemado, solicitarle al PRI converso algo que para entonces ya era un hecho, así gasto inútil de su compromiso político, comprometer a sus ‘rivales’ a su conversión neoliberal y en específico a la supresión del ejido, ‘su apertura para hacerlo más productivo’, petición que como era ya el caso, a la dirigencia neo priísta de tecnócratas no le causaba ningún conflicto de intereses, ¿no estaría contemplado en la agenda de los tecnócratas ‘modernizar el ejido’?

Por igual ocurre con el 3er deseo que pedían los mochos pro capitalistas al genio de la lámpara neoliberal, neo panismo dominado por empresarios en pos de resarcir sus fortunas a la baja, por supuesto que consideraban como prioritario el que la Banca regresara a sus ‘legítimos dueños’, como debía de ser en un Estado que se alineaba por la derecha con la ola privatizadora en procura de alcanzar el desarrollo moderno tal y como lo estaban proponiendo desde el Norte los designios deterministas de Washington.

Cuarta petición: ‘crear una institución pro defensa de la ciudadanía cual protección de los abusos políticos y mercantiles’, lo que por igual que el combate a la corrupción terminarían por ser instituciones ineficaces, falsarias en su propósito, dado que no operan al margen del corrompido liderazgo político sexenal en connivencia con los sectores empresariales y la cúpula comercial.

5° punto, como buenos albi-celestes católicos que no dejan de ser a pesar de su perversión por el poder, abogaban para que la Iglesia volviera a ser reconocida por el Estado mexicano, efectuándose un acercamiento con la jerarquía eclesiástica encabezada por el Vaticano. ¡Y como no, respondió el felón, que venga el Papa y nos santifique la reprivatización! Y los panuchos le vendieron su alma al diablo por un plato de lentejas. Más bíblico no podía estar el ambiente.

Pues sí, su santidad JP-II visitaba luminosamente el país cuando en la Cámara de Diputados se realizaban acuerdos para reprivatizar la Banca. Cálculo salinista, el ‘México siempre fiel’ se acompasaba balando el credo, coincidiendo con la aprobación de la reforma a 12 de mayo de 1990.

¡Qué privilegio habían tenido las madrecitas en su día que festinarlo con la presencia del Papa diciendo una misa en su honor! Sí, así el Papa que brillaba como el sol refulgía en México y ni pío del ‘retorno de la banca a sus legítimos dueños’. ¡Y desde Chalco se derramaban bendiciones con Solidaridad! Aprovechándose el viaje para incentivar la cordial relación con el Vaticano, en vías de reconocer la personalidad jurídica de la entidad religiosa católica como tal. ¡Misión pastoral cumplida!

Aunado a la distracción santificada, los medios masivos de difusión comerciales son llamados oportunamente a cumplir con su rol, demostrando beneplácito con la medida. Y cómo no, si era agua para su molino. Por las televisoras y las cadenas radiodifusoras desfilan los pregoneros adecuados que tenían vía libre para expresar su opinión, sí, por supuesto, eminentemente favorable a tan oportuna cuan justa medida rectificatoria, ¡por el bien de la Nación!

Desfile de incondicionales, veletas y vendidos comprometidos por ser asalariados y miembros del establecimiento, por no decir del establo: como 20 secretarios de Estado y congresistas encabezados por Pedro Aspe Armella y Guillermo Ortiz (Secretario y subsecretario de Hacienda) y Miguel Mancera Aguayo (director del banco de México), seguidos de los senadores y diputados de ocasión. En segundo nivel se requería de la autorizada opinión de los ‘ex’ que fueron y ya no eran pro nacionalistas: David Ibarra, Jesús Silva Herzog[33] y Julio Rodolfo Moctezuma.

Reforzados por una docena de intelectuales cooptados: Gastón García Cantú, Rafael Segovia, Héctor Aguilar Camín, Rolando Cordera [nótese, Grupo Nexos], Octavio Paz, Enrique Krauze, Gabriel Zaid [Grupo Vuelta], respaldados por el insigne director del Colegio Nacional de Economistas (venido a menos), Arturo Salcido Beltrán.

12 apóstoles de la privada iniciativa eran de presencia obligada ante cámaras y micrófonos para verter su opinión: Luis Germán Cárcoba, Rolando Vega, Jorge Ocejo, Eduardo García Suarez, José Madariaga, Gilberto Borja, Miguel Alemán, Jacobo Zaidenweber, Carlos Eduardo Represas, Julio A. Millán, Claudio X. González y Juan Sánchez Navarro. Un festín de fieras invitadas al banquete.

Don Fidel en su condición de ‘darle voz a los obreros’, Francisco. Hernández Juárez (dirigente del Sindicato de Teléfonos de México), tan grato a los privatizadores; Elba Esther Gordillo del numeroso cuan alineado SNTE, Ángel Aceves Saucedo (CNOP), siempre comprometidos con las mejores causas de la Nación.

De hecho, algunos de ellos como Guillermo Ortiz, Rogelio Montemayor, Luis Donaldo Colosio [dirigente del PRI], Luis H. Álvarez [dirigente del PAN], Gustavo Petricioli, Octavio Paz, Jorge Ocejo y Fidel Velázquez, declararon en prensa, radio y televisión en los días subsecuentes al envío de la iniciativa presidencial a la Cámara de Diputados. El mismísimo miércoles 2 de mayo, Jesús Silva Herzog y Enrique Krauze calificaron como positiva y favorable la iniciativa del presidente”.

¡Qué coro aquél! ¡Todos al unísono podían entonar el Himno a la Alegría en beneplácito fehaciente de tan acertada iniciativa en pro de sus intereses, sí particulares y de sus amos! Para redondear la sinfonía coral con tonos de cantata papal, se une al coro Luis Echeverría Álvarez dando su sí de pecho: que la iniciativa salinista era “excelente y oportuna” así como “inspirada en el profundo nacionalismo que ha caracterizado a la presente administración [sich]”.[34] ¡Qué falsete!

La única voz discordante dentro de los expropiadores vino a ser la de Carlos Tello Macías, por algo enviado por Salinas a la embajada de la ya casi extinta Unión Soviética. ¡Qué visión futurista! Quien manifestó lo que era obvio: “…, la banca debía mantenerse como propiedad estatal al ser un instrumento para incentivar el desarrollo nacional, por su alta rentabilidad y generación de utilidades. Además, consideró que una de las desventajas de la venta de los bancos era la obtención de recursos para el gobierno por una sola vez, cuya cantidad no se comparaba con aquellos que movilizaría el Estado si los conservaba”.[35]

Mientras que el Presidente ante diputados y senadores aseveraba que lo obtenido por la venta se destinaría a “reducir la deuda interna y así ahorrar en el pago de intereses y poder elevar el gasto social, eso contribuiría a mejorar la distribución del ingreso [sic]”.[36]

Desde aquel entonces la compulsión privatizante es una acción tan irrefrenable como irracional, una pulsión libidinosa en el delirium tremens neoliberal.

SALINISMO Y SUBSECUENTES DETERMINANDO LA LIBERALIZACIÓN

Vino a ser el caso de que ejerciendo un poder presidencial omnímodo y con una disposición firme de implantar una transformación de época, Carlos Salinas de Gortari y una pléyade tecnócratas egresados de universidades estadunidenses de estirpe monetarista transformaron a México subiéndose al tren de la nueva modernidá, cambiando la política económica y al propio partido hegemónico, presentando al nuevo ejercicio administrativo como capaz de superar los problemas que el caduco régimen nacionalista les heredaba. Teniendo en Córdoba Montoya a un sinodal insertado desde Stanford, se conformó un equipo capaz de configurar el reformateo del Estado mexicano con una política procedimental que implicaba cambios estructurales y un relevo total en los cuadros dirigentes.

Siendo el presidente Salinas su líder absoluto, dirigente diseñador de la transformación, de manera tal que en su sexenio concreta lo que desde fines de los 70 comenzaron a delinear en las secretarías de Hacienda y en la de Programación y Presupuesto. Quedando al término de su sexenio firmemente establecidas y delineadas las directrices neoliberales a seguirse en las circunstancias que fuere en las siguientes tres décadas, por supuesto, contando con el beneplácito de los vecinos del Norte.

El cambio estructural de la política en México se había realizado, lo siguiente sería consecuente y derivado: ¡PRIvatización y dependencia a ultranza! Ratificada por los panuchos en las concetacesiones.

Ernesto Zedillo, aun y constatando que el auge del Salinato no era sino una fachada sostenida con alfileres, no hará sino proseguir los lineamientos ya establecidos por su predecesor y dirigente máximo en el gabinete de tecnócratas del que él mismo venía siendo un actor relevante. Notable es su desempeño decimonónico en la aplicación de las medidas neoliberales para ‘salir’ de la crisis que la propia aplicación ortodoxa de la administración neo priista generó en los dos sexenios anteriores, entregados totalmente a los designios del Consenso de Washington.

A diez años de la anterior crisis devaluatoria el gobierno de Zedillo se comprometía a pesar del quebranto a proseguir el rumbo sin alternativa. Con un déficit comercial por 28 mil millones de dólares, representando el 8% del PIB, condiciones catastróficas similares a las que 10 años antes determinaron el fin de la política económica conducida por el Estado, en ese momento, con Zedillo al frente eran motivo de reincidir en los mismos programas dependientes, verificables en la pronta presencia del FMI en misión de ‘auxilio’ inmediato a principios de 1995.

Y Zedillo reincidía en la aplicación de medidas privatizadoras para ‘profundizar el cambio estructural’, teniendo que ocultarse algo así como 15 000 millones de dólares concedidos por la banca gubernamental al sector privado, cantidad que contribuyó en buena medida a incrementar el déficit público. Con una convicción decimonónica propia de una religiosidad neoliberal, todo agujero debía ser tapado, así se cavaran otros para ello, todo quebranto causado por la privatización liberalizante debía ser subsanado con recursos públicos y seguir adelante. ‘¡Qué vamos por el rumbo correcto!’ Sí, ¡‘tal y como nos lo indican en el extranjero!

Para que el supuesto cambio con el arribo del PAN a la presidencia no viniera a ser ya otra cosa sino la reconfirmación política para con el diktat del modelo de subordinación aupado por los de Washington, implementando un bipartidismo imperfecto, imitación subdesarrollada, pero a la usanza del modelo usamericano: dos partidos y una misma política económica, así ya pasando a conceder la concertacesión que no solo representaba el fin de la hegemonía del partido único vigente por más de setenta años, sino la ubicación en la presidencia de un sujeto de bajas calificaciones en su formación y desempeño político, subsanadas por la mercadotecnia que lo vendió como el adalid del cambio, contando con la valiosa colaboración de elementos pertenecientes al partido neo-franquista de gachupines que viene a ser el Partido Popular, en pleno ejercicio de re-colonizar América Latina; apoyo correspondido por las televisoras comerciales que vieron en el ranchero dicharachero al agente adecuado para tomar por asalto las instituciones gubernamentales con un empresariado ambicioso desplazando a la clase política ya de por sí desprestigiada; colocando a un inepto de muy baja capacidad intelectual así como carente de cultura política, pero apto para que el modelo neoliberal se siguiera realizando como en automático, dirigido desde la Secretaría de Hacienda y el Banco de México, en ciega fidelidad aplicativa de los lineamientos neoliberales establecidos desde el Salinato decimonónicamente.

Con Vicente Fox se comprueba que un cualquiera puede ser el presidente de México, siempre y cuando esté comprometido con el seguimiento de la política de derecha ya instalada en las estructuras institucionales del Estado mexicano, y más aún por ser el caso de que el Partido de Acción Nacional originalmente tendría más derecho a ser el detentador del neoliberalismo que los del PRI, si bien el tricolor sufrió una transformación drástica, el PAN ciertamente también sufre una conversión con los empresarios neo panistas, pero esta es de graduación menor al drástico cambio sufrido por el PRI que deja las rémoras de la Revolución y del nacionalismo en aras del ‘progreso’.

El fin del autoritarismo presidencial, como logro del foxismo se verifica en razón de una política superflua que no deja de garantizar la reproducción del accionar pro propiedad privada acrecentada, como fundamento del quehacer administrativo consolidado, dominando completamente los ejercicios administrativos consolidados y en vías de proseguir con el saqueo de la ‘escoria ladrona’.

De cualquier manera y a como diera lugar, lo importante del caso radica en que la política económica neoliberal se impone en todos los órdenes con todos los recursos y procederes quedado firmemente establecida y sobre-determinada por la fuerza externa Norte/Sur, encontrando claudicación del nacionalismo y total receptividad y reproducción por parte de la partidocracia dominante, salvo la oposición inicial del Frente Democrático Nacional, después Partido de la Revolución Democrática, fundado por los nacionalistas desprendidos del PRI y por auténticos representantes de una izquierda que empero se va a ir domesticando hasta desaparecer al integrarse al juego de la ‘democracia’ electorera, deviniendo el PRD en un partido en corrimiento hacia el centro y del centro hacia la derecha, tal y como la tendencia centrista termina por inclinar a las instituciones políticas burguesas. Tal y como le aconteció en Europa a los partiditos socialdemócratas y a la democracia cristiana (sic), por igual que todos los partiditos pseudo-socialistas y ahora a los gobiernos ‘progresistas’ que del centro terminan por ladearse hacia la derecha (y hacia los potentados que la representan y hacen funcionar); tal y como viene ocurriendo recién con Siriza en Grecia, y con más amplitud en el tiempo con el Partido de los Trabajadores en Brasil, cuya original postura de izquierda, como la del entonces candidato ‘Lula’ da Silva, se empeña en un proceso de corrimiento hacia el centro desfigurando su condición originaria; desfigurándose como opción de izquierda al quedar atrapado en el ejercicio de gobernanza dentro de un Estado permanente en sus estructuras e instituciones capitalistas, obvio que de no producirse ese corrimiento hacia el centro, manteniendo su posición originaria, Lula jamás hubiera llegado a ser presidente de Brasil, pero una vez dentro del Sistema…. ¡Bienvenido seas a la Máquina y disfruta el pertenecer a la élite, aunque te conviertas en un títere maniatado por las instituciones burguesas! Tsipras en Grecia es el último referente, y para allá va el Podemos de España con Pablo Iglesias a la cabeza, partidos de centro-izquierda que intentan corregir aislados en sus naciones el embate sistémico global de la derecha hegemónica sin propuestas de cambio radical anticapitalista. Y ¿dónde está el proletariado revolucionario que realice la transformación?

Pero si en Sudamérica ha habido espacio para la colocación de gobiernos que intentan desmarcarse del dominio neoliberal, el México signado y tiznado por su condición de ser el patio trasero inmediato de los EUA no encuentra campo abierto desde la instauración del neoliberalismo para salir de tan nefasta como prolongada modalidad capitalista; la sentencia de Don Porfirio se verifica (reconfirma) expresando de manera contundente la dependencia gravitacional para con el poderoso Imperio, ‘tan alejados de Dios, como afectados por el…. Tratado de Libre Comercio y el mercado más grande…, de drogas que da pie a la injerencia de los aparatos de intromisión imperialistas y derivados del Consenso de Washington, etcétera.

Así pues, afectados por querencias y sobre-determinaciones ejercidas por la fuerza imperialista, como es el caso conspicuo del problema del narcotráfico y demás repercusiones criminales en directa correspondencia con la situación-relación contundente con el hecho de que en los Estados Unidos se encuentra el mayor mercado consumidor de estupefacientes, y en este caso es evidente que la demanda genera, obliga, a la oferta.

Atrapados en el dominio que los Estados Unidos ejercen sobre su patio trasero con la implementación del TLCAN y demás tratados comerciales, la sucesión presidencial en México no encuentra más opción que la continuidad bipartidista con tres sujetos que detentan la condición de títeres des-ilustres, fieles reproductores comprometidos con la manutención del neoliberalismo a ultranza, a pesar no ya de las evidencias teóricas de su derivaciones contraproducentes, sino de las calamidades provocadas en la economía en razón directa de su aplicación procesual, la que ocurre merced la instauración de una auténtica Kakistocracia que ha llevado a la política mexicana a su actual miseria.

Eso han sido los sexenios del Coca Colero Fox, Felipillo el Espurio y el por igual ilegitimo Quique de Atracomucho & Televisa, tres nulidades presidenciales sostenidas durante la docena trágica por los ingresos petrolíferos, pero ahora en caída libre tras de la manipulación del mercado de hidrocarburos y en consecuencia de la pésima administración de la ex paraestatal conducida a su actual ruina y en vías de remate, todavía llamada PEMEX. Todo ello, claro está, debe entenderse cual seguimiento de las directrices demarcadas desde el Salinato, y sobre todo, posibles y continuas por estar acorde con lo a su vez programado por los designios metropolitanos, no viéndose aún la luz al final del túnel… Y la Crisis se profundiza con una secuencia de empeoramiento acelerada, proyectando escenarios inmediatos de empeoramiento calamitoso….

Detentadores de una incapacidad de comprender la realidad dada su ineptitud intelectual y cultura política, aunada a un compromiso cínico con sus mentores, los tres últimos presidentes de México denigran –más aún- la política y se convierten en títeres y nulidades que permiten el ejercicio neoliberal en beneficio del gran capital externo e interno. Inaugurándose desde Foxilandia un país idílico…, sí, para los capitalistas, que logra el objetivo de todo el sainete neoliberal, la concentración de la riqueza en unas cuantas firmas y así familias en detrimento directo de los recursos nacionales e inversamente proporcional al incremento de la pobreza.

Aunque la necia realidad, más que percibida, sufrida por el común de los mexicanos, tercamente desmienta los discursos y los promocionales con que inunda la propaganda oficial la pantalla idiota y la radio estupidizante, cual si fueran dos realidades aparte que no se corresponden, o cortinas de humo con que intentan encubrir el fondo carcomido, los medios masivos de difusión comercial se encargan de crear la ficción de vivir en Foxilandia y derivados, aunque después del sexenio de Fox, el panorama nacional se venga deteriorando más y más a pasos agigantados, en lo económico como en lo político y peor cosa en la inseguridad y la violencia generada por grupos criminales que son efecto del ya aludida respuesta obligada de la oferta a la demanda del consumo de drogos gringos, así como también de la propia debacle económica con su falta de empleos, salarios dignos, deterioro de los servicios públicos, todo ello a efectos fehacientes de la aplicación decimonónica del recetario neoliberal promovido, no podemos dejar de reconocérselo, por el BM y el FMI.

El neoliberalismo engendra la pobreza que deriva en el auge de la criminalidad, específicamente concentrado en el mayor negocio ilícito que viene a ser el narcotráfico, el cual responde al ‘libre mercado’ y al consumo propio de la american way of life, consumo excesivo y soma hedónico prototípicos de las urbes-supermercados, consumo que no se debe perder de vista, además de ser fomentado por el propio establishment es manejado al servirle como medida de control de los sujetos y sobre todo por ser un gran negocio del cual se benefician en la cima de la cadena, los banksters, los grandes bancos que terminan por lavar miles y miles de millones de dólares….

En tal contexto, el discurso presidencial es mera retórica equívoca e incongruente cuan inconsecuente, centrada en una cantaleta que promueve ‘grandes logros y la transformación y superación que del neoliberalismo proviene’, liberalismo que no es otra cosa sino el capitalismo desenfrenado causando estragos a diestra y siniestra, imperceptibles por los asimismo hechizados miembros del clan y la casta empresarial-gubernamental. Escudándose en sucesivas ‘reformas estructurales’ que ahora sí, de aprobarse rendirán ostensibles frutos para toda la población, reformas estructurales que en realidad no son sino la continuación de las ya diseñadas y delineadas desde el Salinato.

En su condición de ser los operadores de la concesión de los recursos y las riquezas de la nación a los capitalistas de dentro y fuera, premiados por ello con una vida regalada, esta casta política será la última en reconocer o verse afectada por el deterioro económico por ellos generado.

Todo ello acontece como posible enmarcado por una intransigencia gubernamental y control electorero de viejo cuño, empleado para impedir el reconocimiento del triunfo de dos candidatos de centro nacionalistas.

Asimismo, Foxilandia y la ‘guerra al narco’ y el remate en ciernes del país, son posibles gracias a la valiosa colaboración de Falsimedia Made in Mexicou, Televisa y Tele Azteca, en primerísimo lugar, televisoras reforzadas por tres o cuatro cadenas de radio también empresariales, que forman parte de la plutocracia beneficiada con la concentración de la riqueza derivada del ejercicio privatizador. Respaldados asimismo en oportunas cifras presentadas por diversas instancias pertenecientes al Ministerio de la Abundancia Internacional y Nacional, como los mentados BM-FMI, siempre detrás de la implementación de las administraciones y sus operativos concretos, nunca reconociendo su culpabilidad, no siendo capaces de sugerir alternativas ajenas al recetario monetarista; inclúyanse a las encuestadoras comerciales, otro tipo de empresa privada ad hoc haciendo negocio del encuestómetro baladí complementario de la noticia mercancía.

Medios masivos de difusión comercial muy hábiles cuan exitosos en lumpen proletarizar -a lo romano- y sodomizar –a lo hedonismo capitalista- al pueblo de México, con su idiotizante programación plena de sandeces comerciales entre su contenido insulso, apto para ser complementado con su música deleznable que va acompañada a su vez con los desinformativos y la propaganda política mercantil; teniendo como repostería a las tele o radio novelas y sus inevitables cuan omnímodos partidos de la patada y comentarios sobre ratones verdes y entrenadores piojos, por dar un ejemplo cercano, y no hablar de ‘hidrorayos’ golpeadores de civiles, cuando el ‘deporte’ va adjunto a la nota policiaca.

PRESIDENCIALISMO PRIVATIZADOR

Omnipotencia presidencial ejercida por Salinas para implementar el proceso requerido que concretase en la privatización bancaria, habiendo ordenado la aparición de un Comité de Desincorporación Bancaria (CDB), cual entidad ex profeso concebida para proceder a la reprivatización acorde con sus designios, actuando sin consultar, más que nominalmente, al ‘poder’ Legislativo, en donde la mayoría de los asambleístas del PRI y del PAN estaban casados de común acuerdo con que la privatización procediera, y procediera como el Sr. Presidente dispusiera.

En resumidas cuentas: “Nunca existió tal involucramiento ni colaboración alguna entre poderes, la privatización fue operada únicamente por el presidente de la República [sic] a través del CDE…”.[37]

Inclúyase en la aprobación del giro de 180° efectuado por 59 legisladores del tricolor que bajo la misma investidura en 1982 habían levantado el dedo y aplaudido a raudales la expropiación López-Portillista. ¡Ah!, aquellos tiempos idos que veían morir la política nacionalista en el Institucional.

Viajar de gorra, hacerle al cuento. Que algunos miembros de la CDB, encabezados por su dirigente Guillermo Ortiz, (prácticamente una Comisión secreta, pues se desconoce quienes lo acompañan en el viaje a Europa), se informa, realizan un viaje a Portugal y Francia con el propósito de ‘estudiar’ sus respectivas privatizaciones bancarias. Fue el viaje de la Comisión secreta de la Fayuca, o algo así, para informarle al Tío Lolo…, en realidad tratose de una farsa para simular se procedía de la mejor manera y como si fueran políticos decentes.

En Portugal no había nada que hacer dado que el proceso privatizador era aún incipiente, a diferencia de Francia, en donde tenía su tiempo, pues en el País Hexágono se realizaba con mayor seriedad, tomándose los tiempos pertinentes, a plazos y en parcialidades. No todos los bancos en unos cuantos años.

Las diferencias son contrastantes, pues no es lo mismo cómo se procede en un país del Primer Mundo a como se procede en un país colonizado. Diferencias sustanciales en el proceder y en las medidas tomadas, aunque el propósito fuera el mismo, evidenciando la condición de época que establece el dominio neoliberal privatizante.

Sin entrar en detalles, tres elementos procedimentales y condiciones políticas diametralmente distintas dan cuenta de diferencias sustanciales: 1) La Ley francesa elaborada desde 1986 fijaba el porcentaje de participación extranjera en no mayor al 20% del capital, determinando que la venta de los bancos se nulificaba de no preservarse los intereses nacionales. 2) Se incluía una llamada: ‘acción dorada’ (golden share) en la mecánica de la privatización francesa. Instrumento jurídico que dota al Estado de un recurso legal que le permite intervenir en casos excepcionales en procura de tener “un control sobre el banco o la empresa privatizada en lo relativo a su composición accionaria”. 3) No siendo el sistema político francés de corte presidencial autócrata, sino estando acotado por la participación de un Primer Ministro designado en la Asamblea Nacional, con participación en las decisiones internas y externas, se consigue equilibrar las acciones ejecutivas, distando de poder imponerse por sí sola la personalidad presidencial. A más de que el Poder Legislativo en Francia si tiene autonomía y capacidad de iniciativa e intervención propia en decisiones importantes, tal y como corresponde a una auténtica República regida por los tres poderes que componen la unidad gubernamental nacional. Obviamente no es el caso en México.

Así pues, el ‘informe de la comisión secreta de gorrones’ quedaría signado por una óptica manida, ignorando las diferencias cualitativas, haciendo caso omiso de los procedimientos de control e intervención estatal. Acá todo quedaba remitido a la disposición presidencial en exclusión de los otros poderes y no se habría de obrar con transparencia.

Saltando a la vista que si en Francia los integrantes de la comisión privatizadora quedaban impedidos de sostener a futuro cualquier relación profesional con las instituciones vendidas, en México estaban para que ocurriese lo contrario: “en México las normas de privatización expedidas por el ejecutivo jamás tuvieron disposiciones similares y muchos de los funcionarios hacendarios vinculados a las privatizaciones bancarias trabajarían poco después en los bancos vendidos…”,[38] diríamos, a la manera norteamericana, que en esa órbita giramos.

Y para rematar la enajenación a la mexicana, si en Francia los trabajadores bancarios tenían opción de quedarse con un porcentaje de las acciones –así y éste fuera mínimo-, en México se impidió que lo hicieran, quedando en condición de ser simples empleados al servicio de los patrones…, los que sobrevivieron a los recortes y nuevo personal abaratado.

Así pues, aquella Comisión viajó a Europa a hacerle al guaje; ‘viajar de gorra para hacerle al cuento’; si estudió el caso francés fue para ignorarlo y “legitimarse ante la opinión pública, arguyendo el conocimiento de primera mano de un caso famoso de privatización bancaria…”.[39] Resultando contraindicado tomar sus aspectos positivos puesto que los propósitos son otros, acá signados y determinados de manera presidencial a favor de la privatización privada a lo mexican colonia.

ADEUDO, FACTOR DE PESO RUMBO A SU EXTRANJERIZACIÓN

El mecanismo del adeudo externo se reacomoda cuando los acreedores presionan para que la garantía de pago quede asegurada, y más por el gobierno que por los particulares, a su preferencia, sabedores de que la garantía de la ganancia de capital agio lo otorga la deuda pública. El ya entrometido en México desde antes de la nacionalización, Citibank, hacía ver en 1990, que el adeudo a corto plazo equivalía a casi el total del valor de los bancos, 5 410 mdd, a 5 579.

La deuda externa era abundante contando a los Brady Bonds que el gobierno tenía obligación de respaldar; y por supuesto que los neo banqueros no querían comprar bancos endeudados en dólares y a los shaylocks extranjeros.

La banca japonesa particularmente, pero por igual bancos franceses o norteamericanos, se ponen sus moños no aceptando garantías en swaps, por aquello de procurar intercambio de deuda por acciones, viéndose frenados por un límite no mayor a la adquisición de no más de un 30% del capital social de bancos mexicanos; obviamente la banca extranjera acreedora buscaba posicionarse para cobrar anatosísticamente y apoderarse de acciones y activos bancarios mayores.

Como hacía ver un bankster canadiense representante del Royal Bank of Canadá. Si la bancada en venta valía 8 000 mdd, tenía pasivos por adeudo por 5 000 mdd. Cierto, la trampa con el adeudo tendida desde en-de’nantes, presionaba para su enajenación al extranjero.

‘Soluciones’: se emite más deuda para rebajar el filo del adeudo, tan solo el filo, que el cuerpo del mismo permanece, ese es el quid del negocio banksteril del capital agio metropolitano. Con dispensa de la autoridad hacendaria, los tenedores de bonos cobrarían a diez años: “mientras los extranjeros podrían participar en algún banco mexicano, quien les daría acceso a 5% de sus acciones o, incluso, hasta el 10%, con una dispensa de la autoridad hacendaria”.

Intercambiándose antigua deuda por nueva: “Así, el 9 de julio de 1991 se informaba la realización de la oferta de 1 000 millones de dólares para intercambiar líneas interbancarias por los denominados bonos de la privatización; la oferta se elevó a 1 151 millones de dólares y en ella intervinieron diversas instituciones bancarias extranjeras. En la primera subasta realizada el 3 de julio de 1990, participaron 32 bancos acreedores extranjeros con 67 posturas por un total de 1 170 millones de dólares”.[40]

Asimismo los shaylocks extranjeros se dignaban en conceder insignificantes rebajas que no alteraban en nada el creciente adeudo a largo plazo. Bancos japoneses y estadunidenses no cedían pretendiendo mayores tasas (tajadas) de cobro y a corto plazo: “Ante la resistencia de los acreedores para participar en la subasta, sólo se consiguió intercambiar bonos por las líneas interbancarias de más corto plazo. Entre los principales ganadores de la licitación había nuevos acreedores como Citibank, Swiss Bank Corporation y Morgan Greenfield, quienes obtuvieron entre 60 y 70% de la subasta del 3 de julio de 1991. Al final el gobierno federal asignó 1 151 millones de dólares en bonos canjeables por acciones bancarias, con el objeto de cancelar adeudos interbancarios por 1 170 millones de dólares en las seis instituciones de crédito más grandes de México. El intercambio de bonos por líneas, permitió encontrar salida para alguno de los acreedores que deseaban salir de México; otros se quedaron, entre ellos los japoneses, quienes lo hicieron con la voluntad de obtener la liquidación de sus créditos en diciembre de 1992 conforme a lo pactado durante la renegociación de la deuda mexicana en diciembre de 1989, buscando mejores opciones de pago con los futuros dueños de la banca privatizada”.[41]

Viéndose así la banca ´privatizada en una situación muy difícil, con un adeudo al exterior que aún representaba casi el 50% del capital contable de los diez y ocho, mientras que en su calidad de acreedores del gobierno mexicano, este les debía 3 243 mdd en Bonos Brady: “La suma de estas dos cantidades vinculadas a la deuda mexicana con el extranjero, ascendía a 5 849 millones de dólares, cifra superior al capital contable de toda la banca múltiple en 1990, equivalente a 5 579 millones de dólares”.[42] Miserable proceder prototípico de los acreedores tipo shaylocks, verdaderos vampiros monetarios que se enriquecen, engordan como cerdos, a costillas de esquilmar las arcas públicas, transferencia neta pero disimulada de capital que (programan con ingeniería bursátil desregulada y avorazada) como un tributo que el Sur le paga al Norte.

Obvius: quedando una banca reprivatizada debilitada ante los banksters metropolitanos, a tiro para una próxima mayor apertura, su venta a extranjeros. Mientras que el adeudo interno de los bancos es condonado por Hacienda, por supuesto, con cargo al erario.

La espiral de círculos viciosos prosigue en escalada inflando la gran burbuja en este como en tantos otros casos similares y disímiles, en que el capital agio mundializa la praxis khremata que asfixia la economía.

PRIVATIZANDO AL VAPOR. ATRABANCANDO LA ECONOMÍA

La valuación de los 18 bancos puestos en venta fue efectuada por dos despachos extranjeros: Booz Allen & Hamilton de México (sic) y McKinsley & Company Inc., por arriba de la valuación presentada por los directores de los bancos estatizados, a su vez monitoreados por el CS First Boston.

Permaneciendo ocultos los resultados de los avalúos contables, pues las autoridades del Comité de Desincorporación Bancaria no se dignan publicarlos, con el propósito de promover la banca mexicana en el extranjero, haciéndola parecer estar en inmejorables condiciones, máxime que desregulada quedaba apta para servir al sector privado en las mejores condiciones posibles, reduciéndose la demanda de financiamiento del sector público, cayendo el fondeo bancario al gobierno del 61% en el 1986 al 28.9% a fines de 1990, para cuando la banca mexicana se abría a la participación extranjera.

Escenario que los promotores privatizadores hacían suponer harían crecer la inversión bancaria por arriba de los promedios mundiales.

Exhibición de escaparate en el extranjero por firmas consultoras que como McKinsley se encontraban vinculadas estrechamente a empresas boom como Enron, por entonces la más importante empresa usamericana de energía…, sí, el futuro lo daría a conocer, realizando tranzas de ingeniería bursátil…. Para cuando Enron tenían en su dirigencia a no pocos consultores McKinsley’s.

Los banqueros se quejaron de estar comprando a ciegas, instituciones caras, sin reservas y con la condición de la cartera crediticia oculta, además de tener los balances maquillados por el gobierno. Así inflados y sobrevalorados, aptos para la ‘inflación’ bursátil: “Al final, la opacidad imperante respecto de las valuaciones y la calidad de la cartera crediticia contribuyó a elevar el precio de los bancos, cuyos valores se insertaron en la febril especulación de las acciones bancarias (CAPS) en la BMV impulsadas por el excesivo optimismo económico transmitido por el gobierno salinista”.[43]

La opacidad procurada en su condición real contable y las expectativas promisorias que el gobierno aludía permitió que su venta promedio se realizara a 3.48 veces su valor en libros. La privatización bancaria en México se realizaba en un medio optimizado por las falacias monetaristas de un supuesto auge financiero en los mercados mundiales, presuntas condiciones de auge bancario-bursátil diseñadas con desregulaciones y la liberalización de los procedimientos monetarios: supresión del encaje legal y de la canalización selectiva del crédito.

“…, en lugar de éste se estableció un coeficiente de liquidez de 30% sobre la captación, invertible en depósitos de Banxico y en valores gubernamentales; este coeficiente era muy importante no sólo porque sustituía al encaje legal, sino además eliminaba la inversión obligatoria en créditos al gobierno federal y permitía a los bancos una inversión libre del 70% de su captación. Por otra parte, en julio de 1989 se autorizó la emisión de pagarés denominados en moneda nacional extranjera liquidables en el territorio nacional y, entre enero de 1990 y 1991, se emitieron diversas disposiciones sobre operaciones con valores gubernamentales y bancarios permitiendo a los bancos operar directamente en el mercado de dinero básicamente a través de reportos”.[44] Ejemplar modernización bancaria dando pasos acelerados a su extranjerización.

Para cuando el gobierno se retiraba de su función preventiva al desaparecer el coeficiente de liquidez obligatorio, creándose con ello un efecto inmediato de incremento en los valores CAPS (Certificados de Aportación Patrimonial) y con ello en la cotización efectuada de la banca múltiple privatizada en la Bolsa Mexicana de Valores.

Banca privatizada y desregulada sinónimo de adulteración monetaria. Con libertad de concertar las tasas de interés en operaciones activas y pasivas; establecimiento de tarifas y honorarios por servicios prestados; canalización a su libre arbitrio del dinero público captado, actuando por cuenta propia en el mercado bursátil y efectuando a su parecer (y a su favor) operaciones ya desreguladas. Ergo, las finanzas públicas decrecen, las privadas, se incrementan, en el supuesto de que con ello el conjunto social se beneficiaría. Mercado ampliado y desregulado propicio para el abuso cremático.

Eso sí, las quiebras por abusos contaban con el aval y el resarcimiento gubernamental: “…, las obligaciones de las instituciones crediticias estaban implícitamente garantizadas en un 100% por el gobierno federal, lo cual permitió a las instituciones crediticias financiarse en el mercado sin importar su capital económico. Ésta sería una de las razones causantes del boom crediticio acaecido durante la administración salinista, allanando el camino para que los bancos captaran recursos y los canalizaran a placer, mientras la autoridad supervisora prácticamente se ausentaba”.[45]

El fondearse en dólares y prestar en pesos les redituaba a los prestatarios una tasa de interés muy favorable. Permitiendo un respaldo en dólares el coeficiente de ganancia se incrementaba: “…, la apertura de la cuenta de capitales paulatinamente apreció el tipo de cambio, generando un déficit importante en la cuenta corriente de la balanza de pagos del país y facilitando a los bancos la obtención de recursos en dólares”. Desatando una vorágine de préstamos y acciones surplus en el mercado monetario.

Ergo, mucho crédito, mucho circulante, capital ficticio por sobre el PIB, defecto prototípico del monetarismo neoliberal.

Claro que los neo banqueros optan por procurar resarcir en lo inmediato lo gastado en la compra abusando de la liberalización otorgada, con créditos cruzados y auto-préstamos, sin supervisión gubernamental, a más de que “…, muchos neobanqueros no arriesgaron su propio capital como para supervisarse recíprocamente, pues compraron los bancos con créditos externos o cruzados”.[46]

A nula vigilancia grandes abusos, la ideología neoliberal sirve para establecer e implementar un sistema monetario 100 por ciento a favor del capital agio, y no es error o fracaso, sino objetivo procurado.

La compulsión por la ganancia monetaria incrementada de manera exponencial con la ingeniería bursátil, transmitida entre el vendedor (un gobierno re privatizador) y el comprador (capitalistas de la Bolsa) genera una praxis bancaria en la que la desregulación y la liberación a ultranza resulta contraproducente para el funcionamiento adecuado de la Banca, como servicio de ahorro público y auténtico financiamiento de empresas productivas.

Una gráfica que refiere la correlación capital contable/activos da cuenta de ello tomando en consideración el período de la salinización de la banca, advirtiéndose que: “La desregulación y la liberalización financieras aceleraron la caída de los niveles de capitalización”. Debido “a la desaparición del coeficiente de liquidez, propició la reducción de los niveles de capitalización en lugar de robustecerlos”.[47] De más a menos conforme el efecto privatización al vapor, desenfreno inmediato, hace efecto. Atraco

Otra gráfica da cuenta de la correlación cartera vencida/cartera vigente, como cuentas del activo del sistema bancario, exhibiendo un grave deterioro en la función crediticia inmediato a la entrada de los neo banqueros. Entre desregulaciones y atracos la cartera vencida no hizo sino abultarse: “Para 1991, esta cartera sumaba 7 831 millones de pesos y representaba 2.02 veces el total de las utilidades, cuyo monto ascendía a 3 862 millones de pesos; en 1992 ascendió a 19 591 millones de pesos, representando 3.26 veces los rendimientos de 6007 millones de pesos; en 1993 los créditos vencidos sumaban 32 600 millones de pesos, equivalentes a 3.88 veces las utilidades de 8 392 millones de pesos”.[48]

Indicadores que dan cuenta de la voracidad de los neo banqueros abusando del uso de los bancos para obtener ganancias rápidas y exorbitantes a la manera Bolsa neoliberal, abuso que llevó a quebrarlos. No a la capitalización acompasada que se obtiene a través de años de trabajo, sí a la obtención de utilidades frenéticas gracias a la desregulación. Aún y cuando se obtienen altas utilidades, éstas no se emplearon para fortalecer la estructura de capital. (Gráfica de la página 192).

Ya se ha demostrado que el ahorro bancario se vino abajo durante el Salinato por el auge de la Bolsa, lo que no pasó de ser un cerillazo: “La caída más pronunciada sobrevino en el rubro de cuentas de ahorro, al pasar de 22 930 388 a sólo 5 991 190 para 1993. Así, la banca múltiple en su conjunto, dejó de captar recursos del público a lo largo del periodo de desincorporación; esto se explica por la expansión crediticia y la modificación de los hábitos de consumo favorecidos por la política económica del salinismo”.[49] Referencia de por medio a los títulos de los bancos cotizando en la BMV como CAPS de serie ‘B’ propiedad de accionistas privados, los que inflaron el globo con efecto de apariencia de auge, auge artificial fomentado por el gobierno que como todo boom termina con la reventadura del globo inflado con capital ficticio.

Los picos bursátiles muestran que su auge efímero en el mercado monetario no fueron sino flamazos vinculados a los principales eventos privatizadores: “Como los principales movimientos alcistas en el precio de las acciones se asociaron con la política bancaria del gobierno salinista, es posible referirnos a una ‘politización’ de tales valores en la BMV”. El valor de mercado de las instituciones crediticias muy por encima de su precio real.[50] La sentencia es contundente: aquello se convirtió en el mercado de la ilusión de una economía boyante en ruta al Primer Mundo. Pero los globos se revientan y las fachadas se caen y los ganones son los capitales externos.

En lo referente a la compra a sobreprecios de los bancos expropiados, esta semi verdad puede relativizarse si se contempla que son adquiridos con créditos relacionados, igual a auto préstamos otorgados por las mismas entidades bancarias a sus adquirientes. A más de que los bancos reprivatizados pasan a constituirse en garantes de la privatización de industrias, comercios y servicios “a crédito vía la emisión de certificados de tesorería y tesobonos. Así, con los intereses devengados mediante estos instrumentos, los compinches pagaron buena parte del monto de las empresas que adquirieron del Estado, un negocio redondo propio de una cultura hamponil emblemática”.[51] En una secuencia que dibuja la beneficencia privada con la concentración en la bolsa → adquisición de bancos → adquisición por intermedio de ellos de las mejores empresas del país → entrega de la banca a extranjeros. ¡No podía ser mayor el éxito de la enajenación!

A fin de cuentas: “El volumen de créditos relacionados excedió el monto pagado para comprar los bancos. De hecho, la oferta media recibió 1,50 dólares en préstamos relacionados por cada dólar que se pagó por la compra del banco en la subasta de privatización. Esto es: el volumen de créditos relacionados fue 50% mayor que el monto que los accionistas tuvieron que pagar para comprar los bancos”. Y se sabe que “los préstamos relacionados llegaron al máximo permitido de 20% durante el proceso de privatización y es posible que no sean superiores sólo por que los contralores camuflaron una parte de ellos”.[52] Claro, ‘fue en la recesión de 1993 cuando los préstamos relacionados se duplican a bancos que posteriormente quiebran, mientras que apenas crecen entre los que sobreviven’. Plan con maña.

Un estudio hace ver que la privatización bancaria, su subsiguiente rescate y venta al extranjero, son “una manifestación de prácticas de saqueo, un término financiero que denota la quiebra intencional”. La relación clan Garza-Sada → Grupo Vitro → Consejo directivo de Serfín → accionistas de 14 prominentes empresas en la Bolsa, dan cuenta de ello; siendo el caso de que “trece de las dieciséis empresas afiliadas a los miembros del consejo de accionistas de Serfín estaban entre las principales deudoras del banco”.[53] Ejemplo representativo de los abusos que derivaron en la quiebra y la entrega al capital extranjero.

El auténtico atraco a la Nación, como ataco al erario y arrebato de las paraestatales más redituables, vendido como un ejercicio de modernización que termina siendo un hurto del capital social, como triple fracaso: i) No al mejoramiento del servicio financiero; ii) por el contrario, el sistema bancario comercial y de inversión se quebranta pasando a ser rescatado con más fonos públicos; y para peor iii) se remata con su extranjerización.

¡No pudo haber sido peor cosa esta política neoliberal presentada como la entrada del país al Primer Mundo!, pues sí, por la puerta de atrás y en calidad de país modelo en América Latina en cuanto a su recolonización: más dependiente, más subdesarrollado, mayor desigualdad.

NOTAS DE ACTUALIDAD. (Constatando el desarrollo neoliberal)

□ El Tío Lolo dice: What Crisis? Y ya lo dijo Quique Peña qué problema: ‘Hay peores países que México’ (de qué se quejan)), si bien algunos creen que lo decía teniendo en mente a Veracruz, Michoacán y Oaxaca, otros analistas dicen que estaba ‘pensando’ en las tribulaciones que padecen algunos países sudamericanos, aquellos que por no ser fieles lacayos de los yanquis tienen afecciones internas, obviamente no es el caso de México que como aliado incondicional del Imperio vive una resignación política, padeciendo otro tipo de afecciones, ‘por que los problemas nos vienen del exterior’, nada tiene que ver la política entreguista, quiero decir, la apretura, liberalización y privatizaciones emprendidas en el marco de la modernización y el progreso, porque ‘México persiste por el camino correcto’…. Y bla, bla, bla.

Ahora resulta que los responsables de la declinante situación económico-social del país dictan cátedra de amnesia. En este caso se trata de José Ángel Gurría (el JAG), en funciones como secretario general de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) desde el 2006, sí, como premio a ser uno de los tecnócratas que sobre-determinaron el futuro de México imponiéndole el modelo neoliberal; quien de manera similar a sus cómplices del BM-FMI se espantan de las estadísticas que revelan el deterioro causado por las administraciones monetaristas comprometidas con el Consenso de Washington, un desastre que se ahonda, pues siguen aplicando el mismo recetario, mejor conocido ya como ‘paquetazos neoliberales’.

Resulta, pues, que la Cámara de Diputados edita un libro llamado: Los avances del México contemporáneo. 1955-2015 (al parecer no se trata de una broma), en donde el ‘Ángel de la Dependencia’ sostiene en su contribución que: “la desigualdad en el ingreso tiene impacto negativo y estadístico (sic) significativo sobre el crecimiento a mediano plazo”.[54]

Y uno se tiene que preguntar: ¿Por qué habrá en México un ingreso tan desigual? Tendrá algo que ver en ello las medidas aplicadas desde 1982 que se ensañan en restringir los salarios. ¿¡Qué interrogante!? ¿Por qué será que ‘en México el ingreso de la población más rica es 30 veces mayor que el del 10 por ciento más pobre’?, tal y como las propias estadísticas de los organismos de la Troika dan cuenta, ¿se vendrá incrementando esta desigualdad desde que el modelito neoliberal se viene aplicando? No estará para admitirlo el corresponsable. (Recordemos que este sujeto alcanzó su máxima ubicación dentro del gabinetazo fungiendo como secretario de Hacienda y Crédito Público al fin del Zedillato, mas estando durante todo el Salinato incluido en puestos relevantes dentro del Ministerio de la Abundancia neoliberal mexicano, el que parafraseándolo: ‘llegó para quedarse’. Sí, por lo menos ‘tres sexenios y consolidamos la modernid’a en México y su ingreso al Primer Mundo’. Sí, al club de la OCDE, misma institución en la que su ahora dirigente puede constatar el por qué ocupa los puestos inferiores en todos los indicadores económicos relevantes).

Y a lo funcionario símil del FMI-BM continúa realizando su sesuda aportación: ‘Las reformas estructurales no funcionan, ni la energética, ni la laboral, ni la educativa, sin programas de pensiones universales y seguro de desempleo’ (¿no serán esas medidas populistas? Don Ángel). Pero bueno, con qué fondos se implementaran tan generosos cuan necesarios programas, con los ingresos del petróleo disminuidos, por esa misma reforma energética que no funciona, y si funciona peor tantito.

Por increíble que parezca tales son las observaciones realizadas por los responsables de la Crisis nacional: “México pudo haber crecido 10 puntos porcentuales más si no hubiera sido por la desigualdad existente en el país”. Desde luego que la desigualdad en el país no viene creciendo desde el 82. Pero no nos desanimemos -concluye el ilustre tecnócrata y como tal premiado con la dirección de este engendro del capital imperialista que viene a ser la OCDE- “queda todavía un largo camino por delante para consolidar un México más incluyente en el que los frutos del crecimiento sean ampliamente compartidos”. Sí chucha (sich), después del apocalipsis, cuando México se situé como la cuarta potencia del mundo, tal y como vienen sosteniendo estos ciegos guías de ciegos desde hace ya más de tres décadas, seguiremos esperando que en el desierto caiga el diluvio.

Por cierto que el ensayito de tan ilustre tecnócrata se intitula: ‘Reformar a México para compartir la prosperidad’ (sich), en donde expone verdades que Perogrullo se enojaría por apropiárselas, extraídas de los estudios que emprende la propia OCDE: “en México la movilidad social es baja…, los hijos de padres pobres tienen más del doble de probabilidades de seguir siendo pobres a que una persona nacida en el seno de una familia rica caiga en la pobreza; los padres ricos generan hijos ricos” (sich).[55] Comprobando que la inteligencia neoliberal es incapaz de comprender los efectos de las causas, esto es, de admitir su responsabilidad en el deterioro causado, manteniendo su necedad refutada por la realidad de que con la aplicación de las medidas que la Troika ordena se superará la Crisis, cuando que a ojos vista se advierte que ocurre todo lo contrario, se ahonda, puesto que el neoliberalismo, como lo vengo subrayando, funciona para concentrar la riqueza, no para distribuirla. ¡Apá! Si ya hasta en el Primer Mundo el deterioro en consecuencia es evidente. (¡Apá Perogrullo te saluda el Tío Lolo!).

Y si el peso cae, qué problema, la devaluación hace más competitivo al país con raquíticas exportaciones que benefician a unos cuantos empresarios, para nada comparables a la inmensidad de importaciones requeridas para que en este país se coma y se transporte. Cuando se confirma que la sustitución de importaciones era un modelito que no tenía razón de ser, para eso están las reservas que se acumulan de excedentes que se dilapidan; de nueva cuenta los técnicos monetarios le arrojan al barril sin fondo 7 469 millones de dólares –y sumando- de tan presumidas como ineficaces reservas, las que como siempre, sólo sirven para beneficiar a los agiotistas de dentro y de fuera, tapar hoyos en el cementerio de la economía nacional, tratar de detener la libre caída del pesito, siempre tributario del dólar.

Y si el petróleo va a la baja, trátese de un problema externo con el que no contábamos, nada previsible (para los miopes cuan mediocres tecnócratas), y poco falta para acabar de quebrar a Pemex. ¡Qué problema! Abaratemos las concesiones del tesorito en las aguas profundas (y no tanto), y lo que reste en el territorio ex nacional, y hagamos grandes obras hidráulicas para que no falte el líquido requerido para la extracción fracking. ¡Qué no se diga que México no progresa!, nos ubicaremos a la vanguardia en extracción de burbujas esquisto siguiéndole los pasos a nuestro vampiro (vecino) del norte, tan desesperado de chupar petróleo de donde sea.

Hasta el Tío Lolo entendería que la entrega del petróleo a las transnacionales significa menguar drásticamente la fuente de ingresos que ha mantenido el barco flotando en los últimos decenios, prácticamente representa acabar con las finanzas públicas y con la soberanía del Estado sobre los recursos y el territorio nacional, cualquier tonto lo entendería, menos Quique & Company; enervados en los business que para la casta gobernante representa la apertura al extranjero, incapaces de reparar en las consecuencias, para ellos representa un beneficio inmediato. El capitalismo se distingue por provocar el imperativo de la ganancia inmediata para satisfacción de la codicia capitalista, y dado que la casta gobernante cada vez más es, y está relacionada con el empresariado elite que se beneficia de los contratos, así sea en condición de sucursales de apoyo a las trasnacionales, su condición de clase colonizada se reacomoda en su naturaleza de burguesía periférica supeditada a la injerencia extranjera.

Cómodamente instalados en la conducción del país y beneficiados con los altos sueldos y sobresueldos propios de la cleptocracia, los funcionarios neoliberales y sus compinches no quieren advertir, ni mucho menos admitir, la realidad contemporánea con su creciente deterioro por ellos causado. Constatado en la caída de prácticamente todos los indicadores económicos relevantes y en haber ahondado el gravísimo defecto de tornar al país más y más dependiente de las importaciones de cualesquier clase de productos conforme a la aplicación de los trataditos de ‘libre’ comercio vigentes y por aplicarse, (peor cosa será con el ‘libre’ comercio transpacífico cocinándose, pues se trata de la edición progresiva de tratados -inclúyase el transatlántico entre EUA y Europa y del que se ocupa del sector servicios mundializados-, los que avanzan en el propósito central de entregarle la economía a las corporaciones transnacionales).

Y para importar en cualquier país al Sur se requiere de dolaritos, cuando el mercado-mundo aún se encuentra dominado por el Imperio Dólar y en vías de reapuntalarse de aprobarse los trataditos en cierne, entonces, la pregunta a hacerse sería: ¿de dónde van a obtenerse por ingresos esos dólares cuando la reformita energética esté funcionando, cuando merced a ella los ingresos por la principal exportación del país decrezcan?

Están aventando la casa por la ventana al precipitar la explotación, el saqueo y la quema de los hidrocarburos al menor plazo posible y ahora también al menor costo posible, sin tener la más mínima perspectiva a futuro mediato de las consecuencias de un país que abarató y terminó rematando sus recursos naturales más preciados a precios de ganga, lo que vale además de los hidrocarburos para con los metales preciados e industriales.

Implicando un dominio hegemónico intransigente e irreversible que es en sí mismo un contrasentido en resultas de la amnesia y falta de responsabilidad de los funcionarios que vienen actuando en los puestos administrativos del Estado en tres sexenios producto de fraudes electorales, y como tales funcionariato espurio, (el de Salinas, el de Calderón y el actual, pero por igual en el de Zedillo y en el de Fox, presidentes legítimos de la coyuntura). Empecinados todos en mantener la falsa premisa de la superación y el desarrollo producto de la aplicación del aperturismo privatizante; así durante lo que va de este sexenio empleada para justificar la entrega de los hidrocarburos: “La coartada empleada para la desestatización petrolera, para entregarla al pillaje y saqueo, es que México está anclado hace 30 años en un ciclo de crecimiento bajo, por lo que se necesita la entrada masiva de capital para acelerar el paso”.[56] Y ¿quién causó el raquítico crecimiento? ¡Apá! ¿Aplicándose qué políticas económicas?, ¿no son estas condiciones deterioradas la resultante de las políticas implementadas durante estos 30 años? El ciego es guía de ciegos ahí en donde el dominio capitalista es global y se va tornando totalitario.

La entrega de los hidrocarburos a empresas privadas representa el acelerar su explotación y reducir el ingreso obtenido, a más de la extinción del tan preciado recurso, ergo: a mediano plazo la condición económica en este país no hará sino empeorar aún más.

No hay administración a futuro de los recursos preciados dado que: “El tiempo de las concesiones es suficiente para agotar los yacimientos, sin importar el futuro de la nación que perderá una parte importante de la renta petrolera, sin la interferencia pública en los planes, ritmo de extracción o la fijación de precios. Las cargas fiscales no son excesivas y con la creatividad contable pueden reducirla. En un país donde las firmas hacen lo que quieren con las normas de seguridad industrial y protección ambiental –recuérdese el caso de las mineras- tampoco representa un problema. El porcentaje de contenido nacional para el sector energético es reducido de 35 a 25 por ciento para la etapa de desarrollo, para no importunar al cliente…”.[57]Lo más rápido posible y en las mayores cantidades. Algo semejante al caso de Colombia que en el 2007 concedió la explotación privada del 70% de sus existencias comprendidas en 10 bloques. ¿A qué se deberá la similitud entre Colombia y México? ¡Ah! Las ventajas de tener gobiernos felizmente neocolonizados.

Viniendo a ser que el fracaso temporal en la subasta terminará estableciendo peores condiciones de entrega, pues funciona para abaratar aún más la concesión del preciado recurso a los explotadores privados.

La renta-venta del oro negro a precios de saldo, y a caprichosas empresas que por igual pueden ser grandes y medianas, nacionales y/o extranjeras, las que terminarán pagano un magro porcentaje por la extracción-explotación y empleo del crudo hasta su ya próximo agotamiento. Irracionalidad extractivista en un mundo que ha comprometido su desarrollo al empleo de hidrocarburos hasta la última porción rentable, no midiendo las consecuencias del proceso y de su decreción → complicación causada hasta el caos de la sequía; trayectoria que marcha yuxtapuesta al calentamiento global, extinción y desperdicio de otros recursos indispensables, como el agua e inclúyase el agotamiento de tierras productivas explotadas intensivamente con recursos derivados del petróleo, para que el círculo se cierre.

Cuando que la actual disminución en los precios del petróleo es debida a otra maniobra intencional de control sobre el mercado, aprovechándose en primera instancia la recesión prolongada, aunada a la nueva elevación artificial de existencias en los EU, obtenidas empleando el método extractivo conocido como fracking aplicado a burbujas de esquisto; produciendo un incremento tan insostenible a largo plazo como nocivo al medio ambiente es, teniendo el propósito de afectar los ingresos de Rusia y Venezuela, dos de las naciones que no caen en la entrega de sus recursos de manera incondicional a las transnacionales petrolíferas (pestíferas) anglosajonas-holandesas.

Misma baja de precios que depreciando las actividades y acciones del mercado de hidrocarburos restringe, momentáneamente, la inversión extractiva y de procesamiento; buen momento para que los vendepatrias abaraten aún más el resto de las reservas habidas y por haber, y concedan mayores facilidades, garantías y porcentaje de ganancia neta a las grandes empresas que vienen a saquear a lo capitalismo desenfrenado; porque ellas sí tienen la tecnología que los regímenes neoliberales se negaron en procurar, por el contrario, desvencijaron la capacidad industrial de PEMEX. Causantes, cómplices y beneficiados en el saqueo implementado con representaciones fuera de control del Estado mexicano en el extranjero. Estaría por saberse qué tantas transacciones ocultas se verificaron a través de las oficinas secretas que operan en los paraísos fiscales y similares. El auténtico remate del país.

Y se comienza a importar petróleo crudo ligero a cambio de exportar petróleo pesado. Lo que es igual a vender una mayor cantidad de crudo sin valor agregado e importar una cantidad menor pero más cara, petróleo más apto para su empleo en derivados, esto en resultas de que ‘instalar nuevas refinerías no es un negocio costeable’, mantra neoliberal sostenido durante ya 33 años de malos gobiernos neoliberales. ¡Apá!

Mientras que en el Brasil de la acosada administración del Partido del Trabajo –sin negarse las deficiencias y corrupción habida-, resulta que han incrementado en un 10% anual la extracción de crudo, mismo lapso en el que acá en el país ejemplo de apertura, viene decreciendo: “En 2014, la producción de crudo pesado bajó 3.7 por ciento, y la de ligero aumentó 2 por ciento”… Para que en el primer semestre del 2015 la baja se generalice: “…, el descenso del crudo pesado fue de 11 por ciento y 3.8 por ciento del ligeroLa producción total de crudo en el primer semestre de este año fue de 2 mil 262 miles de barriles diarios, frente a 2 mil 429 miles del año pasado, 7 por ciento menos”.

Pudiendo concluirse que: “Durante décadas México tuvo un crecimiento de 6 por ciento anual y Pemex desarrollo industria que incluyó refinerías, petroquímica y otras actividades. El trabajo fue esencialmente mexicano y en buena medida, propio de Pemex. Pero los gobiernos derechistas, desde fines de 1982, del PRI o del PAN, se encargaron de desnacionalizar y al mismo tiempo de estrangular más y más a Pemex. El ritmo de crecimiento del país se vino abajo, y sigue abajo”.[58] Y caerá en picada, como consecuencia de empeñarse en seguir deslizándose por el tobogán de las privatizaciones.

Período histórico de subordinación neoliberal que impacta a la economía en todos sus renglones, más dependencia, menos desarrollo, más desigualdad, para cuando el desarrollo debería ya ser cualitativamente distinto, no destructivo de los ecosistemas, tipo de desarrollo solo posible en una sociedad posmoderna así postcapitalista.

Y con la deuda eterna a cuestas no hay economía que resista, otra gran verdad que el Tío Lolo ningunea. ¿Cuáles son las cifras de este flagelo tributario en la actualidad? Pues que en el primer semestre del año en curso se pagaron 28 mil 719.6 millones de pesos, representando un incremento al 17% en referencia al año pasado; calculándose que por la devaluación del peso se genera un incremento de 3 mil 891 millones de pesos más. Si bien, el mayor porcentaje del adeudo está concertado en la moneda nacional, el 78.3%, este adeudo a fin de cuentas no deja de verse afectado por el futuro incremento de las tasas de interés de la FED; si la FED eleva las tasas de interés, el Banco de México lo también lo hará. A fin de réditos, son cuentas de devaluados pesos convertidos a dólares destinados a pagar la deuda y las importaciones.

Ya el año pasado “los intereses pagados de la deuda externa del sector público aumentaron 32 mil millones de pesos en mayo del 2014 a 52 mil millones de pesos en el mismo mes del 2015, 20 mil millones de pesos más, 63 por ciento más en términos reales”.[59]

Y no se perciba el detallito de que el adeudo se incrementa en grado sumo durante lo que va de este sexenio, la cifra asciende a ya casi los 8 billones de pesos equivaliendo al 45% del PIB, resultando en ser 35% más elevada que en el sexenio pasado. No hay de qué preocuparse, somos campeones en endeudarnos y pagar y pagar, digo, progresar, a fin de que nos sobran dólares para las también crecientes importaciones de productos indispensable que aquí dejamos de producir por aquello de que su compra al exterior nos resultaba más barata. No solo ya se importa gasolina, como vemos, se comienza a importar crudo, a más de gran cantidad de alimentos, es decir, se importa lo que antes se exportaba para mantener a flote la economía nacional, y se importa lo fundamental de toda economía nacional, los alimentos, no podían ser más estu..,penda la política de los neoliberales. (Hasta el Tío Lolo entendería que a mediano y largo plazo las importaciones se encarecerían y el recurso para pagarlas, finito como es, aminora).

Y no se repare en que los tenedores externos de bonos-deuda se multiplican hasta alcanzar la suma de 2 billones 52 mil millones de pesos. Espérese una próxima subida en la tasa de interés por los cambistas del Templo de la FED. De nueva cuenta un Déjá Vú de la desmemoria que aqueja a los que repiten la historia hasta que el cuento final sea una cobranza de mayor ‘peso’.

Con la deuda eterna en una nueva fase de acrecentamiento y de intensificación de pagos por la próxima alza en las tasas de interés; la banca entregada a propietarios extranjeros en un 90% (beneficiados del Fobaproa-Ipab) extrayendo capital dinero, como concentración del trabajo hecho producto y convertido al símbolo de cambio, nulificando el ahorro y el financiamiento productivo; y con una Bolsa funcionando espléndidamente como máximo templo del capital agio, concentrando la riqueza en la exigua minoría; el sector ‘financiero’ mexicano no podía estar peor y en vías de resentir el gran defecto de haber entregado el mercado monetario al lucro privado y extranjero, y más siendo el peso una moneda tan dependiente del dólar cuan inmediata.

Las contrarreformas antisociales aplicadas por las administraciones neoliberales acaban con la economía y someten al pueblo condenando a la sociedad mexicana a la dialéctica del desastre. El daño efectuado a la economía es estructural y muy intenso, difícilmente resarcible e imposible si el PRIAN y sus comparsas siguen mal gobernando al país, no habiendo en la actualidad proyecto alternativo viable detentado por fuerza política capaz de revertir la catástrofe generada por la dominación del capital monopólico en la era neoliberal. ¡Pero seguimos progresando por el rumbo correcto! (Espérense más quebrantos, y al bobalicón inconsciente le seguirá el represor, político gánster ya posicionado en la dirigencia del tricolor, pues los neo saurios volvieron para reinstalar su reino).

Sí, ahora dialogo por parte del truhán Beltrones que operó en la Cámara de Diputados para que la contrarreforma energética pasara a la de fuerzas, empleando la mayor intransigencia a la vieja usanza del PRIanato, que, a como en la toma de posesión de Salinas y de Quique, envolvieron el recinto legislativo y las calles aledañas con ‘agentes del orden’, como para recordar que las pseudo-democracias en realidad no dejan de estar sustentadas en las fuerzas represivas del Estado.

Y en este panorama de superación del país, si de hacer evaluaciones se trata, pues a ver si Quique y Emilio pasan una de parvulitos, no digamos un test a la altura de los cargos que ocupan. No cabe duda, se trata de la Kakistocracia propia de la Kali Yuga. Pero qué problema: Quique se la está paseando bien con los suyos.

No hay peores ciegos que los que no quieren ver. Este es el México de la neo colonización neoliberal en vías de su deterioro total inmerso en la Crisis. El auténtico futuro será posterior al derrumbe.

□ Nota de sociales.  Visita oportuna que reúne a dos politicastros que como tales son grandes porristas de sus respectivas selecciones de pateadores del balón. Alianza del Pacífico con hegemón al Norte, para que no se advierta la diferencia.

No hay como ganar una copita futbolera para recomponer al mundo. La pseudo socialista de Michelle Bachelet visita México encontrándose con su ‘ilustre’ homólogo con quien tiene mejores migas que con los del ALBA y MERCOSUR, por aquello de la asociación transpacífica que incluye al patio trasero felizmente neo colonizado, es decir: al país de los narco portaviones del Imperio enclavado en el norte del Sur-continente; así como en el Perú de las minas…, síganlas explotando con transnacionales, y más abajo el Chile de la ‘democracia’ pinochetista, ‘democracia’ que mantiene la política económica que el dictador les impuso a sangre y fuego. Esquiroles al servicio del Imperio, vertiente del Pacífico con la cual se parte la auténtica unidad latinoamericana que se intenta no supeditada al Coloso del Norte.

La señora presidenta vino a dar lecciones de buen gobierno a un país que sin duda desde hace décadas padece de malos gobiernos. ¡Huy, abría que ir muy atrás…, la memoria no me alcanza, ¿¡es que habría excepciones haya en los tiempos de los toltecas!? Pues bien, esta eminente socialista, y como tal celosa seguidora de Salvador Allende, instó a los congresistas mexicanos a que combatan la corrupción, tal y como ella lo hace en Chile con su primogénito. Mientras los mineros están en huelga y los estudiantes no cesan en pedir se les otorgue su derecho a tener una educación gratuita, y los mapuches no dejan de ser reprimidos y sus tierras confiscadas y entregadas a la explotación agroindustrial de empresas transnacionales, y si es de transgénicos, qué mejor. Nada de esto se supera con haber ganado la Copa América en penalties; pero muy por arriba de las glorias de los ‘ratones verdes’, quienes a lo sumo ganan la copita de oro con apoyo de los árbitros, ¡pero el entusiasmo futbolero no decae! Vámonos preparando para el Mundial de la Mafia FIFA, según esto, reformada.

□ Nota de optimismo internacional. El que se ice la bandera de las barras y las calaveras en la Habana no es un buen augurio, incluso y reconociendo que si se levanta el bloqueo en principio la economía cubana se beneficiaría, el problema consiste en que con ello se da paso a propiciar la desigualdad; además de lo consabido, cada embajada yanqui es un foco desestabilizador, deberían hacerle honores a la bandera toda la disidencia a dólar habida en Cuba, resultan estimulados.

Denotándose en realidad el proceder abusivo imperialista hasta en sus ‘buenos actos’. Ejerciendo la presión continua que les mantiene las ventajas en las negociaciones del ‘rencuentro’, el juego establecido a su favor. Los directos responsables de los incontables actos terroristas cometidos en contra de la Cuba revolucionaria, y como tal auténtica política de terrorismo de Estado ejecutada desde el gobierno de Eisenhower hasta el actual, no se toman en consideración en las negociaciones, la diplomacia hipócrita de los de Washington se desentiende de tales actividades clandestinas por ellos auspiciadas, y en el mundo al revés generado por su óptica imperialista, son ellos quienes acusan al régimen castrista de practicar el terrorismo inscribiéndolos en una absurda cuan ridícula lista de países patrocinadores del flagelo. Listado que por supuesto no incluye a los auténticos Estados terroristas: Israel, Gran Bretaña, la Francia de Sarkozy-Hollande, los aliados árabes, y más recientemente, la Ucrania de neonazis que han erigido para hostilizar a Rusia y masacrar a los ucranianos de filiación eslava; sin olvidarnos de su más conspicuo Frankestein: Al Qaeda → Al Nursa → ‘Daesh’, en realidad agrupación de mercenarios fanáticos islamistas engendrados por el wahabismo saudita, más recientemente manifestándose como takfirismo, ideología extremista de la Hermandad Musulmana, muy bien implementada y aprovechada por los imperialistas de Occidente. Fanáticos extremistas, pues, considerados por los auténticos seguidores del Corán como dajjal, herejes, propiamente anticristos musulmanes.

De manera tal que dado el ridículo de la acusación, no les cueste ningún trabajo borrar al régimen castrista de ella para tener un más cordial acercamiento. Pero no será lo mismo en lo referente al pago de indemnizaciones debidas por el bloqueo y en resarcimiento a los miles de víctimas afectadas por los actos terroristas cometidos por los gusanos anticastristas; tampoco tienen en su agenda abandonar la prisión terrorífica que tienen enclavada en territorio cubano, ese hurto colonial que viene siendo Guantánamo. (El único lugar en donde se practican acciones terroristas en territorio cubano es en Guantánamo).

El propósito del nuevo trato a Cuba se ha resumido en la siguiente frase: ‘cambio de táctica pero la estrategia sigue siendo la misma’. Los imperialistas no descansarán hasta convertir a Cuba en otro Puerto Rico, igual de subordinado y quebrado, con la agravante de que de volver a ser parte del ‘mundo libre’, se le cerrará la entrada a los emigrados (balseros) forzados.

Lo que si procede es dar paso a la menor brevedad posible a las demandas por indemnización que las sacrosantas transnacionales estadunidenses se sirvan presentar por aquello de que la Revolución les expropió su derecho divino a explotar las riquezas de la Isla y a sus analfabetos desposeídos.

El cambio generacional en la dirigencia cubana, su apertura a la inversión (invasión) extranjera, los problemas económicos mundiales que no dejan de repercutir en la Isla (y en los propios Estados Unidos), la ineficacia del ALBA para constituirse en una real alternativa productiva-comercial que cuando menos palie la dependencia mercantil financiera y de maquinaria avanzada, todo ello entra en el cálculo imperialista que manejan como viento a su favor para realizar la reconquista de la Isla.

Mientras en Brasil, Venezuela, Ecuador se tambalean los gobiernos ‘progresistas’ ante la permanente injerencia usamericana, cuando la fórmula no por ‘consabida’ deja de ser efectiva ante la incapacidad manifiesta de ponerle un alto por parte de gobiernos puestos a la defensiva ante el acoso que se verifica con varios tentáculos, ahora soff power combinado con güarimbas y guerra económica contra el objetivo principal que es la Venezuela que contiene las mayores reservas de crudo del Planeta; posición atosigada y obstáculos que impiden se avance en la procuración de una economía nacional no tributaria y/o sometida del todo a los imperativos del capital extranjero; gobiernos que sin tomar medidas extremas propiamente socialistas, de todos modos se ganan la animadversión de los imperialistas que los tienen por enemigos a destituir.

Y la fórmula sigue siendo la misma -como la canción: aparatos interventores yanquis especialistas en acciones encubiertas, de probada capacidad y experiencia (CIA pero más arriba la NSA), bien financiados por a su vez, instituciones específicamente creadas para ello (USAID) → embajada de los EU en el país víctima y vecinos & ONGs pro derechos humanos (de los intervencionistas) → ahora reforzados por la participación gachupina del PP de José María Aznar[60] subvencionando al círculo de reaccionarios antirrevolucionarios que encabeza Mario Vargas y demás prestigiados intelectuales de Falsimedia → pitiyanquis de la burguesía local ardidos por la pérdida de su control gobierno-negocios, de preferencia educados en los EU o con asistencia en Miami → medios masivos de difusión local propiedad del empresariado contrariado → mercenarios, delincuencia común que se vende por unos cuantos dólares o peor aún → paramilitares infiltrados. En el caso de Brasil la secuencia aún no incluye las güarimbas de mercenarios, pero si se descuidan llegarán. Mas sin embargo, la debilidad de estos gobiernos ‘progresistas’, que no de izquierda, es más interna que la fuerza externa, ante sus defectuosas cuan parciales políticas de tasas medias que se quedan en el centrismo, ineficientes a lago plazo ante la falta de atrevimiento para adoptar medidas francamente anti capitalistas…, y si los trabajadores no se organizan y pasan a dirigir la transformación…, (no hay revolución), los intentos progresistas terminan en ser finiquitados….

Así que como en México, en el Cono Sur y en el Mare Nostrum, el reflujo imperialista marcha como plaga de langostas conforme la Crisis se agudiza. Lo seguiremos constatando…

Coda

Y mientras unos padecen bajo la égida imperialista otros tratan de zafarse de ella, pero el domino global y sistémico que el Capital ejerce hace difícil la real independencia; como tal, Segunda Independencia que precisa suprimir el dominio imperialista colonialista en la hora más álgida de su dialéctica negativa, la entrada en el sumidero de la Crisis.

Si América tiene que seguir siendo para los americans, Alemania, con el dominio que permite el capital monetario derivado de la industria suprema en Europa, se apodera ya de Grecia con artimañas que la trampa del endeudamiento posibilita en una Comunidad Europea diseñada para procurar la hegemonía del capital agio. Contemplemos como en el paraíso fiscal de Luxemburgo se rematan las más lucrativas empresas, bienes y propiedades helénicas, incluidas sus legendarias islas.

Haciendo de Grecia un país del cuarto mundo en calidad de ser la víctima más afectada del capital agio que la Comunidad Europea implementa a través de la Troika, más inclúyase a todo el Sur Mediterráneo, sufriendo por igual las consecuencias del malestar económico que genera la capitalización neoliberal que corre de la mano del incremento expoliador neocolonial. Lo que comprende asimismo la neo cruzada del Occidente sobre el Máshrek y al-Magrib. Las molestas consecuencias de empobrecer al Sur, quiéranlo o no repercuten en el Norte. Inevitablemente la causa mayor impositiva tiene una repercusión ineludible cuan nociva en un mundo globalizado que propaga e intensifica la Crisis.

Los europeos están para pagar las cuentas pendientes de ser los hacedores del sistema expoliador ubicuo, hacedores con el coloniaje del la hegemónica mundo capitalista y como tal del pernicioso orden internacional que propaga la desigualdad entre las regiones, viéndose afectados en la actualidad por el efecto retorno del boomerang. Y si afectan y agreden al Islam, no pueden esperar otra respuesta que su ‘profetizada venganza’, si bien de momento ésta no se produzca de otra manera sino como la inmigración de los afectados.

Y si empobrecieron a Grecia y demás naciones mediterráneas, pues que los sureños desempleados lleguen a Alemania, Francia, Gran Bretaña, Suiza, Suecia, a que les proporcionen el empleo y la asistencia de que se carece en sus ciudades ante la depresión generada por la Troika. Y si Irak, Libia, Somalia, Siria están devastadas por las incursiones neocoloniales yanqui-sionistas factibles tras de los autoatentados del 11-S. El reflujo generado por esta depredación-afectación les ha de repercutir necesariamente. No olvidar que la fuera en Siria con la cargada terrorista es auspiciada por la OTAN para destruir al régimen de Bassar al-Assad y sustituirlo por otro afín a sus designios en pro de apoderarse de los yacimientos de hidrocarburos que yacen en las aguas del Levante. Se cosecha lo que se siembra, el problema se complica y la reacción de los neonazis no se hace esperar, pero entendámoslo, todo a consecuencia de la expoliación que el capital imperialista y los intereses sionistas por controlar el Medio Oriente propician, inclúyase la participación virulenta de la Turquía del dúctil vasallo Erdogan.

Lo mismo vale para la presión yanqui por recuperar del todo su ‘regioncita del sur’, propagando una auténtica plaga de langostas, liberando y deportando de cárceles usamericanas a gran cantidad de ‘maras salvatruchas’ para provocar conflictos en El Salvador del presidente Salvador Sánchez Cerón, militante del Frente Farabundo Martí de Liberación Nacional; dificultando el desempeño de su política, como la de cualquier otro gobierno elegido por voluntad popular que se instaura intentando paliar el quebranto que gobiernos de corte neoliberales anteriores causaron con su entreguismo neo colonizado.

Y los efectos de la plaga se sienten de inmediato, las cifras de ciudadanos asesinados en el pequeño país de Centroamérica se incrementa para ser per cápita la más elevada de América, superando incluso la de Honduras, otro país recientemente afectado por las maniobras imperialistas. (Atilo A. Borón. “Estados Unidos exporta criminales, no democracia”. Rebelión.org. 24-08-15). ¡Qué gran cantidad de emigrados de ambos países sigan intentando arribar a suelo estadunidense es la repercusión obligada a la depredación de las economías expoliadas por las oligarquías locales y las empresas transnacionales!

Ergo, no os preocupéis, lo mejor está por venir. La solución que los WASP perfilan es ubicar a un gringo idiota y con peluca en la Casa Blanca (u otro monigote u bruja más cargado a la derecha de probadas dinastías), para que establezca un régimen de puertas cerradas a la repercusión sin dejar de intensificar la agresión que causa la emigración Sur → Norte; la emigración de los desposeídos por la agresión – apropiación imperialista. Procederes propios de una ciega cabalgata hacia el Pandemonium.

Revisión e incremento a 2-09-2015

NOTAS

[1] Anne Marie Mergier. “Investigación mundial: El proceso de privatización, el más gigantesco robo de todos los tiempos –desde 1980 pasaron a manos particulares 6,832 empresas públicas; 2,000 de ellas en los países en desarrollo-“. Proceso 1024, 17-06-1996: 44.

[2] Ibíd: 45.

[3] Ibíd: 42.

[4] Ibídem.

[5] Ibíd: 43.

[6] Ibídem.

[7] Ibídem. General Agreement on Traffs and Trade => Acuerdo General sobre Aranceles de Aduanas y Comercio, carta firmada en octubre del 47 como acuerdo multilateral que regulaba las relaciones comerciales internacionales en el ‘Mundo Libre’, que pasó a ser conocido come un ‘Club de Ricos’ dando paso a la Organización Mundial de Comercio, un Club de ricos más sofisticado y exclusivo, propio de la reconversión neoliberal, colateral a tanto tratadito favorable al capital hegemónico que se viene implementando desde hace dos décadas y que con los trataditos transoceánicos por firmarse próximamente junto a un acuerdo que interviene los servicios apuntalará la dominación del capital privado por sobre, aquí sí auténticamente, los pueblos, dado que los gobiernillos están anulados en su soberanía.

[8] Ibídem.

[9] Ibídem.

[10] Ibídem. Subrayado añadido.

[11] Ibíd: 44.

[12] Ibídem.

[13] Alfredo Jalife-Rhame. “Bajo la Lupa”, ‘Los cuatro grandes bancos’ de Wall Street y sus’ ocho familias’ que gobiernan el mundo. La Jornada, 21-06-2015. Black Rock apenas se empieza a conocer, pero hasta donde se sabe es un Holding del Gran Capital que contiene acciones de las principales empresas trasnacionales atlantistas, perteneciente a la Casa Rothschild.

[14] Carlos Ramírez. El Regreso del PRI –y de Carlos Salinas de Gortari-. Planeta, 2009: 14.

[15] Ibíd: 107-108. Como asesor en funciones dentro del gabinete salinista Córdoba publicó dos panfletos neoliberales: Uno referente al programa de ajuste de 1983-1984; el otro, un decálogo de lecciones apologéticas de la reforma económica 1989-1994 que se calcan con los dogmas de Washington-Chicago.

[16] Ibíd: 98. Camacho citado.

[17] Ibíd: 15.

[18] Ibíd: 16.

[19] Ibíd: 19.

[20] Álvaro de Regil Castilla. México Frente a la Escoria Ladrona –dignidad o capitulación frente al secuestro de México por las mafias político-empresariales. La Alianza Global Jus Sempre. Sección Libros Libres de Rebelión.org.: 70.

[21] Ibíd: 71.

[22] Carlos Ramírez. Op.Cit.: 30.

[23] Fieles a su pragmatismo camaleónico y en seguimiento de uno de sus más sagrados preceptos, algunos dinos y sus ahijados se adaptaron a la nueva escenografía, por aquello de que ‘es un error vivir fuera del presupuesto’, al fin y al cabo de que no dejaban de ser lo mismo, como lo vienen a ser todos los componentes de las oligarquías latinoamericanas, una casta dominante dominada.

[24] Carlos Ramírez. Op.Cit.: 59.

[25] Ibíd: 62

[26] Ibíd: 57.

[27] Ibíd: 64.

[28] Ibíd: 64-65. De un artículo publicado en “Indicador Político” el 15 de mayo del 96.

[29] Álvaro de Regil Castilla. Op.Cit.:64-65. Cifras proporcionadas por el Banco Interamericano de Desarrollo. Advirtiéndose que hasta la fecha las administraciones neoliberales presumen de que reducen la pobreza extrema, sin dar cuenta de que producen más y más pobreza, así generalizada. Por lo que en la actualidad se considera que el 80% de la población está en riesgo de ahondar en la pobreza sin más.

[30] Francisco Ibarra Palafox. La Privatización Bancaria en México. Siglo XXI-UNAM, 2015: 198.

[31] Ibíd, siendo una cita de Jonathan Schlefer.

[32] Ibíd: 198-199. “De acuerdo con [Alfredo] Del Mazo, quienes formaban parte del gabinete económico, el secretario de Hacienda y el secretario de Programación, le presentaban cuentas amañadas a De la Madrid. El equipo salinista infló artificialmente el tipo de cambio, la bolsa de valores y las expectativas económicas para impulsar la candidatura del ‘zar económico’ […] En opinión de un miembro del gabinete económico, a partir de la salida de Silva Herzog, ‘la política económica quedó al servicio de Salinas; truena la bolsa porque la retienen hasta el anuncio de la candidatura de Salinas, no hay ningún descuido que provoque la debacle posterior, sino un manejo de la economía para aguantarla hasta la postulación de Salinas. La burbuja estaba creciendo”, en Jorge Castañeda, La Herencia. Arqueología de la sucesión presidencial en México….”. Ibíd: 199 n. 94. Subrayado añadiso.

[33] Cuando la expropiación bancaria aconteció, el entonces economista nacionalista Chucho Silva Herzog la calificó de ser “una conquista popular”. Carlos Ramírez. Op.Cit.: 55.

[34] Francisco Ibarra Palafox. La Privatización Bancaria en México. Op.Cit.: 61-62.

[35] Ibíd: 63. Subrayado añadido. Una de esas verdades de Perogrullo que el hechizo neoliberal torna inconscientes.

[36] Ibíd: 59.

[37] Ibíd: 87.

[38] Ibíd: 110.

[39] Ibíd: 111.

[40] Ibíd: 178 y 179.

[41] Ibíd: 180.

[42] Ibíd: 180.

[43] Ibíd: 164.

[44] Ibíd: 168.

[45] Ibíd: 170.

[46] Ibíd: 172.

[47] Ibíd: 187. Gráfica incluida en dicha página. Con un ligero repunte en 1992 paro para el 93 vuelve a su tendencia a la baja.

[48] Ibíd: 188-89.

[49] Ibíd: 194.

[50] Ibíd: 196.

[51] Álvaro de Regil y Castilla. Op.Cit.: 71-72.

[52] Ibíd: 90. Préstamos relacionados, es decir, préstamos que realizan los bancos a empresas controladas por los mismos bancos o a personas físicas que controlan o son dueños de tales empresas de crédito. Como tales autopréstamos.

[53] Ibíd: 90-91. Referencia al libro de Florencio López-de-Silanes-Rafael La Porta y Guillermo Zamarripa: Sof Lendig and Hard Lending.

[54] Juan Carlos Miranda. “Aumento de la desigualdad restó al país 10 puntos porcentuales del PIB en 10 años –libro editado por la Cámara de Diputados refiere ensayo del secretario general de la OCDE-. La Jornada. 23-08-2015. Da la casualidad de que en strictu sensus, de 1955 en adelante el modelo de sustitución de importaciones es desplazado por el del desarrollo monopólico, con el empresariado ‘nacional’ aupado por el Estado protector y la creciente intervención de los capitales externos. Y ¿Cuáles avances? Más bien retrocesos.

[55] Ibíd.

[56] Marcos Chávez. “Ronda petrolera: una fiesta desangelada”. Contralínea.info, 13-08.2015.

[57] Ibíd.

[58] Antonio Gershenson. “¿Cambiar petróleo por petróleo? La Jornada, 23-08-2015.

[59] Marcos Chávez. Op.Cit.

[60] Desde el Partido Popular neofranquista y la Fundación para el Análisis y los Estudios Sociales (FAES de gachupines), elaboran el complemento del Documento de la OTAN: “Una Alianza de la libertad”, (sic), la que como su nombre revela, trátese de un típico eufemismo imperialista a lo INGSOC, del que se deriva el proyecto de recolonización español, presentado en el 2007 bajo el título de: “América Latina. Una Agenda de Libertad” (sic), prologado por el mismísimo de Aznar, base de la ‘re evangelización’ neocolonial que vienen emprendiendo en la América de habla hispana, por supuesto, al servicio del Imperio, no se confundan. Vid. Marcos Roitman Rosenmann. “Las enseñanzas de Aznar”, serie de artículos publicados en La Jornada entre noviembre y diciembre del 2007.

 

Be Sociable, Share!

Los comentarios estan cerrados