El Loco, La Pulga y diez más

Escrito por on Jul 6th, 2015 y archivado en Destacado, Futbol. Tu puedes seguir los comentarios a esta entrada a traves de RSS 2.0. Comentarios y referencias estan cerrados.

Leo Messi

Leo Messi

Un torneo del nivel de la Copa América es siempre interesante por la calidad de las selecciones que participan. Como era previsible, se fueron primero los convidados de Concacaf (México y Jamaica). Justo será reconocer que ninguno de esos equipos, por más que no nos guste en el caso del “tri” del piojo verde, tenía nivel para competir allá.

Después se fue la todavía campeona del torneo anterior con todo y su elegante uniforme celeste, tal vez el más vistoso y bonito de todas las selecciones presentes: una selección uruguaya que no supo sacar ventaja de sus cualidades ante la local selección chilena, obligada a ganar pero a la que se veía carente de argumentos ante la sólida defensa charrúa. Así que tuvo que venir el árbitro a echar una manita expulsando a dos uruguayos. Y los chilenos volvieron a sufrir ante Perú, que sin duda es el equipo revelación de la Copa América, porque tiene una plantilla de jóvenes y buenos jugadores que le permitirán disputar el tercer lugar. Tanto, que hizo ver en todas sus carencias al equipo chileno. Chile nunca ha ganado la Copa, nunca ha tenido tantos jugadores buenos como en esta selección y que sin duda merece estar en la final al ser el más goleador del torneo, donde se encuentra con su bestia negra: una Argentina prodigiosa a la que la última vez que venció fue en la lejana eliminatoria mundialista de 1982. Argentina llega en cambio sobrada, pues apabulló al Paraguay lidereada por La Pulga Messi. Al mismo equipo paraguayo que se le atragantó en la primera ronda empatándole después de perder por dos tantos. Argentina ha ganado la Copa 14 veces. La última en Ecuador, jugando contra México hace 22 años. Si gana igualaría a Uruguay con 15 copas en sus vitrinas.

Por otra parte, bien merecida la suspensión de tres juegos al cholito Jara, que lo deja fuera de la final por conducta manifiestamente antideportiva. Y otra vez el arbitraje, casualidad o no, jugó a favor de Chile, dejando al Perú por más de 80 minutos con 10 jugadores. Se fueron también Colombia y Brasil, que no parecen recuperarse de la debacle del mundial a pesar de sus estrellas. En especial Brasil, con sus llorones e inmaduros jugadores, entre los que se cuenta un tan virtuoso como berrinchudo Neymar.

 Pero vamos al futbol de verdad: ese chaparro gigante y genial llamado Lionel Messi, con solo 28 años, guió como nunca a sus virtuosos compañeros y puso a una Argentina sobrada de talento en la final andina que muchos deseaban ver. Parece que hay un claro favorito, pero es deseable que gane el mejor, y eso incluye al que sea capaz de jugar más limpio.

Es de resaltarse que cuando todos los demás jugadores argentinos celebraban el talentoso partido donde anotaron seis goles a Paraguay, Mascherano dijo lo que todos deberían tener claro: rivalidad y competitividad sana dentro de un partido de fútbol. “Ojalá que la gente entienda que esto es un deporte, el fútbol más allá de ser un negocio es una parte de ocio para la gente, para que puedan divertirse”, declaró el jugador del Barcelona mientras se refería a una rivalidad histórica entre ambos países. El argentino recalcó: “acá no hay guerra, no hay que meter el deporte en el medio de la política, o de situaciones que nos han tocado a nosotros y a ellos”. “Somos países hermanos, nos tenemos que respetar y ayudar”, fue la frase con que el futbolista terminó su mensaje, dirigido a quienes no sólo disfrutan el fútbol como deporte, sino también como un espacio de críticas y batallas entre naciones. Las palabras de Mascherano, tal como él lo dice, tienen como fin “dar el ejemplo a los más chicos, porque tienen que crecer sin ese ánimo de violencia”. Por algo lo dice un grande dentro y fuera de la cancha. El Marco de la gran final será el Estadio Nacional de Chile, de negra memoria durante los primeros tiempos de la sangrienta dictadura del traidor Pinochet.

Gane quien gane la final, ganará Marcelo “El Loco” Bielsa y su idea futbolística: once defienden y once atacan siempre. Como en la vida y en el futbol casi nada es causalidad, resulta que ambos técnicos finalistas, ambos argentinos, Sampaoli y Martino, cada uno con su propio matiz, son sus discípulos más aventajados.

Post scriptum. Perú ganó recién merecidamente el tercer lugar con un futbol efectivo y contundente, sin aspavientos. La final femenil del mundial la juegan las japonesas eliminando nada menos que a las inglesas, lo que demuestra que ya no hay selecciones débiles. Y van contra Estados Unidos. Acá en los torneos de mentiritas, diseñados para hacer caja en dólares ahora que está a 16 pesos y subiendo, el verde Piojo y sus idem pupilos no le ganan ni a Honduras. Es lógico que con ese rendimiento, parece muy poco su argumento ante el ahora verdadero gigante de la enana Concacaf: otra vez Estados Unidos, el mismo cuyo sistema de justicia reclama la extradición desde Suiza por amaño de juegos y fraudes millonarios durante décadas, de varios abuelos miembros de la nomenklatura de la FIFA, incluido un ex presidente de Concacaf.

Be Sociable, Share!

Los comentarios estan cerrados