Entre Piojos y Pulgas

Escrito por on Jun 21st, 2015 y archivado en Destacado, Futbol. Tu puedes seguir los comentarios a esta entrada a traves de RSS 2.0. Comentarios y referencias estan cerrados.

Miguel Piojo Herrera

Miguel Piojo Herrera

Dice un viejo chiste que el futbol se define como un juego entre 22 que siempre ganan los alemanes. Parece cierto hoy que esa selección es la campeona del mundo. Pero a la Copa América no van los alemanes, así que nos queda la sensata expectativa de ver buen futbol de factura Americana a cargo de las 12 selecciones nacionales contendientes (10 después de la eliminación de las dos invitadas de Concacaf); y salvo Jamaica, más precisamente de factura Iberoamericana.

Sí veremos en cambio en acción como protagonista a la subcampeona del mundo Argentina, que tiene equipo sobrado de empaque y que es clara favorita al título.

México llevó a Chile a un más que discreto equipo juvenil, a un Piojo verde y a Rafa Márquez, quienes apenas consiguieron un sufrido empate en su primer partido ante una correosa Bolivia que jamás se achicó, siendo en teoría el rival más débil del torneo.

Naturalmente que el futbol de la Copa América no está exento de polémicas: la corrupción desvelada en la gerontocrática FIFA, la situación política y social en un Chile neoliberal que no puede dejar atrás su tremenda desigualdad social, -la más grave del continente- heredera directa de la sangrienta dictadura militar padecida, con protestas masivas de profesoras y profesores arropados cálidamente por los seleccionados nacionales chilenos. ¿Qué decir del estridente borrachazo protagonizado por la estrella chilena Vidal en su flamante Ferrari rojo en plena concentración de su selección, con masiva manifestación popular clamando por su liberación inmediata luego de ser detenido por la policía? ¿O de los twits de un díscolo e irresponsable Piojo verde llamando a votar por el partido de las cuatro mentiras en plena vigilia electoral? cosa que por cierto también hicieron dos de sus pupilos, entre otras rutilantes figuras del canal de las estrellas y de TV Azteca. Lo del Piojo verde y sus entusiastas jugadores ídem seguro merecerá atención especial una vez terminada la Copa América por la Fepade, el INE y la Femexfut, pues ya se sabe que nuestras ejemplares autoridades nunca dejan impune un probable delito electoral. Aunque lo importante era que el sedicente “Verde” consiguiera los diputados suficientes para allanarle el camino a su socio y protector de tres colores. Así que misión cumplida.

Volviendo al futbol, es claro que de los equipos en competencia, hay jerarquías y favoritos. Brasil ganó con cierta holgura al Perú y Argentina se atragantó en su primera salida con un esforzado y garrudo Paraguay que iba abajo 2-0 y acabó empatando.

También con exceso de confianza salió a su primera cita una Colombia favorita en el papel, que luego perdió con la modesta Venezuela por la mínima diferencia, a pesar de las airadas protestas y quejas del esposo de la señora Margarita, hoy precandidata. Se trata del mismo chaparro pelón y de lentes que conocimos seis largos años, y que para variar, ni vela tenía en ese entierro. Su locuacidad y boca floja le costó al presumiblemente incróspido (eso decía Don Julio Scherer) protagonista otro desfiguro más en su fulgurante trayectoria política, y luego fue declarado “persona non grata” por la Asamblea Nacional de la hermana República de Venezuela en pleno, oposición incluida.

Contra Chile, “el Tri” hizo de la necesidad virtud y fue capaz de jugar en equipo durante 45 minutos a pesar de sus evidentes limitaciones técnicas. Y así dieron un estupendo primer tiempo ante los chilenitos, que saltaron sobrados a la cancha y se vieron realmente mal con todo y sus figuras. Casi mejor que el veterano Márquez se haya lesionado, pues en su ausencia fue evidente que le llegó la hora de decir adiós. Después de la cura de humildad, en el complementario Chile remontó y los del Piojo verde sufrieron. Al final, con la providencial ayuda de los árbitros peruanos, los muchachos respiraron tranquilos: 3-3. Y sí era penal.

Argentina, sin estar del todo, está en otro nivel. Y no solo el fuera de serie capitán La Pulga Messi, que lo ha ganado todo menos la copa del mundo. Di María, Tevez, Pastore, Agüero o el gran Mascherano son futbolistas dotadísimos técnicamente, que entienden muy bien que se juega tanto teniendo como no teniendo la pelota y que el futbol es por encima de todo un juego de conjunto. Los uruguayos en cambio salieron a no perder, achicados y sin esa famosa garra de antiguas glorias, pues a pesar de tener un equipo sólido y plagado de grandes jugadores, no lucen juntos. Quisieron hacer en 10 minutos lo que debieron en los 80 anteriores, y no pudieron. Pareciera que teniendo todo lo importante, Uruguay se guarda siempre para un mañana que no llega. Fallaron lo menos dos goles hechos haciendo de paso ver muy mal a la defensa argentina. Y en esto, el que perdona pierde. Argentina 1, Uruguay 0.

Colombia después de su descalabro inicial recordó la eliminación del mundial y noqueó a Brasil por la mínima diferencia, cobrando así revancha.

Viene otras dos semanas de intensos enfrentamientos entre las mejores selecciones americanas y es probable que veamos más sorpresas, aunque parece claro que la suerte está echada: las favoritas, como casi siempre, son Brasil y Argentina. Incluyamos a Chile, que nunca ha ganado una Copa América en su historia centenaria, aun con sus inestables estrellas cholas y chocarreras. Todo lo demás es posible, aunque poco probable. Y visto el nivel exhibido por el Tri del Piojo verde, con pasar a la segunda ronda habrían cumplido con creces, porque a este personal parece que le importa mucho más el dinero que la calidad, y así les va. No se puede sacar agua a las piedras.

Post Scriptum. A pesar de la estridencia y mal decir de sus merolicos-locutores, fue un gran acierto de TV Azteca el haber contratado a Jorge Valdano para comentar los juegos. Es un señorón del futbol al estilo Menotti, al que deleita escuchar. Sin sorpresas, contra Ecuador, el Tri del Piojo verde se mostró de su verdadero tamaño, y nos hizo recordar a la fracasada selección mexicana del 78 en Argentina. Sin identidad, sin entrega, sin lucha, sin juego colectivo, sin dirección técnica. Curiosamente, solo el naturalizado Vuoso se salva del papelón hecho en Chile por sus compañeros. Así que para empezar a corregir, el mejor servicio que le puede hacer el señor Herrera al futbol mexicano será renunciar pronto, antes de que lo echen.

Para ir al archivo de textos de Enrique F. Pasillas Pineda hacer clic en su nombre

Be Sociable, Share!

Los comentarios estan cerrados