Elecciones y crisis política en México

Escrito por on Abr 13th, 2015 y archivado en Así Vamos, Destacado, Galería Fotográfica. Tu puedes seguir los comentarios a esta entrada a traves de RSS 2.0. Comentarios y referencias estan cerrados.

Elecciones y crisis política en México

Partidos_MéxicoAcaba de iniciar una nueva campaña política electoral. Esta se realiza en medio de lo que yo y muchos consideramos la existencia de una grave crisis política y un encono y rencor de la ciudadanía que ya no cree en ninguno de los partidos contendientes y además, ha perdido su confianza en el sistema actual.

El proceso es delicado y requiere de análisis y reflexión colectivos.

Lo que ofrezco al lector, es un ensayo de reflexiones que están muy lejos de considerar acabadas, son polémicas y sujetas a revisiones profundas.

La crisis política tiene varios aspectos que podemos enumerar como sigue: a) separación de la clase política (que se ha convertido en partidocracia) de la sociedad civil; b) Los partidos (todos) se ocupan demasiado de las luchas internas por el poder y poco de las necesidades de la nación; c) los recursos presupuestales de que disponen los partidos son muy abundantes (a pesar de la crisis fiscal que hoy día tenemos) y por ende, hay una lucha interna muy importante por el control y acceso a los mismos; d) la lucha interna partidaria configura camarillas internas que controlan todo en el interior de cada partido; e) los individuos en cada partido sólo pueden ascender por medio de su inscripción en cada camarilla; f) el ascenso en cada camarilla y cada partido no se da por méritos propios sino por captación es decir, por la selección que los dirigentes de cada camarilla o partido hacen de sus miembros; g) la selección no se realiza por la capacidad o por los méritos de las personas sino por su subordinación y lealtad a los dirigentes de cada camarilla; h) los que ascienden no son los mejores sino los más subordinados y leales a los jefes (líderes de cada camarilla o partido); i) el resultado es la configuración de una mediocracia (hombres mediocres) que dirigen las camarillas o partidos; j) los hombres seleccionados por los partidos para la elección de puestos de elección popular, se encuentran muy lejos de tener las capacidades para hacer frente a los graves y grandes problemas nacionales; k) partidos y puestos de elección popular están dominados por una mediocracia.

El modelo anterior es esquemático, pero da una idea de lo que está sucediendo. No todos los políticos son mediocres y hay algunos hombres de calidad pero, desgraciadamente, son los menos. Lo peor es que aun los hombres de buena capacidad están dominados por este sistema generador de mediocracia (mediocres que dominan el sistema) y que aleja a una buena cantidad de talento que, en forma separada y fuera de los partidos, se encuentra en la sociedad mexicana. Este sistema que esbozamos en términos gruesos, se repite en la determinación de los cargos gubernamentales y por tanto, tenemos mediocridad generalizada en partidos y gobiernos. No todos los funcionarios de los gobiernos son mediocres y hay un buen número con buena e incluso, con excelente capacidad, pero son minoría.

No es casualidad que la sociedad civil mexicana califique con notas muy bajas a políticos y gobernantes y que, de alguna manera, exprese su hartazgo cada vez más y con más fuerza.

TEORÍAS DE LAS CRISIS POLÍTICAS SEGÚN MICHEL DOBRY Y SU APLICACIÓN AL CASO MEXICANO

Los síntomas que evidencian la presencia de una crisis política son abundantes. Esta crisis es, como diría el sociólogo-antropólogo francés Marcel Mauss, un hecho social total, es decir que incorpora todos los procesos sociales en ella.

En esta primera parte presentamos el libro denominado “Sociología de las Crisis Políticas” de Michel Dobry. El texto es muy interesante y es además, aleccionador para comprender lo que hoy sucede en México.

El libro es contradictorio con grandes aciertos, enormes errores e ideas que a mi parecer, son inocuas. Lo que se debe hacer con estas obras, es dejar de lado lo inocuo y lo erróneo para tomar lo acertado. M. Dobry señala que las teorías de las crisis políticas se pueden dividir en tres grandes categorías. 1) Aquellas que ponen el acento en las causas de las mismas. 2) Las teorías que establecen que las crisis políticas siguen un conjunto de fases establecidas. 3) Las que siguen una “ilusión heroica”, es decir, que tienen su origen en decisiones claves de actores claves. 4) M. Dobry está en contra de estas tres corrientes y propone una cuarta teoría la suya, que la denomina como teoría de la continuidad y en la que sin grandes rupturas, las crisis políticas tienden a generarse en la continuidad del quehacer político que poco a poco, auto-engendra una crisis y anomia política.

Según mi opinión, en ciencias sociales no hay teorías precisas ni de las crisis económicas y mucho menos de las crisis políticas y por eso todas las teorías se encuentran sujetas a fuertes críticas. Sin embargo, nosotros pensamos que algunas grandes corrientes tienen muchos elementos analíticos pertinentes, que ayudan a comprender una situación real. La crisis mexicana es un hecho social total, complejo y con múltiples ángulos y facetas, y por eso los tres grupos de teorías mencionadas y la propia de M. Dobry, nos permiten conocer una cara de nuestra crisis. Además, es increíble, pero en México ya tenemos una buena proporción de las condiciones críticas que estas teorías aluden. Considero que economía y política están sumamente imbricadas y que no se pueden comprenden aisladas una de la otra. Por otra parte, pienso que los procesos políticos, sociales y económicos son complejos y que por tanto, lo que se postula por una teoría se entrelaza con lo que señala otra, provocando así un sistema de interacción y retroalimentación.

En esta entrega presento los dos primero grupos de teorías y su aplicación al caso mexicano. La próxima semana presentaré las dos siguientes.

  1. PRIMER GRUPO DE TEORÍAS, LAS QUE ACENTÚAN LASCAUSAS DE LA CRISIS.

Comenzamos con el grupo de análisis que Michel Dobry realiza al estudiar las crisis políticas según sus causas. Una crisis política puede tener como origen un conjunto de factores.

  1. Factores intelectuales. El libro menciona la enajenación o la transferencia de fidelidad de los intelectuales, es decir, cuando grupos importantes de intelectuales ya no consideran viable el sistema político establecido; señala que cuando los mitos sociales (ya que la sociedad vive de mitos para forjar su cosmovisión) entran en conflicto, ya no hay mito que legitime al sistema y éste entra en crisis. Nosotros agregamos el factor creencia, el cual surge cuando el ciudadano común tiende a perder la fe en el sistema político.
  2. Factores económicos. Aquí se encuentra principalmente la existencia de una pobreza creciente y la hipótesis de una mejoría de largo plazo en el caso que se operase un cambio importante en la coyuntura política.
  3. Factores de la estructura social. Son varios. Elites cerradas que se oponen a un reclutamiento amplio fuera de éstas y que conduzca a romper su unidad (se trata de la descompostura del ascensor social); una creciente anomia de la cual hablaremos más adelante.
  4. Factores políticos. Ellos son el alejamiento de las elites del resto de la sociedad; división en el interior de las elites, respuestas inadecuadas de los gobiernos a las demandas sociales.
  5. La existencia de un margen creciente e intolerable entre lo que la sociedad y la ciudadanía desean y lo que obtienen del gobierno.

Casi todas estas causas están en México. Existe un grupo importante de intelectuales que no consideran viable el sistema político mexicano tal y como está y reclaman desde hace tiempo profundas reformas. Existe una pésima distribución del ingreso incluso con pobreza creciente. Las elites económicas y políticas están cerradas y la capilaridad social es casi inexistente. Hay una separación muy fuerte entre sociedad política y sociedad civil. Finalmente los deseos y aspiraciones de una buena parte de la sociedad civil simplemente se encuentran frustradas dando origen a fuertes rencores que aunque sordos, están presentes en una especie de olla a presión sin válvula de escape.

2. SEGUNDO TIPO DE TEORÍAS. LAS ETAPAS DE LAS CRISIS POLÍTICA.

Siguiendo al mismo autor Michel Dobry en “Sociología de las Crisis Políticas”, señalaremos brevemente las teorías que, según este autor, estudian las crisis como si éstas fuesen producto de hechos naturales.

La tesis de estas teorías es que la historia se repite y que además, sigue etapas. Cuatro serían las etapas claves de las crisis políticas según M. Dobry: gestación, revolución, crisis, Thermidor.

  1. Fase de gestación. Los síntomas típicos de esta fase son los siguientes: hay un crecimiento económico acelerado que genera muchas esperanzas; el crecimiento se realiza en medio de diferenciaciones y divisiones sociales agudas e importantes; se presenta una pérdida de confianza de las viejas clases dirigentes, hay una ineficacia evidente de la maquinaria gubernamental y una existencia de dificultades importantes en las finanzas públicas.
  2. Fase de la revolución. Se desarrolla por una toma del poder por parte de los grupos revolucionarios, un incremento de las demandas por parte de los grupos sociales movilizados; por tentativas de uso de la represión por parte del nuevo poder y por un incremento de poder de los moderados.
  3. Fase de crisis. Es aquella en la que los moderados pierden el poder, se presentan amenazas extranjeras y se establece un gobierno centralizado y exigente.
  4. Fase de Thermidor, cuyo nombre hace alusión al caso de la Revolución Francesa en el momento en que se derroca a los jacobinos y se establece un gobierno más moderado. Es la fase en la que el grupo más radical pierde el poder y se establece un grupo más moderado.

Se trata de una caracterización de las etapas que siguieron las revoluciones inglesa (Cromwell), americana (independencia de EU) y francesa (fin del siglo XVIII). El autor indica que esas etapas se pueden aplicar al caso de Irán y la revolución de los ayatolas. Hasta aquí M. Dobry.

Nosotros pensamos que se trata de alusiones a posibles tendencias de crisis políticas que desembocaron en movimientos revolucionarios pero que, si bien es cierto que la historia nos enseña mucho, sus repeticiones no siempre se dan o bien se manifiestan con grandes variantes. No creemos que la crisis política actual, vaya a desembocar en movimientos revolucionarios, aunque sí pensamos que es muy alta la probabilidad de estallidos sociales que, aunque se presenten en forma aislada sí pueden formar cadenas que configuren cascadas que dejen impresiones y huellas importantes en nuestra vida económica, social y política.

Lo que hay que subrayar es que cumplimos con todos los síntomas presentados para la fase de gestación. Hasta antes de la llegada del PAN al poder, hubo un crecimiento económico más o menos fuerte que se dio en medio de fuertes diferencias sociales pero que generó fuertes esperanzas, las cuales se acentuaron con la salida del PRI del gobierno y la llegada del presidente Fox. Es claro hoy no sólo hay una creciente crítica social hacia las clases dirigentes sino que éstas ya no saben qué hacer y pierden claramente confianza en sí mismas, al extremo que hacen cualquier tipo de alianzas con tal de llegar o mantenerse en el poder. El crecimiento económico existe pero es mediocre, insatisfactorio para el grueso de la población y solo genera beneficios para un grupo pequeño de la sociedad. Una buena parte de la sociedad vive el regreso del PRI como una tragedia. La ineficacia de la maquinaria gubernamental es evidente. No hay que olvidar que no sólo en el caso de la revolución inglesa, americana y francesa, el disparador del proceso revolucionario fue una crisis fiscal y el consecuente aumento de impuestos.

Es cierto que la historia no se repite y que todo indica que no habrá revolución en México, pero no hay que olvidar que a estos hechos hay que agregar los que ya mencionamos al presentar el primer grupo de teorías y que corresponden a factores intelectuales, económicos, de estructura social, políticos y los que provienen de la existencia de un margen creciente e intolerable entre lo que la sociedad y la ciudadanía desean y lo que obtienen. No hay duda, los síntomas son muy claros si van a estallar o no, es imposible de saberlo, una crisis política puede prolongarse y mantenerse durante muchos años.

El caso es que los partidos y la clase política viven a ciegas; La reforma política ha sido en muchos sentidos una farsa ya que la partidocracia sigue dominando a sus anchas. Casi todos los gobernadores, independientemente del partido al que pertenezcan, actúan con la intención de hacerse caciques. Las campañas políticas se basan en spots seductores pero vacíos de contenido, mientras que la crisis política y económica y social se agita en las entrañas de todo el país. Agréguese el creciente poder de la narco-violencia.

Para ir al archivo de textos de Juan Castaingts Teillery hacer clic en su nombre

Be Sociable, Share!

Los comentarios estan cerrados