De un intento de República Social a la República Oligarquica-Mercantil.

Escrito por on Ago 25th, 2014 y archivado en Destacado, Galería Fotográfica, Reflexiones. Tu puedes seguir los comentarios a esta entrada a traves de RSS 2.0. Comentarios y referencias estan cerrados.

De un intento de República Social a la República Oligarquica-Mercantil.

revolucionUN INTENTO DE REPÚBLICA SOCIAL: LA REVOLUCIÓN.

Esquemáticamente se puede decir que la Revolución mexicana fue una reacción frente una oligarquía dictatorial, terrateniente, minera y con elementos industriales ligados a compañías extranjeras.

Había un importante crecimiento económico en términos relativos a lo que se presentaba a nivel mundial pero, los frutos de este crecimiento quedaban en manos de un grupo muy pequeño que era básicamente rentista. Independientemente de sus fuertes lides con el exterior, esta oligarquía mantenía una importante ideología nacionalista que le dejó la herencia del movimiento de Independencia, de la Reforma y de la lucha contra el imperio de Maximiliano.

La Revolución trajo consigo la búsqueda de un cambio significativo en la organización social, democrática y nacionalista de la república. De hecho, se lograron las bases de lo que podría denominarse una república social.

Los antecedentes son los siguientes:

1. Declaraciones y toma de posiciones por parte de Villa. Villa hizo un conjunto de declaraciones en torno a reivindicaciones sociales y democráticas de la revolución. Tomó grandes haciendas y utilizó la producción de éstas para la compra de armas, el mantenimiento de su ejército y la distribución de productos básicos a las poblaciones ocupadas por la División del Norte.

2. Las ampliamente conocidas reivindicaciones territoriales y sociales contenidas en el Plan de Ayala.

3. Las fuertes e importantes reivindicaciones sociales que se acomodaron en la Convención de Aguascalientes.

4. La ley del 6 de enero, promulgada por Carranza desde Veracruz.

5. La Constitución de 1917 que contiene profundos mandatos con fuerte contenido social, principalmente en lo que se refiere a los artículos 3, 27 y 123. Es decir, a la educación, a las reivindicaciones campesinas, y a las reivindicaciones de los trabajadores.

6. Los procesos democráticos, aunque significaron una mejoría notable con relación a lo existente en el porfiriato, son parciales y deformados. El pueblo tuvo una presencia mucho más significativa que la casi nula que tuvo en el porfiriato, pero los procesos electorales después del mismo, estaban arreglados desde las cúpulas, manipulados por ellas y con un alto contenido de corrupción; por otra parte, el corporativismo sentó sus reales.

7. Desde un punto de vista económico, el Estado jugó en el porfiriato un papel secundario y complementario del mercado. Una de sus funciones clave fue la de otorgar concesiones para comparar voluntades o para satisfacer requerimientos de poderosos nacionales y extranjeros.

La llegada del cardenismo condujo en buena medida, a la implementación de una cuasi-república social. Los sindicatos cobraron mucha fuerza lo mismo que las organizaciones campesinas, se repartieron importantes cantidades de tierra de muy buena calidad. Los salarios aumentaron considerablemente. La educación popular registró un incremento y una mejoría importantes. Se nacionalizó el petróleo. Se dio un impulso muy fuerte al viejo nacionalismo redireccionado en términos de los impulsos sociales y políticos provenientes de la Revolución Mexicana.

EL PAPEL DE LA CULTURA.

Es importante subrayar el papel que tuvo la cultura en el proceso postrevolucionario y cardenista. La novela mexicana ya tenía una tradición importante nacida en la época Juarista y desde finales de los años veinte del siglo XX, surgieron con un nuevo impulso un conjunto muy importante de narrativas basadas en la vida de distintos sectores populares. Una pléyade de escritores de alta calidad ofrecen narraciones costumbristas sobre relatos en torno a lo sucedido en la Revolución, a los procesos políticos en sus conjuras, apetitos de poder, maniobras de todo tipo y la descripción de los prototipos de personajes políticos de esa época.

En la música, hubo una explosión de distintos géneros los que contenían una fuerte inspiración temática musical y que tenían su origen en procesos populares. Florecen los corridos, la música ranchera, la música cabaretera de todo tipo de ralea y de todos los niveles sociales, los boleros brillan, etcétera. Con posterioridad y ya en los cincuentas, la música latinoamericana, en especial la cubana, se hacen muy populares El cine mexicano nace con fuerza y luego cobra vigor a la que se llamó época de oro. Los héroes fílmicos tienen características diversas: desde indígenas, soldados de la revolución, hacendados, rancheros, cabareteras, pachucos, gánsters, políticos, etcétera; lo específico fue que los personajes y héroes pertenecían a todas las clases sociales. Había un teatro floreciente.

El radio fue dominante hasta la llegada de la televisión y a partir de mediados de los sesentas, tanto radio y televisión, han sido instrumentos clave utilizados por el gobierno para difundir sus ideas, justificar sus actos y enseñorear su visión nacionalista.

EL ENTORNO INTERNACIONAL.

Ni la Revolución ni el proyecto de república social nacionalista de Cárdenas hubiesen sido posibles fuera del entorno económico y político que se presentó en esas épocas. La primera guerra mundial y la amenaza de Alemania al querer impulsar a México en la guerra contra EU, provocó que la política de EU se enfocase primero en la necesidad de salvaguardar sus fronteras frente a la amenaza alemana, lo que condujo al gobierno de EU a aceptar que se implementaran en México importantes reformas sociales como las contenidas en la Constitución de 1917 así como aceptar y pactar con los gobiernos de ahí emanados.

Otro tanto sucedió con las grandes reformas cardenistas y la nacionalización del petróleo; la amenaza nazi-fascista en Europa y la amenaza japonesa en Asia, condujeron a los EU a aceptar en México reformas que en otras condiciones, hubiesen sido rechazadas. Hay que contar también, que la administración de Franklin D. Roosevelt  estuvo implementando una política económica de contenido keynesiano-social para luchar internamente contra la gran crisis de esa época y que por ende, tenía una visión muy diferente a las políticas derechistas que llegaron con posterioridad.

LA CUASI-REPÚBLICA SOCIAL Y EL CRECIMIENTO ECONÓMICO.

Desde la segunda mitad del cardenismo se presentó un importante repunte económico, un resurgimiento de la industrialización y un crecimiento de las ciudades. Hubo un aumento de población y una fuerte migración del campo a la ciudad. Los campesinos en la ciudad eran pobres pero lograban un nivel de vida muy superior al que disponían con anterioridad y alcanzaban servicios de educación, salud y vivienda que, aunque muy deficientes, no tenían comparación con las posibilidades que se presentaban en sus lugares de origen. Se formaron de esta manera, un conjunto de intermediarios políticos que servían de conexión entre la élite política, comercial e industrial dominante y las masas campesinas inmigrantes y lo mismo sucedió con las nuevas generaciones provenientes del boom demográfico. Estos intermediarios políticos fueron el instrumento por medio del cual se lograban trabajos, pero también fue el mecanismo de control de los trabajadores del campo en la ciudad. De esta forma, se configuró el estado corporativo.

El estado corporativo fue el a la vez un camino importante para lograr trabajo, un mecanismo por el cual las masas corporativizadas tenían un relativo medio de expresión política y sobre todo, un instrumento clave para que el aparato del poder controlase a esas mismas masas.

El sistema de poder se basó en los siguientes elementos: una relativa república social muy manipulada; un nacionalismo fundamentado en el contenido social de esa república, el corporativismo, en explosión de una cultura ligada a la historia ya las tradiciones populares, en un proceso de industrialización creciente y en la configuración de un Estado y un gobierno, que orquestaba y conducía al país.

LA REVERSIÓN DE LA REPÚBLICA SOCIAL

Pasada la época cardenista la derecha mexicana comenzó a revirar poco a poco los relativos avances que se habían logrado en la república social cardenista. Se hacen presentes las fuerzas políticas de la banca, la industria y de nuevos grupos políticos ambiciosos dieron marcha atrás a muchos de los logros cardenistas, pero mantuvieron los cimientos estructurales del control popular como fundamento del poder ejercido

Es cierto que el PRI hizo todo tipo de manipulaciones, corrupciones y trampas electorales, pero también es cierto que tenía una base social importante fincada en la estructura de la vieja república con cierto contenido social establecida en la época del cardenismo.

La vieja cuasi-república social se transformó poco a poco en una farsa..

Es a partir del gobierno de Miguel de La Madrid cuando todo cambió y se dio el viraje hacia una república oligárquico-mercantil fundamentada en la ideología neoliberal.

La vieja sociedad tenía como eje central del proceso social y político al Estado y, como núcleo ideológico clave, al nacionalismo. El nuevo Estado se ha pretendido construir sobre otro eje central que es el mercado y su ideología es el individualismo y la concepción neoliberal. Es claro que son dos sociedades totalmente distintas y contrapuestas.

LA GUERRA FRÍA Y LAS ASTUCIAS PRIISTAS.

Una diferencia fundamental entre el viejo estado priista y la nueva oligarquía mercantil, es que ésta se encuentra en el entorno internacional. La amenaza de guerra con las potencias nazi fascistas fue un factor esencial para las reformas cardenistas y sobre todo, para la nacionalización del petróleo; con posterioridad y al finalizar la guerra, surge con fuerza la guerra fría. El ejército soviético había ocupado Berlín, Polonia, Checoslovaquia y amenazaba al resto de Europa, posteriormente Mao tomó el poder en China y luego vino la bomba atómica soviética. En Europa occidental los partidos socialistas y comunistas habían logrado la fuerza nunca vista con anterioridad. Los socialistas dominaban Inglaterra, Alemania y en por su parte en Europa del norte, los comunistas tenían mucha fuerza en Francia y en Italia. La lucha contra estas amenazas condujo a otorgar muchas concesiones a los trabajadores y así, se implantó un keynesianismo con contenido social que fue un factor fundamental para fortalecer los mercados internos e impulsar un crecimiento muy fuerte sobre todo en Europa y los EU aunque esta prosperidad se vivió también en otras partes del mundo. No solamente hubo elevadas ganancias a los capitalistas sino que también favoreció el crecimiento del empleo y un aumento sensible en los salarios. Fue la época que unos denominaron “edad de oro del capitalismo” y otros la denominaron como “la treintena gloriosa”.

La guerra fría continuó su tendencia ascendente. Primero, fue la guerra de Corea, luego la revolución castrista en Cuba y posteriormente, la guerra de Vietnam. Durante ese periodo parecía haber un adelanto muy importante en la tecnología de la Unión Soviética que se expresaba fundamentalmente en su bomba de atómica, su bomba de hidrógeno y en el Sputnik. Cuando en 1976 los EU son derrotados completamente en Vietnam todo indicaba que la frase de Mao de que el capitalismo es un gigante con pies de barro, era válida. Nadie se imaginaba hace unos cuantos años, que después se viviría el desplome completo de la URSS que fue en realidad, el gigante con pies de barro.

En América Latina, la guerra fría tuvo como grandes consecuencias, sobre todo después de la revolución cubana, la lucha contra “la amenaza comunista”. Generó políticas profundamente contradictorias ya que de un lado, propició el apoyo e impulsó regímenes militares y por el otro, se trató de impulsar la denominada “Alianza para el Progreso” (ALPRO) en la cual se pretendían hacer ciertas reparticiones de tierra sino también algunas concesiones a los trabajadores. Los regímenes militares florecieron y la ALPRO fue un fracaso. En todo caso, la treintena gloriosa europea y la industrialización por sustitución de importaciones (ISI), permitieron un crecimiento que se presentó de manera muy desigual en los distintos países de América Latina. El caso es que este crecimiento en México fue muy elevado desde la época cardenista hasta mediados de los años sesenta y, aunque en México la parte del león se la quedaron las ganancias y el Estado, algo le quedó al campesino, al obrero, al comerciante en pequeño y a los sectores populares. Desde Cárdenas hasta fines de los años ochenta, hubo una disminución importante del nivel de pobreza.

La guerra fría y la tensión política en América Latina, fue aprovechada con mucha habilidad por el PRI. Con la doctrina de los EU surgida de la guerra fría, en la que el mundo se dividía en zonas en las cuales una agresión no conducía necesariamente a una respuesta atómica, otras zonas en las que, a pesar de que no se usase la bomba atómica habría una respuesta muy vigorosa y otras, denominadas “zonas santuario”, en las que cualquier amenaza implicaría una respuesta atómica. Estas últimas fueron claramente las correspondientes a Europa occidental y a los dos países fronterizos de los EU, es decir, Canadá y México. Los gobiernos priístas aprovecharon tanto la guerra fría como su condición de “zona santuario”. No rompieron relaciones con Cuba y se convirtieron en un eje de comunicación entre Cuba y los EU. La amenaza soviética sirvió para lograr frente a los EU, una relativa e importante autonomía de toma de decisiones e independencia política para actuar tanto en política interna como en política exterior. Los viejos gobiernos priistas supieron vender caro su apoyo a los EU y jugaron con astucia y habilidad en los intersticios de la guerra fría para el provecho del grupo en el poder.

Luego vendría la época de Echeverría con sus desórdenes y sus bandazos. Después, el despilfarro petrolero de López Portillo y posteriormente, una reorientación de la política en términos del libre mercado y del neoliberalismo.

La vieja república con fuertes elementos sociales de la época cardenista fue reduciendo poco a poco su contenido social pero mantuvo una relativa independencia gracias al juego astuto en la guerra fría siempre manteniendo un discurso retórico de exaltación nacionalista.

La nueva república que surge a inicios de los ochenta del siglo pasado, implica un cambio radical. El viejo corporativismo que servía fundamentalmente a la reproducción del poder en turno pero que “salpicaba” algo a los sectores populares abandonó totalmente esta última función y sólo quedó como instrumento de poder. Se desmantelaron muchos organismos gubernamentales que de alguna manera, se encontraban

en servicio el campesino: Banco de Crédito, Agrícola, Banco de Crédito Ejidal, Almacenes Nacionales de Depósito, CONASUPO, etcétera. Se reformó el artículo 27 constitucional y se abrió el libre comercio a la importación de granos con el Tratado de Libre Comercio; llegaron los granos importados a precios más reducidos que los costos de producción internos y con ellos la miseria por lo que muchos campesinos se vieron obligados a emigrar a los EU. Así, los resquicios que quedaban de la república social fueron desmantelados.

LA REPÚBLICA OLIGÁRQUICO-MERCANTIL.

Las bases sociales del viejo PRI se desvanecieron y del viejo corporativismo sólo quedaron algunos centros importantes como el sindicato de maestros y el sindicato petrolero. El nuevo sistema estuvo muy lejos de lograr los beneficios esperados en términos económicos y la tasa de crecimiento no solamente se redujo considerablemente sino que, se tendió a un crecimiento de bajo nivel en el cual se sucedían algunos períodos de crecimiento con otros de caída. Es cierto que el sistema económico que funcionó hasta fines de los años setenta ya estaba caduco y requería profundas transformaciones pero esto no suponía que lo que se necesitaba era un sistema neoliberal a todo trance. El sistema neoliberal fue producto de la llegada de nuevas fuerzas políticas que dominaron el campo de confrontaciones que determina el poder. El sector financiero interno se hizo fuerte, grupos oligopolistas nacionales y extranjeros se hicieron dominantes, la exacerbación de las contradicciones generadas por una deuda pública que llegó a magnitudes absurdas, dio lugar a que la fuerza de los oligopolios financieros internacionales, fuesen un factor clave de poder en México. El cambio hacia una república oligárquica-mercantil, dió como resultado una nueva estructura de fuerzas entre los actores internos y externos que participaron y participan en el campo de confrontaciones políticas.

A nivel internacional se operó un cambio estructural muy profundo con la denominada mundialización. La URSS se desmoronó, Japón y Europa perdieron fuerza económica, China y la India surgieron como nuevos centros industriales y de poder no solamente político sino también monetario como es el caso de China que detenta una parte considerable de los dólares que existen fuera de los EU.

La nueva globalización cambió todas las reglas del juego para la élite dirigente de México ya que desapareció la guerra fría y por ende, los intersticios que favorecieron a la vieja élite de poder. La nueva élite, tanto la panista como la priísta, ha mostrado mucha mediocridad e incapacidad para poder jugar un papel que le permita una relativa autonomía e independencia. Por el contrario, los niveles de dependencia política y económica se han acrecentado. La reforma energética es una consecuencia de estos hechos.

El nuevo PRI aunque se parezca formalmente por sus mañas al viejo PRI, en el fondo es totalmente diferente. Se establece en un Estado que tiene muy poca raigambre social, depende cada vez más de la trampa, no ha sido capaz de generar un crecimiento económico importante y sólido, tiene muy poca autonomía e independencia tanto frente a los poderes fácticos internos como frente a los poderes externos. En fin, es un grupo de poder que, si bien tiene ciertos elementos de astucia, se trata de un grupo en donde las ilusiones de poder y sus ambiciones son dominantes, las cuales están muy por encima de su mediocridad real de gestión.

Textos anteriores del autor:

2015: Inestabilidad y Turbulencias.

Salarios mínimos, humillación humana y error económico

México sumergido en la desconfianza, el peligro y la confusión.

Marcha espléndida, instituciones autodestructivas

Vivimos en el interior de un “drama social”

México: una sociedad anómica que se fragmenta

Ayotzinapa es la manifestación de la anomia social

La economía mundial ¿se dirige hacia un largo período de estancamiento?

Percibir, reflexionar, decidir. una crítica radical a la “racionalidad” económica.

EL INFORME: ¿RITO O FARSA?. Un análisis a partir de la antropología simbólica.

De un intento de República Social a la República Oligarquica-Mercantil.

Be Sociable, Share!

Los comentarios estan cerrados