Intención de voto en 2015

Escrito por on Jul 27th, 2014 y archivado en Destacado, Diálogo Privado. Tu puedes seguir los comentarios a esta entrada a traves de RSS 2.0. Comentarios y referencias estan cerrados.

votoActualmente algunos piensan que el PRI cuenta con tendencias claras en la intención del voto, en ciertas regiones de acuerdo a un documento publicado – yo lo leí en REFORMA-, a principios de semana, donde detecta focos rojos en algunos Estados y alerta amarilla en otros. Aguascalientes está en rojo.  Según el resultado de un nuevo análisis, en Campeche el PRI aparece con tendencias a su favor, algo que ya se había detectado en el documento en cuestión. En esta Entidad peninsular, hay dos aspirantes, un hombre y una mujer. Es lo que le digo, pues: se reglamentó la paridad de género en Diputaciones Federales y locales, pero las féminas del PRI se la han tomado muy en serio y van por todo y con todo. Dígame si no: en Colima también hay una mujer contendiendo por la candidatura al Gobierno del Estado.
Donde le pintan mal las cosas al PRI, es en Guerrero, como lo señaló el documento publicado por el tricolor. Aquí el sol azteca lleva las de ganar, aunque se dice que el PRI cuenta con dos cuadros que, aseguran, están muy bien evaluados: Manuel Añorve y Claudia Ruiz Massieu. ¿Será? Lo cierto es que todas las opiniones especializadas coinciden en que el PRI volverá a perder en Guerrero.
Muchos están convencidos de que esta vez ganará la elección de gobernador en Michoacán Luisa María Calderón, La Cocoa, quien fue derrotada hace tres años por Fausto Vallejo. De ganar en el 2015, se establecería la paradoja de que, con su hermano en la Presidencia de la República, fue derrotada, pero ya sin la sombra de él, ganaría su Estado, Michoacán, donde Felipe Calderón nunca pudo acceder a la gubernatura.
En Michoacán el PRI no da color, no atina a tomar decisiones, mientras que todo indica que el PRD nuevamente postulará al actual coordinador del perredismo en la Cámara de Diputados, Silvano Aureoles Conejo. Y para variar, en Nuevo León la aspirante más fuerte al interior del PRI, es una mujer, o sea, Marcela Guerra, aunque yo no descartaría a la actual senadora Cristina Díaz, quién hace tiempo fue delegada del PRI en Aguascalientes.  Aunque también hay que decir que la candidatura la quiere el secretario de Economía.
En San Luis Potosí el PRI va arriba en las tendencias y aquí otra vez la mujer se hace presente para la candidatura al Gobierno Estatal. Sin duda hay paridad de género pues compiten interinamente un hombre y una mujer, si bien ésta lleva cierta ventaja.
Donde el PRI ya se da por muerto es en Baja California Sur, cuando el otrora partido invencible, no ha visto la suya desde algunos sexenios. Comprensiblemente, ningún priísta varón le quiere entrar a lo que consideran una lucha perdida y sólo una mujer, la actual alcaldesa de La Paz, está más que puesta para ser la candidata. Nomás esto faltaba: que las mujeres estén resultando más valientes que los hombres.
Contra lo que afirma el documento recién publicado, en Querétaro el PRI mantiene una clara ventaja sobre el resto de los partidos. Algunos atribuyen esta tendencia favorable del PRI, al buen desempeño del gobernador Rodolfo Calzada Rovirosa. Pudiera ser… Pudiera ser.
El análisis no dice nada nuevo en el caso Aguascalientes. La aspirante más fuerte por el PRI es sin duda la actual Procuradora Federal del Consumidor, Lorena Martínez.  Otros nombres de algunos aspirantes priístas se han escuchado, pero nada que no sea solo de relleno, a excepción de Gabriel Arellano que está trabajando en serio en busca de la candidatura, a ello habría que agregarle que Gabriel está presente en la entidad haciendo  “talacha” constante entre la sociedad.

EN DIAS PASADOS platicaba con un amigo sobre cómo se transmite la decisión de los presidentes priístas cuando se elige a quien será el candidato a presidente o a gobernador ¿Quién la transmite, en qué lugar, bajo qué parámetros? ¿Es cierto que existe cierto misticismo en el poder a la hora de pronunciar las famosas “palabras mayores”?
YO LE COMENTABA que la historia política de México, fue tan hermética durante décadas que supo guardar secretos que sólo llegaban al pueblo en forma de rumores, poco a poco se fue abriendo al conocimiento público a través de las “memorias” de algunos políticos resentidos que, antes de morir, quisieron compartir su verdad histórica. Aunque bien vistas las cosas, no todas las confidencias han sido por despecho o por resentimiento.
JOSÉ LÓPEZ PORTILLO cuenta en sus memorias que un día el Presidente lo llamó a Los Pinos. Era secretario de Hacienda y creyó que quería discutir con él los aumentos a las gasolinas que se acababan de anunciar de modo que llegó a Los Pinos con varias cajas con documentos, presto a someterse a un encuentro de muchas horas para dar explicaciones.
Para su sorpresa—evoca JLP—, Echeverría lo pasó a una pequeña sala, muy íntima. Le miró a los ojos y le soltó la pregunta:
-¿Te gustaría hacerte cargo de todo esto, PEPE? – le dijo, mientras con las manos y la cabeza señalaba todo el espacio que les rodeaba, como símbolo del poder máximo en este País.
López Portillo recordó que a duras penas contuvo un bostezo.
“Fue un reflejo nervioso”, reconoció.
Tampoco en este acto de transmisión de poder hubo algo de mágico. Fueron palabras simples, sin profundidad, sin grandilocuencia.
LÁZARO CÁRDENAS RELATÓ EN sus memorias, que cuando una noche de 1933 visitó al general Plutarco Elías Calles, a la sazón “Jefe Máximo” del País, en su quinta de Cuernavaca, buscó la forma de preguntarle si tenía posibilidades de ser candidato a la Presidencia.
-Me dijiste al principio que querías el consejo del amigo, Lázaro- le recordó don Plutarco.
-Del amigo y del jefe, mi general. Se trata de un asunto muy importante.
-De la Presidencia.
Don Lázaro lo aduló:
-A usted no se le escapa nada, mi general.
-Bueno, esto no es ningún secreto. El año próximo habrá elecciones para la Presidencia.
-De eso quiero hablar. He recibido diversos apoyos de amigos que creen que puedo aspirar a ser candidato. Claro que nadie le ha respondido ni ha permitido que se hagan públicos esos apoyos, si antes conocer su opinión porque usted ha sido para mí, no solamente un amigo y jefe, sino como un padre.
Elías Calles sonrió notoriamente satisfecho. Le clavó la mirada paternal a Cárdenas y lo inundó de dicha con estas palabras:
-Mira, la pre-candidatura a la Presidencia de ningún modo debe de ser una sorpresa. El pueblo debe saber con quienes cuenta, que trayectoria tienen y a partir de este conocimiento formarse un criterio a la hora de votar.
-Pero entonces tendría que hacer pública mi precandidatura.
Calles se enderezó en su asiento y, palmeándole la rodilla a Cárdenas, le dijo:
-¡Pues que se haga pública!
Esta charla nunca fue negada por nadie cuando había testigos sobrevivientes. Desde luego, menos ahora. Pero así es la política.
Las notas internacionales no suelen ser mi campo. No porque no me interese hablar o escribir de lo que ocurre en el mundo. De hecho, en otros tiempos -hace varios años- me gustaba analizar las políticas internacionales de los dos grandes imperios, Estados Unidos y la entonces Unión Soviética.
Se me daba el análisis precisamente porque era un asiduo lector de ensayos, estudios y análisis de la situación geopolítica de la época. Pero los tiempos cambiaron, el mundo cambió y se convirtió en una aldea global, expresión que estuvo muy de moda cuando la explosión tecnológica nos acercó a todos.
Escribir de las broncas políticas en otros países ya no es atractivo. ¿Qué puede uno darle al lector que le interese y lo sorprenda, si la información fluye segundo a segundo por todos los canales existentes, desde la televisión hasta las redes sociales?
Por eso me ocupo de los temas que le son comunes a los lectores. Los temas que se generan en el entorno, lo local, pues. Sin embargo, hay excepciones. Y el tema con que pretendo iniciar este DIALOGO PRIVADO se inserta en esa categoría de excepción. Se generó en Ginebra, Suiza, donde se acaba de celebrar una conferencia internacional auspiciada por la ONU. Participaron personajes de todo el planeta.
Entre ellos, el mexicano Carlos Slim Helú. Quiero suponer que usted ya se enteró de lo que este personaje propuso ante economistas y políticos de varios países del mundo.
De hecho, su pronunciamiento fue acogido por algunos noticiarios de la televisión por cable. En concreto: Slim propone aumentar la edad de la jubilación a 70 años. Escuchada esta propuesta así, de sopetón, es como para que muchos trabajadores se acuerden de la señora progenitora del llamado hombre más rico del mundo. Sin embargo, por absurdo que a algunos les parezca, Slim no es un empresario distante de la clase trabajadora. Es pragmático, sí, pero no distante. Y expone sus razones: por ejemplo, recordó que el actual límite para el retiro se estableció cuando el trabajo exigía mayor esfuerzo físico y el promedio de vida era de 60 años. “Ahora –dice– vivimos hasta los 85 años o los 90”. Tiene sentido, no crea usted. ¿Pero qué más propone el señor Slim? Hizo una propuesta que seguramente será motivo de una ardiente controversia: Slim no da paso sin huarache y es obvio que su propuesta tiene un fondo académico, de estudio, y no puede desestimarse su pronunciamiento. Verá: Se mostró a favor de modificar el modelo de trabajo a 3 días de 10 u 11 horas, para tener libres otros cuatro días y dedicarlos a la familia, a innovar, cultivarse o a crear. No suena mal, no suena mal, pero…
El asunto tiene sus bemoles y por lo pronto algunos financieros se mostraron escépticos. Incluso, los hubo que cuestionaron el buen juicio del magnate. Lo cierto es que lo único en que los trabajadores podrían no estar de acuerdo, es en aumentar la edad de jubilación a los 70 años. Y en cuanto a la semana laboral de 3 días de 10 u 11 horas, se antoja atractivo. Imagínese: cuatro días de asueto podrían ser dedicados a otras tareas aunque de acuerdo con la idiosincrasia del mexicano, el remedio podría salir peor que la enfermedad. En todo caso, ya se verá.

Be Sociable, Share!

Los comentarios estan cerrados