La política del agandalle

Escrito por on May 24th, 2014 y archivado en Columnistas, Destacado, Galería Fotográfica. Tu puedes seguir los comentarios a esta entrada a traves de RSS 2.0. Comentarios y referencias estan cerrados.

La política del agandalle
Luis Armando Reynoso Femat

Luis Armando Reynoso Femat

Cada día es más común ver como la clase política aprovecha las rendijas “legales” para sacar beneficio a la vista de todos, soportando algunas veces un tiempo de codena pública y desgaste en la sociedad, en el peor de los casos vemos como descaradamente se abusa del poder para delinquir y defraudar al erario público, todo desde una visión del agandalle.

El termino gandalla no se encuentra reconocido en la RAE, pero entendámoslo como popularmente se usa, como el tranza, el que saca ventaja legal e ilegal, el truhan, bribón, el que usa las cosas que no le pertenecen para su beneficio o aprovecha la fuerza, el ingenio, los recursos para tomar ventaja. En términos prácticos, el que se mete en la fila aprovechando que está un conocido, el que usa el estacionamiento para minusválidos sin tener una discapacidad, el que usa su cargo en el gobierno para beneficio personal.

Hoy la clase política nacional y local está sumergida de esa cultura gandallesca, (con sus honrosas excepciones) pero pongámonos en contexto.

A nivel nacional los legisladores federales aprobaron un “Haber de retiro” para los Magistrados Electorales, que además tenía la intención de ser vitalicio y heredable, algo así como el 70% de su salario (que haciende a $182mil 420 pesos, sin prestaciones, bonos y gratificaciones) como magistrados lo recibirían de por vida y en determinados supuestos lo seguirían cobrando sus viudas o viudos algo así como 730millones de pesos se erogarían de nuestros impuestos por el chistesito de los Legisladores Federales ¿El argumento principal? Solo por prestar su servicio a la nación.

Otro agandalle fue el de los llamados moches donde legisladores de los principales partidos pedían un porcentaje en efectivo de los recursos que ayudaran a gestionar para obra pública en determinados municipios.

A nivel local y lo más comentado es el escándalo del Exgobernador Luis Armando Reynoso Femat, por la venta ilegal de unos predios, por la desaparición de un tomógrafo, en total tiene cuatro procesos legales abiertos, todos en el sentido de peculado, tomar o aprovecharse del dinero público.

A nivel local el ejemplo reciente es la obsesión del Comité de Administración del Congreso del Estado de adquirir 30 vehículos (son 27 diputados, sobran 3) con un costo de 230mil pesos con un monto de 6millones 900mil pesos, ¿el argumento? Es muy peligroso manejar los autos actuales en su peligrosa labor legislativa. No obstante este “agandalle” existe otro sobre este, la presidente del Comité de Administración acepto que tomaría la agencia automotriz los autos viejos (Jettas 2009) en la cantidad de 25mil pesos cada uno. Ante esto pareciera “peccata minuta” su intención de adquirir nuevas iPad y celulares.

Un agandalle más es el que pretenden para prolongar el mandato del Presidente del Supremo Tribunal de Justicia en el Estado, con una iniciativa de reforma al artículo 52 de la Constitución Local se pretende mantener al actual presidente Fernando González de Luna por otro periodo más de cuatro años. Sin mediar opinión en el Poder Judicial, ni lo que opinen sus integrantes, ni la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos la fracción priìsta en el Congreso del Estado pretende consolidar su propuesta.

Ejemplos como los anteriores son muchos, pocos se conocen, desde aprovechar las “influencias” para vender “cerveza artesanal” sin los permisos correspondientes, hasta el uso descarado de los recursos del estado con fines partidistas o personales.

La política del “agandalle institucionalizado” se refleja en una supuesta carta escrita por Luis Armando Reynoso Femat, donde se podría dar catedra de lo que es para cierta parte de la clase política el agandalle, con todo cinismo dice “En mi paso por el poder me genero ingresos importantes, sin embargo esto se dio de manera natural, por la propia inercia de la actividad y el poder, pero siempre, siempre con el aval de los distintos poderes que conformaron los órdenes de gobierno, siempre de cara a la sociedad y con tal respeto y apego a los que los señores diputados dieron y autorizaron” en otras palabras todos fueron parte del “enjuague” o a todos salpique, y continua “soy un hombre que en el ejercicio del poder , lo confieso, aproveche lo llamarían `bonos económicos` del ejercicio del poder, son dineros y oportunidades que no se buscan, pero que tampoco se rechazan.” Esta última frase es la que muchos de los políticos inconsciente, pero por lo regular conscientemente, aunque no lo acepte en público justifican su actuar.

La cultura del gandalla es algo mal visto pero tolerado, lo vemos pero nos justificamos “nada puedo hacer” “para que me meto en problemas” “me pirateo la tarea del internet para pasar la materia” “!yo no quería! los diputados dispusieron” “Seria mejor un carro más baratito, pero el Comité de Administración fue el que autorizo” etcétera, pero confió en que son más y cada vez más los que no solo se indignan, sino alzan la voz por no dejar estacionar a un gandalla en un lugar para minusválidos y gritaran corrupto al político que regrese a buscar el voto después de despacharse tres años en su encargo.

Concretito

La corrupción en México. Una estrategia de resistencia cultural: Libro de Guillermo Marín editado por el Instituto Luis Sarmiento, donde se estudia el fenómeno de la corrupción en México desde un punto de vista cultural, con apoyos en la historia y que intenta buscar otro tipo de respuestas, más allá de las moralistas o aquellas que ha producido el colonialismo cultural, para mantenernos en una situación de inferioridad.

Be Sociable, Share!

1 comentario en “La política del agandalle”

  1. Carlos el Cuate dice:

    No se mordio la lengua el columnista?

Los comentarios estan cerrados