ISSSTE: ¿verdad que la “reforma” 2007 de Calderón fracasó?

Escrito por on Nov 13th, 2013 y archivado en Destacado, Galería Fotográfica, Salud y Seguridad Social. Tu puedes seguir los comentarios a esta entrada a traves de RSS 2.0. Comentarios y referencias estan cerrados.

ISSSTE: ¿verdad que la “reforma” 2007 de Calderón fracasó?
Felipe Calderón

Felipe Calderón

Según el diputado Ricardo Monreal el director del ISSSTE designado por Peña Nieto, Sebastián Lerdo de Tejada, incurre en conflicto de interés porque sigue operando, de forma simulada, la empresa de cabildeo LTG-Lobbying México, de la que es fundador. “A pesar de que haya notariado su separación sigue siendo el que la maneja a través de su sobrino Ángel Lerdo de Tejada” (Reforma, 12.10.13).

 Días después entró en vigor la adición al Reglamento de la Cámara de Diputados que regula el cabildeo, estableciendo que no podrán realizar actividades funcionarios públicos y/o familiares (cónyuges y parientes por consanguinidad o afinidad hasta cuarto grado) y cuya infracción será castigada penalmente.

 Lerdo asumió el cargo en diciembre 2012. En febrero 2013, declaró que “podremos hacer más con menos recursos” y en abril -derrochando malabarismos para justificar la “universalidad” de pisos mínimos que promueve Peña-, apuntó que “de no implementar cambios, el déficit financiero llegará a 8 mil 500 MP en 2020”.

No sorprende que el tercer párrafo del Informe Financiero y Actuarial 2013 (IFA-2013) establezca que: “la situación financiera global no refleja la realidad que encara el ISSSTE en su actividad cotidiana como Instituto, ya que enfrenta desequilibrios en la estructura de ingresos y gastos de algunos de los seguros y prestaciones, en particular el Seguro de Salud. El Informe refleja una realidad de suficiencia económica limitada y de viabilidad financiera comprometida a largo plazo” (p.7).

 A pesar de que el ISSSTE “reformado” ya no carga con el costo pensionario de todos aquellos derechohabientes que, por los exitosos amparos, quedaron cubiertos por el Artículo Décimo Transitorio -ahora en responsabilidad plena de la SHCP-, ni tampoco de los jóvenes de nuevo ingreso que jugarán su futuro y recursos en la ruleta financiera de PENSIONISSSTE, las cuentas de los seguros del Instituto no cuadran.

 Frente a este escenario, el IFA 2013 sólo ofrece estimar “posibles modificaciones a las cuotas y aportaciones para garantizar la viabilidad financiera del Instituto” (p.11). El “éxito” de la “reforma” Calderón y su “alivio” sobre las finanzas públicas fue propaganda. La Ley-2007 es más cara que la que abrogó (1983). Para ponerlo a flote, el PRI-Peña quiere, ahora, que los trabajadores paguen más cuotas con peores servicios.

 El 9 de octubre Lerdo resumió ante la Comisión de Seguridad Social del Senado los resultados del IFA 2013 y documentó que el Instituto enfrenta restricciones presupuestales “que inciden en su viabilidad financiera futura”. En 2012 recibió transferencias gubernamentales por 15 mil 765 MP para “afrontar sus desequilibrios”. En 2012, de los 9 fondos que opera el Instituto 4 registraron déficit: el Seguro de Salud: 2 mil 471 MP; el de Retiro, Cesantía en Edad Avanzada y Vejez: 9 mil 487 MP; el de Prestaciones Sociales y Culturales: 2 mil 106 MP y el de Riesgos de Trabajo: 262 MP.

 Lerdo aclaró a los senadores que el IFA 2013 “por ningún motivo sustituye la obligación de establece el artículo 46 transitorio de la Ley, para revisar la viabilidad futura del Instituto, que debió haberse realizado en 2011. Para solventar esta omisión se presentará a nuestro órgano de gobierno como lo establece la Ley y se le hará llegar a esta soberanía”.

 Y su “solución” es sencilla: “la Ley establece con toda claridad que en caso de requerirse recursos financieros adicionales para cubrir las necesidades de operación, estas deberán provenir de las cuotas y aportaciones o de transferencias del gobierno federal”.

 A pesar de este incierto panorama -que confirma el fracaso de la “reforma” Calderón-, Lerdo no renuncia a seguir publicitando la demagogia de la “universalidad” de Peña Nieto, que culminó en aprobaciones legislativas para establecer derechos “universales” de protección social mínima –o de piso básico, como petulantemente los ostenta la OIT- tales como la pensión y el seguro de desempleo temporal y que, por cierto, no son en absoluto universales al estar dirigidas exclusivamente a determinadas poblaciones.

 Sostuvo ante legisladores que el ISSSTE respalda “las propuestas de reforma por el presidente Peña para iniciar una nueva generación de políticas y seguridad social. Un estado social y democrático de Derecho para garantizar el ejercicio efectivo de los derechos sociales para todos. Bienvenido el cambio de paradigma que implica la convicción de que el derecho a la salud no sólo es un derecho laboral, es fundamentalmente un derecho humano”.

 Lamentablemente la reforma hacendaria de Peña “no da importantes pasos en materia de seguridad social” como declara la CEPAL (Reforma, 4.11.13). Es regresiva: eleva impuestos y reduce prestaciones. La “universalidad” de Peña, armada con paquetes básicos, se ciñe ahora sobre el IMSS y el ISSSTE.

 Pero siguiendo la hueca tónica de sus antecesores González Roaro, Moreno Cueto, Yunes, Villalobos e Hidalgo Monroy, Lerdo ofrece ahora, por enésima ocasión, haber “iniciado un proceso de transformación” que ostenta como “primera prioridad mejorar la atención al derechohabiente brindando servicios de calidad, calidez con cobertura y capacidad resolutiva oportuna en todas las áreas” así como “reducir y atender con prontitud las quejas”.

 En un Instituto cruzado por el derroche, corrupción endémica, desfalcos y malversación de recursos a lo largo de los doce largos años de la primera “alternancia” panista.

 El funcionario de Hacienda tras Calderón en la fallida “reforma”, dirige hoy el IMSS-Peña: José Antonio González Anaya. ¿Verdad que la “reforma” 2007 de Calderón fracasó?

 *Universidad Autónoma Metropolitana-Xochimilco

Be Sociable, Share!

Los comentarios estan cerrados