La serie mundial ¿50 o 49?

Escrito por on Oct 30th, 2013 y archivado en Deportes, Destacado, Galería Fotográfica, Lejano Cotidiano. Tu puedes seguir los comentarios a esta entrada a traves de RSS 2.0. Comentarios y referencias estan cerrados.

La serie mundial ¿50 o 49?
Mickey Mantle y Roger Maris

Mickey Mantle y Roger Maris

Días antes de iniciar la serie mundial de béisbol del  2013 el buen amigo Darío Zepeda Galván, compañero de estudios de Sociología de mi hijo Diego, amén de fanático del futbol e incondicional del Pumas de la UNAM, al grado de su tesis  de doctorado en Antropología cultural es sobre las porras del futbol,  me preguntaba, más que nada por cortesía,  a cual equipo le iba,  le conteste de inmediato:   al Medias Rojas de Boston.

A lo cual me replicó: me dicen que está muy pareja, ¿seguro que le va al Medias Rojas, acérrimo rival de “sus” Yankees?

Efectivamente están muy parejos y la diferencia va a ser el comportamiento del bullpen. Al que le falle el pitcheo de relevo ese va a perder…pero de ninguna manera le voy a ir al Cardenales, pues el San Luis me resulta más antipático que los Medias Rojas, sobre todo que en 1964 los “patirrojos” le ganaron a los Yankees la serie en 1964.

¿Todavía les guarda rencor a los Cardenales? Me replicó Darío.

Fíjese que da la casualidad que el 7 de octubre de 1964 dio inicio la serie Yankees-Cardenales, siendo la primera ocasión en que se trasmitió en “vivo y en directo” para la república mexicana la serie y desde entonces he visto, por lo menos, un juego de cada una de las subsiguientes series y  si no fuera por la huelga de 1994 que obligó a la suspensión de la postemporada, estaría disfrutando de mi 50 serie mundial que he visto por televisión y no la número 49.

No me cuesta mucho trabajo traer a mi memoria imágenes  de esa serie y de muchas otras que en mayor o menor medida me han dejado huella, dada mi enorme afición por el juego de beisbol, deporte que practique desde chamaco, tanto en los campos que entonces estaban “lejisimos” de la casa pasando las vías de ferrocarril, por la Colonia Ferronales  o por la privada de Wasco, cerca del arroyo que fuera tapado por lo que ahora es la avenida López Mateos, al igual que en el besibol de cascarita en la calle de Primo Verdad, donde vivía en ese entonces, la cual todavía no estaba pavimentada y prácticamente no circulaban coches por ella, lo cual nos permitía jugar con fluidez, con pocas interrupciones de automovilistas, los cuales cortésmente esperaban a que termináramos la jugada que estaba en curso y después les dejábamos pasar…¡eran otros tiempos!

La primera serie mundial que tuve oportunidad de escuchar por radio fue la de 1954 en casa de Ernesto Alonso, padre de mi sobrino Armando Alonso de Alba, quién tenía  un enorme radio-mueble  que parecían rockolas y con acabados de fina madera. Fue aquella en que los Gigantes de Nyueva York 2barrieron” en cuatro juegos a los Indios de Cleveland con todo y el mexicano Beto Avila, el cual acababa de ganar el título de campeón de bateo en la liga americana; pero claro que a pesar de la pimienta de Buck Canel o de la febril imaginación para narrar del Mago Septién, cuando la televisión tuvo a bien trasmitir los juegos, era otra cosa verlos en “vivo y en directo” que solamente escucharlos por la radio, aunque fue muy  emocionante seguir la serie de 1963, cuando la gran labor de Sandy Koufax y Don Drysdale vencieron a mis Yankees en cuatro juegos.

Dentro de los vividos recuerdos de la serie de 1964 me queda aquel momento en que Ken Boyer  de los Cardenales, después de conectar un grand slam en el quinto inning pasaba sonrientemente por la colchoneta de la tercera base, donde su hermano Clet Boyer le miraba con tristeza pasar, aunque siempre he creído que en su interior estaba feliz con que su hermano menor hubiera logrado ese estacazo, que a la postre significo el triunfo de los Cardenales y segundo juego que lanzaba Bob Gibson, quien emparejaba sus números en uno y uno. También queda la satisfacción de ver conectar, hombro con hombro, home run a Roger Maris y Mickey Mantle en la sexta entrada del sexto inning y después el primera base Joe Pepitone conectar grand slam en la octava entrada para terminar de “amarrar” el triunfo de los Yankees que empataba la serie a tres juegos por bando e ir al séptimo.

Bob Gibson

Bob Gibson

Pero también es el año de Bob Gibson quién debutó en la “gran carpa” en 1959 y que en ese 1964 había logrado su mayor número de triunfos en temporada regular 19 por 12 derrotas,  17 juegos completos  y 2 blanquedas. Gibson lanzó bien en el segundo de la serie aunque lo perdió después de lanzar 8 entradas. Volvió a la loma en el quinto juego lanzando la ruta completa y ponchando a 13 bateadores; pero desafortunadamente para los Yankees  lo mejor de Bob Gibson  vendría para el séptimo desafío en que volvió a lanzar los 9 innings, con sólo dos días de descanso, ponchando en esta ocasión solamente a nueve rivales y alzarse con su segunda victoria de la serie y el premio, merecidamente, de jugador más valioso de la serie. Para los aficionados de nuevo cuño, acostumbrados al beisbol de los pitcheres abridores de cinco o seis entradas máximo, con relevistas especialistas para la sexta, otro para la séptima, el preparador de la octava y el cerrador de la novena, lo de Bob Gibson parece ser cosa de otro mundo, aunque en rigor en esos tiempos, con todo y lo extraordinario de este pitcher, no era el único en el beisbol de las grandes ligas que lograba lanzar, un día sí y el otro también, juegos completos cuando les tocaba lanzar, pero ya habrá tiempo de recordar a otros como Mickey Lolich y Tom Seaver, cuyos nombres se me vienen a la memoria en estos momentos, junto con Jim Hunter de los capaces en lanzar nueve entradas.

Por último de lo que recuerdo de esa serie es de que en la sexta entrada Mickey Mantle, con dos a bordo, conectó el jonrón que le permitía implantar record en serie mundial con 18 y que en aquel momento parecía que podría seguir aumentando, pero a partir de 1964 vino una sequía de 12 años de los Mulos de Manhattan, los cuales regresarían al clásico de octubre hasta 1976.

Hoy vamos a disfrutar del sexto juego de la serie de 2013 con el Boston llevando ventaja de 3 a 2 y  jugando en su casa con la posibilidad de vencer  a los Cardenales, como en el 2007, para que quede atrás 1967 cuando  los Cardenales los derrotaron en siete juegos, teniendo otra gran actuación Bob Gibson  lanzando completos y ganando los juegos uno, cuatro y séptimo para volver a ser el jugador más valioso de la serie número 49 que me ha tocado seguir por televisión y  esperando poder cumplir con la cita el próximo 2014, en que seguramente volverán a llegar a la serie los Yankees… Pero quizás antes el novato sensación Michael Wacha haga el milagro de conseguir que la serie necesite de  un séptimo juego en que todo pueda pasar.  ¡Que no muera la esperanza!

 

 

 

Be Sociable, Share!

1 comentario en “La serie mundial ¿50 o 49?”

  1. elmejormuletero dice:

    ¡Chaquetero!

Los comentarios estan cerrados