1994, Año Aciago: Primermundismo y Quebranto.

Escrito por on Ago 24th, 2013 y archivado en Destacado, Galería Fotográfica, México subordinado. Tu puedes seguir los comentarios a esta entrada a traves de RSS 2.0. Comentarios y referencias estan cerrados.

1994, Año Aciago: Primermundismo y Quebranto.
Luis Donaldo Colosio y Carlos Salinas

Luis Donaldo Colosio y Carlos Salinas

LA SUBORDINACION EN LA ETAPA NEOLIBERAL

(Octava Parte)

1994, Año Aciago: Primermundismo y Quebranto.

Rebelión, Famiglia, Narcotráfico, Asesinatos,

Fachada económica.

-arriba: acumulación, abajo: insurrección-

Queremos respeto a nuestras tierras, la tierra, que es nuestra madre; ella nos alimenta y cobija, nos sostiene durante toda la vida, y hasta eso quieren quitarnos poco a poco. Sabemos que les resulta absurda nuestra forma de vivir, que no buscamos ganar y ganar dinero, o tener más y más cosas cuando tenemos lo que necesitamos para vivir. Eso es lo que nos enseñaron nuestros antepasados. Pedimos respeto.

Voz de la Comunidad Neo zapatista.

Nosotros esperamos de toda la sociedad mexicana una reacción favorable hacia las causas que originan este movimiento y que son justas. Podrán cuestionar el camino. Pero nunca las causas.

Comandante Marcos

Salinas pensó que yo no podría hacer nada. No creyó que yo me tomara en serio mi trabajo, y mucho menos que tuviera éxito.

Luego de lo conocido en este lapso, pregunto: ¿cuándo tendremos la valentía y la madurez política de decirle al pueblo mexicano que padecemos de una especie de narcodemocracia? ¿Tendremos la capacidad intelectual y la fortaleza ética para afirmar que Amado Carrillo, los Arellano Félix y Juan García Ábrego son en forma inconcebible y degradante, impulsores y hasta pilares de nuestro crecimiento económico y desarrollo social?

Voy a decir una cosa horrible: para mucha gente, los narcotraficantes han comprado a los políticos. Yo empiezo a llegar a la conclusión –y hay que pensar mucho y reflexionar mucho sobre ello- de que los políticos han usado a los narcotraficantes con programas de Estado y de gobierno.

Eduardo Valle, el Búho

Pero a estas alturas no sé distinguir quién es dinosaurio y quién es de la nueva hornada, que también pueden tener las mismas entrañas… Creo que hay viejos de buen corazón y jóvenes malvados, y viceversa.

Luis Colosio Fernández

Diana Laura siempre creyó que fue un complot

Fernando Gamboa

El Tanteo

Vicente Leñero, a la sazón subdirector de Proceso, cuenta con fecha de 8 de marzo de 1998 en: La  Invitación, cómo le fue extendida una invitación por parte del Candidato para que cubriese la ‘campaña presidencial’, o al menos realizara con el candidato oficial una gira como invitado especial.

¿Intentaba el favorito del Partido sondear de cerca un posible acercamiento con la dirección del Semanario, por aquello de que pudiese ganárselo para su causa en la hora de que ya desde la presidencia no querría que con la independencia periodística que ostentaba esta revista se dedicase a dar la nota negativa de la magna obra neoliberal que el futuro Presidente ya venía realizando desde la SPP?

‘Sí se trata de política hable con don Julio’, le hacía ver el literato Leñero al Candidato; teniendo por respuesta una fría mirada y el silencio.

Pero como el transigir la libertad de expresión no estaba en la consideración de Julio Scherer y colaboradores, aquel acercamiento sólo quedó en un tibio intento que de un día para el otro se interrumpió de manera drástica y grosera: a Vicente Leñero lo bajaron de un camión para subirlo a un avión con boleto de regreso antes de que se efectuaran los eventos de la gira a que fue convocado. Se había dado un: ‘cambio de plan’. ¿Algún artículo, alguna caricatural, la firmeza de Proceso manteniendo la línea, alguna conversación interceptada, hizo abortar de manera drástica aquel acercamiento? Su contacto al enterarse de la grosería cometida le promete a Don Vicente que ‘lo llamaría después para darle amplísimas explicaciones y disculpas’. “Por supuesto, Moreno Cruz, [que así se llamaba el achichincle] nunca me volvió a telefonear”.

Salinas se daba cuenta de que no podía mangonear a Proceso, evitando que siguiera describiendo de manera independiente y con difusión nacional lo que acontecería en su sexenio. Y mira que no se equivocó, un equipo bien conjuntado de reporteros y unos cuantos analistas perspicaces supieron relatar las peripecias sexenales de una presidencia de signo autocrático que se imponía en secuencia sexenal para consolidar una política económica pro empresarial y elitista, contrastando y desmintiendo la apoteosis de los grandes logros que los medios oficiales y privados difunden secundando el discurso oficial que pretendía dar cuenta de un México entrando en el Primer Mundo.

Hasta donde es posible llevarse a efecto en el ámbito periodístico, las investigaciones de Proceso supieron dar cuenta no solo del autoritarismo presidencial y de la irrevocable política neoliberal emprendida como culminación de la transición del PRI hacia la tecnocracia, y con ello de la ‘modernización de México’, sino también del lado oscuro del Salinato: transas y atropellos, enriquecimiento ilícito, narcotráfico y asesinatos.

ARRIBA, PRESUMIBLE PRIMERMUNDISMO – ABAJO, INSURRECCIÓN PROFUNDA

Iniciaba 1994, último del sexenio salinista y en el discurso oficial la economía nacional estaba de maravilla e iba por más con la puesta en vigor del Tratado de Libre Comercio (TLC), gran acuerdo que reinventaba la economía nacional reimpulsando al país por el crecimiento productivo en vías de consolidar la modernización.

Mera apariencia externa y superflua, propia de cifras macroeconómicas que no daban cuenta del ‘México Profundo’, por algo sería que el análisis crítico no se tragaba esas píldoras. Las propias cifras oficiales demostraban que la realidad era otra a la presentada por el discurso gubernamental, particularizada y presuntuosa, propagante de augurios por un futuro mejor que estaba presto por llegar con la entrada en el TLCAN.

Plantones y huelgas de hambre frente al Palacio Nacional eran fiel testimonio de la situación de agravio padecida por los de abajo. Pero como Salinas despachaba en Los Pinos, no tenía por qué enterarse.

Como se da cuenta en el artículo quinto de esta serie, a finales del 93 las cifras económicas en realidad no andaban nada bien, sino más bien todo lo contrario, el boom de la recuperación neoliberal se agotaba pronto. Los dineros obtenidos con las ventas de paraestatales se dilapidan sin provecho duradero. Las empresas nacionales estratégicas eran saneadas por la reconversión que significaba ser puestas a punto de aceptación para atraer la ‘inversión privada’ y el arribo del capital extranjero recargado, enajenando los sectores claves de la economía productiva.

Cuando el sector industrial privado también verificaba la baja viéndose afectado en las ramas de la industria textil, electrónica, automotriz, cementera, papelera, del juguete y del calzado. Las empresas mexicanas carecían de capital financiero. El desempleo se acrecentaba mientras que el comercio veía caer las ventas. La privatización significaba despidos y más despidos.

Las aerolíneas puestas en la piqueta por deficientes administraciones gubernamentales, no encontraban mejoría bajo explotación privada; Mexicana y Aeroméxico perdían en el 93 unos 3,000 trabajadores de aire y tierra. Y así por el estilo sería lo por venir.

De qué se trataba; desaceleración y truene de empresas preludio al TLC. Tratado y política económica neoliberal como mancuernas en la instauración de un nuevo orden económico internacional a favor del capital metropolitano, monopolista, transnacional, propio de los grandes consorcios industriales-bancarios o bancario industriales.

Lo más importante radicaba en que la industria de bienes de capital, prioritaria en una economía desarrollada, no hacía sino languidecer, ir entrando en vías de extinción, acorde con el interés intromisorio del capital extranjero, volviendo más dependiente al país de la importación de tecnología avanzada made in Usa o Canadá o Japan o Germany.

El TLC bien mirado era un acuerdo intergubernamental procurado por un sector de la oligarquía usamericana a favor de incrementar sus exportaciones, una retrocarga en el flujo comercial Norte/Sur que acentuara la asimetría entre ambas economías, tornando más dependiente a México del capital estadunidense.

El que no se incluyese un acuerdo migratorio constataba la intención de tan solo fomentar el flujo de mercancías acorde con las ventajas histórico estructurales prevalecientes en un orden internacional en el que el Norte desarrollado predomina sobre el Sur infra desarrollado; fomentando una mayor dependencia no solo en lo económico, sino también en lo político y en lo militar policíaco.

La puerta se abría más hacia el Sur que hacia el Norte. Era evidente que la planta productiva nacional estaba afectada y por verse afectada aún más, en una competencia cuan absurda como desigual, sin posibilidad en irla aminorando. El peso de la dimensión superior de la infraestructura usamericana hace inclinar la balanza a su favor. Las vías de apertura a cruzar por las puertas, tienen un flujo a favor del Norte tanto por la mayor productividad como por el imán que representa el dominio del dólar en las transacciones comerciales.

El libre flujo de mercancías no se vería acompañado del libre tránsito de personas, sin tomar en consideración lo que ocurriría en el campo mexicano ante la apertura a las importaciones agrícolas; la mano barata de emigrados o de trabajadores en maquilas no se regularía con un tratado sino con disposiciones unilaterales. Calculándose hacia 1993 en tres millones el número de  familias que serían expulsadas del campo por el impacto de la competencia agroindustrial septentrional.

Ante la negación de los EUA de abrirse al flujo de libre mano de obra, el TLCAN se convertiría en un encajonamiento de la economía nacional, al afectar la producción de este país y favorecer la importación de gramíneas extranjeras a cambio de exportaciones muy sectorizadas y como tal en manos de una corta cantidad de latifundios mexicanos, todo ello en detrimento del campesinado.

Por todo ello, la política económica neoliberal con su gran Tratado prendía la mecha de una bomba de tiempo provocando un deterioro económico que ha de reventar al país. Con una industria que veía aminorar su producción condenando al desempleo a millones de campesinos y trabajadores urbanos, volviéndose México el campeón de tratados comerciales que no hacen sino convertirlo en un país importador de mercancías y maquinaria.

Con el TLC se daba paso a la concentración de capital externo e interno en directa afectación a la pequeña y mediana industria, la que otorga el mayor número de empleos. Ergo, sólo algunos de los ‘super millonarios Forbes’ y empresas enganchadas en los vectores del Norte, más las que pudiesen sobrevivir proveyendo de bienes en el mercado interno no afectadas por la competencia externa lograban mantenerse a flote, en un proceso histórico que ha de durar unas cuantas décadas hasta terminar por quebrar la economía nacional.

Si el TLC entreabría la puerta al arribo de bancos extranjeros, supuestamente pasando por un período de transición con protección que debería durar hasta el Fin del Siglo. La realidad del caso se palpaba en el hecho de que la Banca recién privatizada, empleando procedimientos agiotistas obtenía cuantiosas ganancias, por lo menos era el caso con los bancos principales. De ahí el que Banamex obtuviese en 1992 mayores utilidades que el mismísimo Citicorp, “la mayor institución crediticia de Estados Unidos: 730.2 millones de dólares contra 722 millones, a pesar de que los activos del banco mexicano son 17,6% menores que los estadunidenses”, hacía ver Juan Castaingts.[1]

Un buen indicador de la afectación causada por la política neoliberal durante el mandato de Salinas se obtiene de cálculos efectuados por la Facultad de Economía de la UNAM, los que indicaban lo siguiente: la población en grado extremo de pobreza había aumentado en un 100%, de 13 millones a más de 35, en contraste, en ese mismo período la Banca elevó sus ganancias en un 41%.

Gran negocio de neo banqueros avorazados que no habría de perdurar, aun y cuando la acumulación de riqueza acaecida durante el salinato por parte de la plutocracia transexenal era todo un éxito.

LA MÁQUINA-MONSTRUO CAPITALISTA VS. LA REBELIÓN DE LOS DESPOSEIDOS

Y el encapuchado en San Cristóbal se presentó diciendo las cosas como son (de esta política cosificada). ‘El motivo político supremo de la lucha armada es el de confrontar a ésta dictadura disfrazada’. Rebelión en contra del gobierno espurio que encabeza Carlos Salinas; ‘gobierno ilegítimo, producto de un fraude, por consiguiente tornando ilegítimas sus acciones, por tal anti democráticas y que para peor cosa, ha de perpetuarse, puesto que el sistema electoral sigue sin ser confiable’: “un gobierno ilegítimo produce necesariamente elecciones ilegítimas”.  Por lo que los rebeldes piden un gobierno de transición que convoque a nuevas elecciones con una competencia realmente igualitaria.

‘Democracia, tierra, justicia y fin del gobierno espurio de Salinas’, son algunas de las demandas exigidas por el ejército insurgente, cual orientación a seguir en procura de la liberación de los agraviados. Un plantear la semilla de la resistencia desde abajo y a la izquierda, tal y como se irá delineando en la secuencia rebelde neo zapatista, en un movimiento que intentaba ser de dimensión nacional, procurando encontrar eco para lograr subvertir la dominación burguesa. Tarea titánica apenas enunciada solo factible con la perduración de la rebeldía y la propagación de esta a otros sectores sociales campiranos y urbanos, la que procede conforme las condiciones capitalistas se vayan degradando.

De momento, tales propuestas serían válidas a nivel nacional y retomadas por cualquier colectivo o persona consciente y crítica…, pero sin alcanzar la profundidad del valor neo zapatista, no habiendo cohesión rebelde de dimensión nacional.

Dado que el núcleo del punto de partida de la rebelión aborigen parte de la lacerante herida abierta que afecta a los pueblos ameriindios desde hacía ya cerca de media centuria, la represión permanente en que se mantiene a los pueblos originarios desde la conquista. Y lo dijo Marcos aquel primero de enero: “La represión para los indoamericanos existe desde hace 500 años. Usted posiblemente piensa en el tipo de represión de los gobiernos sudamericanos. Pero para los indios este estilo de represión es pan de todos los días. Puede preguntarles a los indios que viven en la periferia de San Cristóbal”.[2]

En resultas de la permanente desigualdad fomentada por la Corona Hispana desde la Colonia y prolongándose con la Iglesia y gobiernos caciquiles, las rebeliones indígenas en Chiapas se venían dando desde fines del siglo XVII. Hacia 1693 la etnia zoque se subleva en contra del representante de España, el Alcalde Mayor Maesterra, así como también en contra del propio cacique de la etnia, Hernández, representantes de la doble explotación llevada a cabo por los dos órdenes sobrepuestos que afectaban con una doble tributación a los indios, por aquello de si hubiera una República de españoles y una República de indios. Le correspondía a la milicia hispana reprimir a sangre y fuego este tipo de rebeliones, no contentándose con derrotar a los contingentes armados, en caso de que los hubiera, sino que solía masacrar los focos rebeldes; así ocurrió con la rebelión zoque.

Pero las rebeliones no dejarían de seguir produciéndose dado que la explotación era permanente e iba afectando más y más los territorios indígenas al unísono que depauperaban sus condiciones de vida. En 1712 por excesos de tributos que incluyen a la Iglesia Católica, el tercer sector de poder encargado de vivir de la explotación indígena, con actitud extrema y complementaria efectuada entre el obispo Juan Bautista Álvarez de Toledo y la Capitanía General de Guatemala. Esta vez, la prepotencia exacerbada por tales dirigentes provocó la rebelión de 32 pueblos que para el historiador Alfredo Palacios: ‘Son los mismos involucrados en el conflicto actual’.  Produciéndose otro aplastamiento cuando soldados traídos de Tabasco y Guatemala “exterminaron al pueblo de Cancuc, centro del conflicto”.[3]

En los años de 1868-1870 ocurre la sublevación tzotzil, encabezada por Pedro Díaz Cuscat, contendiendo contra el retardatario representante de la Iglesia, obispo Miguel Colina y Rubio; después de la captura de Cuscat, una gran cantidad de tzotziles sitiaron San Cristóbal pero no logran tomarlo ni mantener la rebelión. Los caudillos son fusilados en el Parque por órdenes del gobernador, José Pantaleón Domínguez, tío bisabuelo de Absalón Castellanos Domínguez, dándose cuenta con este hecho del linaje feudatario que se implanta en Chiapas.

Los antecedentes más directos de la Rebelión neo zapatista se ubican 10 años antes, en 1974, cuando la caída de los precios del café conduce a un empeoramiento en las condiciones agrarias: “Ante las demandas, el gobierno respondió con una de las represiones más sangrientas que se puede uno imaginar. Al ejército, desde entonces, lo ven como un enemigo, porque además lo utilizan para labores de policía, junto con las Guardias Blancas”.[4] ¿Alguna diferencia con el modus operandi de la época de la Colonia… Hispana?

Y peor aún, en la década que corre entre 1974-1984, “ocurrieron 120 desalojos violentos, en los que intervinieron el ejército y la policía. ‘En 1977, y a pesar de existir resoluciones presidenciales favorables, el ejército desalojó 16 ejidos del municipio de Simojovel, con lujo de violencia. Asesinaron a mujeres y niños. No esperaban un ataque ni estaban preparados para afrontarlo. Dos campesinos fueron tirados desde un helicóptero de la PGR”.[5]

La matanza de Golonchan sería el siguiente episodio sangriento de considerable gravedad, entre otros tantos que en cinco siglos de vasallaje han padecido las muy diversas etnias amerindias en Chiapas, y no se diga en Guatemala, (dato a ser considerado, dado que Chiapas originalmente formaba parte de la Capitanía General de Guatemala).

Esta represión cotidiana es una guerra de despojo, explotación, desprecio racial, mantenida durante la Colonia y prolongada con el Estado Nacional liberal y/o conservador. Pronunciada especialmente en el Sureste mexicano, zona propicia para que las grandes fincas de latifundistas se establecieran en base a cultivos tropicales o a la ganadería, latifundios que se mantienen y acrecientan ante la indiferencia de gobiernos federales y estatales, cómplices en el encubrimiento por pertenecer a la misma casta.

Por ello, la condición indiana es de ‘guerra permanente’: “Los indios siempre han vivido en guerra porque la guerra hasta hoy ha sido siempre contra ellos, mientras que ahora será para los indios y será para los blancos”.[6] Proclamaba como grito de guerra el  Comandante Marcos aquel histórico primero de enero.

Ese es el caso, la condición existenciaria de la revolución desde abajo por los más oprimidos entre los oprimidos que vienen a ser los indios, despreciados por terratenientes, gobernantes y ladinos, así como por todo comerciante que no ve en ellos potenciales consumidores, afectando a diversas etnias que antes que ser propiamente ‘mexicanas’ son su propia etnia, así en Chiapas: tzotziles, tzeltales, choles, tojolabales, mames, zoques, incluso los nahuas son nahuas u otra subdivisión, sin ser todos mexicanos. Lo que para las etnias mayas en realidad implica un equívoco, producto de una imposición neocolonial, ser mexicanos (etnia originalmente nahua). Etnias ahora todas hermanadas en su condición de afectación general por igual.

Así que podía parecer exagerado el plantearse la rebeldía chiapaneca como un movimiento nacional, pero la dialéctica del largo Siglo XX con la Crisis Terminal del Sistema Mundo Capitalista abre hacia el futuro la posibilidad del triunfo de los rebeldes de abajo y a la izquierda. Apareciendo sí como una ruptura rebelde mínima en la inmensidad de los dominios del Sistema de dominio el Capital internacional, instaurado como dominios de la propiedad privada, pero tendencia destinada a crecer conforme la Crisis se vaya agudizando.

Rebeldías y alternativas que vienen estando aquí en potencia durante todo el transcurrir de la Era Moderna que se habrán de explosionar conforme la dominación del capitalismo terminal se torne más intransigente, propiciando las interconexiones a nivel regional, nacional e internacional. Puede ser el caso ya iniciado con el proceso bolivariano-chavista internacionalizándose con el ALBA. Núcleos de los que parte la futura liberación de los pueblos en todo el mundo afectados en gran medida por la opresión capitalista y su barbarie extractivista.

Lo mismo a niveles micro regionales, movimientos rebeldes y comunitarios en diversas etnias contenidas en naciones arbitrarias que las incluyen o parten a favor del orden mayúsculo que establece el Estado moderno, pasando por una prolongada etapa de resistencia que deberá crecer en el transcurso de ésta y las siguientes décadas.

Con la sublevación de los neo zapatistas el México profundo se manifestaba en contra del proceso de modernización de un México que en sus entrañas aún tenía rémoras colonialistas recrudeciéndose por el neo colonato.

Así que la fecha del inicio de la Rebelión neo zapatista no podía haber sido más oportuna, a dos años del 1992, medio siglo de coloniaje, y en pleno inicio del Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos y el Canadá, Tratado que representaba para los de abajo el recrudecimiento de la ofensiva permanente que en contra de la gente humilde se ejerce acorde con el despojo de bienes y recursos territoriales; ofensiva neocoloniales programadas por el gran capital central interesado en tomarles todo recurso mineral o biótico de valía.

Guerra contra los pobres, lucha de clases, predominio monopolista del capital imperialista. Los neo zapatistas lo saben: “Es claro que la fecha está relacionada con el TLC, que para los indios es una condena a muerte. La entrada en vigor del Tratado representa el inicio de una masacre internacional”.[7] Puesto que el neoliberalismo en su trasfondo representa o conlleva una guerra contra los pobres, la sublevación neo zapatista representa la legítima defensa de los pueblos originarios contra los atropellos del capitalismo imperialista.

Gran verdad expresada por Marcos aquel primero de enero en San Cristóbal a ese Diario del Partido Comunista Italiano. Dado que se trata de la ofensiva final promovida por el capital imperialista en búsqueda de obtener para su explotación y beneficio particular el resto de recursos que faltan por explotar, en esta carrera desquiciada por consumir la naturaleza finita, pasándole por encima a los pueblos autóctonos que aún sobreviven en sus territorios ancestrales, o a los que han sido desplazados, en un efecto de arrinconarlas conforme las ondas de las oleadas coloniales se expanden más y más aventándolos hacia territorios no favorables para la agricultura o para meter ganado pero que pueden tener otro tipo de riquezas que ahora el capital transnacional ambiciona para sí.

Tal y como lo comprueba la explotación del share gas en los propios Estados Unidos, en lo que viene a ser un atropello del impulso voraz que no se detiene ante ningún derecho social o humano, pasándole por encima en este caso a propietarios rurales y a pequeñas localidades de ciudadanos estadunidenses que son tratados de manera similar a los explotados y desplazados de las periferias, (aunque algunos consigan una indemnización monetaria por los daños causados en su territorio), dado que la extracción del gas esquisto empleando la técnica del fracking propicia serios estropicios ambientales, provocando pequeños temblores o deterioro en el subsuelo; desperdicio de gran cantidad de agua utilizada en chorros con compuestos químicos cuyos residuos suelen quedar expuestos a la intemperie afectando seriamente el área circunvecina; contaminación de mantos freáticos y así del agua potable utilizada por los residentes; contaminación ambiental por fluidos de gases que escapan a la atmósfera; contaminación y carga ambiental por la instalación de fábricas de gas y el empleo de gran cantidad de transporte pesado que roe caminos y conturba a los residentes; daños y perjuicios  más los que se acumulen puesto que esta técnica extractiva requiere de realizar cientos de pozos que se agotan con prontitud. Hermosos paisaje lunar que han de dejar en lo que viene a ser un nuevo boom o burbuja pseudo económica inflada por la insaciable codicia de Wall Street.

Ofensiva final de la explotación capitalista que para los pueblos aborígenes ubicados en zonas remotas pero ricas en recursos naturales significa la procura de su exterminio o marginación al extremo; la expulsión de sus territorios para dar paso a la entrada de corporaciones transnacionales. Cuyo caso más conspicuo en la periferia latinoamericana se da en Colombia; la Colombia de Álvaro Uribe y de Manuel Santos, pero igual promovida por los gobiernos anteriores, en un proceso de dominación imperial que el establishment usamericano y sionista vienen implementando en Colombia desde hace décadas, ya con la modalidad neoliberal desde el Plan Colombia, signado en el período de Bill Clinton y Andrés Pastrana.

Pero lo mismo ocurre en el Chile pos Pinochet, con los sucesivos regímenes neoliberales que alcanzan su cúspide con el actual empresario pinochetista que funge como Presidente, un neoliberal a carta cabal de apellido Piñera. Explotaciones preferentemente mineras y ahora de hidrocarburos que afectan territorios de los mapuches en lo que hay que incluir a la Argentina de los progresistas Kirchner.

O es el caso en Paraguay, recuperada por la derecha tras de un Golpe de Estado propinado por Monsanto a Fernando Lugo para que la transnacional semillera y de agro tóxicos siga explotando intensas extensiones de tierra que le son concedidas cual latifundios por un Estado de raigambre cipaya desde que el decano de los gorilas Strossner impone un Estado militarizado a favor de las oligarquías externa e interna, Estado cipayo que le entrega inmensos territorios a las transnacionales para su total explotación, incluyendo la afectación de los nativos. Mismo caso de la Honduras de Goriletti-Lobo, en donde el cultivo de la palma para aceite es el caso del monocultivo impuesto por empresas extranjeras.

Mismo poder latifundista de industria agraria presente en Brasil y en Argentina, cuyos gobiernos ‘progresistas’ no logran frenar la ascendente influencia y presencia de terratenientes bien remunerados por las exportaciones de soja transgénica o caña de azúcar empleada como agro combustible. Por algo será que en Brasil se emplea al máximo el uso de agro tóxicos y pesticidas, no quedándole Argentina a la zaga. Inmensas extensiones de cultivos que se convierten en desiertos verdes acorde a como el mercado internacional central sigue empleando a las periferias para satisfacer sus demandas.

Lo que se confirma con el reciente informe de la Presidenta argentina de que será Chevron-Texaco la empresa destinada a explotar los hidrocarburos que recién le habían recuperado a Repsol. Esto es como correr a un zorrillo para permitir la entrada de una de las mayores fieras habidas en la fauna transnacional, la que en la propia Sudamérica, Ecuador, ha sido demandada y conminada a que page millonadas de dólares por haber contaminado la selva ecuatoriana.

De allí que el Mercosur deje mucho que desear, dista mucho en ser una auténtica alternativa al orden hegemónico capitalista sin ser capaz de presentar diferencias cualitativas, basándose como siempre en el extractivismo y la primarización de sus economías orientadas a la exportación hacia las metrópolis, si acaso variando de los regímenes que los antecedieron en el hecho de que los recursos obtenidos por exportaciones se están empleando en mayores porcentajes que antes en el gasto público procurando crear infraestructura, pero también empleando una política asistencialista que solo alcanza para paliar la extrema pobreza en un mediano plazo sin garantizar que esta mejora relativa vaya a perdurar y lograr consolidarse, pues no se trata sino de un neoliberalismo menguado….

La reforma agraria comenzada por Lázaro Cárdenas, en Chiapas fue impulsada por Efrén Gutiérrez gobernador afín al Tata, quien triunfó en los comicios de 1936, teniendo que contar con el apoyo del Senado para desplazar al gobernador Grajales, pues este político de filiación callista se negaba a entregarle la gubernatura del estado.

A contrapelo de la fuerza terrateniente el gobernador Gutiérrez se atrevió a entregar tierras a los trabajadores del campo en las regiones del Soconusco y la Sierra del Sur, repartiéndose fincas y creándose nuevos ejidos: “En el Norte, entre los choles, se expropiaron fincas de norteamericanos y alemanes, como la de El Triunfo…”. [8]

Pero aquel reparto fue insuficiente, no afectando el global a favor de la posesión de terratenientes; un estira y afloja en la disputa por la tierra sigue efectuándose y si Gustavo Díaz Ordaz expidió un decreto concediendo tierras en la Selva Lacandona a familias emigradas por exclusión de su tierra previa proveniente; Echeverría, con un nuevo decreto a marzo de 1972 concedía a la ‘comunidad lacandona’ (en realidad caribos emigrados[9]) 614 mil 321 hectáreas a 66 familias, lo que venía a ser la mitad de la selva: “Este nuevo decreto afectó aproximadamente a casi cuarenta comunidades de choles, tojolabales, tzeltales, tzotziles y zoques que estaban asentados ya en la selva y que tenían años tramitando la formalización o la ampliación de sus dotaciones de tierra”.[10]

Quienes resultaron beneficiados fueron empresarios madereros con derecho a explotar por diez años  35 mil metros cúbicos de madera al año: “La Compañía Forestal Lacandona, S.A., apoyada por Nacional Financiera, se dedicó a expulsar de la propiedad de los lacandones a todas las comunidades asentadas en esos territorios. Esta expulsión o ‘reubicación’ de familias que habían sido ya expulsadas años atrás por las presas o el hambre fue el inicio de un complejo proceso político que transformó la vida de las Cañadas a costa de despojos, explotaciones y enfrentamientos de comunidades que con el tiempo serían la base social fundamental del EZLN”.[11]

Para remediar la situación Jo. Lo. Po expidió un nuevo decreto creando la Reserva Integral de la Biósfera de Montes Azules, lo que representó una nueva reubicación de pobladores ya asentados, mientras que los gobernadores mostraban preferencia por favorecer a los grandes propietarios, llegando a emplear políticas insidiosas en procura de dividir y enfrentar a las comunidades entre sí, “mediante tres procedimientos esenciales: apoyando la formación o el fortalecimiento de agrupaciones cercanas a organismos gubernamentales, permitiendo la consolidación de guardias privadas en las fincas y estancias ganaderas y, finalmente, presentando a las organizaciones independientes como invasoras o mediatizadoras de los derechos agrarios de otras comunidades”.[12]

Relaciones conflictivas por los años 80. Tiempo en el que la Diócesis de San Cristóbal de las Casas, encabezada por el obispo Samuel Ruiz, lleva a cabo una catequización combinada con el empleo de brigadas de política popular, en pro de concientizar y organizar a las comunidades.

Y el reparto agrario en Chiapas seguía siendo particularmente dilatado: “Por ejemplo, 79 comunidades tuvieron que esperar más de 20 años para que se les entregara la tierra solicitada. Otras 66 tuvieron que esperar entre 20 y 39 años la respuesta a sus demandas de tierra en las modalidades de dotación y de ampliación”. Múltiples comunidades tuvieron que esperar entre 40 y 50 años para verse correspondidas en sus peticiones. “Esto contrasta con la celeridad de los trámites resueltos a favor de terratenientes. Por ejemplo, durante el gobierno del general Absalón Castellanos Domínguez se otorgaron en Chiapas 7 mil 646 certificados de inafectabilidad que ampararon un millón 142 mil 881 hectáreas predominantemente ganaderas. Contrastes así aclaran que uno era el gobierno para los finqueros y otro para las comunidades indígenas. Contrastes así muestran la violencia social que no se toma en cuenta cuando aparece la violencia armada en las comunidades”.[13]

Injusticia institucionalizada ejercida legalmente a través de décadas soliendo ignorar las consecuencias de su ejercicio, la afectación a las comunidades de manera irresponsable y ventajosa en favor  de terratenientes herederos de los hispanos y cuya actitud hacia el indio no variaba sino que empeoraba, generando consecuencias acarreadas que suelen incitar la subversión, haciéndose evidente que la eclosión y la recurrencia de la violencia ocurre en las zonas rurales afectadas por la explotación y/o por la marginación.

□ Caciques gobernadores. Chiapas es un estado empobrecido por la explotación de terratenientes locales y la explotación central federal. Explotación sin misericordia que los caciques ejercen sobre los indígenas sobre todo en las plantaciones cafetaleras, así en Sabanilla, al norte de Chiapas, en donde los finqueros seguían siendo señores de la tierra de arma de fuego y cuchillo: “Aquí persisten los peones acacillados y una modalidad sutil de las tiendas de raya. Aquí, el patrón dispone de las mujeres y matan impunemente a los campesinos. Como hace un siglo”.[14]

De manera semejante a como en Yajalón los finqueros pagaban con moneda acuñada por ellos mismos a peones que se veían obligados a gastarla en las tiendas de esos mismos potentados. Caciques de ranchos y palacetes (de gobierno), negocio redondo, impunidad y cadenas de sojuzgación garantizadas por la delincuencia institucional que el Estado impone empleando a las fuerzas represivas como bandidos efectuando actos delictivos remunerativos, tales como asaltos y secuestros.

Contabilizadas como veinte familias bien arraigadas y relacionadas con el PRI-gobierno, concentraban las mejores tierras de la entidad: “Hace  10 años, un millón 32,000 indígenas poseían 823,000 hectáreas –menos de una hectárea por persona- mientras que una sola familia concentraba 121,000 hectáreas”.[15] Acaparamiento de tierras efectuado por ganaderos, hacendados cafeteros, cañeros, plataneros, madereros, señores semi feudales con control absoluto en los territorios de su propiedad, correlacionados con el poder gubernamental del estado y con el gobierno central priísta.

Puesto que los gobernadores de Chiapas eran ellos mismos caciques, así por lo menos lo demuestran los últimos gobernadores previos al 1994. Empezando hacia 1978 cuando el gobernador nominado, Salomón González Banco Garrido, por lo avanzado de su edad delegó en su hijo Patrocinio el mando del estado, y Patrocinio se convirtió en ‘Latrocinio’ pues se dedicó a saquear a más no poder todo tipo de riqueza ya fuese como terrateniente o como gobernante, haciendo ‘producir’ el dinero que la federación destinaba al erario de Chiapas, depositando el monto en el Banco de Comercio sin emplearlo en lo debido. Como dos años después se nombra un gobernador interino, éste (Juan Sabines Gutiérrez. 1980-82) le exige a ‘Latrocinio’ el dinero debido y éste se lo entrega sin chistar, empero no le da ni un peso de los intereses devengados en el banco por el depósito de 1,300 millones. Un simple ejemplo de las transas ejemplares que suelen hacer los políticos mexicanos ante la falta de justicia que los juzgue.

Breves pero igual de abusivos y  cleptomaniacos, antes de Juan Sabines y de Salomón González estuvieron en  la sede de gobierno en Tuxtla Gutiérrez Jorge de la Vega Domínguez y Manuel Velasco Suárez, considerados por igual de corruptos e ineptos en sus breves administraciones que no terminaron, puesto que fueron llamados al Distrito Federal a cumplir otras funciones para el Partido,  gobernantes que  no representan ninguna diferencia; despilfarro y balas a quienes reclamasen tierras era la política oficial de Estado en el estado chiapaneco. Por lo que Juan Sabines también aparece como un protector de caciques y sus bienes inmuebles, de ahí el origen de la matanza de Golonchán. El delito, haber invadido tierras de latifundistas…

Así Chiapas viene a ser una tierra de latifundistas que conforman una oligarquía terrateniente, Absalón Castellanos Domínguez, gobernador de 1982 a 1988, propietario de mansiones ostentosas,  se le contabilizaban catorce fincas familiares, multitud de tierras indiciadas por la reforma agraria que se negó a entregar a campesinos. Responsable de “inversiones millonarias con dinero del presupuesto estatal, en depósitos bancarios a corto plazo. Fraudes a ejidatarios con el Programa de Rehabilitación Agraria. Robos a productores de café con la comercialización del producto, por funcionarios locales. Saqueo de maderas preciosas no solo en Chiapas sino también en Oaxaca…”.[16] Ese era el gobernador cuando la rebelión zapatista se fue gestando, al calor de tales atropellos y desconsideraciones para con los sin rostro, incluyéndose la matanza de Golonchán.

Fiel ejemplo de un gobernador cacique que para perpetuar sus fechorías ejerció amplia represión teniendo para ello como Secretario de Gobierno a un experto ampón, el también chipaneco de abolengo caciquil, Javier Coello Trejo, de amplia trayectoria como policía narco y represor de poblaciones enteras pretextando el combate a las drogas. Contando Absalón con el antecedente fúnebre ocurrido en la mencionada matanza de Golonchán, perpetrada el 15 de junio de 1980, siendo gobernador Juan Sabines, el gober suplente, cuando Absalón actuaba como represor oficial de ese gobierno al desempeñarse como comandante de la XXI Zona Militar.

Aquel día era domingo, procediendo los soldados a rodear y acordonar el poblado para que sin mediar diálogo alguno comenzaran a disparar al lado de ‘los terratenientes que iban disfrazados’: “murió mucha gente, mucha. No dio tiempo de nada. Quemaron nuestras casas y de una en una venían matando a cristianos / -El gobernador fue el que nos mandó matar. Y se lo digo en su cara. Los cadáveres fueron devorados por los animales. Zopilotes. Perros. De lejos los vimos bañados en sangre. Comieron la cara, el cuerpo de nuestros hijos y esposos…”,[17] testimonia una mujer sobreviviente al ataque.

Y si Absalón fue elegido en el Partido para ocupar la gubernatura siguiente, no fue a pesar de, sino debido a, esa feroz participación, qué habría que proteger pozos petroleros por explotarse, y Domínguez debía de ser el máximo dirigente como garantía de su salvaguarda, puesto que: “probablemente haya guerrilla o pueda surgir en cualquier momento”.[18]

Tiempo en el que se mencionaba que Pemex había descubierto cerca de Ocosingo un gran yacimiento. Y consta que Ocosingo es palabra náhuatl que significa: ‘la tierra del señor negro’. Mencionándose algunos pozos que tras de ser perforados de inmediato fueron tapados, colocados en reserva para una futura explotación: “La única explicación que tienen los trabajadores es que esos campos petroleros serán explotados y desarrollados por compañías contratistas”.[19] Es decir, por compañías privadas…, y de preferencia extranjeras.

En otra zona ubicada en el vértice que forman los ríos Usumacinta, Lacantún y Lacanjá, se localizan otros cuatro pozos, en cuyo territorio contiguo transfronterizo opera Texaco (hoy fusionada con Chevron).

Pero si Absalón era todo un señor cacique y habiéndose comprobado que Patrocinio era todo un pillo, pues los del Partido decidieron nombrarlo ahora sí gobernador en pleno hacia 1988. Y cuál diferencia entre ellos, robaban, reprimían, extorsionaban, encarcelaban campesinos solicitantes de parcelas, llegando Patrocinio a convertir en delito la protesta social. Explotando los bosques y las selvas en beneficio particular, mientras encarcelaba a unos cuantos indios presuntos talamontes, cuando que Corporación Forestal de Chiapas desperdiciaba 7 millones de metros cúbicos de maderas preciosas en la región de Marqués de Comillas.

Eso sí, con Patrocinio el latrocinio se modernizó, al otorgar tierras ya invadidas compradas por el gobierno con 17,000 millones de pesos, los viejos terratenientes se activan hacia la comercialización y el coyotaje, cual empresariado agrícola, esto ocurría a la par de que la policía del estado cometió todo tipo de tropelías, lo que propició que el director de todas las policías del estado, Ignacio Flores Montiel, fuese detenido acusado de secuestrar, narco traficar y corromper. Tras la carátula de la modernización agraria que se manejó en ese sexenio, estaba más de lo mismo, represión para desarticular a las agrupaciones agrarias que luchaban por la obtención de tierras. Porque en Chiapas, no había de otra.

Cuáles eran las causas concretas de la sublevación: el peonaje, el despojo de tierras, la concentración de la tierra en latifundios, la represión constante, todo ello, como vemos, auspiciado por gobernadores caciques,  lo que aunado a la miseria permanente obligaba al indígena que no ha roto sus ligas comunales ni su arraigo a la tierra manteniendo la dignidad, a agruparse para combatir.

Los terratenientes chiapanecos bien podían ser calificados de una casta colonial, tal y como lo hacía ver Carlos Montemayor, una casta neocolonial sin cuya transformación de actitud el conflicto no se puede superar: “El gobierno federal, los políticos chiapanecos conscientes y la población del estado tienen que  obligar a los terratenientes a despertar al siglo XX. Tiene que obligarse a esa casta  retardataria y rapaz a darse cuenta de que la encomienda acabó hace 300 años / La subestimación brutal de lo indígena en Chiapas hace creer a esos latifundistas que el indio no merece ser respetado en sus tradiciones y ni siquiera en su vida. Por eso, si no hay voluntad de reconocer derechos a las comunidades indígenas, no habrá negociación pacífica posible. En cambio, si se reconoce el carácter popular del levantamiento, entenderemos que militarmente es imposible sofocarlo a corto plazo y que no basta con deformar los hechos, buscándole causas internacionales u otras, para evitar el compromiso histórico que tiene México con ese rezago político y económico de las comunidades indígenas”.[20]

□ En la necia Historia Colonial. Al no querer entender el México Profundo, al persistir en la explotación colonialista agravada con las prácticas más incisivas neocoloniales a lo capitalismo transnacional fomentado por el neoliberalismo, el conflicto versus los campesinos, los originarios, los pobres marginados, no hace sino recrudecerse sin que el gobierno federal o estatal haga por enmendar las políticas expoliadoras, sino que se empeña en seguir practicándolas o tolerándolas.

Afectados por un estado colonial prolongado con nuevas fórmulas y en otras circunstancias históricas: “’nuestra situación, que se remite al siglo XVI, aún no ha sido superada. Hasta nuestros días, los pueblos indios vivimos bajo una relación colonial, tanto respecto al estado chiapaneco, como con los ladinos o mestizos’ / Opresión, explotación, discriminación, marginación y exclusión, donde existe un gran éxodo de indígenas, proliferan las iglesias, ha crecido la violencia y se ha perdido la esperanza”.[21]

Y por qué proliferan las iglesias, ¿no fue tal la estrategia imperialista implementada desde los años cincuenta en la línea del divide e impera, introducir iglesias protestantes en Chiapas con las que dividen las comunidades? Repárese el que en Chiapas el número de feligreses abjurados del catolicismo representa el mayor porcentaje de protestantes o evangelistas de toda la Nación. En 1990 un 16.3% era cristiano salido de la Iglesia Católica, cuando que en el resto del país el total de evangélicos alcanzaba sólo un 4.9%.

La gota que derramó el vaso efectuada por el gobierno federal vino a ser la reforma salinista al artículo 27 constitucional “que aseguró la propiedad privada agraria eliminando las secciones del artículo  que permitían a las comunidades solicitar el reparto de tierras, y autorizando, además, que las tierras ejidales pudieran legalmente comprarse, venderse o usarse como garantía de créditos, a fin de que las empresas privadas, con nuevas asociaciones entre capitalistas y propietarios, pudieran comprar tierras ejidales de acuerdo con nuevos límites legales, dando como resultado que una empresa con 30 accionistas pudiera incrementar 30 veces su propiedad a partir del límite individual. Es decir, se sentaron las bases para legalizar los latifundios familiares o corporativos que ochenta años atrás la Revolución Mexicana se había propuesto combatir (aunque, ciertamente, no en Chiapas)”.[22] Y nótese cómo la posibilidad de préstamo enajenando la tierra va por delante, típico sistema ancestral de usura…

Siendo Chiapas el estado que tenía mayor rezago en el reparto agrario, resultaba más que ningún otro afectado por tal disposición presidencial; sin título de propiedad, muchas comunas podían verse desplazadas y despojadas de sus tierras. “Este artículo, el 27 constitucional, lo cambiaron sin preguntarnos, sin pedir nuestra palabra. Ahora es el tiempo de que nos escuchen, porque al quitarnos la tierra, nos quitan la vida”. [23]

Y de qué manera les quitaban la vida. Los pendientes dejados por la supresión de la reforma agraria eran de dimensiones colosales, las condiciones de vida del pueblo indiano eran paupérrimas: “Había más de 100 mil campesinos solicitantes de tierras. Sin embargo, el 30% de la superficie total del estado, en posesión de grandes terratenientes, se dedicaba a la ganadería extensiva. / Existían miles de expedientes agrarios rezagados, resoluciones de dotación no ejecutadas, solicitudes de ampliación estancadas: trámites de 20, 30 años. Pero los latifundios –denunciados reiteradamente por los campesinos- eran intocables, y sus dueños llegaban al extremo de despojar a los ejidos de sus tierras”.[24]

□ ¿Se sublevan los pobres ante sus precarias condiciones de vida?

Paupérrimas condiciones de vida tras de cinco siglos de opresión componen el marco propicio para la rebelión o para la hambruna y miseria extrema. En las estadísticas que presuntuosamente querían hacer ver un México Moderno y en desarrollo, Chiapas aparecía en los renglones inferiores prácticamente en todos los rubros, a pesar de ser uno de los estados con más recursos naturales, ya de por sí explotados a favor del resto del país.

Pero qué se podía esperar de un estado bajo un dominio colonial que abarcaba cinco siglos sin cambiar en su constitutivo social a pesar de los cambios políticos ocurridos en el centro del país. ¡He!

Contando con 3 millones, 210 mil, 496 habitantes, en lo concerniente al tendido de luz eléctrica la situación era por demás desfavorable e injusta: puesto que el 34.9% de las comunidades se encontraba sin acceso a ella, y el porcentaje no sube al considerar el total de las viviendas en el estado, puesto que tan solo daba para ser el 33.1% en datos del censo de 1990, lo que hacía ocupar a Chiapas el peor lugar de todo el país. Pero no se diga que Chiapas generaba por entonces el 60% de la energía eléctrica nacional.[25]

Vivienda, por demás precaria y carente de los servicios básicos, sin drenaje y ubicándose la mayoría de las habitaciones en el campo: dos de cada cinco viviendas contaban con agua entubada por tres de cada cinco que no tenían drenaje y una de cada tres sin luz.

Atención a la salud: Un médico por cada mil quinientas personas, no llegando ni a la quinta parte de la población las personas derecho habientes a los servicios de salud pública, de ahí el que la muerte por infecciones intestinales o de las vías respiratorias aparezcan como la casa primera de defunciones, lo que va aunado a condiciones de desnutrición en cifras muy elevadas.

El rezago educativo era propio de una sociedad, ya no colonial, arcaica. Con una analfabetismo oficialmente reconocido al 30.1%, en otros informes considerado en un 43%. Con el nivel de escolaridad más bajo, solo un 71.3% de niños y adolecentes asistía a la escuela, cuando que la media nacional para los años 80 era del 85.8%.

Salarios, de los más bajos del país, con un desempleo disfrazado por la subocupación en el campo laborando por cuenta propia, puesto que Chiapas presentaba una economía urbana poco desarrollada. La entidad federativa con menor número de obreros y la que registra mayor número de trabajadores ‘por su cuenta’. “En otras palabra, a falta de oferta de empleos en la economía formal, casi la mitad de los chiapanecos en edad de trabajar tiene que ingeniárselas para obtener ingresos”,[26]  a como puedan, por no decir, como Dios le dio a entender…, por aquello de la fidelidad al Altísimo; ergo, el 19% de ‘empleados’ no recibe salario alguno y el 39.9% recibe menos de un salario mínimo…, y párele de contar.

□ Tras del Encontronazo. Insurrección en Cadena versus el Maquinal Sistema Mundo.  .… Si en 1989 en Venezuela el estallido social que significó el ‘Caracazo’ era la protesta urbana espontánea ante las medidas neoliberales tomadas por el Presidente Carlos Andrés Pérez. El neo zapatismo venía a ser la respuesta campirana e indiana tras de tantos siglos de miseria y opresión. Apareciendo desde el fondo de ese México que la perspectiva gubernamental prefiere ignorar, más y cuando se está procurando conseguir la inversión foránea.

Los neo zapatistas han plantado la semilla de la rebelión en procura de la ruptura drástica que supere al capitalismo terminal; auténtico movimiento anti capitalista proveniente de los modos culturales arcaicos a nivel tribal, así portadores de la esencia de la democracia comunitaria, las relaciones inter comunitarias.

Si la esencia de la democracia es la comuna, la tribu, la fratria, el gen, el dilema radica en lograr extender exitosamente el ejercicio del buen gobierno que se practica en el ámbito comunal por enlaces atómicos de células ahora aisladas.

El mandar obedeciendo, el servir y no servirse, el proponer y no imponer en procura de edificar un mundo nuevo sin destruir a la Madre Tierra, han de reproducirse a nivel gobierno general pero sólo si se vence el dominio burgués capitalista. Con un ejercicio intracomunitario que eche por la borda la política burguesa confeccionada y desempeñada por profesionales que mandan abusando y optando por la ganancia capitalista, política corrupta que se encubre con escenarios y escenas demagógicas para venir a ser en realidad eso, no una democracia sino una demagogia en el sentido peyorativo que ya refería Aristóteles cual democracia degradada. Falsa democracia moderna más propia de ser un gobierno cupular corrupto, pasando a ser una auténtica oligarquía capitalista.

Los ignorados de la tierra se sublevan para hacer ver la persistencia de la injusticia colonial que afecta a los pueblos originarles que subsisten en la sobrevivencia al margen de la macroeconomía. ‘Desde que llegó el hombre blanco comenzó la sobrevivencia’. (Gran Jefe  Seattle de las tribus dwamish y suquamish).

Sublevación desde abajo, de parte de quienes han estado sobreviviendo desde la llegada del hombre blanco, significando el sobrevivir sometidos a la hegemonía de los designios occidentales, de una civilización material progresista cuan destructiva, así como hacedora de injusticias programadas en la reproducción constante de un sistema que tiende a acrecentarse sin fin, dado la índole crematista de su esencia compulsiva.

Contrastando con estos hijos de la tierra que con humildad y paciencia perseveran subsistiendo a contracorriente del movimiento civilizatorio, contemplando y padeciendo las catastróficas consecuencias del desarrollo material, hibernando cual antítesis de ruptura implícita en la negación dialéctica al desarrollo de la Sociedad Industrial.

Contra el proyecto civilizatorio moderno que el capital realiza procurando someter a la Naturaleza, pasando de manera irracional y un tanto inconsciente a someterla y destruirla, engolosinados los capitalistas con la explotación de recursos naturales sin mediar ponderación que permita su recuperación, obnubilados en el gasto total de todo hidrocarburo mientras resulte rentable, en esta embriaguez desquiciada con su compulsión lucrativa-construccionista-consumista.

La contracorriente abreva en lo arcaico, emana de la empatía por la natura, cosmos en verso con la vida en el Planeta, propio de pueblos arraigados a la Tierra, ecumenismo de pueblos y no de gobiernos. La rebelión anticapitalista tiene que arrancar de los sobrevivientes del progreso autodestructivo que la barbarie capitalista conlleva como su signo consubstancial. Misma condición óntica que lo condena a ser superado o terminar por destruir su obra material, una tecnosfera excesiva.

El Encontronazo encarna el choque de culturas disímiles en su cosmovisión, idiosincrasia y modo de vida material. La civilización europea emprendida desde fines del Medievo y reconfigurada en el Renacimiento, dejando atrás los parámetros y paradigmas cultuales de índole tradicional, se activa por el camino del desarrollo material revolucionado, acicateada por la compulsión crisohedonista, fiebre dorada que afectaba a los conquistadores a principios del siglo XVI, que habrá de prolongarse e irse convirtiendo en la pandemia crematista; cremática que termina por asolar al mundo, la pasión por acumular dinero para poseer los bienes terrenales y para que lo plutócratas adictos se apropien de los artificios mundanos.

Porque el genocidio-etnocidio cometido por los conquistadores europeos y prolongado por sus descendientes ha sido brutal, una secuencia prolongada a través de cinco siglos, una labor de expoliación de riquezas naturales que va acompañada del holocausto de los pueblos que se resisten, así como de la explotación inmisericorde de los que quedan sometidos, sojuzgados como empleados útiles para la extracción de múltiples elementos naturales que bajo la óptica codiciosa de los europeos-occidentales y sus herederos, son materia prima para hacer incrementar el Capital.

Genocidio-etnocidio que conforme se incrementa la compulsión capitalista se torna en una dinámica destructiva maquinal, que en la misma medida en que depreda la naturaleza exterminando cientos y miles de especies del reino animal y vegetal, al unísono de ir acabando con los aborígenes primitivos ligados a la Tierra.

Desde el holocausto cometido por los castellanos en San Salvador, la Isabela, Cuba, hasta el hostigamiento permanentemente ejercido en contra de los nativos amazónicos; o  de los mapuches afectados tanto en Chile como en Argentina, o los yaquis recientemente aquí en México, por esta última oleada de explotación capitalista que se intensifica conforme va acabando recursos y requiriendo de mayores obras de infraestructura para intentar continuar con el absurdo desarrollo material contra natura.

Dado que el proyecto hegemónico de desarrollo material progresivo que instaura la civilización occidental, basada en el impulso capitalista, conlleva de manera consubstancial, desde sus orígenes como capitalismo colonial y a lo largo de Largo Siglo XVI y su propagación como comercio internacional, el síndrome de la expoliación efectuada cual praxis que concreta en dos incidencias simultáneas y complementarias: la explotación de la Natura y la explotación de los trabajadores desposeídos.

Síndrome y praxis que se verá elevada a la cuarta potencia con la Revolución Industrial, conduciendo y propiciando que los dos aspectos negativos en su prolongación tengan consecuencias calamitosas; una Naturaleza devastada y adulterada que afecta la totalidad de la Biósfera; y un mundo desquiciado en el que impera la injusta distribución de la riqueza, base de la desigualdad ingente y creciente, conduciendo al estallido de la Crisis en dimensión planetaria. Planeta lacerado y relaciones injustas igual a Catástrofe Apocalíptica.

Desde el lejano 1492 los dos polos contrapuestos: hegemónicos occidentales vs. Pueblos de la Tierra, se viene confrontando, a través de estos cinco siglos de coloniaje y re coloniajes en los que la explotación de las periferias resulta condición sine qua non para que la acumulación de capital y con ella el progreso material que Europa Occidental y Estados Unidos han liderado, adentrándose en la etapa del capitalismo imperialista, implementándose las políticas neoliberales, se activa el asalto final del Capital a la consumación de los recursos naturales, cual explotación llevada hasta sus últimas consecuencias. Caos entrópico en el mundo; dominio concentrado en la minoría capitalista. TLC a favor de las compañías transnacionales.

En contrapartida al Polo hegemónico se presenta la Rebelión de los más humildes, campesinos indígenas, los secularmente afectados que se siguen oponiendo porque este asalto final representa su exterminio, intentando prolongar la vida y no terminar en la sub vivencia de ‘paraísos’ artificiales que no han de perdurar dada la virulencia de su impacto económico-ecológico.

De manera tal que en la etapa final del capitalismo se vuelven a confrontar los dos polos antitéticos que luchan en la dialéctica que viene a ser la Historia Moderna. Los poderosos, conquistadores, colonizadores-capitalistas vs. los conquistados-colonizados y marginados de la Tierra, en lo que se contraponen dos mundos de vida cual esferas antípodas que contienen lo arcaico versus lo moderno en una dialéctica dilatada que ve transformar los componentes y las entidades sin que se modifique su esencia.

Si en 1492 inicia con el Encontronazo la guerra colonial propagada por el ejercicio hegemónico de Europa Occidental trasladado por el norte Atlántico, cual eje hegemónico de la Modernidad Triunfante ya propiamente Capitalista que se realiza sometiendo a las sur-periferias de la Modernidad Primeriza y fallida Ibérica, teniendo por sojuzgamiento de fondo el que se da para con los pueblos aborígenes conquistados, colonizados, sometidos al dominio político nacional, tejido que se interrelaciona con el orden económico internacional que funciona a favor de la acumulación central, Norte Metropolitana.

1994, con la insurrección neo zapatista se marca en el registro histórico que la resistencia de los pueblos originarios se mantiene y reaparece a los ojos de quien quiera ver, que ante la catástrofe capitalista existe un sendero alternativo que aún se nutre recuperando las formas arcaicas de gobierno y el yacer en la Tierra sin alterar su latido vital. Como un último aviso de parar la expoliación maquinal que afecta tanto a la Naturaleza como a los pueblos antes de que la catástrofe pueda ser total.

Suprimir media naturaleza y a los Pueblos de la Tierra tal y como está aconteciendo garantiza un mundo desolado, en un futuro desangelado, aterrador, asolado. El cómo se llegue a tal situación o no, depende de la lucha que se viene efectuando con ejemplos como el neo zapatista, requiriéndose el que sea capaz de acrecentarse haciendo que la semilla sembrada por ellos germine y brote por sobre muy diversas superficies como árboles de vida.

Evidenciándose que los neo zapatistas han hecho mucho por la causa revolucionaria anticapitalista, no sólo en el nivel local, regional, nacional, sino en el horizonte mundial, restando que este movimiento que arranca como un batallón de hormigas en las selvas y bosques chiapanecos, visibilizando lugares antes imperceptibles en el mapamundi geopolítico, pasando a tener una presencia permanente en esta etapa de resistencia prolongada ante el embate final del capital imperialista.

Etapa de resistencia prolongada y de realización en pequeño del otro modo de vida posible que cual semilla arranca desde abajo, desde lo profundo de la tierra, invisible e insignificante, pero potencialmente inmensa, como un pino, en proceso de acrecer conforme el próximo futuro va marcando el término de la barbarie capitalista. Crecimiento internacional junto a otros movimientos indios, étnicos, regionales, posibles en su enlace con naciones independientes del orden imperial, como Cuba, o internacionales como la Naciente ALBA del proyecto bolivariano-chavista, en la medida en que estos Estados periféricos sean capaces de ir creando una nueva economía nacional y un nuevo comercio interregional distintos al capitalista, para que sea una conjunción de fuerzas auténticamente revolucionaria en cuanto sean auténticamente anticapitalistas, en procura de la Revolución total que se requiere para suprimir a tan monstruoso cuan poderoso y así maquinal Sistema Mundo.

Debajo, al fondo, en la periferia, aislado, como todo movimiento independiente que se prende en una región determinada en el inmenso mundo del dominio capitalista, así surgen estas insurrecciones anti hegemónicas, tal y como lo ha venido estado Cuba en gran parte de los ya más de 50 años de haber conseguido la Segunda Independencia, resistiendo para crecer, aun y siendo geográficamente una pequeña isla a lo sub continental recién conectándose con la realización del destino bolivariano; en una odisea que se antoja utópica dado el poderío del imperialismo, pero que tiene el horizonte de posibilidades a su favor si la evolución social se cumple en la dialéctica de la transformación socialista, de lo contrario, recuérdese, sería la barbarie.

La Humanidad afectada por la desolación en el detritus que la destrucción capitalista deje como zozobra en un mundo arruinado, en un Planeta devastado, procurando la prolongación del dominio imperialista al extremo, así totalitarismos perfeccionado.

Puesto que “como recuerda Immanuel Wallerstein, el destino del sistema-mundo está lejos de estar asegurado. Nada garantiza que luego del fin del sistema-mundo capitalista, el nuevo sistema histórico que va a sustituirlo sea un sistema más justo, más libre, más igualitario y mejor. Eso depende sólo, según la perspectiva del World-System Analysis, de nuestra organización, de nuestra conciencia y de nuestras acciones concretas a favor de un mundo en donde desaparezcan la explotación económica, la opresión política y toda forma de discriminación social. Así, tampoco el destino del movimiento rebelde en Chiapas está asegurado. Depende de nuestra lucidez, de nuestro trabajo activo y de nuestro apoyo y solidaridad específicas”.[27]

Podemos traer a colación a Immanuel Wallerstein, el teórico originador de la concepción del Largo Siglo XX, para plantear la incertidumbre y lo que se juega la Humanidad en estas décadas terminales del Sistema Mundo Capitalista que se viven desde los años 70. La ruptura del Sistema puede producir una catástrofe global o una hegemonía aún peor que la actual. Si el Capital persevera o transmuta en un orden sistémico aún más elitista y totalitario, tal y como lo anticipan las distopías.

Cualesquiera que sea el futuro, que ahora se proyecta más incierto y tenebroso que nunca. Chiapas, México, el Mundo le debe a estos zapatistas resurrectos  e insurrectos el reconocimiento de lo que “viene a ser ya  una conquista ganada e irrenunciable”, cual ejemplo donado por los indígenas de Chiapas, zapatistas u otros, como las abejas, cuya dignidad y nobleza pasan a ser “una lección y una cantera importante de futuras enseñanzas, para toda la familia mundial de los movimientos antisistémicos que hoy, y en el futuro, luchan y seguirán luchando por ese sistemas histórico más justo, más libre, más autogestivo y equitativo, que hoy como ayer, sigue alimentando la esperanza”.[28]

No se puede pedir más a los neo zapatistas, es el resto de México el que no está a la altura de su esfuerzo insurgente y propedéutico, en ruta hacia el otro mundo posible, de otro modo de vida sustentable y con relaciones sociales justas y equitativas. Por todo lo cual: Definitivamente: “México le debe, en todos los posibles sentidos del término, no una sino muchas caravanas de admiración, solidaridad y respaldo activo al movimiento indígena zapatista de Chiapas. Esperemos, con confianza y optimismo, que haga honor a ésta, su única deuda verdaderamente legítima”.[29] Para quienes plantaron la semilla en unos cuantos caracoles del otro mundo posible y necesario, apegado a la Madre Tierra.

□ En contraste: ¡Huy qué susto! Garantícenos que no nos toquen el Pastel. Pérdida bursátil. Como era de esperarse la siempre nerviosa cuan caprichosa Bolsa de ‘Valores’ ante el Susto por el levantamiento sufre dos severas caídas los lunes 3 y 10 de enero apagando el farol que a toda luz refulgía hacia el extranjero, para cuando México estaba por ser aceptado en el Selecto club de la OCDE en el primer semestre del 94. No pudieron ser más oportunos los insurrectos chiapatistas.

Pero qué problema, los gerentes y financistas pasan al rescate. Telmex recomprando acciones salva el desplome de 165.92 puntos significando el 6.32%, ocurrido el lunes 10 de enero. No pudiéndose evitar que las acciones de Telmex fueran a la baja en Wall Street, arrastrando consigo al resto de empresas mexicanas que cotizaban en el templo del Pluto neoyorquino.

Cuando que el espantajo de la guerra afectaba también al comercio en la cuesta de enero y en momentos en que el desempleo se incrementaba, pues en lo que iba del trimestre último el Consejo Coordinador Empresarial contabilizaba en 120,000 la pérdida de puestos en el sector manufacturero, mientras que el IMSS  contabilizaba por su cuenta en 156,000 la pérdida en empleos permanentes.

Nubarrones negros cubrían el horizonte del año que recién comenzaba. Si el principal producto de exportación iba a la baja, qué Petróleos Mexicanos auguraba que las exportaciones de crudo disminuirían casi en 14 mil barriles de crudo, de un millón 346 mil 300 barriles a un millón 332,400 barriles diarios.

Panorama depresivo que mostraba lo concentrada y obliterada que estaba la productividad de la nación, inclinándola a que se ‘apoyara’ en la participación externa, por lo que el TLC no era producto de la casualidad, sino de la causalidad procurada por la fuerza mayor que direcciona el orden internacional capitalista.

Apersonado en el Foro Económico Mundial celebrado en Davos, Suiza. Carlos Salinas pasa a realizar control de daños para que no se espantasen los potenciales inversores. El 29 de enero descalificaba al movimiento aseverando que no se trataba de un movimiento indígena, sino de un movimiento insurgente que incluía la participación de ‘algunos indígenas bajo el comando de un grupo armado bien entrenado y de ideología radical’.[30]

Por igual que muchos otros miembros de la burguesía afectada o espantada, Salinas consideraba que no podían ser los indígenas por sí mismos o por sí solos quienes realizaran la insurrección, uniéndose al coro que consideraba una incidencia y manipulación de los indios por grupos de extrema izquierda, e incluso de procedencia extranjera.

Pero eso era lo de menos para quienes ven el mundo como un campo de inversiones factibles de redituar en cuantiosas ganancias. En aquella reunión en Davos queda patentada el ‘anima lucrativa del capital’ en los señalamientos que realizan algunos personeros de las instituciones que controla n la economía mundo o de algunos potenciales inversores.

Los personeros de la OCDE no ven problema alguno para que México entrase en su Organización tal y como estaba programado. A decir de un informante anónimo: “La OCDE no es Admistía Internacional; el respeto de los derechos humanos no es una condición sine qua non para entrar en su seno. Carios gobiernos de países miembros de la OCDE tienen serios problemas de derechos humanos: el turco con los kurdos, el británico con los irlandeses, el español con los vascos…”.[31]

Este pérfido representante de el organismo dirigente del comercio internacional, valiéndose del anonimato lo que está sugiriendo es que a ellos, los mercaderes tipo Shaylock, no les importaba sí el gobierno mexicano procedía con mano dura para aplastar la insurrección, de esos ‘potenciales terroristas’ en caso de que pudieran alterar el orden del comercio internacional.

Felizmente, como la rebelión armada afectaba sólo una mínima porción de la Nación, y la más retacada en el empobrecido sureste mexicano, no habría mayor problema, la rebelión armada por estar así focalizada en una zona no incluida en principio en el libre comercio que involucra preferentemente al Norte de México, de manera tal que no se constituía en un obstáculo a la consecución del Tratado, el continuum modernizante del México neoliberal que habría de seguir su rumbo, aceptando mayor injerencia externa.

En tal contexto se entiende lo siguiente: “Un empresario alemán insistió: ´Voy a parecerle absolutamente cínico, pero ni modo. El grupo industrial que represento no es American Watch. Para nosotros el TLC es importante. Con ese Tratado México se convierte en una plataforma para penetrar en los mercados de Estados Unidos y Canadá. Lo que cuenta para nosotros es el norte de México. No el sur… Lo que cuenta es que Salinas diga la verdad y que los problemas del sur no se extiendan al norte del país”.[32]

Retratada queda el ánima lucrativa del capital expuesta como la lógica pragmática del Monstruo Frío, así como desnudado queda el para qué sirve tan dichoso Tratado desde la óptica del empresariado europeo…, y japonés.

NARCOSALINISMO

Se equivoca crasamente Eduardo Valle alias el Búho cuando afirma que el México de Salinas era una Narco democracia, en qué cabeza cabe, qué disparate; la teoría política y sus relaciones con intelectuales no era su fuerte. Un gobierno espurio, producto de un fraude electoral y de una imposición del establecimiento del Partido aprovechando la estructura institucionalizada del fraude que el Partido venía realizando desde hace décadas, con la variante de que se trataba ya de un PRI-gobierno virado, transformado en un PRI tecnocratizado por el arribo de los doctores made in USA, seguidores del Consenso de Washington y precedentes y subsecuentes lineamientos del neo imperialismo.

¿Democracia? Sin sufragio efectivo, sin representación auténtica de los gobernados, sin participación alguna en la toma de decisiones importantes, sin formar parte y verse beneficiados del uso económico de la política, ¡claro que el sistema político mexicano es todo menos una democracia!, Señor Búho. ¡Ah!, pero en la otra parte de la palabra compuesta que utiliza para calificar al régimen salinista constatamos que no se equivocó.

La Familia Feliz actuando como la Banda de Los Pinos operó con el narcotráfico a su favor, y al parecer con todos los cárteles de la droga. Tuvieron que ser pesquisas realizadas en Suiza las que se acercaron a revelar la relación que la famiglia en el poder tuvo con los narcos durante el Salinato.

Un informe proporcionado por el fiscal Valentín Roschacher, conocido sólo en versión resumida “se refiere insistentemente al clan Salinas y ubica a Carlos Salinas de Gortari en la trama delictiva de su hermano mayor”.[33]

Se puede especular con que si los últimos sexenios el gobierno federal tiende a proteger a un cártel de la droga mientras combate a otros, empero, lo que el informe suizo delinea, indica que al menos durante el Salinato se actuó a la ‘manera colombiana’, recurriéndose a la recaudación de fondos de todos los cárteles, incluidos los propios colombianos, comenzando por recibir fondos para la campaña presidencial en 1987-1988.[34]

Y la famiglia se instaló en Los Pinos para convertirse en la Banda de Los Pinos, incluyendo a los gobernadores y ex gobernadores de Morelos y Sonora, Jorge Carrillo Olea y Manlio Fabio Beltrones, señalados con relación al jefe del Cártel de Juárez, Amado Carrillo Fuentes. Cártel que a decir de los suizos operó bajo protección de Raúl Salinas, Mario Ruiz Massieu y del general Jesús Gutiérrez Rebollo.

Lo que el Clan Salinas alias la Familia Feliz construyó en México durante el mandato de Carlos, contando con la participación estelar de Raúl, fue propiamente la obra de una mafia familiar, la famiglia que encaramada en Los Pinos, procuró ex profeso construir un tinglado de empresas que pasaría a ser un emporio transexenal.

Raúl, Enrique, Margarita, Paulina, los Ruiz Massieu, José Córdoba Montoya, Emilio Gamboa Patrón, Justo Ceja, los Hank González, padre e hijo, en estrecha colaboración y contando con la venia del capo di tuti capi, Don Carleone, en funciones de Presidente de la República, sí, esta fue (es) la mafia que se adueñó de México. (Con decir que el ‘nuevo PRI, el que renuncia a sus compromisos sociales para acabar de rematar al país, tiene por dirigentes del Congreso, a dos del viejo clan: Manlio Fabio y a Emilio Gamboa, brazos de Don Carlos).

Pero era Raúl, el solícito hermano, quien se encargaba de llevar a efecto el robo hormiga, en lo que se debe incluir el dinero robado a la partida especial, monto presupuestario que con toda desfachatez y ante las barbas de los congresistas–¿será porque carecen de ellas?-  y de los leguleyos del poder judicial, crearon como aberración anticonstitucional para saquear el erario, logrando acumular todo un capital en muy diversas cuentas bancarias en pesos que transformados a dólares van a dar al extranjero, como fue el caso hacia Ginebra que involucró a la policía suiza.

Una empresa creada ex profeso para hacer las veces de pantalla en el manejo de estos capitales fraudulentos fue Maramax, supuestamente dedicada al transporte, pero la policía suiza considera que Maramax no hacía sino lavar dinero. El modus operandi empleado los descubre de por sí, nombres y pasaportes falsos, utilización de disfraces y pelucas, empresas fantasmas: “Raúl declaro que Maramex nunca realizó operaciones”.

Los miembros del Clan involucrados en el trasiego de dólares incluían además de a su capitán  Raúl, a su mujer Paulina Castañón, Adriana Lagarde, esposa de Enrique Salinas, Adriana Salinas, ex esposa de José Francisco Ruiz Massieu y sus hijos Daniela y Claudia. Los empresarios Carlos Cabal Peniche, Carlos Hank Rohn, Carlos Peralta y Sada González, así como al abogado Arsenio Farell Campa y al asesor financiero José Luis del Valle Gurría.

Y los pesos se transformaban en dólares a salto de mata, no, corrijo, a salto de bancos, de los nacionales: Banca Cremi, Bancomer, Serfín, Probursa, al City Bank filial en México (Por algo sería que a la sazón era el único banco usamericano con filial en México), a través de ellos, dinero del narco, o de la partida secreta, etcétera, se trasladaba, por ejemplo, a Suiza: “Los suizos explican que la conversión de los dólares ‘sucios’ procedentes del narcotráfico en cheques de bancos ‘amigables’ era un modo de disfrutar el rastreo de su origen. El informe destaca que ‘había directivos de dificultar instituciones de crédito mexicanas estrechamente ligados con Raúl Salinas de Gortari o bien con su familia’, e incluso cita declaraciones de testigos que aseguran que Raúl ‘formaba directamente parte de los bancos correspondientes’ / Según varios testigos, las maletas fueron entregadas a Raúl en el rancho Las Mendocinas, en Agualeguas o en Laguna Madre (Tamaulipas);hablan también de una entrega en Chipinque (en la zona metropolitana de Monterrey), en presencia del comandante de la Policía Judicial Federal Guillermo González Calderoni”.[35]

Siendo el caso de que la Banca Cremi de Cabal Peniche era utilizada para el traslado del dinero sucio en sacos certificados, de allí provenían 35 millones de dólares que aparecen en el Bank H. Albert Bary & Co., en los Países Bajos.

La indagación suiza no llega a probar jurídicamente hasta qué grado Carlos Salinas y otros miembros de su familia “estaban involucrados en las actividades criminales de Raúl Salinas”, pero es evidente que no actuaba solo, de ninguna manera, la procedencia del dinero involucraba a la Familia Feliz entera.

La Procuradora Suiza, Carla del Ponte, involucrada en la investigación efectuada a Raúl Salinas, mandó una carta de protesta a su homóloga estadunidense Janet Reno, en resultas del entorpecimiento a la investigación efectuado por el Sistema de Justicia Norteamericano, evitándose se llegase al trasfondo del asunto. Esto, podemos suponer, en procura de encubrir a las instituciones estadunidenses involucradas en el narcotráfico, caso específico del mismísimo Citibank del Consorcio Citigroup, cuidándose que no se lastimase su imagen puesto que por esos días estaba en cierne su fusión con el Grupo Travelers Inc., y el caso Raúl Salinas les conturbaba el panorama.

No obstante el Departamento de Justicia y la Reserva Federal otorgaron su autorización a la fusión, a pesar de que la Oficina de Investigación del Congreso (GAO, siglas en inglés) dio a conocer un informe en el que refería cómo a Raúl Salinas “personal del banco puso a su disposición…,  un sistema de manejo de dinero que disfrazó el origen, destino y (nombre del) principal beneficiario de los fondos involucrados”.[36]

Cabe añadir que los investigadores suizos se apoyaron en informes obtenidos en entrevistas a capos sentenciados a prisión en cárceles usamericanas.

Como antecedente de vínculo entre el Clan Salinas y el narco, se cuenta una posible asociación de Raúl con Juan Nepomuceno Guerra, el originador del Cártel de Matamoros –después del Golfo-, para construir un parque industrial en Valle hermoso, según informó el periódico El Norte en Reinosa a octubre de 1991, el narcotraficante habría obtenido protección al más alto nivel.[37]

Esta faceta criminal del Hermano Incómodo se constata en testimonios de narcos colombianos dando cuenta de haber entablado negociaciones con RSG para obtener protección a sus cargamentos de cocaína aterrizados en el estado de Tamaulipas. Diversas informaciones cruzadas indican un monto total de unos 80 mdd que le fueron entregados a Raúl por narcos colombianos por su protección prestada.

Es de pensarse que el Presidente ocupado en sus actividades gubernamentales no realizara las actividades encubiertas, de eso se encargarían su(s) hermano(s), puesto que aquello era eso, un acuerdo entre hermanos que además involucraba a los otros políticos, empresarios y banqueros gánster. En principio, un acuerdo entre hermanos hijos de un padre, Raúl Salinas Lozano, que los metió en el mal negocio, o se debe decir, en el exitoso negocio de combinar la política con las actividades criminales.

Qué todo eran ‘fabricaciones’ para desprestigiarlo, se defendía Carlos Salinas en un artículo publicado en el Newsweek en noviembre de 1998, pero como evidencia la investigación suiza, ‘fabricaciones’ demostradas en documentos bancarios que descubren la manera subrepticia de operar del Clan, quedando comprobado el traslado de dinero mal habido de México al extranjero, tal y como actúan los grupos criminales, nadie emplea pasaportes falsos para sacar dinero legal de su país de origen.

Cuando Jorge Carpizo MacGregor fue director de la Procuraduría General de la República (PGR), entre los años 1993-1994, entendía perfectamente que se “encontraba rodeado de traidores” (Carpizo dixit), y Eduardo Valle el Búho presumía que tal condición él la entendía mejor incluso que el Señor Procurador: “Se trataba de un problema político esencial, consecuencia de una estructura corrupta frente a la cual un hombre o un equipo poco podían hacer. Había que confiar en alguien: nadie mejor que Alfonso Navarrete Prida, su secretario particular. En nadie más: no en Jorge García Torres o en Mario Ruiz Massieu. Más allá de Carpizo y Navarrete (y algunas de sus secretarias, las más cercanas), todo era territorio enemigo o, al menos, minado. (…) Si, señor. La PGR: campo de todas las batallas. Uno se desgasta más luchando contra los enemigos de dentro que contra los narcotraficantes, protegidos por los de dentro”.[38]

Carpizo y el Búho podían ser gente honesta pero: ¿qué podían hacer en un mar infestado de pirañas corruptas? No sería faltar a la verdad decir que Carpizo MacGregor fue ubicado en la Procuraduría con el propósito de limpiar la imagen de esa dependencia mientras las cosas marchaban por el mismo rumbo. Hombre del sistema, Carpizo a fin de cuentas no podía entregar otras cuentas sino las propias de un defensor más del establishment salinista.

Jorge Carpizo MacGregor puede pasar por ser un funcionario honesto que le venía bien al Clan, por aquello de que en una ‘democracia’ se requiere de funcionarios laboriosos y capaces que realizan el trabajo de mantenimiento del Sistema, mientras que los del Clan, realizan las actividades cleptómanas que son el propósito fundamental de su participación política, despachándose en este caso con la cuchara grande.

De manera tal que Carpizo mismo es calificado de tener una ‘doble cara’ ya en funciones como Secretario de Gobernación, actuando como juez y parte en los comicios presidenciales (vid Proceso 933). Eso de ser funcionario honesto del sistema tiene sus inconvenientes, haciendo la ‘talacha’ para que el gobierno en turno reproduzca la política económica capitalista, aunque no realicen ellos actividades ilícitas en beneficio personal –que los hay-, no dejan de ser cómplices de los corruptos, al ir juntos en el mismo Partido avalando a un gobierno ilegítimo, como era el de Salinas.

Eduardo Valle, con un pequeño grupo de agentes especiales actuando por su cuenta y riesgo, solo rindiendo cuentas ante el Procurador, encargados de perseguir al Cartel del Golfo dirigido por Juan García Ábrego (JGA), cártel de narcotráfico multinacional, correlacionado con el de Cali, para entonces dirigido por Gilberto y Miguel Rodríguez Orejuela.

Resultando que pesquisas emprendidas por el Búho y su equipo los condujeron a catear una residencia en Jardines de la Montaña (México D.F.), identificada como una de las guaridas de José Pérez de la Rosa, alias El Amable, uno de los lugartenientes de Juan García Ábrego. Después de una semana de espera porque los jueces dilataban el permiso, se procedió al registro, llevándose la sorpresa de que la caja fuerte había sido saqueada, pero si se llevaron dinero y objetos valiosos, ‘ladrón que roba a ladrón’, dejaron documentos y notas del Amable, lo más valioso para la indagación. En un cuaderno aparece la referencia a “la visita de uno de los hermanos del Presidente Salinas a una fábrica del doctor Francisco en Puebla”. Incautándose además una lista de pagos a personal superior de la PGR.

Después se sabría que Don Francisco era Francisco Guerra Barrera, algo así como El Padrino del Cártel, quien se ocupaba de las operaciones en Chihuahua, Coahuila y Sonora.  Los sobornos alcanzaban la cifra de un millón de dólares e incluían al jefe de la Policía Federal, ‘El Chino’.

De manera colateral en las pesquisas del Búho se reverbera el que al parejo de la entrada al TLCAN, empresas transnacionales como la canadiense Interguren Agro Energy Comp., don Simon, de Calgary, Alberta, estaban por instalar en Tamaulipas un complejo avícola que incluía capital mexicano, el que bien podía provenir del narco. De cierto que en Matamoros aparecen grandes empresas binacionales, como era el caso de las de transportes pesados, propiedad de los Guerra Cárdenas (familiares de Juan N, Guerra y de Juan García Ábrego). Incluyéndose la actividad de “empresas constructoras como la propiedad de José Carretero Carva, propietario del diario El Bravo, beneficiado directamente por la elección de Tomás Yarrington como presidente municipal”.[39]

¡Qué para ellos todo es negocio capitalista y de eso se trata la vida, máxime si en el noreste de México hay hidrocarburos por explorar a futuro!

El plan de la Banda de Los Pinos era hacer de Monterrey la capital de los narco negocios y vénganos el TLC para apuntalarlos. Intención que el Búho detecta y con suspicacia intuye la correlación: Los fondos provenientes del narcotráfico se empleaban para el desarrollo regiomontano: “La Familia Feliz cruzó la raya; el ‘regiomontano’ Salinas y sus asociados construyeron la estructura criminal de la ‘narcodemocracia’ mexicana para hacer de Monterrey una formidable fuerza que, a largo plazo, maniatase a Los Pinos. El narcotráfico fue un instrumento fundamental para alcanzar este objetivo central en los planes de Carlos Salinas; los planes de largo plazo”.[40]Monterrey como centro de poder alterno al D.F. y al Grupo Atlacomulco, no solo en base a la industria, sino en la nueva banca y en el narcotráfico.

Incisivo el Búho detectó que en Nuevo León tenían pasión por la aviación. Si dicho estado ocupa 6 grados de latitud por 3 de longitud vienen a ser tan solo unos cuantos miles de kilómetros cuadrados…, en los que abundan pistas de aterrizaje; algunas de ellas con capacidad para recibir aeroplanos de gran capacidad de carga y velocidad. Pistas registradas a nombre de la crema y nata de empresas y empresarios regiomontanos: “Asunto de ricos de Nuevo León”. Pero inclúyase por allí a JGA y su rancho Atongo.

Así pues, a 101° (grados) de latitud, en la Sierra Azul, cerca de la línea del ferrocarril Saltillo-Piedras Negras y a unos cuantos kilómetros de la frontera con los Estados Unidos y del Puente Solidaridad: “ahí, en Colombia, Nuevo León. ¿Quién dijo que Carlos Salinas carece de sentido del humor?”.[41]

Y cuál vendría a ser la Secretaría clave a controlar por los narcos. No la Procuraduría, ni las corporaciones policiacas o el ejército, antes que ellas, la Secretaría de Comunicaciones y Transportes: “Controlar partes esenciales de esa Secretaría permite la llegada y el tránsito de estupefacientes (mariguana, cocaína, heroína y otros) hacia los Estados Unidos de América. No es casual que varias pistas se encuentren carca de las vías del tren; no es casual que controle los caminos y puertos (la Policía Federal de Caminos y Puertos forma parte de ella); no es casual que establezca las reglas para las empresas de telefonía (incluyendo la celular, tan importante para el narcotráfico; capo que se respete tiene su propia empresa de teléfonos celulares). No es casual que autorice aeródromos; controle aviones y matrículas y expida las licencias de pilotos. Sin la complicidad de la SCT, las empresas criminales del narcotráfico enfrentarían graves problemas de operación. Y la persecución se facilitaría en extremo”.[42] Por algo será que en Colombia la narcocracia empleó a Álvaro Uribe como director del Departamento de Aeronáutica Civil.

Contabilizándose 2 grandes aeropuertos comerciales, 20 aeropuertos oficiales de menor calada más los  aeródromos hechizos de todos los tamaños, igual a un total de más de sesenta y tantas pistas de aterrizaje, como que demasiadas para tan pequeña área, ah, pero los negocios regiomontanos las requerían.

En un decomiso a una residencia propiedad de Humberto García Ábrego, presuntamente incluido en el clan de su hermano Juan, se encontró una carta de navegación aérea en que se indicaba uno de los sitios preferidos para el ‘bombardeo’ de cocaína: Akumal, municipio de Solidaridad en Quintana Roo. En donde una inmobiliaria de seguro estaba muy interesada en construir balnearios; la empresa se llamaba Davis-Laura, cuyos socios venían a ser: “Laura Bush, David Volpe, Pedro Cap Max, Ema Antonio López y Juan García Paredes”.[43] No cabe duda que el narcotráfico es un negocio internacional de altos vuelos.

Para Eduardo Valle, alias el Búho, Monterrey con su cúpula empresarial y criminal, superaba a Sinaloa, Sonora y a Jalisco como centro de poder del narcotráfico. Pero la inclinación de peso se deslizaba hacia la transfrontera. Conocido de todos debe ser cómo el precio de los psicotrópicos que se producen en el Sur ascienden conforme suben por el Continente hacia los Estados Unidos, alcanzando en el mercado gabacho su precio tope…. En ese mismo sentido se da el aprovechamiento, la capitalización de estos productos ilegales por las mafias que se benefician de su venta, incluyendo el ejercicio supremo del negocio ilícito, el lavado de dinero efectuado por grandes bancos neoyorquinos.

¿Qué peso tienen los Estados Unidos en esta situación? ¿Cuál es el trasfondo de la relación con el crimen organizado y el problema del narcotráfico en los tiempos en que se cuajaba el TLC? ¿Qué era lo que tenía prioridad? “¿Los problemas de la droga, de las finanzas?”. Pues no, lo más importante era, (es) lo concerniente a “la reserva petrolera mexicana”.[44] Bien pensado, Búho, todo el tinglado y la telaraña tenebrosa que el capitalismo imperialista teje, tiene prioridad: sin el oro negro la magia negra capitalista y su dominio mundial no es posible.

Como Secretario de Comunicaciones y Transportes, Emilio Gamboa Patrón sabía lo que hacía, era un hombre de confianza de CSG. El Búho asevera que le otorgaba protección al Cártel del Golfo -y eso que hasta después sabe de la relación de Marcela Bodenstedt con José Córdoba Montoya-, pero sí estaban enterados de la entrevista en noviembre de 1993 de esta mujer con el secretario Gamboa, para cuando la ‘agraciada Marcelita’ trabajaba pare el Cártel del Golfo. Al menos: “Su vínculo con Óscar Malherbe de León está fuera de toda duda; rentó la casa de Fuente de la Luna num. 150 en Fuentes del Pedregal, y ha ocurrido con frecuencia a Bosques de Mozambique núm. 89, en Bosques de Aragón, domicilio de Joaquín García Ríos, contacto de Malherbe en la ciudad de México”.[45] Etcétera, etcétera.

A decir del héroe de esta película, el cerco sobre Juan García Ábrego estaba tendido cuando comenzaron a llegar noticias alarmantes relacionadas con el equipo de seguridad empleado en la campaña de Colosio: “Mi trabajo de enero a marzo de 1994 (tenía yo cita con Luis Donaldo para el 25 de marzo, en Hermosillo, Sonora) fue también un reto para la estructura criminal que se implantó al interior del Estado con la llamada Familia Feliz”. Rastreándose los orígenes de la mafia que invade al Estado mexicano hacia 1984, alcanzando plenitud “cinco o seis años después con Javier Coello Trejo como subprocurador responsable de la lucha contra el narcotráfico, y con Guillermo González Calderoni como brazo operativo de la línea que dictaba la presidencia de la república (Carlos Salinas-José Córdoba-Justo Ceja) y que ponían en práctica el propio González Calderoni y Coello Trejo, con la complicidad de importantes funcionarios de la SCT. El centro territorial que se beneficiaba con toda la operación nacional: Monterrey, Nuevo León”.[46]

Lo de Carlos Salinas era en realidad ‘mambo y rumba’. Carlos, no solo Raúl, estaban relacionados con los principales narcotraficantes. Todos podemos concordar en que el Secretario particular de un Presidente debe ser persona de toda su confianza. Entonces, respondámonos la siguiente pregunta: ¿qué demonios estaba haciendo el secretario particular del Presidente Salinas en reuniones muy amenas y emotivas con los narcos de México? (lo de emotivas es porque incluían en la tertulia a Julio Cesar Chávez, ¡gloria del boxeo nacional!…, apadrinado por los narcos).

El expediente de Justo Ceja lo detecta como una narco operador llegado a Secretario particular del Presidente, presentando el antecedente de haber sido encontrado en una carretera en Oaxaca después de un accidente junto a un funcionario superior del Instituto Politécnico Nacional, con “algunos millones de dólares en efectivo”. Cuestionado Salinas de la calidad de secretario que tenía respondió: “hay quejas pero no pruebas”. Desde luego que unas fotos con narcos mezclados con faranduleros y una ‘gloria del boxeo nacional’, a la que se le había detectado su relación con los principales narcos del país, no era evidencia alguna.[47]

La Dirección Federal de Seguridad, en funciones en la década de los años ochenta, fue como corporación policíaca el nido de la madeja de la narco policía. Hacia 1987, siendo aún Secretario de Gobernación Manuel Bartlett Díaz y subdirector José Zorrilla Pérez, se expulsaron de esa corporación algo así como 200 agentes involucrados con el narcotráfico, algunos de ellos relacionados con García Ábrego, remontándose la relación policiaca con los narcos a contactos establecidos en Tierra Banca, Sinaloa, con la gente de Félix Gallardo. Pero muchos de los agentes expulsados regresaron a su mismo oficio: represión y drogas, si no es que los hubieran ya matado.[48]

El que Javier Coello Trejo fungiera como subprocurador de Investigación y Lucha contra el narcotráfico hacia 1989, teniendo como mano derecha a González Calderoni, es un indicio de cómo la ubicación de policías narcos durante el Salinato iba en función de facilitar el trasiego de droga, pero tras de haber pagado cuota.

De un testimonio obtenido en un proceso judicial, uno de los hombres de confianza de JGÁ a su servicio durante 13 años, Francisco Pérez Monroy, declara que Coello Trejo y González Calderóni y subordinados, recibían millones de dólares por brindarle protección a García Ábrego, y que por recomendación de Coello Trejo, García Ábrego se trasladó a Monterrey, de seguro para asegurarle la protección.

Los sobornos recibidos por García Coello de García Ábrego son confirmados por David Novak, fiscal federal del Equipo Internacional sobre Lavado de Dinero del Servicio de Aduanas de los Estados Unidos: “…, de acuerdo con la información que se encuentra en los archivos policíacos, Coello Trejo recibió del capo García Ábrego ‘más de un millón de dólares’, en entregas de 300 000 a 400 000 dólares”.[49]

En 1992 JGÁ dio un gran fiestón en un rancho cercano a Monterrey, una narco festín con apuestas en carreras de caballos, bandas tocando la música adecuada para esas ocasiones, incluyendo narcocorridos y abundancia de alcohol y coca… colas, que también no faltan, con la generosidad del anfitrión, a la sazón el señor de la coca en México, no faltando los Learjets a la puerta, custodiados por policías vestidos de civiles. Típico narco fiestón. En tal algarabía, un policía federal en funciones, observó al anfitrión dándole un abrazo al Ingeniero Raúl.[50]

Y no menor dato resulta saber que la alianza en base a narco dólares establecida entre Juan García Ábrego y Raúl Salinas de Gortari se traslada a 1988, cuando CSG era candidato: “Una fuente estadunidense dijo que García Ábrego contribuyó con fondos para la campaña de intimidación y espionaje que supuestamente dirigió Raúl para  la elección de su hermano. [¿No es este el proceder de una mafia?] En esa campaña, por cierto, participó González Calderoni, según reconoció el propio ex comandante de la Judicial Federal, quien en declaraciones a Proceso reveló: ‘Yo era quien me encargaba de investigar desde 1988 a los políticos. A uno de los que investigué fue a Lucas de la Garza; toda la información al respecto se la entregué a Raúl Salinas de Gortari, cuando era funcionario de Conasupo y su hermano el candidato del PRI a la presidencia…’”.[51]

Y si caía García Ábrego, su contraparte Amado Carrillo se iba a la alza y pal caso eran lo mismo. Ya desde 1986 Carrillo Fuentes se movía en el alto mando de la Policía Judicial Federal y la Federal de Caminos, procurando sobornar comandantes, “entre otros, Enrique Harari, Rafael Chao López, Miguel Silva Caballero y Guillermo González Calderoni, quienes estuvieron de acuerdo en brindar la protección solicitada a cambio de recibir por parte de Amado Carrillo cantidades de entre 100,000 y 500,000 dólares, dependiendo de la cantidad de droga que se lograra pasar”.[52]

Así que para la época en que el Búho andaba por la PGR se cantaba el siguiente corrido: “Los pinos me dan la sombra, mi rancho pacas de a kilo…”. Autor, letra y música de Teodoro Bello, insinuándose que: “El señor tiene comunicación con el Señor; la sombra la dan Los Pinos. Hay versiones más escandalosas: un testigo no comprometido ni interesado, afirma que observó juntos a Amado Carrillo y a Carlos Salinas después del incidente de su aprehensión en 1989, la cual, por cierto, la realizó el ejército y la formalizó la PGR luego que Carrillo estuviese en manos de los militares casi un mes”.[53] Al poco tiempo saldría libre. Y si García Ábrego es capturado y extraditado a los Estados Unidos donde lo controlan herméticamente, nadie sabe nadie supo; Amado Carrillo será eliminado en la ciudad de México cuando se le practicaba una liposucción, evidentemente infiltrado el equipo médico que se la practicó por alguien de arriba o con mucho dólar para quitarse de encima un rival o un incómodo testigo.

Nuevamente el Búho nos diserta la situación: “…, los mexicanos ahora sabemos que sí: el Presidente de México tenía una idea bastante exacta de lo que ocurre con las empresas criminales internacionales en donde participan mexicanos”.[54] Por decirlo elegantemente o indirectamente.

EL CLAN SALINAS COMO FAMILIA FELIZ

La distinguida familia Salinas desde el Padre, Raúl Salinas Lozano, quien fuera Secretario de Comercio con el Presidente López Mateos, se encaminó por los terrenos de la política transa en procura de obtener altos puestos gubernamentales y fortuna obtenida al amparo del uso y abuso de la influencia detentada; teniendo con el tío Carlos Salinas Lozano, un empresario regiomontano concesionario de la Ford en Nuevo León, las dos vertientes del poder para hacer negocios a la alta escuela, así lo procuró su padre desde su educación infantil.  El ambicioso padre junto con la madre los orientaron rumbo a los altos puestos públicos, cobijados en la corrupción impune que se practica en el Partido.

Por su carácter y conducta el primogénito Raúl Salinas de Gortari no era apto para escalar la cima de la política hasta la presidencia, tal y como era la ambición del padre, su obsesión personal toda vez que él había acariciado tales propósitos viéndose frustrado, pero en el segundo de la familia, el hermano inmediato a Raúl, Carlos, si que se reunían las cualidades para llegar a la cima, la silla presidencial.

Quedando constancia en la trayectoria de Raúl, como funcionario público, su afán por las ganancias ilícitas, conseguidas a costa de transigir la ley aprovechándose de su ubicación privilegiada, y no se diga la de su hermano llegado a ser Secretario de Programación y Presupuesto y Presidente de la República, a diferencia Raúl no llegó ni a gobernador de Nuevo León, como le hubiese gustado, su comportamiento está marcado por la codicia, tal y como lo revela su expediente.

Habiéndose desempeñado como director de Planeación en la Compañía Nacional de Subsistencias Populares (Conasupo), se le cuentan al menos 6 contratos importantes con empresas norteamericanas que implican irregularidades. Sobre cotización de precios, sobre valoración de ventas, sobre estimación de fletes, incrementos de precios de venta para cubrir pérdidas, trácalas cometidas en importaciones y exportaciones de productos agrícolas realizados con empresas estadunidenses en transacciones realizadas al comienzo del sexenio de su hermano.

La Oficina del Inspector General del Departamento de Agricultura de Estados Unidos descubrió que la documentación administrativa que controlaba estos business fue falsificada en beneficio de ocultar las ganancias extras obtenidas.

Los manejos fraudulentos durante su gestión en Conasupo abundaron, obteniendo beneficios particulares de compras que debiéranse destinar a proporcionar alimentos a precios bajos a la mayoría de mexicanos, este señor aprovechó sus cargos dirigentes para obtener ganancias privadas haciendo trácalas públicas.

Todo ello en detrimento de esta empresa vital del Estado para la economía popular. Actuando en relación a programas de apoyo a exportaciones estadunidenses con crédito brindado por los exportadores auspiciados por el Servicio Exterior Agrícola de los Estados Unidos. México, junto con Irak, entre 1987 y 1989, fueron los países que absorbieron casi la mitad del dinero destinado a realizar las exportaciones usamericanas importaciones mexicanas e iraquíes: entre los dos países casi absorbieron la mitad del dinero otorgado para realizar los envíos, acumulando 6,100 millones de dólares: “En el caso de México, la auditoría se hizo a operaciones por un total de 226 millones 356,140 dólares. De esta última cantidad, casi 35% (79 millones 122,864 dólares) corresponde a garantías financieras otorgadas a empresas mexicanas en 1989”.[55]

Recurriendo al recurso predilecto de los funcionarios corruptos: efectuar sobre cotizaciones en varias importaciones, por un total de 78.6 m de d. Incluyéndose transas que rayan en lo absurdo, se importaron cabezas de ganado antes exportadas de México a los Estados Unidos.

En 1989, de importaciones realizadas del vecino país involucrado sorgo, maíz amarillo o blanco, soya o harina de soya, arroz, ganado, pulpa de madera, seis operaciones habían sido realizadas con sobre precios, involucrando en la transacción por la parte norteamericana al gigante agroindustrial Cargill junto a Bartlett & Co. y a Elders Grain Company. En el todo es negocio fraudulento.

Sin darse razón social de una empresa importadora estadunidense, cuyo gerente dio cuenta de los manejos ilícitos, se refiere que los personajes involucrados por la parte mexicana hacían peticiones de retribución, acorde con los favores prestados: “El importador pedía al exportador que sobrevaluara los precios por cinco dólares por tonelada métrica. Cuando el exportador cobraba la letra de crédito, 2.50 dólares por tonelada métrica se devolvían al importador o al agente”.[56] Evidenciándose que el alto mando de Conasupo debía estar involucrado.

En documentos desclasificados a petición del corresponsal de Proceso en Washington y firmante del artículo citado, se llega a identificar a Bartlett & Co. como incitante a cohecho de la parte mexicana por un total de 250 mdd: “El dinero era obtenido  luego de reportar un precio de compra al FAS [Servicio Exterior Agrícola, siglas en ingles] que era más alto que el precio verdadero, a fin de poder cobrar caras de crédito más abultadas”.[57]Aunque no se llega a precisar en los documentos desclasificados, es muy probable que la empresa importadora haya sido Conasupo.

Como suele acontecer en este tipo de casos, en EU se realizan algunas indagaciones jurídicas mientras que en la contraparte mexicana la impunidad queda garantizada…, desde la Presidencia. Impunidad de RSG otorgada por la Contraloría, que hubo múltiples denuncias en su contra solapadas en la Contraloría Federal de la Federación (Secosef), contándose con el disimulo de su titular, María Elena Vázquez Nava. Así lo afirmó el ex auditor de Conasupo, Víctor Manuel Domínguez de León.

Lográndose sí conocer la responsabilidad de Conasupo en seis operaciones de importación que frisaban los 14.5 mdd, en las que el sobreprecio promedio fue de un 59.72% comparado con la cotización en el mercado de futuros: “Entre 1987 y 1989, las 16 operaciones de exportación de maíz estadunidense a México que fueron revisadas se sobrevaluaron por 7 millones 107,612 dólares. Es decir, casi 445,000 dólares por operación promedio. En el caso del arroz, las nueve operaciones de exportación de la ‘compañía 14’ [empresa no identificada en la pesquisa] arrojaron un sobreprecio de 9 millones 804,449; esto es, más de un millón de dólares en promedio cada una y casi cien dólares por tonelada métrica. Dos de esas nueve operaciones se manejaron con México”.[58]

Un crimen contra la economía popular fue lo que realizó RSG durante su estancia en Conasupo, primero como director de Distribuidora Conasupo S.A. (Diconsa), después en la Dirección de Planeación y Finanzas, en contubernio con el Director de tal paraestatal, Javier Bonilla García. Llegando a ser “acusado de traficar con miles de toneladas de maíz, frijol, azúcar, leche en polvo y carne que en lugar de llegar a la población más necesitada del país, como establece el objetivo de la paraestatal, las desviaba para incrementar su fortuna personal y las de sus principales amigos”.[59] …., y colaboradores que eran sus amigos, puestos por él en la administración de la tan prioritaria empresa creada para protección alimenticia de personas de bajos recursos.

La denuncia puesta en su contra afirma que de 1985 a 1991, “lucró con el hambre del pueblo marginado. Y arruinó, agregan, a la mayoría de los ganaderos productores de carne y leche, a los molineros y cañeros, así como a los campesinos dedicados al cultivo de los dos granos básicos del país”.[60] A lo que cabría agregar que perjudicó a Conasupo, dejándola en números rojos, tal y como lo afirma Domínguez de León, a raíz de su administración Conasupo fue desvencijada.

Realizando una triangulación con el entonces Secretario de Agricultura y Recursos Hidráulicos, Carlos Hank González, favorecieron a Roberto González Barrera, el dueño de Maseca y ‘tlatoani de las tortillas’. Con el autoritarismo y la prepotencia que les caracterizó, procedieron a entregarle a los molinos maíz amarillo importado de los EUA, empleado en aquel país en la engorda de cerdos; maíz podrido que flotaba en el proceso de nixtamalización.

En 1990 hubo carestía de productos básicos, cuando el ‘Hermano Incómodo’ traficaba con maíz blanco y frijol negro; y peor aún, se consigna que compró maíz cancerígeno para venderse a los pobres, distribuido principalmente en el norte del país (Proceso 673).

Y todavía peor, en la impunidad y la desfachatez absoluta, esta triada maligna que afectó a Conasupo para fortalecer a Maseca, llevó a cabo la ‘guerra de la tortilla’, mejor diríamos, la guerra contra la tortilla tradicional, afectando a 55,000 molineros de nixtamal, vendiéndole al magnate regiomontano el maíz de mejor calidad a precios subsidiados, contribuyendo a crear el monopolio de la tortilla detentado por Maseca, volviéndolo la empresa que controla la producción de tortilla en todo el país e incluso haciendo de Maseca un emporio exportador,  una transnacional que vende en los Estados Unidos y Centroamérica.

En la contraparte, el líder de los tortilleros de nixtamal fue a dar a la cárcel (Proceso 843). A tal grado llegó la arbitrariedad, el abuso con los del Clan Salinas y la Familia Feliz.

Y Maseca es un gran negocio en el que las dos principales famiglias se triangulan con González Barrera para monopolizar un mercado potencial de 135 millones de consumidores abarcando 7 países. Es el caso que “Grupo Industrial Maseca (Gimsa) ha incrementado fuertemente sus utilidades desde que el gobierno de Carlos Salinas de Gortari resolvió maizar la economía rural, hace cuatro años”.[61]

Incluso en el año de 1993 logran incrementar su ganancia en un 19.8% con respecto al año anterior, a pesar de la desaceleración generalizada. Colocando a poco (principios del 94) acciones por 100 millones de dólares en Nueva York. ¡Todo un éxito de la Modernización!

Obviamente que como buen monopolio crecía acaparando el mercado, realizando competencia desleal, pagando bajos salarios, brincándose los derechos laborales, deteriorando el medio ambiente; esas cosillas que se pueden infringir cuando se cuenta con el apoyo de un gobierno presidencial.

Y la famiglia empleó prácticas monopólicas para doblegar a la competencia: bajar los precios al arribar a un mercado, afectar a los pequeños productores que no pueden competir si no tienen la materia prima a precio dumping, quebrar y/o comprar a las empresas competidoras más relevantes…, subir el precio repentinamente, y así por el estilo.

Y así Gimsa con harina subsidiada conquistó California, desplazando a miles de tortilleros, incrementando en dos o tres años de manera prodigiosa el total de sus ingresos por ventas en los Estados Unidos, incrementándose en casi un 44%, el que representó para ese entonces 35% del total de las ganancias del consorcio.

La clave del éxito nos la cuenta el Wall Streeet Journal: “Ese diario reportó que Gimsa ha sido apoyado desde el gobierno mediante la negativa de Conasupo de surtir a las tortillerías tradicionales el maíz barato que requieren, así como a través de la Secretaría de Comercio, que ha impedido el aumento de los precios solicitado por los tortilleros después de adquirir el grano, más caro, directamente  a los productores”.

Otro factor que consuma el dominio monopólico radica en que Gimsa oferta la maquinaria requerida para procesar la harina, así como también otorga facilidades de préstamo a través de Banorte para endeudar con la compra. “Ese importante banco, Banorte, obtuvo, apalancado con Maseca, un aumento de utilidades de 58.6% en 1993”.[62]

En lo que respecta al tráfico con leche en polvo, se llegó a saber que era introducida por puertos veracruzanos, así como por la frontera norte; detectándose un faltante de 9,000 toneladas en 1990 que arribaron al puerto de Tuxpan de un total de 105,000; con la agravante de que el lácteo extraviado era pagado por la aseguradora Asemex.

Pasando a ser México, durante el Salinato, el principal importador en el orbe de leche en polvo, habiéndose importado en promedio 200,000 toneladas al año: “Jorge Sánchez Muñoz, entonces diputado federal, acusó en Aguascalientes, el 4 de octubre de 1993, a Raúl Salinas como ‘principal introductor de leche en polvo proveniente de Estados Unidos’ / Según el ganadero veracruzano Francisco Javier García, el hermano del ex presidente Carlos Salinas de Gortari, junto con Carlos Hank González, fueron culpables de la desestabilización y descapitalización del mercado de la carne, por las importaciones de ganado que hicieron de Estados Unidos, Nueva Zelanda y Australia, lo que puso en riesgo de desaparecer a ‘más de la mitad de la ganadería mexicana’ (Proceso 942)”.[63] ¡Qué daño le hicieron al país estas lacras de la sociedad y qué ricos quedaron!

Raúl Salinas colocó un grupo de amigos-colaboradores en Diconsa, presuntos prestanombres y beneficiados de enriquecimiento ilícito: “Norberto Castillo Sánchez, coordinador corporativo de Bonos y Programas Especiales; Leonardo Conde y Ostos, subgerente de Mercancías Generales; Carlos Chavarría Álvarez, gerente en Monterrey; Fortino Chávez Hernández, compadre de Raúl, quien primero estuvo en Diconsa-Tepepan y luego pasó a Solidaridad…”.[64]

Ante la desgracia del Clan Salinas hubo personas que se atrevieron a denunciar los procederes irregulares de Raúl en Conasupo, tal fue el caso de una empresaria regiomontana, Magdalena Luna, copropietaria de una fábrica en la que aparecía como socio Carlos Salinas Lozano, quien tuvo relaciones comerciales con la distribuidora Diconsa, mujer que afirma que Raúl hizo ganar dinero a manos llenas a sus colaboradores, especialmente a Juan Manuel Pasalagua Branche, su ex cuñado, a quien ubicó como gerente de Abastos de Pedidos Especiales en la paraestatal e hizo una fortuna enorme.[65]

Por su parte, Víctor Manuel Domínguez León hizo intentos por llevar a fondo la denuncia al interior de Conasupo, viéndose frustrado ante la confirmación de Javier Bonilla en la dirección de la paraestatal por el presidente Zedillo, lo que de por sí explica cómo llevaron a Conasupo a la quiebra y a su desaparición. Ergo Domínguez de León sufrió atentados contra su vida por haber denunciado a Raulito, o le debemos decir, el Ingeniero Raúl, recién exonerado con el retorno del PRI-corrupto-mal gobierno a la Presidencia.

Otra historia vinculada a las tranzas del ‘Hermano Incómodo’ es la de Andrés Herrera Garza, esta acaecida en el ramo de la construcción, asociado con los Brothers Salinas, terminó por salir huyendo de México a consecuencia de verse violentado por las prácticas irregulares en que los Hunos lo involucraron.

Propietario de la empresa HyHy y Asociados, se relacionó con la empresa Eguía y Asociados, dirigida por Enrique Salinas,  la que obtenía recursos del entonces Banco del Estado, Bancreser, “cuyo director general adjunto era Carlos Yñigo de Gortari, primo hermano de los Salinas…., mismo que estaba involucrado en la sociedad a través de prestanombres; uno de ellos: Ricardo Garíz Pérez, funcionario de la Secretaría de Salubridad y Asistencia”.[66]  La famiglia en pleno uso de sus facultades fraudulentas concedidas a la dinastía Salinas desde antes de que Carlos llegara a la presidencia.

Aprovechando que Raúl fuera nombrado en 1982 director general de Caminos Rurales de la Secretaría de Asentamientos Humanos y Obras Públicas (SAHOP), y cuando Carlos llegó a la Secretaría de Programación y Presupuesto, a Herrera Garza lo convirtieron en socio y director general de ambas empresas fusionadas como Grupo Constructor Orión, por aquello de que se veía mal que fueran de la familia del Secre. Pasando a obtener de inmediato contratos por concurso arreglado; correspondiendo a la ‘confianza depositada en tan íntegra empresa, se dedicaron a realizar obras con el menor trabajo debido y el mayor precio cobrado: “Esto era, no seguir la línea del camino, de manera de cortar menos volumen de roca, significando 30% del total de la obra”.[67] Esto sirva para darse una idea de cómo se las gastaban y cobraban los Hunos.

En 1983, Eguía y Asociados obtuvo un contrato para la continuación del camino Tepehuacán de Guerrero-San Juan Ahuehuelco, en el estado de Hidalgo. ‘Se solicitó un incremento de precios de 36%, sin un análisis que lo justificara, el cual fue de inmediato aprobado. Esto se logró gracias a las gestiones e influencias de Enrique Salinas de Gortari / Herrera Garza asegura también que, en 1982 –año de la crisis económica con José López Portillo-, la constructora ‘obtuvo dólares preferenciales -50 viejos pesos por dólar-, para pagar adeudos, lo cual no se justificaba por la situación en que se encontraba el país”.[68]

En octubre de 1983, Raúl y Enrique Salinas, su primo Carlos Yñigo de Gortari y Herrera Garza (el socio forzado’), adquirieron un rancho ganadero de 400 hectáreas ubicado en Aldama, Tamaulipas, en 10 millones de viejos pesos, pagados con un crédito otorgado por Bancrecer. Y así por el estilo, con la marca de la Casa.

Para que se recuerde el alto grado de impunidad ejercido por esta ejemplar familia que supo llevar a lo más alto la política corrupta en México. En Zacatepec, Morelos, siendo Sergio Salinas asesor del gobernador Carrillo Olea en el rubro de Asuntos de Desarrollo Regional, este otro miembro de la famiglia tuvo a bien inaugurar un puente vehicular de nombre Solidaridad (sic) que fuera distinguido como la mejor obra de administración municipal Pronasol 1993, el cual resulto ser un fiasco; la magna obra pasó a ser demolida poco más de un año después, por mala planeación y baja calidad de materiales empleados. Y lo que haya costado, pues a duplicarlo. Así se saquea el erario.

Resta decir que el Señor Herrera Garza tuvo que huir del país temeroso de que el Clan le cobrar cuentas indebidas, llegando a indicar en carta enviada a sus padres, ‘si algo llegara a pasarme responsabilizo a mis socios’. ¿De dónde sacaría López Obrador eso de que  son ‘la mafia que se apoderó de México’?

Raúl realizó trapacerías en Conasupo y en Pronasol que trascendieron las fronteras, internacionalizando su fama: “…, pero Raúl jugó un papel significativo tras bambalinas en el establecimiento de (Solidaridad) (…) Se presume ampliamente que Raúl usó su puesto para… hacer dinero. Los negocios de Raúl llegaron pronto al conocimiento público… a través de referencias oblicuas. Los negocios no eran ilegales, simplemente injustos…”.  Negocios realizados con programas de beneficencia popular, un auténtico Hood Robin. “El hermano mayor de Salinas ha sido involucrado en numerosas transacciones comerciales dudosas, incluido el supuesto mal uso de cartas de crédito garantía giradas por la Commodity Credit Corporation del Departamento de Agricultura de Estados Unidos durante su desempeño como funcionario del monopolio mexicano [sic] de alimentos Conasupo (…) También se comenta mucho que además de la acumulación de una gran riqueza vía maniobras empresariales convencionales [sic], Raúl es el beneficiario de ingresos generados por el tráfico terrestre de cargamentos de droga a través de Eagle Pass en el desierto fronterizo de Coahuila…”. [69]

¿Diez por ciento de comisión? A decir del comisionista británico Kavel Moussavi, representante de IBM en México, “Raúl fue contratado por Mitsubishi por una tarifa de 10% en el proyecto multibillonario…”, que venía a ser la refinería Santa Cruz. Comisionista que denunció haber sido intentado sobornar con un millón de dólares para que IBM ganase un concurso del gobierno mexicano de compra de equipo de navegación aérea, soborno ofrecido por tres personas en el Hotel Nikko quienes le dijeron que el dinero era para el programa Solidaridad.[70] (Sic)

La ambición de los Hunos era vasta, lo que se advierte al difundirse los intentos por hacerse de propiedades relevantes de manera discreta: acciones a través de prestanombres. A mediados de 1991, Raúl y Enrique andaban tras de la concesión del 50% del Hipódromo de las Américas a 25 años. Quien publicó tal noticia, la periodista Manú Dorbinger en su columna ‘La Gente’ del diario Excélsior, resultó cesada. En defensa de los Salinas salió el mismísimo Procurador General, Ignacio Morales Lechuga, que qué diantres tenía que andar defendiendo a los hermanos del presidente en un presunto delito no penal, como se lo hizo saber la periodista.[71]

Al año siguiente fue cuando el mismísimo Carlos & Raúl le propusieron al empresario regiomontano Adrian Sada González, que junto con otros potenciales inversionistas participase en la subasta de la televisora del Estado Imevisión: “El presidente y su hermano querían ser accionistas financieros de manera oculta en la empresa televisora…”.[72]

Y si la privatización de Pemex iba en marcha, pues Raúl tenía que entrarle al negocito, haciéndose intermediario para otorgar contratos: “Aunque la compañía –Pemex- ha privatizado parcialmente sus operaciones de transporte y empezó a usar contratos tipo llave en mano para perforación, todavía padece algunos viejos problemas. Los contratos se siguen otorgando con la influencia de Raúl Salinas…, y un intermediario tras bambalinas”.[73]

En cuanto rubro o sector brillara la oportunidad que la modernización promovida por el hermano presidente cambiando el entramado institucional del país[74] en beneficio del empresariado, ahí aparecía Raúl para capitalizar la apertura…, las ofertas.

¿Y de la partida secreta cuánto fue a dar a la cuenta de los Brothers? Hoy en día en que ‘el Hermano Incómodo’ ha pasado a ser el ‘Hermano Impune’ gracias a la injusticia que priva en México, del nuevo PRI, el México del Maximato. (Vid caricatura de Hernández en La Jornada, 6-08-13, ‘Los Hermanos Cómodos’, en la que aparece CSG sentado en la silla presidencial diciéndonos: ‘Si en este sexenio, yo recuperé algunas propiedades –sosteniendo en su mano izquierda la banda presidencial- ¿por qué Raúl No? Pobre México….

Se comprueba que Raúl se enriqueció de manera inexplicable si tomamos en consideración el sueldo de burócrata que cobraba, pero si nos fijamos en el detalle de que era el empresario de la familia del Presidente, la cosa cambia, y más en su calidad de ser Mr. Ten for cent de comisión en las trácalas con trapacerías oficiales e ilícitas.

Pero él no es el responsable de su fortuna, si no hay pruebas no hay ilícito, nos dice la sapiencia leguleya de jueces venales colocados ex profeso para encubrir la inquina neoliberal, empleándose la anti lógica de la inconsecuencia.

Si en 10 años (los del Salinato) Raúl acumuló una fortuna inexplicable para un burócrata. Pasando de “tener 17 inmuebles y bienes por 60 mil dólares en 1983 –antes de ser nombrado gerente general de Distribuidora Conasupo S.A. de C.V.- a acumular en abril de 1992 un total de 52 millones de dólares, 41 inmuebles y fondos de inversión en el extranjero”. Es algo enteramente explicable.

Aunque el juez admita que se extrajeron “entre septiembre de 1990 y julio de 1994 poco más de 2mil 700 millones de pesos de la partida secreta [que] fueron transferidos ilegalmente a una cuenta de Banco Mexicano Somex, por conducto de Ernesto Sentíes Hoyos, entonces director general de Administración de la Presidencia”. Y si ese dinero fue desviado para beneficio de Raúl, qué importa, pues ese delito ya caducó. Y si Raúl se benefició con 207 millones de los 2 mil 218 desviados por Sentíes, pues no hay delito que perseguir, puesto que “la partida secreta de la Presidencia no tenía una finalidad específica”.[75] Po’s enton´s que se la robe cualquiera, en el limbo de las antinomias anti éticas de la justicia venal.

Los 1,300 mdd depositados por Raúl en bancos de Suiza e Inglaterra “son producto de su creatividad empresarial” (sic), y por tanto, lícitos; creatividad empresarial que resulta favorecida cuando el hermano es presidente y el otro un operador trácala. No cabe duda que el neoliberalismo es el clímax del capitalismo bandolero.

O fueron 2,700 millones de la partida secreta manejados de manera discrecional para gastos contingentes por el director general de Administración de la Presidencia,  de los cuales 2 mil 227 millones de pesos fueron depositados en la cuenta de los hermanos Vázquez Alanís, quienes trabajaban para Sentíes, y quienes a su vez traspasaron a cuentas de Juan José González Cadena y Juan Manuel Gómez, los alias falsos de Raúl.[76]

Total, no importa, puesto que no le indicaron a Raúl que era para su beneficio personal, y como éste no se enteró, pues cuál delito. Además, habiendo sido declarado muerto (???) Ernesto Sentíes el 28 de agosto de 1998, ya no hay delincuente que juzgar, y el beneficiado indirecto, pues que se le devuelva lo que se le haya quitado, que ese dinero le ha de haber caído del cielo.

¿Enriquecimiento ilícito? De dónde, demuéstrenlo, en la injusticia neoliberal del mundo tergiversado el poderoso no es culpable, la ‘justicia’ selectiva se aplica de manera desproporcionada acorde con la gravedad del delito, si usted comete un delito menor pero no tiene dinero, es culpable, si usted comete un delito mayor pero tiene dinero, es inocente.

El mundo venal de la edad del capitalismo decadente, en donde el orden se trastoca, cual Kali Yuga: si los espiamos, nos enojamos si nos descubren y ustedes los perjudicados no tienen por qué repelar. Si hacemos un auto atentado y no demostramos que Al Qaeda lo haya cometido pero nosotros decimos que Al Qaeda lo cometió, si usted no se lo cree es un terrorista en potencia; si un funcionario público se robra partidas del erario en grandes cantidades, no es un delincuente porque la justicia del sistema no está para probárselo.

Se puede considerar que un acuerdo tácito fungió entre los Hunos Salinas encaramados en el poder transexenal durante el Salinato, algo así como nueve años de impunidad muy bien aprovechados. Mientras Carlos ordenaba la política económica del país y pasaba a ser el Presidente, Raúl, Sergio y Enrique Salinas de Gortari realizaban diversos negocios fraudulentos al amparo de su hermano. Atila y sus Hunos saqueando México.

MAGNICIDIO EN LOMAS TAURINAS.

(O lo que es lo mesmo, no te salgas del huacal que por eso te pusimos).

□ El asesinato del Cardenal Posadas Ocampo, ocurrido en la ciudad de Guadalajarra la tarde del 24 mayo del 93, vendría a ser un primer magnicidio cometido en relación al narco salinismo, en versión de la inteligencia crítica, por supuesto, sin corroboración jurídica, más allá de los dimes y diretes que se manejan en los medios y las indagaciones oficiales.

Como en todos esos casos escabrosos que se ejecutan con un acto delictivo para asesinar a una persona que por alguna razón le resulta incómoda al establishment, implica un complot que se efectúa de manera secreta, críptica desde las instancias hegemónicas. Por ello, complot del capital-poder, realizados con premeditación alevosía y ventaja; llevados a cabo con una planeación y ejecución muy compleja, sólo posible para aquellos que tienen recursos materiales y poder de mando sobre los aparatos policíacos o para policiacos.

En el caso del Cardenal Posadas, la versión suspicaz subrepticia, que la inteligencia crítica capta, apta para correlaciones, indica  que una persona cercana a CSG le proporcionó al cardenal Posada una maleta que contenía documentos incriminatorios de la relaciones habida entre el Clan Salinas y los narcotraficantes. Al parecer el Cardenal Posadas cometió el error de comunicarle al representante del Vaticano en México, dizque nuncio apostólico, Monseñor Jerónimo Pri-gioni, lo referente al caso quedando de entrevistarse con él para tratar el asunto. Por tal motivo el Cardenal se hizo presente en el Aeropuerto de Guadalajara en espera del arribo del representante del Vaticano en México. En cuyo estacionamiento fue asesinado por sicarios muy probablemente pertenecientes al Cártel de Tijuana de los Arellano Félix, quienes lo acribillaron a bocajarro, 14 balazos, junto con su chofer, no pudiéndose alegar que lo confundieron con el Chapo Guzmán, como lo contaban los medios de manera conformista.

Esto en el supuesto, sí plausible, de que a los criminales se les hizo creer que el Chapo Guzmán sería la persona que se encontraba en el Aeropuerto. Las sospechas de que fuesen los sicarios de Tijuana se acrecientan con lo sucedido semanas después, al ocurrir una visita de algunos miembros de la familia Arellano Félix a la sede del Nuncio en la Ciudad de México, en busca del perdón supremo por haberse descabechado a un miembro prominente de la ‘Santa Madre Iglesia’.

Y el Nuncio no los podía desamparar, por lo que presuroso fue a Los Pinos a comunicarle al Sr. Presidente de su sincero arrepentimiento para que todo quedase arreglado, con el perdón de Dios y los representantes del diablo aquí en la tierra.

Resta decir que Monseñor Pri-gioni era de por sí una persona non grata, a quienes no pocos de adentro y afuera de la Iglesia le pedían que ya se largara a Italia. Su desempeño en México dejó mucho que desear, si nos tomáramos en serio la espiritualidad de los representantes del Vaticano y miembros del alto clero.

□ La violencia partidista fue una constante durante todo el mandato de Carlos Salinas, sobre todo concentrada en contra de militantes del Partido de la Revolución Democrática (PRD). A marzo del 94 su dirigencia contabilizaba 242 asesinatos, 32 crímenes sin documentar y 9 desapariciones, la mayoría de las cuales fueron cometidas sobre personas humildes, componentes de los cuadros de apoyo residentes en estados en donde abunda la pobreza, tales como Guerrero, Michoacán y Oaxaca.

□ Hacia 1992 CSG realizó una serie de tentativas e insinuaciones en procura de calar el ambiente por aquello de que dado el ‘éxito conseguido en lo que iba de su sexenio’, sería plausible su continuidad, desde luego que esto como perceptiva subjetiva y particular al círculo cerrado de su gobierno. La repulsa fue total, era atentar en contra del gran logro político de la Revolución mexicana. No solo los políticos de la oposición por consenso se oponían a tal ofensa a la Constitución y al sistema político imperante, al interior del Partido también habría desavenencia. (Incluso el Búho se lanzó a una campaña anti reelección presidencial: “No señor Salinas, nada de reelección”).

Así que los delirios tremens de este afectado por la fiebre del poder se esfumaron; pero el ‘exitoso presidente’ instaurador de la tecnocracia priísta y el modelo neoliberal a ultranza en México podía buscar otra ruta, tanto para perpetuar su proyecto en el Estado como para procurar una reelección salteada. Con un ínterin como dirigente de la Organización Mundial de Comercio que los regentes metropolitanos le podía conceder en premio a su desempeño pro capitalista, -eso suponía. Ya después se vería la posibilidad de modificar la Constitución para facultar la reelección diferida. No pocos analistas independientes así lo consideraban conforme el sexenio terminaba.

De tres candidatos factibles para la sucesión presidencial que habría de decidirse por el consabido y muy democrático procedimiento del dedazo, resultó elegido Luis Donaldo Colosio (LDC) en contra de los pronósticos, puesto que Manuel Camacho Solís era considerado el más factible. El propio Colosio lo admitía poco antes de que la decisión fuese tomada.

Manuel Camacho podía ser ubicado por aquellos días como un político de centro izquierda que no estaba del todo alineado o conforme con la política económica neoliberal. De hecho Camacho le criticaba, no a Salinas pero sí a Córdoba Montoya, la política privatizante que embargaba a la economía nacional beneficiando a la élite.

Pedro Aspe Armella, un tecnócrata decimonónico e intransigente, el tercero en discordia, en  realidad nunca tuvo posibilidad de ser el elegido, carente de la mínima cuota de habilidad política y entendimiento con los sectores populares, por lo que la disputa por el destape se remitía a Camacho y a Colosio. Con más presencia política hasta ese entonces por parte del que venía fungiendo como Gobernador del Distrito Federal, un habilidoso político apto para desenvolverse tanto dentro del Partido como en los intricados espacios de la política nacional, quien sin ser propiamente un tecnócrata aunque formase parte del Grupo Compacto de Salinas, tenía manejo político propio incluso cuidando confrontación alguna con el modelo vigente, sintiéndose el más apto para resultar beneficiado por la decisión presidencial.

Por su parte, Luis Donaldo Colosio Murrieta venía a ser el más salinista de los tres, quien sí había crecido durante el sexenio a la sombra de Salinas en calidad de ser su operador político preferente en las buenas y en las malas, dirigente del PRI, al inicio del sexenio, delineándose como el incondicional requerido para que le cubriera el retiro -¿momentáneo?- al saliente y ‘triunfante Presidente que dejaba un país encaminado al desarrollo’, todo era cuestión de seguir el rumbo que con suficientes reformas se había determinado. Quedando en la imaginaria el que el presidente saliente, premiado con la dirección de la Organización Mundial del Comercio, se fuese al extranjero, dedicándose a tan importante actividad, quedando para después la posibilidad de modificar la Constitución que le permitirse una reelección no continua. Y Colosio parecía ser el más indicado para jugar el papel de poder ser un Presidente dúctil a los propósitos de un Maximato.

Plan de la relación política en cierne que el Búho alcanzó a captar con precisión: “¿Para qué hicieron candidato a Luis Donaldo Colosio? Para continuar con el proyecto de ‘modernización’ del país, profundizar la ‘reforma política’ y modificar la constitución política y permitir la reelección del presidente de la república. Carlos Salinas regresaría de Ginebraluego de presidir la naciente Organización Mundial de Comercio; todo un genial estadista mundial- a Los Pinos. Colosio era el más salinista de los salinistas. El instrumento de un proyecto transexenal; la cabeza del proyecto: Carlos Salinas, presidente de la OMC”.[77]

De una u otra manera, hay que entender que el proyecto neoliberal instaurado por Salinas tenía un carácter transexenal, por venir a cumplir con los designios imperiales que establecían un México tecnocrático, transformado por el neoliberalismo, apto para proseguir durante toda una época las directrices marcadas por la Troika acorde al Consenso de Washington, en lo que la participación del doctor de Harvard venía a ser la del delegado encargado de llevar a cabo la conversión del México nacionalista en un país decimonónicamente neoliberal, esto es, más dependiente de los Estados Unidos en la medida en que se abre al capital extranjero y favorece a la privada iniciativa local. Una especie de virrey disimulado con Colosio como representante ad líbitum.

Dominio histórico estructural implantado por la hegemonía mundial que establece el capitalismo imperialista llevado a cabo a través de un sistema hegemónico que impone un orden determinado en el trabajo, los empréstitos, el comercio, las comunicaciones y transportes dirigido por instancias internacionales controladas por el Gran Capital.

En tal Esfera de Control, los agentes políticos se desenvuelven siguiendo las directrices marcadas en la ONU con las instituciones monetarias singulares que componen la Troika, sobredeterminando las políticas económicas emprendidas por naciones cautivas en tal dominio capitalista internacional. Orden hegemónico en el que debemos incluir como sujetos partícipes a los personeros de la política que se dedican a cumplir estos lineamientos o directrices, tales como presidentes, secretarios de estado, gobernadores, etc. Políticos sujetos al dominio del Gran Capital, todos ellos conformando el establishment imperialista que ejerce la praxis favorable a los monopolios transnacionales.

En tal encuadre hay que situar la actuación de Salinas como el patriarca del neoliberalismo en México, virrey encargado de implantar y hacer perdurar la administración pro empresarial y pro propiedad privada, y pro capital extranjero.

Era el caso de que de los tres pre candidatos a la designación presidencial, dos de ellos, Camacho y Aspe, se habían disgustado con el plenipotenciario secretario Córdoba Montoya por sus actitudes y procederes autoritarios y omnímodos, ‘se inmiscuía en todo’. Así las relaciones, era evidente que el favorito a ser designado Candidato a la Presidencia por el Partido, pasaba a ser Luis Donaldo Colosio.

Ocurriendo que como en otros casos anteriores, la decisión no resultó del todo satisfactoria en cuanto a considerar que el elegido fuese un adlátere que se prestase para la reproducción del neoliberalismo y del dominio de la oligarquía –mafia- transexenal. En el transcurrir del 1994 Colosio fue desmarcándose de la égida salinista.  Liberalismo social sí, neo liberalismo rampante no, vendría a ser el delineamiento político que Colosio estaba concertando deslizándose de la influencia salinista. Aún y cuando supusiera que la ‘estrategia económica’ implementada permitió el que se ‘saliese del largo período de estancamiento’. (Colosio dixit).

Ciertamente, el 1° de enero se complicó de manera inesperada el panorama político y la designación de Manuel Camacho como Comisionado para la Paz y Reconciliación en el conflicto en Chiapas, le vendría a quitarle los faros a la campaña del candidato oficial del PRI,[78] pero el disgusto de Colosio ante tal situación no vendría a ser la causa de la ruptura con Salinas, si es que esta en lo personal se llegó a dar.

Estando claro que Colosio en un principio era bien visto por los del Clan Salinas y la Familia Feliz y no así Manuel Camacho, dada la mayor independencia y el no compromiso con las medidas neoliberales salinistas. Tan era así que se puede considerar que Camacho era mal visto por los del proyecto transexenal, lo que se constata en la anti campaña desplegada en su contra por Televisa, considerándolo  el menos apto para seguir llevando a cabo la política pro empresarial, mientras que el candidato más adecuado estaba reservado para la siguiente elección…

Así las relaciones, cuando Camacho cobró ínfulas por su participación en el conflicto chiapaneco, fue intimidado por los políticos de línea dura del PRI así como por los plutócratas que se encaramaban en el poder transexenal. Éstos querían a Colosio, pero a un Colosio dócil a sus intereses.

A Colosio en principio se le podía tener por ser un tecnócrata, habiéndose doctorado en Harvard Yale se podía pensar en un reproductor del neoliberalismo a más de haber realizado un posgrado en el Instituto Internacional de Análisis y Sistemas Aplicados (IIASA) en Austria… Y de hecho su desempeño durante el sexenio lo perfilaba como candidato ad hoc del Partido designado por ser el seguidor incondicional del Presidente. Pero después del 1° de enero la situación cambia, la rebelión indígena trastorna el panorama light que desde Los Pinos se coloreaba, descubriéndose la problemática que se vive en el México real; lo que era evidente, por debajo de las apariencias macroeconómicas existía un ‘México Profundo’, lacerado y agraviado.

Ante tal situación Colosio y su equipo fueron planeando un programa de reformas alternativas a la política neoliberal salinista, había que recuperar las posiciones nacionalistas populares del      PRI tradicional si se quería resolver los problemas que afectan a la mayoría.

A dos días de haber sido registrada de manera oficial su candidatura en el Instituto Federal Electoral. En pleno aniversario del Partido, el 6 de marzo pronunció Colosio un discurso en el Monumento a la Revolución que marcaba cierta disrupción con el salinismo neoliberal. Planteando de entrada que la ‘modernización económica’ para cobrar verdadero sentido debía concretar en “mayor bienestar para las familias y que, para que sea perdurable, debe acompañarse del fortalecimiento de nuestra democracia. Esa es la exigencia que enfrentamos, y a ella responderemos con firmeza”.[79]

Y si la rebelión neo zapatista había sido la bengala que descubrió el México Profundo, Colosio reconocía que las condiciones de vida entre los indios de México eran un agravio a la nación que debía de ser corregido de inmediato: “Yo veo a un México de comunidades indígenas que no pueden esperar más las exigencias de justicia, de dignidad y de progreso; de comunidades indígenas que tienen la gran fortaleza de su cohesión, de su cultura y que están dispuestas a crecer; a participar, a construir nuevos horizontes”. Y junto con los indígenas van los campesinos: “Veo un México de campesinos que aún no tienen las respuestas que merecen. He visto un campo empobrecido, endeudado, pero también he visto un campo con capacidad de reaccionar; de rendir frutos si se establecen y se arreglan los incentivos adecuados”.

Como que esta percepción de la realidad de México discrepa con la apoteosis salinista. Al parecer LDC estaba dispuesto a jugársela con el PRI tradicional de índole nacionalista. Sí, buscándole por el lado del ‘liberalismo social’ el reactivar el compromiso con las clases bajas; pero sí, evitándose la política sesgada favorable en exclusiva a la élite: “Es hora de un nuevo impulso económico; es hora de crecer, sin perder la estabilidad financiera ni la de precios. La economía, más allá de las metas técnicas, tiene que estar al servicio de los mexicanos”.[80]  Aquello sonaba a no mantener la macroeconomía por encima de la real economía. Colosio no podía romper de tajo con su predecesor, así que enuncia el mantener lo positivo de logos proporcionados por la macroeconomía, pero estos resultaban insuficientes y ficticios si no contribuían a mejorar la economía familiar, como él decía.

Empero, se hacía evidente que con tales propósitos habría que abandonar la política pro empresarial e ir a contracorriente del TLC, en contra de la corriente dominante del capital no solo nacional sino internacional. Propuestas de cambio democrático incluidas que estaría de verse si eran capaces de cumplir, pero el planteamiento se realiza y además Colosio anuncia no ir por otro fraude electoral.

En todo caso, como propuesta de gobierno, junto a los propósitos de Camacho, aquellos planteamientos venían a ser la última llamarada de una política emprendida por el PRI de corte nacional popular.

Así pues, el Luis Donaldo que parecía en principio el indicado para dar lugar al Maximato, va corriéndose de la derecha hacia el centro efectuando una separación del Presidente y de su Clan; sintiendo sí, que el Presidente le jugaba doble con el protagonismo concedido a Camacho, pero sobretodo molesto por el acoso que la mafia transexenal comenzó a ejercer sobre de él.

A decir del secretario particular de Colosio Murrieta, Alfonzo Durazo, por instrucciones del Sr. Presidente, Luis Donaldo se estuvo entrevistando con cierta periodicidad con algunos de los componentes principales de la oligarquía transexenal, quienes de seguro de una manera nada sutil, pretendían delinearle la política a seguir, acorce a los intereses particulares de los capitostes que Salinas había aupado, incluyéndose en este grupo en un primerísimo lugar a Raúl Salinas, el ‘Hermano Incómodo’. Entrevistas que al Candidato le causaban gran disgusto.

Evidentemente que el futuro Presidente de la República no podía seguir la línea salinista a ultranza so pena de hundir más al país en la miseria, tal y como si lo han venido haciendo el tecnócrata más incondicional y tres idiotas útiles, pero resultó que LDC dio muestras de tener sensibilidad política para intentar recambiar la política al interior del Partido y a nivel nacional con un proyecto en cierne mencionado tentativamente como ‘reforma del poder’, en el que comenzaba a trabajar.

Y el disgusto pasó a ser recíproco, los de la mafia empresarial comenzaron a contrariarse ante el candidato escogido por Carlos, no se portaba lo sumiso y obediente que debía ser para con los representantes de la plutocracia, acorde con el guión del proyecto transexenal. Tal y como se colige de un testimonio que pasa a ser clave para comprender la autoría intelectual del magnicidio cometido contra el ya Candidato Incómodo.

Así las relaciones quebrantadas, Salinas le envía a Colosio una carta con Ernesto Zedillo en la que le instaba a no abandonar la nave salinista, para cuando la separación de Zedillo de Luis Donaldo se hace evidente, el coordinador de la Campaña del Candidato del PRI no lo acompaña a su gira por el noroeste.

□ Testimonio proporcionado por un abogado chileno que tenía a la sazón tratos con José Córdoba Montoya.[81] Luis Eduardo Silva de Balboa, abogado que había sido reclutado por un lobby de gringos empeñados en realizar un proyecto industrial transfronterizo denominado: San Jerónimo-Santa Teresa en el límite fronterizo entre Nuevo México y Chihuahua, estando el senador republicano Peter Dominici a cargo de la promoción por la parte gringa.

¿El motivo de que lo hayan elegido para realizar las negociaciones? Conocía a José Córdoba Montoya desde sus años de estudiante en París, y como el Monsieur de Stanford era el todopoderoso en el Salinato, pues qué mejor que contar con un conocido para lograr la aceptación de la parte ‘mexicana’. Por supuesto que Córdoba Montoya cumplió con su cometido obteniendo de Salinas la aprobación, incluso el abogado chileno cuenta que en un breve diálogo sostenido con el Presidente de México este le dijo que en breve el proyecto contaría con su visto bueno, y así fue, tratándose de un proyecto industrial anglo mexicano propio para abrir el TLC, el que no llegase a concretarse fue debido a causas ajenas a los actores aquí involucrados.

Lo importante en el caso que nos ocupa viene a ser que este abogado chileno, aún y después de haber dejado de fungir como lobista de los gringos, seguía relacionándose con JCM, al parecer al Sr. Vicepresidente le agradaba el chileno, ambos extranjeros al servicio del capital usamericano, tenían que congeniar, por lo que se hicieron de confianza.

Así ocurrió que la tarde del 1° de marzo de 1994, Córdoba recogió en Polanco a Eduardo Silva para charlar en un restorán, indicándole que antes de ello se detendrían en ‘cierto lugar unos minutos al que le habían pedido concurrir’, Córdoba manejaba su propio automóvil. Así que lo condujo a las Lomas de Chapultepec deteniéndose en una mansión de dos pisos con un amplio antejardín, en cuya entrada había unos seis automóviles de lujo con vidrios polarizados.

Córdoba Montoya lo hizo pasar a la residencia haciéndole ver al portero que: ‘él viene conmigo’, ubicándolo en una salita de espera contigua a una gran sala en la que había una enorme mesa en la cual ciertos personajes estaban esperando al doctor, y al parecer estaban muy ansiosos de que llegara. La puerta se cierra y una acalorada discusión se entabla, llegándose a elevar la voz y a emplearse palabras altisonantes…., el tema de la controversia, el Candidato Colosio.

Alguien abandonó intempestivamente la sala y sale dando un portazo en la puerta principal quedando entreabierta la puerta de la sala contigua, pudiendo el testimoniante contemplar la figura de uno de los participantes, el que al parecer fungía como anfitrión: Antonio Ortiz Mena, a quien dice poder identificarlo por haberlo conocido en el BID hacia 1967 y meses antes en una reunión cuando era presidente del Consejo de Administración de Banamex.[82]

Algunos de los capitostes a la mesa pudieron ser observados por Silva, y lo más importante, escuchar algunos fragmentos de la discusión, cuando que éstos le reclamaban a su acompañante de manera por demás airada el comportamiento de LDC, disgustados con el derrotero que había tomado la campaña: “Deduzco que la molestia que sentían con Colosio la extendían a Carlos Salinas, por nombrarlo candidato y no frenarlo cuando se salía del libreto –ya había habido discursos irritantes- y eso se lo enrostraban a Córdoba, a quien responsabilizaban de haber influido en el presidente para nombrar a Colosio. Le decían: ‘Tú nos metiste en esto’, al tiempo que proferían toda clase de insultos como: ‘Ese hijo de la chingada’, ‘malparido’, ‘cabrón’… También los oí decir: ‘No vengas ahora a justificarte’ y ‘no eludas tu responsabilidad’. Aún controlado, Córdoba respondía: ‘Esto es algo que se puede arreglar’”.[83]

Y los insultos proferidos alcanzaban al Presidente a lo que Córdoba ya irritado respondía: “En mi presencia usted no se refiere al presidente en esa forma”. Y a quién pudo identificar Silva de Balboa entre los miembros de la siniestra mesa además de Antonio Ortiz Mena, pues a Carlos Hank González, moviéndose furioso de un lado a otro vociferante, y aunque no los pudo ver, después, haciendo memoria y reflexionando, llegó a considerar que Raúl Salinas estaba presente y era él quien se atrevía a increpar al Presidente acusándolo de haberse equivocado al elegir a Colosio. Pudiendo además intuir la presencia de otros dos de los principales capitostes que componen la plutocracia mexicana, estos identificados por sus autos y choferes: “Claudio X González y Diego Gutiérrez Cortina. Incluso uno de los choferes me saludó, porque me conocía”.[84]

Y el propio chileno le hace cobrar sentido a aquella ríspida e impactante reunión que de seguro nunca se le podrá olvidar: “Ahí no se estaba negociando nada. Eso era un ultimátum”.

Como era de esperarse un Córdoba por demás descompuesto abandonó con él la reunión, regresándolo de inmediato a su departamento y dándole las siguientes instrucciones: ‘para el día de mañana salir del país con destino a Miami empleando un pasaporte falso que su oficina se encargaría de proporcionarle, destruir ese pasaporte en el vuelo y al arribar a Miami partir para Chile empleando ya su pasaporte auténtico’. Y así fue como aterrizó en Santiago de un día para otro.

Y dice el chileno haber estado dispuesto a referir lo acontecido aquella tarde noche en la casona de Las Lomas, al ser contactado por Tod Robberson, corresponsal del Washington Post en la Ciudad de México, quien le dijo estar al tanto de aquella reunión, informándole también que Córdoba Montoya negaba conocerlo. La entrevista quedó sugerida pero poco después, al llamar a Robberson, éste le negó toda comunicación.

Así la situación, de motu propio Silva de Balboa promueve la entrevista con la corresponsal de Proceso en Santiago, convencido de que “la reunión tuvo que ver con el fin trágico de Luis Donaldo Colosio, de quien me consideraba amigo. Estoy convencido de que ese asesinato fue el resultado de una conspiración. Yo, sin quererlo, fui testigo de algo muy siniestro, muy tenebroso. No quiero callarlo, es una cuestión de conciencia”.[85]

Obvio que se puede dudar de este testimonio, pero además de estar de por medio el verse involucrado con la mafia que domina México, bien pudiendo haberlo evitado, con buena fe podemos considerar que lo expresado es cierto. Dando muestras el entrevistado de conocer a un buen número de miembros del establo salinista. E incluso se arriesga a decir que a petición de JCM se le incluyó en una gira del Secretario de Comercio, Jaime Serra Puche, con un grupo de industriales que visitaban Japón, Taiwán y Hong Kong, viajando con pasaporte mexicano gestionado por Córdoba. Lo que da la idea de que el Asesor del Presidente lo tenía en consideración para que permaneciera en México a su servicio.

Y dijo más: que el propio Córdoba Montoya le indicó que los teléfonos de Julio Scherer en Proceso estaban intervenidos y sus conversaciones grabadas; también relatando que un agente de la CIA le hizo saber cómo desde Arizona los servicios de inteligencia estadunidenses registraban las llamadas telefónicas de unos 100 importantes personajes políticos mexicanos.

Afirmando que a Luis Donaldo lo había conocido hacia 1992, siendo él presidente ejecutivo de Santa Teresa y Colosio titular de la Secretaría de Desarrollo Social, dando a conocer que a Colosio no le agradaba el proyecto, y que le preocupaba la pérdida de soberanía que implicaba la firma del TLC. E incluso llega a decir que aquella noche infausta, se comunicó con LDC pidiéndole verlo para referirle lo ocurrido comunicándole que al día siguiente saldría del país, pero según esto Colosio le comentó que ‘ya era muy tarde’, y nada más. Lo que no concuerda con la importancia del caso.

Así pues, versión no exenta de producir dudas, pero el meollo de la referencia concuerda con la ‘lógica’ retorcida del poder actuante detrás del Crimen. Desde luego, como en todo este tipo de casos, no hay posibilidad de una indagación que llegue a fondo conducente a obtener pruebas concluyentes factibles de llevar a juicio a los autores intelectuales del magnicidio, pero en el plano de la inteligencia crítica se puede dar una idea más o menos fehaciente de lo realmente acontecido, aseverando que aquello, efectivamente fue una conspiración efectuada por el alto poder en México para eliminar un candidato que no era ya de su agrado al no garantizarles la continuidad transexenal de sus negocios.

□ Aún y cuando LDC era miembro del Clan de los Tecnócratas doctorados en Harvard o Yale, se evidencia que no tenía una adscripción intelectual casada con el neoliberalismo y la administración macroeconómica. Sus estudios en Austria tal vez pudieron darle otra orientación, a más de su contacto con la realidad mexicana, evidenciada a fines del Salinato como afectada por una política económica que si para algo servía era para concentrar el capital.

En este sentido no viene a ser un dato menor el que el propio Colosio le haya criticado la tesis doctoral a Ernesto Zedillo presentada por éste en Yale. Haciéndola ver como lo que era, un ejercicio técnico ajeno a la realidad mexicana. El típico caso de un aprendiz periférico aplicando técnicas sofisticadas concebidas en ámbitos metropolitanos incompatibles con la realidad de los países infra desarrollados; teorías y técnicas que desenmascaradas enseñan su verdadero cometido, sirven para la reproducción del status quo capitalista, y por tanto para perpetuar la desigualdad.

En el caso de la tesis de Zedillo, Colosio detecta su carácter reduccionista: “la interesante aplicación de una herramienta matemática a un problema económico específico. Desafortunadamente, dada la sofisticación de la herramienta y los intentos de estimación, el problema económico es ajustado a la herramienta, y no viceversa. / La relevancia (de la propuesta) es la descripción de ese interesante ejercicio de aplicación de una herramienta matemática. Sin embargo, el modelo presentado está muy lejos de tener cualquier valor normativo”.[86]

Acorde con el paradigma de la ortodoxia neoliberal, la econometría se concibe como una proyección fría y calculadora para aplicarse en las naciones cual si estas fuesen empresas, y si la realidad no coincide, pues que ésta se adapte a la teoría.

A Zedillo lo prepararon en Yale para aplicar modelos macroeconómicos de la manera más ortodoxa posible, acorde con la inserción de tecnócratas encargados de ubicarse en los puestos preponderantes del gobierno para aplicar modelos óptimos para favorecer la acumulación de capital, y no otra cosa.

En el galimatías de la jerga economicista, de un fragmento extraído de aquella tesis se obtiene la perorata propicia para la subordinación económica: ‘Los errores cometidos en la política económica anteriormente aplicada, crecimiento de la deuda agregada por la expansión del gasto público, propicia el incremento de importaciones a la par de que reducen las exportaciones… Lo que aunado a las expectativas adversas al tipo de cambio, fomenta el flujo de capitales al exterior, lo que a su vez incide en que la deuda externa se incremente…’. Y pase usted a formular la ecuación adecuada: “…, el flujo neto de la deuda externa es la variable explicativa en las ecuaciones de comportamiento de las variables que explican la demanda agregada…”. Tautología de por medio.

Lo bueno del caso es que circunstancias no previstas nos auxilian con el descubrimiento de hidrocarburos evitándose el derrumbe y propiciando un crecimiento acelerado. Por lo que en el teorema petróleo-deuda, ‘la proporción inversa al flujo de los factores no altera el producto, con la probable subida de los precios del crudo en múltiplos acorde a protocolos estocásticos irremediables que ni las 7 Hermanas pueden evitar’. Relación cuantitativa inconsistente con la premisa de la variable explicativa, por lo que no tiene importancia alguna para la economía mexicana. Importando sí, el aminoramiento de la deuda, factor ajeno a la ecuación, posible a verificarse con el pago irrestricto a los acreedores en el cumplimiento cabal de los compromisos signados acorde con el valor facial de la curva Laffer. ‘Incluyéndose la prima de liquidez no contemplada en la devaluación dada en las sucesivas correlaciones correspondientes al monto indexado al tipo de cambio vigente, aplicado no cuando se concierta la deuda, sino cuando se va a pagar’.

Institucionalizándose el tratamiento de la deuda en procura de que la disciplina del deudor persista incólume y en proporción coadyuvante a beneficiar al acreedor. En lo que la transferencia potencial de cuantificación cuantiosa traslada al futuro por enroque converso la deuda externa en deuda interna. Acorde al imperativo solvente en proporción mayor que: > < para los inversionistas atentos a solventar su plusvalía refinanciada con una prima de riesgo acrecentada; la que ha de ser subvencionada con una incremento a los impuestos, ralentizándose la elasticidad financiera, supeditada al incremento de la tasa Libor y la formación de pirámides Ponzzi, absorbidas en Wall Street y en la City (o en su defecto, trasladadas a Tel Aviv). Todo ello, posible por la sobreimpresión de dólares facturados en la FED e indexados al impuesto al trabajo, asegurándose la ganancia del emisor en proporción directamente inversa a la deuda generada. He aquí aclarado el problema de la deuda mundial. ¡Aunque usted no lo entienda!

Es probable que Camacho y Colosio convergieran, toda vez que Colosio se mostrara como un no neoliberal decimonónico, por lo que se ponen de acuerdo para implementar en el próximo sexenio cambios a la política económica, socializándola….

□ Luis Donaldo Colosio fue asesinado con premeditación, alevosía y ventaja, al igual que JFK y RFK, llevados al matadero como a corderos por quienes detentan el poder en sus respectivos tiempos y espacios.

Lomas Taurinas, un barrio bajo en Tijuana, el lugar perfecto para montar la trampa, sobre todo porque al Candidato desde enero no se le resguardaba como era debido, y más en los tiempos convulsos que suscitó la rebelión neo zapatista.

Por ese entonces, Baja California era gobernada por un panista, el primer gobernador no priísta en sesenta y tantos años de dominio del Partido. Cuando que los propios priístas locales no veían con buenos ojos a Colosio por verificarse en su dirección partidista la derrota por la gubernatura.

Además, Tijuana era (es) una ciudad de paso fronterizo propensa al barullo y,  peor aún, una ciudad en la que el narcotráfico campea, lugar apto, pues, para que el crimen organizado pudiese actuar a sus anchas en la autoría material concertada por los plutócratas.

Relevante también viene a ser el hecho de que el miércoles 15 de marzo se habían reunido en una cena íntima Luis Donaldo y Manuel Camacho, reconciliándose; para que el martes 22 Camacho, en conferencia de prensa anunciara que no buscaría la candidatura sino que seguiría al frente de las negociaciones en procura de la paz en Chiapas, pero sin renunciar a seguir en la política con propuestas democráticas y nacionalistas…, al menos eso decía. Tal vez, en la cena LDC le hay ofrecido la Secretaría de Gobernación y su respaldo mutuo para promover cambios contemplados por ambos… o al menos eso manejaban previo a la toma del gobierno.

Y para hacerla de mayor emoción en esa misma conferencia el Comisionado por la Paz en Chiapas indicó que al día siguiente, ya en San Cristóbal, haría otro anuncio importantísimo…, el que no llegó a realizar al enterarse del asesinato de Colosio.

Y era el caso de que ni a los PRI-tecnócratas ni a los del Clan Salinas les venía bien que el Candidato se les haya salido del huacal y apoyado por Camacho llegara a la presidencia. Ninguno de los dos era un neoliberal comprometido con el TLC…, ni con el bienestar de la Familia Feliz…, a diferencia, en cambio, el tecnócrata Zedillo les venía que ni cortado a la medida. Por algo lo estaban guardando…, y no precisamente para la siguiente elección, era el suplente propicio por si algo salía mal.

Un Colosio revitalizado por los recientes acontecimientos llegó a la ciudad de Tijuana haciéndole ver a los interesados que de allí pal real, la campaña tomaba vuelo, era el miércoles 23 de marzo. Arribando a una trampa mortal. Es verdad que Colosio quería darse baños de pueblo, y que daba órdenes para que la vigilancia fuese discreta y se mantuviese alejada, empero, la desatención por parte del Estado Mayor Presidencial era extrema.

El día anterior al mitin en Lomas Taurinas se presentan ante el alcalde panista de Tijuana dirigentes del PRI municipal señalándole al jefe de la Policía Ministerial, José Federico Benítez López, que un grupo de policías activos e inactivos, relacionados con el PRI e identificados como el Grupo Tucán, se encargarían de realizar la custodia del Candidato durante el mitin. No habría Estado Mayor Presidencial, no agentes armados, solicitándole tan sólo a la corporación municipal 2 motociclistas para el aeropuerto y 4 para Lomas Taurinas.

Los responsables de organizar y de la manera como se llevase a cabo el mitin incluyendo la seguridad eran los miembros del PRI local, pero ellos mismos indicaban que ‘todo estaba decidido desde la capital del páis’.

Por sugerencia de Benítez López, un policía vestido de civil y equipado con radio estaría presente por lo que se pudiera ofrecer. Los priístas aceptaron. Fue el caso de que dicho agente recibió orden de retirarse una vez en el aeropuerto. Sin confiarse, Benítez López decide concentrar al Grupo Táctico Especial en las instalaciones del Auditorio de Policías ubicado a unas cuadras de Lomas Taurinas.

Y he aquí que llevaron al Candidato a una trampa mortal, de lo cual el responsable no es otro a nivel institucional sino el Estado Mayor Presidencial y su dirigencia. Infringieron las reglas básicas de la protección a un político en función pública. Para empezar el sitio era inadecuado desde un estricto punto de vista de cobertura estratégica, un embudo en el que una multitud atraparía al político facilitando una maniobra en su contra a corta distancia.

El sitio no fue revisado como era debido, lo que viene a ser un procedimiento elemental de seguridad infringido. La protección otorgada antes, durante y después del mitin fue flagrantemente ineficiente; como se ha dicho, se evitó el apoyo de la policía local; no se revisaron los antecedentes de los miembros del Grupo Tucán; falta de previsión y medidas de emergencia.[87] Aun y siendo cierto que Colosio pedía  que la policía permaneciera lo más discreta posible en su función, resulta inaceptable que los profesionales de seguridad dejaran de cumplir con su deber, faltando a las más elementales normas y procedimientos de seguridad estándar.

El Estado Mayor Presidencial y su designación de la guardia personal del Postulante a la presidencia, en estas dos corporaciones recae la responsabilidad de la custodia del Personaje, los grupos concertados como apoyo son eso, grupos de apoyo para hacer guarda, valla, el círculo lejano al Personaje a custodiar.

□ Miércoles 23 de marzo de 1994, a las 16 hrs locales arriba al aeropuerto de Tijuana la comitiva del Candidato, siendo recibidos por un número aproximado de entre 1,500 y 2,000 priístas que están para darle la ‘bienvenida’, evidenciándose desde ese traslado que las medidas de protección son nulas, sólo 6 guardias componen la escolta personal de Luis Donaldo, liderados por el general Domiro García Reyes. “Todo fue desorden, empujones, avalanchasLa gente se abalanzó sobre él y tuvimos que hacerle casita los que lo rodeábamos”.[88]

Antes de las 17: 51 hrs arriban en una camioneta Blazer a las inmediaciones de Lomas Taurinas, quedando a unos 300 metros del estrado improvisado sobre una camioneta pick up, tardando 10 minutos en llegar al templete; para llegar a él habría que pasar por un puente volado de madera sin barandales por encima de un arroyo de aguas negras, la entrada y la salida forzosamente ha de ser por ese estrecho conducto que conduce a un embudo en lo que viene a ser una hondonada. Lugar a todas luces inadecuado para un efectuar un mitin con poca seguridad a las 18: 35 inicia el mitin.

Podría haber muchos policías y vigilancia, así como cámaras, pero los que en realidad cuidaban a Colosio eran unos cuantos. El Grupo Tucán compuesto por 45 policías activos o retirados, todos ellos voluntarios, con la misión de ‘controlar a la multitud’; mero grupo de apoyo que al prepararse para formar la valla de resguardo, por orden expresa de personal del Estado Mayor Presidencial no la realizan, “pues nos dijeron que al Candidato no le gustaba eso”.[89] Haciéndose patente la ineficacia del dispositivo de seguridad desde el arribo del Candidato…, pero mucho peor al retirarse, cuando la multitud accede al personaje intentando algunos de ellos entregarle pliegos petitorios. Durante el discurso hay personas no autorizadas encaramadas arriba de la pick up, incluyéndose a fotógrafos y camarógrafos que imprimen placas de los asistentes, las cuales resultarán de gran valía probatoria del complot.

Cuatro de los 45 integrantes del Grupo Tucán tuvieron participación protagónica durante el mitin y el atentado: Vicente Mayoral Valenzuela, Rodolfo Rivapalacio Tinajero, Tranquilino Sánchez Venegas y Rodolfo Mayoral Esquer, quien en la lista aparece como Rodolfo Valenzuela. Siendo el caso de que Tranquilino aparece en la lista original mecanografiada incluido su nombre en manuscrito, “como si se hubiese agregado al último” (Ernesto Ruffo, gobernador de BC, dixit). Y es el caso de que Tranquilino tiene un rol protagónico importante en los sucesos que conducen al atentado.

Lo ocurrido en Lomas Taurinas queda captado en imágenes y secuencias claves tomadas con equipo fílmico y fotográfico en gran cantidad. Hay fotografías de la alineación de la gente organizada esperando el arribo de LDC entre la que se encuentra ‘Mario Aburto’ –el asesino- , hasta el traslado de Colosio herido y del presunto culpable saliendo de la hondonada. Incluyéndose una ‘película oficial’ tomada por personal de la PGR desde una azotea ubicada detrás del templete; material gráfico, pues, difícilmente adulterado, cubriendo desde el arribo del Candidato al ir cruzando el puente hasta el instante del primer disparo.

La revista Proceso empleando material captado, reunido y publicado por el San Diego Union Tribune, así como por el diario mexiquense: La Crónica y por el fotógrafo de la propia Revista, Ulises Castellanos, logra presentar una secuencia del crimen, ciertamente reveladora.[90] Comenzando por fotos que muestran el sitio en el que se ubicaría el templete desde una toma abierta, junto a otra toma que sería la que se contemplase desde el templete, un caserío ubicado sobre un cerro, de difícil acceso, desde el cual se hubiese podido ubicar un francotirador.

Fotos de Colosio cruzando el puente, en donde se muestra que llega acompañado de Alfonso Garzón Santibáñez, líder de la Central Campesina Independiente y de su guarura, un tipo con sombrero blanco y gafas oscuras, mientras que García Reyes apenas si se puede localizar. (Foto 1. P 909 y foto 7 P. 910).

Un grupo de estudiantes que se identificaron pertenecientes al Tecnológico de Baja California, portando una manta en la que se podía leer: ‘En BC decimos BASTA / No Más Circo No Más Engaños / NO MAS PRI GOB’. Estudiantes que fueron desalojados desde antes que iniciara el mitin. (Foto 6, P. 910).

Las fotos 2 (P. 909) y 9 (P. 910)  muestran a Colosio arribando al templete siendo saludado por Tranquilino Sánchez Venegas; Santibáñez y su guarura están cerca. La foto 3 (P. 909) habla por sí sola. Colosio en pleno discurso, micrófono en mano; Otón Cortez es el guarura más cercano (mismo que será considerado entre los sospechosos de haber realizado el segundo disparo), detrás de él y a su derecha se observa a Vicente Mayoral y detrás de Vicente a su hijo Rodolfo junto a ‘Mario Aburto’, mientras que el del sombrero blanco y Tranquilino se encuentran a unos metros de estos separados por varias personas.

La foto 4 (P. 909) en el meollo de la batahola capta el ‘conciliábulo’ en pleno. Detrás del de sombrero blanco un sujeto alto y robusto (evidentemente se trata de un elemento de seguridad), de espalda al templete cubre a ‘Mario Aburto’ y a Tranquilino, quienes dialogan campechanamente, teniendo en medio de ellos a Santibáñez, un acercamiento hace ver a estos tres personajes con mayor claridad. Lo que en la foto 10 de P. 910 a mayor distancia y menor altura muestra cómo el conciliábulo se celebra entre Rodolfo Mayoral, Tranquilino y ‘Aburto’, con Santibáñez en medio y ligeramente atrás. La foto 6 de P. 909 da otra perspectiva del mismo conciliábulo. Lo demás es lo de menos.

El mitin ha terminado y Colosio emprende la marcha de retorno hacia la camioneta, son las 19: 09, abundan las fotos y el film que hacen ver su penoso vía crucis, avanzando con gran dificultad entre la multitud, vencidas las defensas de su ‘protección’ y un otra foto reveladora se nos muestra segundos o al minuto antes de los disparos: Tranquilino, Mario Aburto y José Antonio Sánchez Ortega están juntos, inmediatamente atrás del coronel Reynaldos del Pozo, hacia la derecha y separados por unas cuatro o cinco personas de Luis Donaldo. (Foto P. 913: 29). Misma foto que muestra a un Colosio atosigado por mujeres que le entregan pliegues petitorios mientras éste levanta el codo izquierdo para seguir avanzando. A partir de ese momento  Tranquilino irá ubicándose en su flanco derecho, Otón Cortés en su izquierdo, más adelante el guarura de Santibáñez con su sombrero blanco (si alguien disparó desde la izquierda podía ser él u otro sujeto no identificado colocado a la izquierda de este guarura)… La escolta personal va en la siguiente formación: “al frente el Mayor Cantú, posteriormente el Coronel Del Pozo, el Mayor Castillo; en el costado derecho el Teniente Zimbrón y el Teniente Salinas; en el costado izquierdo del candidato el señor De la Sota y el Teniente Merin y a la inmediata retaguardia, justo atrás del candidato, el deponente [General Domiro García Reyes]”.[91]

La foto 12 (P. 910) es ya segundos antes del primer disparo, la escolta personal, el diamante defensivo está roto, son los tucanes y el guarura de Santibáñez que no deja de identificarse por su sombrero blanco quienes rodean al candidato priísta, teniendo al clavadista de frente, (sujeto así designado por tirarse un clavado a la hora del desaguisado, procurando detener el paso de Luis Donaldo, a quien le abre campo Rodolfo Mayoral); lo de más importancia, Tranquilino ‘cubriendo’ su flanco derecho encubriendo a un ‘Mario Aburto’ que está ya a un paso de su víctima. Todavía mejor, en una placa más cercana y clara tomada de atrás y a la izquierda del priísta se capta el momento en que Tranquilino, con los brazos extendidos, medio bloquea a Domiro, quien declara: “un sujeto corpulento de chamarra negra y gorra interfiere de una forma brusca y agresiva al de la voz”. (P. 914: 22 y 23) Pudiéndose apreciar que delante de Domiro e inmediata a la espada de Luis Donaldo se encuentra una mujer. Pero más revelador viene a ser la actitud captada de ‘abrirle cancha’ a ´Mario Aburto’ por parte de Tranquilino, cuando ya el pistolero coloca su mano izquierda sobre el hombro de Colosio.[92]

Instantes antes de que se produzca el disparo, Tranquilino extiende los brazos, cubriendo con el derecho a ‘Aburto’ y estorbando con el izquierdo a García Reyes, (foto 13 P. 910). Vicente Mayoral se ubica al lado derecho de ‘Aburto’, un poco delante aparece el ‘clavadista’, mientras que su hijo Rodolfo ‘enfrenta’ al Coronel Federico Antonio Reynaldos del Pozo -ya mencionado como integrante de la escolta colosista-, y a la izquierda el del sombrero blanco. La música estridente toca la cumbia ‘La culebra’ y la pistola avanza y se coloca junto a la cabeza en el instante anterior a que se produzca la detonación.[93] (Fotos 14, P. 910 y 6, P. 909). Y bang…, bang, aunque para cuando el segundo disparo se efectúe, ya la batahola a irrumpido y no hay precisión fílmica. El reloj marca las 19: 12 horas. (Las horas y minutos antes mencionados son tomados de la cámara empleada en la filmación realizada por la PGR).

Por el calibre de la bala y la cercanía del disparo la herida provocada resulta mortal. Tres o más sujetos similares al asesino se encontraban en el sitio, uno de ellos venía a ser el aludido José (o Jorge) Antonio Sánchez Ortega, quien con la camisa manchada de sangre se va retirando del tumulto cuando es arrestado por el jefe de Policía y Tránsito Municipal, Carlos Torres Ramírez, quien contando con el apoyo de dos judiciales del estado lo trasladan a las oficinas de la Policía Judicial del estado sector oriente, de donde a su vez es remitido a las oficinas centrales de la Judicial Estatal, pasando a la custodia del sub procurador Ortiz Lara, quien a su vez lo remite de inmediato a la subdelegación de la PGR, no aceptando la petición de Agentes de Migración de Gobernación que le pedían les entregase al detenido. Días después Ortiz Lara declara ante la Comisión del Congreso Local no estar involucrado en la investigación del caso.[94] ….

Es en las oficinas de la PGR en donde Sánchez Ortega rinde su declaración ministerial ante un agente del MPF (Ministerio Público Federal), a las 02:20 hrs del 24 de marzo. Mismas oficinas en las que tres peritos, dos de la PGR y uno de la Procuraduría General de Justicia del estado le practican la prueba del rodizonato de sodio o parafina y un antidoping, resultando ambas positivas; presencia de pólvora en la palma y en el dorso de la mano derecha de Sánchez Ortega, así como en el dorso de la mano izquierda …, presencia de cannabis sativa 1 en su orina. Detectándose en su declaración una contradicción flagrante comparada con lo expuesto en un boletín de prensa dictado por la Cisen en la Secretaría de Gobernación el 6 de abril. Si el detenido declaró haberse manchado la ropa de sangre por haberse rozado con alguna persona que había cargado a Colosio, en el boletín se afirma que Sánchez Ortega participó en su traslado de la Blazer a la ambulancia, pero no hay prueba de ello, ningún material gráfico o fílmico lo corrobora. A pesar de haber salido positivo Sánchez Ortega en la prueba del rodizonato se le libera para no volverse a saber de él…. Ya en el boletín del 6 abril el Cisen menciona esa ‘verdad a medias’, que la prueba practicada a Sánchez Ortega habría resultado ‘parcialmente positiva’.

‘Mario Aburto’ es trasladado a la PGR por agentes que se identifican como miembros del Estado Mayor Presidencial, confrontándose con los miembros del Grupo Especial que vienen arribando presurosos, se encañonan mutuamente y hasta que los primeros se identifican como dicen ser, la tensión cede. El asesino llega a los separos de la Policía Federal o PGR local), pero se sabrá después que entre la noche y la madrugada se le conduce a un interrogatorio fuera de la Procuraduría; con consentimiento del procurador Diego Valadés, le entregaron el preso al gobernador de Sonora, Manlio Fabio Beltrones, quien después declara, ‘no le pudimos sacar nada’.

Este tipo de anomalías marca el tratamiento desordenado no acorde con la gravedad del caso, sino propio de una custodia amañada que algo oculta. El Mario Aburto de Lomas Taurinas no se parece al Mario Aburto que comparece en el penal de Almoloya. El sujeto tiene una fisonomía camaleónica, y el que lo se hayan ‘presado’ al gobernador de Sonora a ‘interrogarlo’ fuera de los separos es otro elemento que eleva las sospechas. (Gobernador que por cierto, a un año del asesinato comentará: ‘la ojiva que mató a Luis Donaldo Colosio, mató también mi carrera política’ [Proceso 958: 18], como si no supiera para quién trabaja).

La trayectoria de la bala dirigida a la cabeza es establecida en el dictamen de la autopsia con precisión: “derecha a izquierda, ligeramente de atrás hacia adelante y discretamente de abajo hacia arriba”.… ‘dañando la cavidad craneana …,  produciendo a su paso lesiones cerebrales múltiples[95]. Y dónde quedó la bala, las balas, o el casquillo…, los informes confunden la ojiva con el casquillo.

La herida abdominal, producida también por un arma de fuego, se interna sin afectar ningún órgano vital…. Pero he aquí el detalle, la absconcidad procurada: “no se especifican los calibres de las balas que causaron las heridas”. Quemaduras en los orificios de entrada de las balas determinan que ambos disparos se realizaron a quemarropa. Ante lo cual el dato de las trayectorias encontradas se torna más relevante, pero la pregunta queda flotando: ¿trayectorias encontradas con un mismo tirador? Muy difícilmente. Mas si con JFK hubo una bala mágica para ‘probar’ un solo tirador, en el caso Colosio hubo un ‘giro de ballet’ de 180° que permitió que el mismo tirador lo volviese a herir en sentido contrario. Tanto en uno como en otro caso una acción extraordinaria para justificar la versión oficial de un solo homicida. ¿Quién estaba en el flanco izquierdo de Colosio? Colosio cae de derecha a izquierda, pero de inmediato va hacia abajo y es retenido por una persona.

“Un fotógrafo mexicalense aseguró haber visto a una persona situada al lado izquierdo del candidato desenfundar un arma en los segundos previos al atentado….”.[96] Con ojo de Búho Eduardo Valle abre la interrogante: ¿Otón Cortez o el guardaespaldas de Garzón Santibáñez?[97] Más probable el segundo que el primero, Otón estaba más atrás, o incluso el tercer sujeto no identificado ubicado a la izquierda del Guarura también pudo disparar, pero en la batahola no se puede identificar un segundo tirador que haya realizado el crucial segundo disparo que comprueba: no se trató de un asesino solitario.

Si la oligarquía usamericana asesinó a los Kennedy en los 60 evitando cualquier desviación de la ruta imperialista; el asesinato de Colosio perpetrado por la oligarquía mexicana se comete para evitar cualquier deslizamiento hacia el centro por parte del Partido ya entregado durante el Salinato a la oligarquía transexenal, la Banda de los Pinos. Aunque Colosio como los brother’s Kennedy eran gente del sistema, si no, no hubiesen llegado a donde llegaron, cualquier intento por afectar los negocios de la oligarquía resulta peligroso por lo que se procede a eliminarlos de manera violenta.

Otro complot magnicida ha triunfado, porque a priori los autores intelectuales tienen la capacidad de planificar las operaciones requeridas para efectuarlos. Poder de Mando. Viniendo a ser casos complicados que requieren la participación de muy diversos elementos, contando con recursos materiales y humanos suficientes para perpetrarlo. Las conspiraciones del capital poder que se efectúan en contra del presidente o candidato en el momento en que estos se intentan volver independientes y amenazan con afectar el usufructo del negocio que se obtiene a la sombra del Estado, se perpetran por los potenciales afectados y así después beneficiados con su muerte. De nuevo, ¿Quo Bono?

Quedando claro que en esta etapa marcada por el poderío del capital monopolista los presidentes deben ser peleles incondicionales,  ejecutores de la política neoliberal que favorece a los capitalistas pudientes. Como lo he expuesto en Crisol 175 (el triunvirato y los tres niveles del poder-terror), los atentados del capital poder involucran a la triada que compone la cúpula de la Pirámide capitalista, propiamente, la configuración del Establishment: al gobierno en funciones, especialmente al poder ejecutivo; a la cúpula del sector militar-policíaco; y al Gran Mandón: la oligarquía, cual élite de capitalistas. Esta última suele fungir como actor intelectual del crimen en la mayoría de los casos porque éste en última instancia los beneficia por sobre los demás. De su seno parte la iniciativa, estando predispuesta como defensa del status quo, en procura de lo cual emplean a elementos de la jerarquía militar – policíaca para que lleven a cabo la planificación y el operativo criminal, mismo que puede ser ejecutado por miembros de sus corporaciones, y/o por sicarios de la peor estofa encubiertos y apoyados por miembros de los aparatos represivos en funciones clandestinas.

En casos como los magnicidios que vienen a ser crímenes propiamente políticos, por disputas por el poder al interior de las instituciones públicas, el poder ejecutivo y sus tentáculos es el encargado de ejecutar la acción criminal, delegando la acción criminal en elementos represivos ad hoc. La combinación de los tres órdenes superiores que componen el Estado Capitalista se verifica de una u otra manera llevando la autoría intelectual la oligarquía y el gobierno en turno.

El magnicidio cometido en contra de LDC tiene como actores primarios y por tanto responsables a la élite de la oligarquía transexenal que se configuró durante el Salinato. Su planificación y ejecución la llevan a efecto cuerpos policíacos. Como en todos estos casos son muchos los participantes y cómplices involucrados en el complot, a los más flagrantes y partícipes en el crimen material se les suele eliminar, el resto por lo demás, son incondicionales del Sistema.

La praxis criminal suele tener éxito por el poderío político monetario de los perpetradores, el que se traduce en manejo de personal incondicional y de recursos materiales muy costosos que son necesarios emplear para la realización exitosa del ilícito; contando con la seguridad que les da su posición social suprema, conspiran desde la sombra, se encubren quedando al margen de toda prueba directa,  puesto que son autores intelectuales, originadores y responsables morales del crimen, pero no sus perpetradores materiales. Así el procedimiento criminal, la tenebra conspirativa es compleja y sombría, pudiéndose realizar de manera efectiva, para después quedar encubierta, implicando la muerte de los agentes involucrados en el delito carnal, más los agentes intelectuales quedan impolutos, arriba y a la derecha.

Eduardo Valle llegó a comprender la actividad gansteril del Estado mexicano al considerar que los políticos usaban al narcotraficante para fines aviesos superiores, pero no es consecuente con ello al considerar el magnicidio como un ‘narco homicidio’, no dando el paso consecuente en la atribución del magnicidio a los verdaderos beneficiados del sistema criminal capitalista; no es que se tratase de un complot de políticos federales al servicio de las grandes cabezas del narcotráfico, porque Luis Donaldo no pactó con ellas (sic: 326); si como ya lo había dicho en la página 312 de su libro, lo terrible del caso es que “los políticos usan a los narcotraficantes con programas de Estado  de gobierno”, ergo, usan a los narcotraficantes para cometer el magnicidio.

□ Las pesquisas efectuadas para esclarecer el caso son controladas por el Presidente. El Procurador General de la República, Diego Valadés, habiendo substituido a Carpizo desde el 11 de enero, (ojo, llega en el momento preciso en el que comienza la presión contra Colosio, el día anterior se dio inicio a la campaña pro presidencia y el mismo 10 se nombra a Camacho comisionado para la paz), es el primero en sostener la hipótesis del asesino solitario de un día para otro;  sin negar el segundo disparo, afirma que fue también realizado por ‘Mario Aburto’, por aquello de que el Procurador presenta la teoría del giro de 180° en sentido contrario a las manecillas del reloj, estado en pleno forcejeo (sic). (Proceso 911). Consideración que dice basar en testimonios oculares, el dictamen forense y la recreación criminalística…, a menos de 24 horas de haberse cometido el crimen.

El revólver con el que se efectuaron los dos disparos, contenía dos cartuchos percutidos y otros dos intactos, pero se dio el caso de que mientras algunos agentes están buscando horas después del atentado en Lomas Taurinas el revólver, éste ya está al lado del detenido, quien acepta haberlo utilizado. El parte policíaco afirma que la guardia presidencial buscaba el revólver calibre .38…, informando que a las 9:30 de la noche lo había localizado; cuando que: “Dos horas antes, un documento federal afirmaba ya que Mario Aburto Martínez, el asesino confeso, había identificado otro revólver como el que había utilizado (Proceso 911)”.[98]

Por otra parte, el  nombrado sub procurador especial para la investigación del Crimen, Miguel Montes, inició dando cuenta de que diversos indicios apuntaban a una ‘acción concertada’ (por no decir la palabra prohibida: complot), mas conforme pasaron las semanas la ‘acción concertada’ derivó en: asesino solitario. No está demás decir que Montes no tenía experiencia alguna en derecho criminal e investigación criminalista, y que sí es una persona identificada con el salinismo, habiendo sido quien presidió las sesiones en la Cámara de Diputados cuando se declaró electo a Carlos Salinas.

Las instituciones federales que debían realizar una investigación cabal si no hubiera nada que ocultar, un asesino solitario y medio loco no necesita cómplices, hace todo por estorbar y confundir las pesquisas, pruebas que se desechan, testigos que no corroboran, expertos que dicen que los documentos fílmicos no son de fiar, etc., etc. El típico caso de la investigación que no investiga sino encubre.

Tan fue así que la PGR se ensañó en contra de las autoridades judiciales y policiales de Baja California, haciendo por amedrentar a las corporaciones locales. El asesinato de Federico Benítez, director de Seguridad Pública Municipal, acribillado con ráfagas de metralleta la noche del jueves 28 de abril cuando venía del aeropuerto -al que había acudido con agentes del Grupo Táctico Especial en atención a una llamada anónima que alertaba sobre una bomba inexistente-, fue más que propio de quien está evitando que se investigue a fondo fuera de la cobertura oficial (federal). Elemento policial a quien se le hace a un lado en lo concerniente a la presencia de Colosio así como por igual en la indagación del crimen. Y como las contradicciones de la averiguación federal eran flagrantes, pues fácilmente se detectaban.

Constando que Benítez López había recién entregado un informe a la Comisión Especial de Seguimiento del Caso Colosio del Congreso local, en el que da cuenta de que un miembro del grupo Tucán, por instrucciones de Domiro García Reyes, se dedicó a buscar evidencias en Lomas Taurinas, recogiendo una ojiva; ¿otra ojiva más a las dos empleadas en el revólver taurus?, las que según dijeron permanecían en su cámara pues esta clase de arma no expulsa los casquillos….

Sólo un testimonio, el del chofer de la ambulancia que trasladó a Colosio menciona el haber escuchado tres disparos que identificó con claridad, diciendo tener experiencia en ello por haber sido miembro del ejército;[99] muchos más testigos confundieron los disparos con cohetes en el ensordecedor ruido de la cumbia. Y las preguntas surgían de inmediato así como las dudas de las contradicciones de los partes oficiales, por lo que Benítez externó a reporteros la noche anterior a ser asesinado que profundizando “en la investigación se podrían aclarar las dudas sobre el calibre de las balas y el arma utilizada en el asesinato”.[100]

Días después de haber eliminado a Benítez, la emprenden en contra del subprocurador de Justicia de Tijuana, Ortiz Lara, a quien con lujo de violencia lo detienen más de 100 judiciales federales fuertemente armados frente a las instalaciones de su delegación- como queriendo provocar una balacera con los agentes locales y/o provocar la muerte del subprocurador, mismo a quien se le acusa de disparate y medio; causándole natural indignación al agraviado, viniendo de parte de quien se supone debe detentar la más alta honestidad por ser el abogado de la nación, el que se preste a tan baja acción. No extraña que Diego Valadés renunciase días después, el 13 de mayo.

Resumiendo las investigaciones efectuadas por los miembros del Estado se pueden reducir a lo siguiente: aquejadas por evidentes deficiencias, contradicciones y retractaciones, falsas pistas, falsas pruebas, versiones encontradas, peritajes mal hechos, videos mutilados. Los principales sospechosos liberados por falta de pruebas, más bien, por falta de investigación conducente que profundizara en las pesquisas iniciales. Una investigación de esa naturaleza  no podía conducir sino al fracaso, perdiéndose en la confusión encubridora para terminar por declarar la autoría intelectual y material de ‘Mario Aburto’. Asesino solitario por demás envuelto en el misterio o la incertidumbre, personaje camaleónico tanto en su fisonomía como en su conducta. Asesino confeso, pero bajo presión de muerte personal y familiar. … (El recluso en Almoloya dixit)

Y en qué basó el subprocurador especial Montes la prueba acusatoria: en unos legajos incautados al acusado en un ‘extraño baúl’ que contenía sus intimidades, mismo del cual Benítez López dudó de su autenticidad, bien en él pudieron ‘plantar’ documentos, dijo el ya para entonces occiso Jefe de la Policía Municipal.

Las declaraciones de ‘Mario Aburto’ son de dar risa: ‘sólo pretendí herirlo para poder exponer a la prensa mis ideales pacifistas’ (sic); ‘ideales pacifistas’ que el ‘caballero águila’ confirma al decirnos que en México existen ‘diversos grupos armados en los que he participado’. Mientras que en su faceta intelectual afirma estar preparándose para escribir un libro, siguiéndole los pasos a García Márquez, como para ser un futuro premio nobel. Y a todo esto: ‘El primer disparo fue un accidente porque me empujaron a la hora de jalar el gatillo, el segundo fue producto del forcejeo al ir cayendo’. Y continuando con los disparates dichos por este platónico sicario, se nos cuenta que en su primer declaración rendida en Tijuana filosofó al considerar: ‘ser mejor padecer la injusticia que practicarla’, ciertamente, platonismo cristianizado.

Solo hay algo interesante en la declaración rendida en Almoloya: al llegar arrestado a las oficinas de la PGR, se encontró con que estaba “detenida otra persona, que reunía mis características. Llevaba chamarra negra y tenía el pelo chino, con un copete como de rebelde y un bigote similar o parecido al mío”.[101] Debiendo ser más o menos de la misma estatura, uno de los dobles de ‘Mario Aburto’ que se hicieron presentes en el mitin. ¿Qué un símil de Mario Aburto fue asesinado esa noche en Tijuana? Es muy factible, ¿el verdadero asesino?

En la Película, Colosio -el asesinato-, aunque sea una versión novelada, se manejan tres ‘Marios Aburtos’: Salomón Gutiérrez, Aburto 001, defeño, guardián de seguridad empresarial, con credencial falsa de federal; Aburto 002, Joel López, sujeto idéntico al recluido, asesinado esa misma noche; Aburto 003, Sánchez Ortega, miembro del Cisen a quien se traga la tierra…. Y la realidad supera a la ficción, bien pudo haber otros dos ‘Marios Aburtos’ en Lomas Taurinas.

¿Y la prueba del rodizonato de sodio? La prueba del rodizonato de sodio le fue practicada a ‘Mario Aburto’ esa misma noche y en el mismo lugar que a Sánchez Ortega. Y por igual el examen antidoping, resultando ‘Mario Aburto’ positivo en la primera y limpio en la segunda.

La declaración de ‘Mario Aburto’ en Tijuana no está firmada y el declarante después declara que al llegar a los separos federales los agentes le obligan a ingerir una bebida (presumiblemente un calmante). Y si la versión oficial cuenta que MA admitió haber disparado en dos ocasiones, esta es contrastada con lo que testifica José Luis Pérez Canchola, Procurador de los Derechos Humanos de BC, quien fungió como testigo en el interrogatorio: “Mario Aburto dijo que tras de hacer el primer disparo, ‘se me echaron encima, y rumbo a caer en el suelo, se hizo el segundo disparo’. Aburto nunca afirmó que él realizó los dos disparos”.[102]

‘Mario Aburto’ puede ser tres personas, una mirífica trinidad: el asesino, el preso, el caballero águila’; en la soterrada y encubierta realidad, un pagote -posible madrina de la policía-,[103] pastoreado por los cabecillas del Grupo Tucán, quienes le lavan el cerebro y lo conducen a Lomas Taurinas en calidad de zombi, y por igual, chivo expiatorio para encubrir el magnicidio perpetrado por la Banda de Los Pinos.

A la viuda de Colosio, Diana Laura Riojas, durante los meses siguientes al magnicidio, cuando el caso está en boca de todo México y la prensa no deja de ocuparse del asunto, Salinas no deja de estar encima de ella presionándola, asignándole tanto al fiscal Miguel Montes como al ‘abogado personal’ (sí de Salinas) Juan Velázquez, (personaje después involucrado en más casos siniestros del Clan Salinas), la viuda está copada, controlada.

Salinas en persona la acosa desde el velorio e incluso cuando sale de México y se interna; es sabido que le pide firme una carta exculpatoria de Camacho y de Zedillo. La señora se niega. A decir de su secretario privado, Fernando Gamboa, la señora estaba cierta de que a su marido fue víctima de un complot.[104]

A la señora se le había detectado cáncer desde 1990, estaba en tratamiento para superarlo, pero  tras del magnicidio su condición se va deteriorando rápidamente.  Tan es así que a finales de septiembre se recluye en el hospital Médica Sur de la Ciudad de México…. El lunes 14 de noviembre entra en coma, ‘apenas pesaba 30 kilos’, el viernes 18, a las 9:15 horas fallece.

Y a todo esto, a la menor brevedad posible el principal operador de la Banda de Los Pinos (JCM) es despachado a Washington.

Siempre rondando por los espacios gubernamentales, el entonces dirigente nacional del PRD, Porfirio Muñoz Ledo, “afirmó seguro y tajante” …, que José Córdoba Montoya “es el principal encubridor de este asunto, es una tapadera que se ha puesto”. Él fue quien designó a Miguel Montes: “El día en que asesinaron a Luis Donaldo, yo los vi salir, a Córdoba y a Montes, de un cuarto, en el edificio del PRI”. Y ni qué dudarlo, se trataba de “un abogado tramposo al servicio del gobierno…[105],  quien mantuvo una actitud tosca con Diana Laura.

Así lo afirma Fernando Gamboa, refiriéndose a que la Viuda y Montes acordaron reunirse los lunes para que el abogado le informase los ‘avances’ -más bien retrocesos- de las pesquisas: “Al principio iban bien las reuniones, después empezaron a ser muy álgidas. Montes llegaba muy serio, quizá enojado, molesto, sus respuestas eran hoscas”.[106]  Evidenciándose un cambio de actitud por obvias presiones provenientes del Olimpo de Los Pinos.

Asesinato en la Calle Lafragua. Cerca del Monumento a la Revolución

Como ya se aseveró antes, el sexenio de CSG estuvo marcado por la violencia; desde el asesinato previo a su mandato de Francisco Javier Ovando y su colaborador Román Gil, al de Francisco Javier Ruiz Massieu, hay un largo intermedio que incluye gran cantidad de personas asesinadas por motivos políticos o por la descomposición social que se va viviendo durante el Salinato.

Cientos de personas abatidas que van desde reos amotinados a dirigentes indígenas y campesinos, incluyéndose a defensores de los derechos humanos y periodistas asesinados, algunos por el creciente poder del narco.

Precisamente un estado en el que la violencia afloraba, se encontraba gobernado por un elemento político cercano a los Salinas, José Francisco Ruiz Massieu, durante casi todo el sexenio, 1988-1993, bien calificado como un priísta decimonónico, practicante de la represión para mantener el status quo en una entidad afectada como pocas por la desigualdad.

Desigualdad de la cual se seguía la violencia, no por nada en Guerrero había florecido la guerrilla, manifestándose en las regiones de la Costa Chica y la Costa Grande un alto índice de criminalidad, para cuando el narcotráfico iba cobrando mayor relevancia. A las espaldas refulgentes del Acapulco de los dólares y la farándula, Guerrero es un estado convulso. Y José Francisco, como buen gobernador a lo Acapulco Light, prefirió promover el ‘desarrollo turístico’ a promover el desarrollo agropecuario. Fue él quien expropió de manera arbitraria los terrenos de Punta Diamante, para que se edificara en ellos una zona residencial de lujo.

Al unísono de que los perredistas se veían reprimidos, así por ejemplo cuando sufrieron el embate de los represivos del estado durante una marcha pacífica de protesta realizada por unos 1,300 militantes, produciéndose dos muertos junto a 27 heridos, 64 desaparecidos y 40 secuestrados, en un estado en el que el número de presos políticos era elevado, así como numerosas las violaciones constitucionales cometidas durante el mandato de Ruiz Massieu, por lo que los del PRD promovían un juicio político en su contra.

Pero como buen miembro del Partido, imbuido en su demagogia, también podía ser  concertante. Semejante a un Gutiérrez Barrios, tal y como lo calificaba Heberto Castillo: “represor por necesidad de Estado”.[107]

Matrimoniado en primera instancia con Adriana Salinas de Gortari y habiendo procreado con ella dos hijas…, estaba unido por parentesco político a los Salinas…, aunque después resultó divorciado…, por lo que sus relaciones con el Hermano Incómodo se fueron deteriorando. J. F. Ruiz Massieu se quejó ante el propio Presidente de que su hermano mayor lo hostigaba por no haber accedido a otorgar concesiones a Maseca en Guerrero. ‘La reunión con Raúl no ha sido grata’. De hecho Raúl entabló una demanda contra el gobierno de Guerrero, lo que Ruiz Massieu interpreta como una venganza del entonces dirigente de Conasupo por haberles negado a él y a “su socio, Roberto González Barrera, un lucrativo contrato para construir una planta de harina de maíz en el estado”.[108]

Ya ubicado hacia 1994 en la secretaría general del PRI, se preparaba para coordinar la facción priísta en la Cámara de Diputados aspirando, así lo dijo, a ser el siguiente Secretario de Gobernación. Manifestándose dispuesto a promover con algún segmento del Partido una ‘apertura democrática’. La que podemos interpretar como una reforma gradual que procurase compensar el autoritarismo llevado a cabo por Carlos Salinas.

Muy probablemente fue asesinado a consecuencia de rencillas personales con su ex consuegro, Raúl Salinas Lozano y con su ex cuñado, Raúl Salinas de Gortari, que a consecuencia de sus ‘reformas políticas’ por emprender, debiéndose incluir las turbulentas relaciones con el narcotráfico en que estaban inmiscuidos. Lo que sí incomodaba al clan transexenal, era el que llegase a ubicarse en la Secretaría de Gobernación rompiendo la alineación salinista-hankista.

Evidenciándose la disputa entre facciones al interior del Partido por alcanzar los puestos estratégicos en el siguiente sexenio, cuando que el presidente del CEN del PRI, Pichardo Pagaza, venía a ser un político retrógrado apegado a Carlos Hank González.

Obviamente: “yo pienso que los culpables de estos asesinatos deberían buscarse entre quienes se verían perjudicados si hay democracia en México: los primeros, serían los grandes, grandes capitalistas de este país que dejarían de tener esas enormes concesiones, como las de carreteras, canales de televisión, telefonía… El poder económico y el poder político están a tal grado de imbricados, que es muy difícil separarlos. Esos hombres pueden tener más poder que un secretario cualquiera de Comunicaciones o de Hacienda o de Gobernación”.[109]

José Francisco Ruiz Massieu es asesinado en la calle Lafragua cercana al Monumento a la Revolución, lugar en el cual meses antes Luís Donaldo Colosio pronunciara aquel discurso que marcaba el parte aguas con el Clan Salinas.

Tan campante como en un día triunfal, en el que José Francisco iniciaba sus actividades como líder del PRI en transición sexenal, se vio sorprendido por un sicario recién subía a su auto para marchar de un evento político a otro de manera apresurada. Le dispara a bocajarro aún y cuando el vidrio del auto estaba subido con una metralleta corta de .9 mm., causándole una herida letal en el cuello.

El asesino es atrapado de inmediato; a los autores operativos se les ubica como pertenecientes al PRI de Tamaulipas; un escalón más arriba, haciendo las veces de organizador-patrocinador del delito se reconoce al diputado Manuel Muñoz Rocha.

Descubiertos por grabaciones de sus conversaciones efectuadas en sus teléfonos en las horas en que se comete el crimen, se identifican tanto los operadores del mismo, Fernando Rodríguez González y su hermano Jorge, como su dirigente, Muñoz Rocha, así como su conexión con los actores materiales designados: Daniel Aguilar Treviño y Carlos Cantú Narváez. Resta decir que Muñoz Rocha era un amigo personal y allegado de Raúl Salinas de toda la vida, y ya llegamos al escalón en el que se ubican los autores intelectuales….La mafia transexenal no quería estorbos.

De las grabaciones se extrae la siguiente referencia escenificada: Tras del atentado, 10:05 horas, recibe “una llamada el celular de Fernando. ‘Es de Muños Rocha’, dice, bloqueando la bocina. Cuando corta la comunicación su rostro ha perdido el color: ‘Está bien encabronado porque falló el operativo. No mataron a Ruiz Massieu y el imbécil de Daniel atrapado’”. (…) Cerca de dos horas después, son las 12:00 “…, vuelve a sonar el celular de Fernando Rodríguez. Sonríe mientras escucha y está feliz al terminar la comunicación: “Era Manuel. Está muy contento. Ya murió Ruiz Massieu. Felicidades”.[110]

No es de extrañar que el propio hermano de la víctima, subprocurador Mario Ruiz Massieu, fungiendo como encargado de investigar el crimen, se empeñase en borrar las huellas de Raúl en el complot; que los brothers Ruiz Massieu no dejaban de estar interrelacionados en la cosa nostra con los Brothers Salinas, coaligados a su vez con el grupo de Carlos Hank González.

Y era el caso de que Hank fortalecía la presencia del grupo Atlacomulco en ese fin de sexenio, con el nombramiento del nuevo procurador, Fernando Benítez Treviño, con el ya citado Ignacio Pichardo Pagaza como líder en el PRI, teniendo como lugarteniente en el Partido a Humberto Lira Mora en funciones de secretario de Acción Electoral y a Luis Téllez Kuenzler, como jefe de asesores de Zedillo, todos ellos ‘gente de su confianza’. Esto es, tras la muerte de Colosio y de Ruiz Massieu la Banda de los Pinos controla al PRI-gobierno y se dispone a reacomodarse para proseguir mandando en el próximo sexenio.

Al ser Hank González un político empresario, sus negocios iban a la par de su actuación en puestos públicos relevantes, procediendo en el Grupo Atlacomulco a formar cuadros político empresariales principales que durante el Salinato se reacomodan con la nueva orna de empresarios Forbes forjados por Carlos Salinas. A la sazón, operando en Tabasco con el gobernador suplente Manuel Gurría Ordoñez y el conocido empresario trácala Carlos Cabal Peniche (delincuente de cuello blanco impoluto que pasó de ser el empresario modelo del sexenio a prófugo de la ‘justicia), haciendo lo concerniente para heredarle el estado a Roberto Madrazo Pintado, y así la famiglia crecía….

… Y los negocios también, que en 1993 Gurría Ordoñez, le vendió a infra precio “la Distribuidora de Productos Marinos de Tabasco (Dipromat) al grupo financiero (sic) que dirige Cabal Peniche por 4,000 millones de viejos pesos, cuando que su precio era superior a 10,000 millones”.[111]

Se puede considerar que los mismos autores intelectuales del homicidio de Colosio fueron quienes se ocuparon de eliminar a Ruiz Massieu. No tenían que decirlo desde Europa. La famiglia feliz, cual Banda de Los Pinos al ataque.

Para cundo se sabe que un empleado de Marcela Bodenstedt y por tanto con García Ábrego y Oscar Malherve, que responde al nombre Carmelo Herrera, había sido contratado para asesinar a Ruiz Massieu, mismos que con el marido de Marcela “tenían inversiones con Jorge Hank Rohn en la zona de Cancún”.[112] Y así un largo etcétera.

Que la Banda de los Pinos estaba compuesta por: Raúl Salinas, Emilio Gamboa, Manlio Fabio Beltrones, José Córdoba Montoya, Justo Ceja…, sí, pero inclúyase al lado de Raúl, como potentados capitalistas de la ‘Banda Transexenal’ a Carlos Hank González e hijos, Carlos X González, y tras de ellos, con o sin participación directa en los crímenes, los multimillonarios Forbes. Banda Transexenal que requería de un Zedillo para seguir aumentando los caudales.

Lo uno va con lo otro, los negocios con la política, o más bien en estos casos, la política con los negocios, que estamos hablando de los políticos empresarios; y lo uno va con lo otro, la Banda de Los Pinos se hace presente tanto en los crímenes, como en los grandes negocios que les garantizan el éxito transexenal. Todo ello contando con la venia del señor Presidente saliente.

Que el círculo de la narco política se va cerrando. A González Calderoni, relacionado con el abogado Enrique Fuentes León, se le vincula a Manuel Muñoz Rocha y a Carlos Hank González en un juicio realizado en San Antonio a fines de 1994. En el proceso judicial se presentaron grabaciones en las que Fuentes León aceptó haber participado en lavado de dinero y dijo: ‘Yo sé cómo mataron ellos a Colosio’.

Muñoz Rocha y Justo Ceja fungieron como operadores criminales al servicio de Carlos y Raúl, o será mejor decir para estos menesteres, de Raúl & Carlos’s.

Manuel Muñoz Rocha, además de ser amigo personal de Raúl Salinas, era un subordinado de Carlos Hank González en su condición de Presidente de la Comisión de Recursos Hidráulicos de la Cámara de Diputados, quien como hacía ver el Búho, llega a este puesto por tener el consentimiento y ser hombre de confianza de Hank: “Y tan es así que Muñoz Rocha fue antes gerente de Banrural en San Luis Potosí, Tamaulipas y Nuevo León. Y si Muñoz Rocha no fuera del equipo del secretario de Agricultura, Hank lo hubiera vetado, ¿no te parece elemental? / Y con Hank investigaría al grupo Hermes, a Jorge Hank Rohn y sus relaciones con Marcelino Guerrero (el esposo de Marcela Rosaura Bodenstedt). No es tan difícil. Ver qué con Campos Hermanos y sus contratos, qué con la Mecedes Benz, con Taesa, y habría que ver muchas otras cosas en el pasado remoto, [sic] como las pipas de Hank y los contratos con Pemex”.[113] Que así se dan las fortunas en el México de los políticos ricos, que son ricos políticos devengando en empresarios y no políticos pobres, pobres políticos. Y si el negocio involucra al narco, pues qué mejor impulso para acrecentar la fortuna paterna. Jorge Hank Rohn, Tijuana, el narco, los negocios de apuestas, el fútbol, Cancún…. Lo que en este país nunca se investigará, y menos ahora que ha retornado al poder los del Clan Salinas, auto exonerándose, y los partidos de fútbol allá en Tijuana están muy entretenidos.

Tanto Muñoz Rocha como Justo Ceja fueron cómplices desechables; ambos fueron desaparecidos, si no es que uno ayudó a desaparecer al otro. Sabían mucho al estar involucrados en las peores actividades de la mafia; por igual que González Calderoni, quien huyó a los Estados Unidos por temor a que lo mataran: “por ser uno de los hombres mejor informados de México”. Ex comandante de la Policía Judicial Federal, elemento de confianza de los Salinas, que le encargaron labores de espionaje a políticos hacia 1988 ya mencionados en este artículo.

Muñoz Rocha, en calidad de fantasma se dice fue visto junto a Enrique Fuentes León en el Hotel Sheraton de San Antonio en octubre de 1994. Justo Ceja fue visto junto a Raúl Salinas “en diversas maniobras posteriores a la desaparición de Manuel Muñoz Rocha. Entre éstas, la entrada y salida en Los Pinos de él y Raúl con el desaparecido diputado escondido bajo una cobija”.[114]  Posteriormente Justo Ceja se hace presente en el ayuno que realiza Carlos Salinas en Monterrey, esto ya en el 95; para que la pista de este achichincle lleve hasta Montreal, Canadá, en donde se encontró con su Patrón ya en el exilio. Para julio de 1998 la PGR libró orden de aprehensión en contra de Justo Ceja, acusándolo de enriquecimiento ilícito (sic). Al igual que de Muñoz Rocha, de Justo Ceja no se volvió a saber nada.

Esa es la triste historia del México domeñado por un régimen neoliberal.

Fin de Sexenio. Fachada Enclenque Pero Neoliberalismo Afirmado

Si para que se cumpliese a cabalidad la política económica neoliberal un elemento primordial consistía en afianzar el control sobre de los obreros y mantener los salarios bajos. El funcionario perfecto para cumplir tal objetivo vino a ser Arsenio Farell Cubilla, Secretario del Trabajo desde el inicio del sexenio de Miguel de la Madrid, y ratificado en el mismo puesto por Salinas, premiando su desempeño.

Mejor funcionario al servicio de un gobierno pro empresarial no pudo haber, que actuando con firmeza y dureza supo contener los reclamos laborales e imponer topes salariales pasando por encima de sindicatos oficiales e independientes; el éxito de su labor radicó en lograr domesticar a la clase obrera, al grado de que no fue necesario establecer una nueva Ley Federal del Trabajo durante la docena inaugural: “‘En la práctica se aplicó según el particular entendimiento del funcionario, que tomó decisiones alejadas de la legalidad’, denunciaron las organizaciones independientes”.[115]

Mismas organizaciones a la que relegó a un segundo plano y desarticuló, no sin dejar de incrementar el control al sindicalismo oficial, léase, a la CTM y a su líder vitalicio, Fidel Velázquez, mismo que no dejaba de quejarse de la prepotente y autoritaria actitud tomada en las negociaciones, en específico en las tendientes a imponer topes salariales infranqueables en los pactos concertados con el gobierno y los patrones.

No exageraba el veterano líder de la CTM cuando calificaba la gestión de Farell como la peor en la historia: “El trato que se da actualmente a la clase trabajadora es el peor de cuantos ha recibido en toda su historia”.

Neoliberalismo crudo, rudo e intransigente, una vez que el Capital requiere compensar la caída de la tasa de ganancia disminuyendo los salarios, mecánica natural de la obtención de la plusvalía que se ve recalcitrantemente acicateada por el predominio absolutista que toma el sector empresarial, al unísono de que se ve posibilitada la política impositiva sobre las condiciones del trabajo, por la existencia de un inmenso ejército de reserva con potenciales trabajadores dispuestos a tomar cualquier empleo a bajo sueldo y sin seguros social o prestaciones. La precarización del trabajo va de la mano de la privatización de la economía y la presencia de empresas intermediarias que realizan subcontrataciones eludiendo los marcos legales, marcos legales en vías de ser suprimidos, en lo que venía a ser para ese entonces irle abriendo cancha a la futura Ley Laboral.

Y la labor de Arsenio Farell dejó minada la resistencia obrera: “en síntesis, esas conquistas de los trabajadores [asociación sindical y derecho a huelga] sufrieron en los últimos dos sexenios un retroceso mayor al de cualquier otro”.[116] Cumpliéndose así con un elemento estratégico del dominio capitalista al trabajo asalariado, clave para consolidar un capitalismo flagrante en favor de los propietarios.

Y si de concentrar la riqueza se trata, nada mejor que la Bolsa:

Para cuando la ‘economía casino’, la crematista pro club de Pluto, ya estaba instaurada y produciendo estropicios, fugas. Que por supuesto que a los ‘inversionistas’ extranjeros no les agradan las rebeliones ni los asesinatos políticos, por aquello de que pueden afectar a los mercados (sic).

Así las cosas y cuentas en los caprichosos mercados monetarios: “Del 9 de marzo al 6 de abril, la inversión extranjera en el mercado de dinero –Cetes- se contrajo 5% y el saldo se situó en 22,730 millones de dólares. Pero a partir del 6 de abril, cuando las tasas de los Cetes subieron de 11.63% a 14.31%, los inversionistas extranjeros ya no renovaron sus contratos a 24 días, a pesar de que se les ofrecieron mayores premios. Prefirieron recoger sus ganancias y llevárselas a Estados Unidos. Cada semana se van, por esta razón, alrededor de 200 millones de dólares / Entre febrero y marzo, salieron de la bolsa de valores [sic], de acuerdo con informes extraoficiales, 5,869 millones de dólares, es decir, 10.5% del total de los capitales invertidos en el mercado”.[117]

Así de caprichosos son los capitales golondrinos, vil acumulación monetaria que no propicia auténtico beneficio económico, patentado en dos efectos negativos: beneficio de capital agio y dependencia para con la moneda imperial. Dicho por un director de Macro Asesoría Económica (sic), de nombre anglosajón: Jonathan Heat: “Quienes pueden hacer y deshacer el mercado son los extranjeros, ya que tienen la mayor parte de los valores gubernamentales”.

Para cuando las cifras de la balanza comercial ya mostraba el desequilibrio acostumbrado: “En febrero, el déficit externo fue de 1,256 millones de dólares. México tuvo exportaciones por 4,490 millones de dólares e importaciones por 6,016 millones; ambas tuvieron aumentos de 17. 4% y 19.1%, respectivamente”.[118] Aquello era más de lo mismo, de lo acostumbrado a fin de cada sexenio atosigado por la deuda y la carencia de capital financiero.

Pero los neo banqueros la pasaban bien, empeñados en empeñar al país ‘para resarcir el tremendo gasto de haber pagado tan caros los bancos’, como ellos pregonaban. La obtención de sobre ganancias era su obsesión, lo que se reflejaba en un extraordinario incremento en la rentabilidad y en las utilidades de las 18 instituciones crediticias reprivatizadas: 3,960 millones de nuevos pesos en 1991; 6,267 millones en 1992; 8,792 millones en 1993, y 2,141 millones en el primer semestre de 1994,[119] sin verse compromiso alguno con el desarrollo del país, motivo mencionado como prioritario a la hora de optarse por la reprivatización bancaria.

Y las altísimas tasas de interés cobradas por la banca podían disminuir, pero su ganancia asegurada aumentaba en “más de 10 puntos porcentuales en los últimos cinco años: si en 1989 los bancos se quedaban con 16.3% de la tasa cobrada a los acreditados, en 1993 lo hacían con 27.5%”. Por lo que los ahorradores pasaban a ganar 10 puntos menos de lo que obtenían cinco años antes. Pero como el dogma neoliberal indica que la tasa de interés es una variable endógena, se reduce o se incrementa a como el mercado lo determina. Y santa imposición.

Los márgenes de utilidad de la banca privatizada de inmediato se elevan demostrando su voracidad: si el cociente entre utilidad neta e ingreso financiero eran de 2.0% y de 3.6% en los años de la banca estatizada, en el Salinato “los márgenes de utilidad de los bancos se fueron a 5.2% en el período 1989-91, y a 6.6% en el bienio 1992-1993”.[120]   Calculándose que en general en cinco años la inversión de compra estaría saldada…, pero era tal la sangría al usuario que eso estaría por verse, no habría quien los aguantara.

Fundamentalista del sistema político decimonónico, harvardtiano convencido, aferrado al poder, sesgado en el mundillo de la élite, como prócer del neoliberalismo Salinas podía estar satisfecho, había logrado en México el propósito soterrado, disimulado, que procura esta forma de capitalismo exacerbado: garantizar la tasa de ganancia y la concentración del capital en unos cuantos propietarios.

Caso concreto en México, la élite transexenal, los super millonarios Forbes quedaban al comando de las empresas preponderantes del país, capitostes que le debían favores personales a los Salinas posibilitando su futura retribución, el Salinato estaba calculado para perpetuarse.

Como buen enajenado del sistema, en la megalomanía de los presidentes, virreyes, tlatoanis, podía considerar, hasta el último informe de gobierno, que su obra había sido para beneficencia pública; la Nación se encaminaba al Primer  Mundo y la economía mejoraba y mejoraría de seguir el rumbo por él establecido, su presidencia marcaba un hito en la Historia de México, la modernidad había sido alcanzada y el futuro era promisorio. Así lo vendían los medios oficiales y comerciales.

El autismo presidencial se desborda, arriba en la tribuna, desde donde se contempla una corte de paleros, que vienen a ser los secretarios de Estado, gobernadores y demás subalternos, compartiendo los primeros asientos junto a uno que otro empresario que se haya dignado aceptar la invitación especial, por lo que con tan elevada panorámica se facilita hablar de las cifras redondas de la macroeconomía, pudiéndose conectar con el mejor de los mundos posibles, ajeno, claro está, a la grosera realidad de afuera y más hacia las periferias de los círculos centrales de poder y riqueza, que son en los que deambula el presidente, un sujeto aislado de la realidad popular.

Desde ese estrado se podía perorar sobre “un México en el que impera el estado de derecho, y en el que la solidaridad, la democracia y la justicia son una realidad…”. Falsificándose la realidad de manera autómata: “La reforma de México nos da una nueva perspectiva económica, sin agobio de deuda, inflación o déficit; un nuevo horizonte de equidad nacional, sin iniquidades crecientes” (sic).[121] Cuando que a los políticos presentes ya no importaba lo que decía el saliente, sino el reacomodo en ciernes.

Como síntesis indicadora de la realidad generada en el sexenio feneciente, en una cartulina perredista se decía: “24 nuevos ricos, 50 millones de pobres”.

Y si Salinas llegó a la Presidencia montado sobre la ola de un escandaloso fraude, asesinatos y golpe de Estado técnico, respaldado en todo por la tradición autoritaria e incontrastable del Partido, y con fuerzas paramilitares y militares adentro y en los alrededores del recinto federal republicano, por igual tenía que ser la despedida. Si con asesinatos se llegó a la silla, con asesinatos se  impidió cualquier cambio que indispusiera a la mafia transexenal. Así que por igual de protegidos: “Además del despliegue militar abierto, ocultas permanecieron, en los pasos a desnivel que cruzan la avenida Congreso de la Unión, tres compañías de policías equipadas con bombas lacrimógenas y escudos antimotines. También hubo, en los alrededores del palacio Legislativo, integrantes de un grupo desconocido, vestidos de negro y armados con rifles de largo alcance y mira telescópica”.[122]  Por aquello de que en esta ‘democracia’ todo se hace con la venia del pueblo, las medidas de seguridad es para protección de criminales y terroristas que nada tienen que ver con una contraposición política.

Modernización alcanzando el Primer Mundo; desarrollo en curso garantizado; mejoría en todos los ámbitos de la economía… En realidad, fachada de mascarada sostenida con alfileres ocultando la vieja edificación de barro y carcomida.

Pero lo importante en la Historia es que el régimen neoliberal quedó firmemente establecido y asegurada su prolongación…, para desgracia de la mayoría de los mexicanos.

(Continuará)

23-08-13 Versión corregida y aumentada a 3-09-13


[1] Fernando Ortega Pizzarro. “Los bancos reprivatizados, consentidos del sexenio; en 1992 Banamex ganó más que la más grande corporación bancaria estadunidense”. Proceso No. 907, 21-03-1994: 24.

[2] “El Comandante Marcos, al periódico ‘L’Unita’: ‘mejor morir combatiendo que morir de disentería’”. Proceso No. 897, 10-01-1994: 8.

[3] Rosario Manzanos y Fernando Ortega. “Similitudes entre el movimiento actual y las sublevaciones indígenas históricas en el estado”. Proceso 897: 48.

[4] Ibid: 49. Siendo una cita de Antonio García de León.

[5] Ibidem.

[6] Comandante Marcos, Proceso 897: 8. A futuro degradado a ser el Sub.

[7] Ibidem. Subrayado añadido.

[8] Carlos Montemayor. “La guerrilla recurrente”, en: Carlos Antonio Aguirre Rojas et al. Chiapas en Perspectiva Histórica. El Viejo Topo, 2001: 96.

[9] Al igual que algunas otras etnias insignes, los Lacandones se opusieron con entereza a la conquista y eso los condujo al exterminio, genocidio a cuenta de los invasores hispanos. Lo que bien situado en la perspectiva de larga duración representa un eslabón entre otros tantos de la destrucción programada por la dialéctica del progreso civilizatorio  que la modernidad conlleva. Proceso de progreso emprendido por la conquista, la colonización y la recolonización que viene realizando la llamada ‘civilización occidental’; por algo será que Mahatma Gandhi puso en duda la existencia de tal ‘civilización’. Vid. Jan de Vos. La Paz de Dios y del Rey –la conquista de la Selva Lacandona-. FCE.

[10] Carlos Montemayor. Op.Cit.: 97.

[11] Ibid: 97-98.

[12] Ibid: 98.

[13] Ibid: 99 y 100.

[14] Guillermo Correa e Ignacio Ramírez. “El general Absalón Castellanos, el secuestrado, salió acusado de enriquecimiento, nepotismo, saqueos, matanzas –colección de gobernadores ineptos, abusivos y represivos-“. Proceso No. 897: 43.

[15] Guillermo Correa, Julio César López y Fernando Ortega. “Los caciques y gobernantes chiapanecos, cómplices del crimen; ‘si quería tu patrón, hasta te podía vender’ –las mejores tierras, en poder de 20 familias con prácticas porfiristas-”.  Proceso No. 900, 31-01-1994: 38.

[16]Salvador Corro e Ignacio Ramírez. “El general Absalón Castellanos, el secuestrado…”. Proceso No. 897: 38.

[17] Ibid: 40.

[18] Ibidem.

[19] Salvador Corro. “La zona de la rebelión, gran reserva petrolera”. Proceso 897: 41. Información proporcionada por Fabio Barbosa.

[20] Pascal Beltrán del Río. “Inalcanzable la solución militar; la capacidad del EZLN muestra que cuenta con el apoyo de incontables comunidades”. Carlos Montemayor. Proceso 897: 52.

[21] Guillermo Correa y Julio César López. “Representantes de 140 organismos indígenas: es necesario ‘refundar’ el Estado Mexicano; el Ejército Zapatista de Liberación Nacional debe ser reconocido como fuerza política”. Proceso No. 898, 17-01-1994: 9.

[22] Carlos Montemayor. “La Guerrilla Recurrente”. Op.Cit.: 99. Subrayado añadido.

[23] Guillermo Correa y Julio Cesar López. Op.Cit. Proceso 898: 9.

[24] Guillermo Correa e Ignacio Ramírez. “El general Absalón Castellanos, el secuestrado…”.  Proceso 897: 42.

[25] Carlos Acosta Córdova e Ignacio Ramírez. “Chiapas: un médico por cada 1,500 habitantes, 30% de analfabetismo, 34% de las comunidades sin energía eléctrica, los peores salarios, hasta 80% de viviendas con piso de tierra… -la desnutrición principal causa de muerte-“. Proceso 897: 45.

[26] Ibid: 48.

[27] Carlos Antonio Aguirre Rojas. “Chiapas, América Latina y el Sistema-Mundo Capitalista”, en: Chiapas en Perspectiva Histórica. Op.Cit: 66.

[28] Ibid: 66-67.

[29] Aguirre Rojas. ‘A modo de Introducción’ – Chiapas en Perspectiva Histórica. Ibid: 24.

[30] Anne Marie Mergier. “El de Chiapas ‘no es un levantamiento indígena’, asegura Salinas a los ricos en Suiza –en la élite, opinan que México sí puede entrar a la OCDE porque ‘no es Amnistía Internacional-“. Proceso No. 901, 7-02-1994: 39.

[31] Ibidem.

[32] Ibidem.

[33] Antonio Járquez. “Salinas Lozano ‘introdujo’ a Carlos y Raúl en el tráfico de drogas”. Salinas en Proceso. Grijalbo, 2012, 31-01-1999: 493.

[34]Ex integrantes de cárteles colombianos interrogados por los suizos aclararon además nombres en clave que figuran en sus registros contables, como los de Carlos Salinas (Hormiga), Raúl (Raulito) y José Francisco Ruiz Massieu (Pancho), referidos al presunto flujo de donativos ilegales a la campaña electoral de 87-88, llamada champaña”. Ibid: 496.

[35] Ibidem. Subrayado añadido.

[36] Pacal Beltrán del Río. “El principal obstáculo para la investigación suiza fue… el Departamento de Justicia de EU”. Proceso No. 1161, 31-01-1999: 9.

[37] Antonio Járquez. “Las acusaciones contra Raúl Salinas: tráfico de influencias,, negocios ilícitos, complicidades, beneficiario de la privatización bancaria –el rastro que deja el hermano del presidente-“. Proceso No. 942, 21-11-1994: 12.

[38] Eduardo Valle. El Segundo Disparo –la narcodemocracia mexicana-. Oceano, 1995: 105 y 121.

[39] Ibid: 134 y 133. “El cinco de abril de 1993, la prensa tamaulipeca celebraba una fuerte inversión canadiense en el sector agropecuario del estado. Eduardo Garza González (secretario de Fomento Agropecuario de Manuel Cavazos Lerma) promovía con el gobernador a Don L. Simón presidente de Intergreen Agroenergy Corp., de Alberta Canadá. Presente en la reunión, uno de los narcotraficantes más buscados de la frontera Texas-Tamaulipas: Javier González García, quien se presenta como ‘inversionista de la ciudad de Mier’. También asistieron Alfredo Cantú A.; Henry Peña Alanís; Marco Antonio Reséndez y Filiberto Flores Guerra, todos ellos altos funcionarios del gobierno del estado, la Secofi o del Banrural”. Ibid: 324.

[40] Ibid: 223.

[41] Ibid: 187.

[42] Ibid: 194.

[43] Ibid: 172.

[44] Ibid: 177.

[45] Ibid: 221.

[46] Ibid: 222-223.

[47] Vid Proceso Nos. 997 y 1098.

[48] Eduardo Valle. Op.Cit.: 311-312.

[49] Antonio Járquez. “Cuando Raúl Salinas saludó a García Ábrego”. 21-01-1996. En: Salinas en Proceso: 380.

[50] Ibid: 378. Con información tomada de Tim Padget, Newsweek, junio de 1995.

[51] Ibid: 378-379. González Calderoni también refirió haberse encargado de arrestar a La Quina, trabajo encomendado por el presidente Salinas por el cual había recibido 1,000 millones de pesos (viejos). Antonio Járquez. “Personajes del rompecabezas político-policiaco mexicano, víctimas y victimarios salen a relucir en el juicio en Texas –el juicio de Enrique Fuentes León aporta datos y conexiones reveladores-“.  Proceso No. 958, 13-03-1995: 21.

[52] Agustín Ambriz. “Del expediente de Carrera Fuentes: testimonios sobre la relación narco-policía en tiempos salinistas”. Proceso No. 1133, 19-07-1998: 17.

[53] Eduardo Valle. Op.Cit.: 152.

[54] Ibid: 229.

[55] Pascal Beltrán del Río. “Anomalías en operaciones de la Consaupo, con financiamiento estadunidense, en tiempos de Raúl”. Proceso No. 995, 27-11-1995: 10.

[56] Ibid: 11.

[57] Ibidem.

[58] Ibidem.

[59] Guillermo Corréa y Antonio Jáquez. “Denuncia ante la Contraloría: Raúl lucró en Conasupo y enriqueció a González Barrera, Consuegro de Hank González”. Proceso No. 958, 13-03-1995: 8.

[60] Ibidem.

[61] Pascal Beltrán del Río y Antonio Jáquez. “Maseca, acusada de prácticas desleales; explosivo crecimiento con la política ‘maicera’ salinista”. Proceso No. 906, 14-03-1994: 34.

[62] Ibid: 35.

[63] “Denuncia ante la Contrlaoría…”. Proceso 958: 9. Días después de haberse publicado su decir en El Norte, el diputado Sánchez Muñoz se retractó: ‘yo no dije nada de eso’. Mas el reportero Fabián Muñoz respondió a la duda haciendo saber que tenía su declaración grabada y que sus palabras fueron reproducidas textualmente. Proceso 942: 14.

[64] Proceso. 958: 9.

[65] Ibidem.

[66] Fernando Ortega Pizarro. “Contratos, créditos, obras públicas y prebendas, todo era posible para las constructoras de los hermanos Salinas de Gortari –trampolín, los cargos públicos de Carlos y Raúl- “. Proceso 958: 14.

[67] Ibid: 13.

[68] Ibidem.

[69] Así calificaban el proceder desfachatado del hermano del Presidente la publicación londinense Latin American Newsletter y el The Mexico Report de Washington. Antonio Jáquez. “Las acusaciones contra Raúl Salinas…”. Proceso 942: 12- 13.

[70] Ibid: 14.

[71] Ibid: 12.

[72] Antonio Járquez. “Salinas Lozano introdujo…”. Op.Cit: 494.

[73] México Service, boletín estadunidense, 15 de julio de 1994, en Proceso 942: 14.

[74] Concertadas como reformas a los artículos 3, 5, 24, 27 y 130 constitucionales, reformas fraguadas desde la Oficina de Coordinación de la Presidencia de la República, made in Córdoba Montoya.

[75] Jenaro Villamil. “Raúl, de la mano de Carlos, símbolo de impunidad”. Proceso No. 1918, 4-08-2013: 7 y 10.

[76] Jorge Carrasco Arraizaga. “Usted disculpe y tome su dinero”. Proceso 1918: 12.

[77] Eduardo Valle. Op.Cit.: 248.

[78] Siendo el caso de que durante el inicio de la campaña del candidato del PRI ésta nada más no pintaba. Como lo hacía ver una caricatura de Naranjo intitulada: ‘Tercera Semana, en donde aparece Luis Donaldo sentado en una peluquería teniendo en las manos un libro sobre Chiapas y gritando ‘¡Bueno qué chingáos! ¿No hay aquí quien me pele’! Proceso No. 899.

[79] “De aquel, el controvertido discurso: ‘El origen de muchos de nuestros males se encuentra en la excesiva concentración de poder…’”. Proceso No. 994, 20-11-1995: 7.

[80] Ibidem. Subrayado añadido.

[81] En entrevista concedida a Ximena Ortúzar, corresponsal de Proceso en Santiago de Chile.

[82] Ximena Ortúzar, “Ultimátum a Córdoba a causa de Colosio: ‘Tú nos metiste en esto; o lo arreglas o lo arreglamos’; la respuesta: ‘Se puede remediar –testimonio de Luis Eduardo Silva sobre la reunión en Las Lomas con Raúl, Ortiz Mena, Hank, Claudio X…-”. Proceso No. 1064, 23-03-1997: 9.

[83] Ibidem.

[84] Ibidem.

[85] Ibid: 10.

[86] Carlos Puig. “Deuda externa y petróleo, temas de la tesis doctoral del nuevo candidato; en 1980, Colosio la calificó de ajena a la realidad”. Proceso No. 909, 4-04-1994: 18.

[87] Pascal Beltrán del Río. “El código de operación del Estado Mayor Presidencial: las reglas básicas para proteger a un personaje –en Lomas Taurinas, la escolta de Colosio violó sus propias normas-“. Proceso No. 912, 25-04-1994: 30.

[88] Así lo menciona Luis Gonzálo Murrieta, primo de LDC, presente en Tijuana. Proceso 909: 31.

[89] Testimonio de Humberto Zanoja Morell, militante del PRI local y custodio voluntario. Felipe Cobián y Antonio Jáquez. “Génesis del Grupo Tucán: 45 policías o ex policías, viejos conocidos, unidos por su militancia en el PRI –por órdenes del general García Reyes, su misión era ‘controlar a las multitudes’ en el mitin trágico-“. Proceso No. 910, 11-04-1994: 35. El manual de seguridad dice: “…, a pesar de ello, la seguridad debe ser garantizada… En el caso de que el funcionario o su familia objeten alguna medida de seguridad, el responsable de ésta debe ser lo suficientemente hábil para convencer con razones lógicas de que el hecho en cuestión debe ser aceptado”. Eduardo Muriel. Crónica y Análisis de un Magnicidio. Diana, 1994: 62.

[90] Ediciones 909, 910 y 913. Las que se proporcionan las fotografías aquí comentadas.

[91] Carlos Marín. “El testimonio ministerial de García Reyes parece una narración simultánea del video mostrado por la Comisión Montes”. Proceso No. 914, 9-03-1994: 23. Sépase que Domiro oculta que él autorizó la contratación de 160 jóvenes inexpertos para formar la seguridad del Candidato (Proceso 918).

[92] Es evidente que Tranquilino pasa por sobre Domiro y se apodera literalmente del flanco derecho de Colosio superando la guardia personal, rol que no le fue asignado, ni en general a los del Grupo Tucán organizado por Rodolfo Rivapalacio, mismo que en persona incluyó y condujo esa mañana a Tranquilino a Lomas Taurinas. Sara Ruth Martínez es el nombre de la mujer que durante la caminata va detrás de Colosio hasta momentos antes del atentado, cuando empujada se retrasa, ella declara: ‘un sujeto no identificado mete su brazo por sobre su hombro derecho y la empuja recargando el brazo en su cabeza tapándole la visibilidad’. (Proceso 932: 44) Ese sujeto responde al nombre de Tranquilino.

[93] “Cuidado con la culebra, te muerde los pies, que te muerde los pies… Y si te muerde los pies, la tenemos que matar… la tenemos que matar”. Alusivo al caso: ‘Mi intención era dispararle a los pies’ ‘Mario Aburto’ dixit; ¡mátenlo! Grita al capturarlo uno de los presuntos guardianes de Colosio. El sonido de la música se torna estridente justo cuando Colosio baja del templete y comienza a caminar. El equipo de sonido fue transportado desde la ciudad de México ex profeso para el evento, resultando mucho más caro que haberlo alquilado en Tijuana como era costumbre.

[94] Proceso 914: 28 y 29.

[95] Gerardo Albarrán de Alba. “El dictamen de autopsia no precisa el calibre de las balas, pero señala: La herida en el cráneo, con trayectoria de derecha a izquierda; la del abdomen, de izquierda a derecha”. Proceso 909: 27.

[96] Eduardo Muriel. Op.Cit.: 140.

[97] Eduardo Valle. Op.Cit.: 233.

[98] Felipe Cobián y Antonio Jáquez. “En documentos judiciales, evidencias que podrán incriminar al agente Sánchez Ortega en el atentado contra Colosio”. Proceso No.915, 16-05-1994: 30.

[99] Juan Sabinio Venegas, por nombre. Felipe Cobián y Antonio Járquez. “La ambulancia estaba lista y en el lugar correcto; su conductor ignora por qué los custodios de Colosio prefirieron subirlo a la camioneta ‘Blazer’.  Proceso 915: 32.

[100] Felipe Cobián y Antonio Jáquez. “Federico Benitez, el Jefe Policíaco acribillado, determinante en el esclarecimiento de algunos episodios del asesinato de Colosio”. Proceso No. 913, 2-05-1994: 23.

[101] Sonia Morales: “Del Mario Aburto de Tijuana al Mario Aburto de Almoloya –el presunto asesino de Colosio ofrece versiones contrarias de sí mismo y del atentado-. Proceso 914: 30.

[102] Proceso No. 911, 18-04-1994: 11.

[103] El mencionado Procurador de Derechos Humanos, Pérez Canchola, es quien señala que ‘Mario Aburto’ fue ‘aspirina’ (madrina), soplón de la policía judicial del estado. Proceso 909: 35.

[104] Sonia Morales. “Hasta su muerte, Diana Laura creyó que el asesinato de Colosio fue un complot” –‘nos indignan los atentados’, decía en el discurso que ya no pudo leer en Tijuana el día del crimen-”. Proceso No. 942, 21-11-1994: 34

[105] Salvador Corro. “Córdoba utilizó a Montes como ‘tapadera’ en la investigación: Muñoz Ledo. Proceso 942: 33.

[106] “Hasta su muerte…”. Proceso 942: 33.

[107] Gerardo Albarrán de Alba. “Heberto Castillo tiene su propia lista: Farrell, Lira Mora, Pichardo, Chirinos, Bartlett, Ojeda, Figueroa…”. Proceso No. 935, 3-10-1994: 30.

[108] Antonio Járquez. “Personajes del rompecabezas político-policiaco mexicano, víctimas y victimarios, salen a relucir en el juicio en Texas –el juicio de Enrique Fuentes León aporta datos y conexiones reveladores-”. Proceso 958, 13-03-1995: 21.

[109] Gerardo Albarrán de AlbaHeberto Castillo...”. Proceso No. 935: 31.

[110] Ramón Márquez. “Faltan 10 horas y media, faltan tres, dos, una… ‘Ya murió Ruiz Massieu, ¡felicidades!’ –secuencia de voces e imágenes cpngeladas de un crimen político-“. Proceso No. 943, 28-11-1994: 34.

[111] Armando Guzmán. “El poder de Hank en Tabasco: Gurría Ordoñez, Roberto Madrazo y Cabal Peniche”. Proceso No. 916, 23-05-1994: 18.

[112] Relación que venía afirmando Eduardo Valle. Carlos Marín. “En los grandes crímenes, la Procuraduría deja cabos sueltos, exonera a posibles inculpados y omite llamar a testigos claves”. Proceso No. 961, 3-04-1995: 15.

[113] Eduardo Valle: 309.

[114] Proceso 1133: 14.

[115] Salvador Corro. “En once años de ‘dictadura laboral’, Arsenio Farell prácticamente acabó con el movimiento obrero”. Proceso No. 939, 31-10-1994: 6.

[116] Ibidem.

[117] Fernando Ortega Pizarro. “La devaluación ya está en marcha; el de Salinas cometió el mismo error que los gobiernos anteriores: abaratar el dólar- las reservas internacionales no son garantía; vienen aumento de inflación, mayor endeudamiento, menor crecimiento-“. Proceso No. 912: 9.

[118] Ibidem.

[119] Carlos Acosta Córdova y Fernando Ortega Pizarro. “Prioridad de los banqueros, cuatro años después de la reprivatización: obtener utilidades –los ahorradores ganan cada vez menos y los deudores pagan cada día más-“. Proceso No. 916: 31.

[120] Ibid: 34.

[121] Elías Chávez. “El último informe”. Salinas en Proceso, 6-11-1994: 209 y 210.

[122] Ibid: 212.

Be Sociable, Share!

Los comentarios estan cerrados