La Biblioteca norte de la UAA

Escrito por on Ago 12th, 2013 y archivado en Destacado, Recuperando Aguascalientes. Tu puedes seguir los comentarios a esta entrada a traves de RSS 2.0. Comentarios y referencias estan cerrados.

Biblioteca de la UAA

Biblioteca de la UAA

En el preludio del inicio del segundo semestre de este año, y como parte de las celebraciones con motivo del cuadragésimo aniversario de la Universidad Autónoma de Aguascalientes, la mañana del viernes pasado se llevó a cabo la ceremonia en la que se le dio el nombre del poeta y promotor cultural Víctor Manuel Sandoval de León a la biblioteca norte del campus universitario, que se construyó a principios de siglo, en el contexto de la expansión que vivió la universidad hacia esa parte de su terreno.

El acto se llevó a cabo en la pequeña explanada frente a la biblioteca, en las inmediaciones de los edificios 110 y 111, conocidos como los sacapuntas, debido a su forma de cubo con una gran ventana redonda en medio; exactamente como un sacapuntas.

Me gusta esta parte de la universidad… La disposición de los edificios, su aspecto arquitectónico, los pasillos, las áreas verdes, la cercanía del campo de golf del Club Campestre, la zona conocida como La mezquitera… Todo es propicio para la generación de una atmósfera de tranquilidad. Un solo prietito tiene esta parte de nuestra máxima casa de estudios: el ruido del tráfico que circula por la Avenida Aguascalientes, y que frecuentemente se convierte en un estorbo para la impartición de clases en los edificios mencionados; nada que no pueda tolerarse, desde luego, pero entonces, cuando pasa un transporte pesado lanzando el estrépito de su potente motor a los cuatro vientos, hay que recordar a quienes no tuvieron la suficiente generosidad y/o visión para evitar que el campus universitario fuera partido en dos con motivo del trazo del segundo anillo de circunvalación, allá a principios de los años ochenta del siglo anterior. Pero es un mal menor, compensado suficientemente por estos elementos que menciono, y en particular las áreas verdes que encuentra el viandante por todas partes, y que sin duda impulsan la reflexión académica y el solaz de las almas inquietas. Si usted no conoce esa zona de la universidad, había de darse una vuelta, y verá cuanto se apegan mis palabras a la realidad.

En cuanto a la biblioteca que el viernes recibió el nombre del fundador de la Casa de la Cultura de Aguascalientes, desde luego es de menores proporciones que la central, pero arquitectónicamente quizá sea más interesante que la primera. Por principio de cuentas fue edificada en una parte inclinada del terreno, de tal manera que vista desde su frente, parece ser de dos pisos, cuando en realidad la conforman tres niveles, cosa que se advierte sólo si se le mira por sus lados posterior y laterales. Cuenta con un gran pasillo central, y al fondo un elevador y una escalera en caracol para acceder al segundo piso, que tiene una serie de ventanas con vista a la mezquitera, a través de la cual quizá se vislumbre el campo de golf. En la parte subterránea tiene un espacio con equipos de cómputo. Ciertamente esta biblioteca cuenta con una colección, digamos, general, pero existe una tendencia hacia la especialización en las artes, el diseño, la construcción y la medicina, dando que la mayoría de los estudiantes que ahí asisten pertenecen a estas carreras.

En la ceremonia que motiva estas líneas intervinieron el abogado Salvador Gallardo Topete, amigo del personaje honrado, un hijo de este, licenciado Alejandro Sandoval Avila, y el rector de la institución, maestro Mario Andrade Cervantes.

Para el autor de la novela “La justa fatiga”, hijo mayor de quien fuera también secretario particular del gobernador Luis Ortega Douglas (1956-62), los libros estuvieron siempre presentes en casa; del suelo al techo. Sandoval recordó algo dicho por el padre: si te preguntan por mí, diles que no me he muerto; que me he vuelto huizache a la orilla del camino, y lo hizo en ese momento para señalar el gusto que seguramente le daría a su padre el saberse convertido, no en huizache, sino en biblioteca.

Evocó también el hecho de que, en su calidad de habitante del fraccionamiento Primavera de esta ex ferrocarrilera ciudad, pugnó porque esa zona de la urbe contara con una de estas instalaciones. De hecho la Fray Servando Teresa de Mier, frente al malogrado Mercado Primavera, fue la segunda biblioteca pública que tuvo Aguascalientes. Remembró también el hecho de que cuando se le mostraban los planos de alguna nueva casa de cultura, invariablemente preguntaba en donde se ubicaría la biblioteca, y concluyó señalando que de los varios oficios que desempeñó, hubo uno que le fue negado y que realmente anheló, y es el de haber sido bibliotecario.

Por su parte el rector Mario Andrade Cervantes, se refirió a Víctor Sandoval como un “rey Midas de la cultura”, dado que “todo lo que sus manos tocaban se trasformaba en un tesoro de sensibilidad, pasión, humanismo y entrega”. Andrade leyó un fragmento del poema Fraguas, que, dijo, “describe la vida de una ciudad imaginaria que se parece a Aguascalientes”. El trozo evocado fue el siguiente: “Fraguas fue creciendo casa a casa,/sólida en sus relaciones,/armoniosa del todo/… (Fraguas era una ciudad abierta)/cordial al visitante/En sus talleres se construyeron máquinas/de ligereza compulsiva/para dar la vuelta al mundo”, y estableció un paralelismo entre esta ciudad idílica, añorada, y la universidad, para señalar: “Creo que Fraguas también se refiere a la Universidad Autónoma de Aguascalientes  de hoy. Se refiere a este momento en que estamos creciendo como nunca antes, en la apertura de espacios educativos, en internacionalización, compromiso e infraestructura, en aportaciones al desarrollo humanista, científico y tecnológico”…

Be Sociable, Share!

1 comentario en “La Biblioteca norte de la UAA”

  1. jimmy dice:

    Hola Carlos, extraordinario su articulo, con la amena descripción del hermoso Campus de la UAA, y los pensamientos de don Victor Sandoval. Tema aparte, muy bueno el programa del sabado pasado en el radio, acerca de los Dichos y Refranes.

Los comentarios estan cerrados