El ISSSTE-Peña reconoce el fracasó de la “reforma” Calderón

Escrito por on Jul 21st, 2013 y archivado en Destacado, Galería Fotográfica, Salud y Seguridad Social. Tu puedes seguir los comentarios a esta entrada a traves de RSS 2.0. Comentarios y referencias estan cerrados.

El ISSSTE-Peña reconoce el fracasó de la “reforma” Calderón
ISSSTE

ISSSTE

Tal y como se comunicó con oportunidad, hoy el ISSSTE-Peña reconoce que el “éxito” de la reforma Calderón de 2007 y su “alivio” sobre las finanzas públicas fue mera propaganda. Para ponerlo a flote, el “nuevo” PRI quiere, ahora, que los trabajadores paguen más cuotas con peores servicios. El funcionario de Hacienda tras Calderón en la fallida “reforma”, dirige hoy el IMSS-Peña: José Antonio González Anaya.

El ISSSTE ya no carga con las pensiones en curso de pago (que, gracias al triunfante proceso de las cuatro cascadas de amparos masivos contra la “reforma”-Calderón, garantiza el artículo décimo transitorio de la Ley-2007), ni con las de los trabajadores de nuevo ingreso (que, lamentablemente para el futuro de los jóvenes están privatizadas en Pensionissste), pero su situación financiera es peor que la que prevalecía antes de la “reforma”. La Ley-2007 es más cara que la que abrogó (1983).

Este resultado fue pertinentemente advertido para Pensionissste, Fovissste, Seguro Médico, Servicios Sociales y Culturales, Estancias, Superissste y Turissste (“Tres años después de la “reforma” calderonista del ISSSTE”, Estudios Políticos, 22, enero-abril, 2011,FCPS-UNAM).

Y es que la “reforma”-Calderón -como sus antecedentes: la propuesta hacendaria de Gil Díaz (2003); la “integral” de González Roaro (2004) y la Iniciativa Ayala (2005)- nunca buscó mejorar a fondo la seguridad social de los trabajadores del Estado y su cuadro de prestaciones, seguros y servicios. Su propósito -además de buscarle alguna legitimidad a Calderón- fue replicar, 10 años después la también fallida reforma-Zedillo al IMSS para trasladarle Pensionissste los de los trabajadores del Apartado B. Lo que no logró, salvo para los de nuevo ingreso.

La Ley-Calderón despertó, además, una honda corrida pensionaria que, aunada al proceso de amparos, quebró desde dentro su base financiera. Sin creación de empleo en el Apartado B, la estructura de las contribuciones para sustentar los servicios la parió muerta. El calderonismo fracasó escandalosamente a pesar de haberle destinado, vía Miguel Angel Yunes, 8 mil MP extras al Fondo Médico: los servicios y el abasto están peor que antes de la “reforma”.

En el crepúsculo del calderonismo, con más de cinco años de retraso (2012), el exdirector Sergio Hidalgo Monroy (hoy director general de la firma concesionaria de proyectos de infraestructura de transporte OHL), instaló el Consejo Asesor Científico y Médico presidido por Guillermo Soberón de FUNSALUD -principal impulsor del Seguro Popular junto con Julio Frenk y Mercedes Juan- que fungiría como el “cuerpo consultor superior” del ISSSTE en todas las ramas y ámbitos comprendidos por las prestaciones, seguros y servicios que brinda.

En febrero 2013, el director Sebastián Lerdo de Tejada declaró que “podremos hacer más con menos recursos” y en abril -derrochando malabarismos al intentar justificar la “universalidad” que promueve Peña Nieto-, ya apuntaba que “de no implementar cambios, el déficit financiero llegará a ser de 8 mil 500 MP en 2020”.

Hoy el ISSSTE-Peña, con su Informe Financiero y Actuarial 2013 -sin decir palabra sobre la corrupción endémica que heredaron de Fox (González Roaro, Moreno Cueto)-Calderón (Yunes, Villalobos, Hidalgo)-, reconoce finalmente que tiene “numerosos desequilibrios financieros”; que diversos seguros y coberturas “son deficitarios” y que fueron solventados, en 2012, con “transferencias gubernamentales por 15 mil 765 MP”, exactamente como antes de la “reforma”-Calderón.

Su “solución” consiste en elevar cuotas por peores servicios! Dado que el Seguro de Salud “ha operado en condiciones deficitarias desde 2008, las cuotas y aportaciones asignadas para su financiamiento son insuficientes para cubrir los gastos que se espera tener en 2014”.

Y como los ingresos actuales “sólo alcanzarán a cubrir los gastos del Seguro de Salud por seis años”, para el mediano plazo “se considera la opción del incremento de aportaciones” que se elevarían del 11.47 por ciento al 14.02 del sueldo básico de los trabajadores, exactamente como antes de la “reforma”-Calderón.

Todo ello en el marco de la propuesta de “universalidad” de Peña Nieto -diseñada por Santiago Levy- que eleva impuestos (IVA), reduce prestaciones y aspira apenas a un “piso básico” de protección social, como el contemplado en el Convenio 102 de la OIT ya signado por el secretario Navarrete Prida y avalado por la Unión Nacional de Trabajadores (UNT).

Oscuro futuro para la seguridad social “universal” ofrecida por Peña, cuando para el caso del IMSS-Peña, su director González Anaya, no pide más recursos federales y Sebastián Lerdo de Tejada sólo se propone elevar cuotas del ISSSTE sin proponer como mejorar los servicios.

La seguridad social “universal” del PRI-Peña, puede culminar en las 15 escalofriantes propuestas que le entregó a Peña el sector asegurador (vía Fernando Solis Soberón, funcionario de Banorte, presidente de la AMIS y con FUNSALUD) para bloquear el crecimiento de IMSS-ISSSTE al pretender asumir -para su proyecto de lucro- el grupo más importante del sector formal no registrado en ambas instituciones: el del outsourcing que Peña Nieto legalizó con su contrareforma laboral de noviembre 2012.

Las propuestas quieren compartir la atención médica (u otorgarla), involucrarse en las prestaciones en especie/dinero de los Seguros de Enfermedad/Maternidad, Riesgos de Trabajo y de Invalidez y Vida. También, constituirse en juez y parte al dictaminar riesgos de trabajo y expedir certificados de incapacidad.

Acaso Peña, con González Anaya y Lerdo de Tejada ¿busca empezar a extinguir IMSS e ISSSTE? Porque para Lerdo el “problema” es que el ISSSTE “se nos envejeció”!

*Universidad Autónoma Metropolitana-Xochimilco

Be Sociable, Share!

Los comentarios estan cerrados