Nosotros los Nobles

Escrito por on Abr 19th, 2013 y archivado en Buhedera, Destacado. Tu puedes seguir los comentarios a esta entrada a traves de RSS 2.0. Comentarios y referencias estan cerrados.

El gran calaveraFui a ver dos películas en dos días consecutivos: Oblivion, con Tom Cruise, y Nosotros los Nobles, de Gaz Alazraki. La de Cruise, un churrazo gringo, pero Nosotros los Nobles una grata sorpresa. Tecnología por un lado, y talento desenfadado por el otro. Los gringos solían hacer el mejor cine del mundo, con mucho talento; parece que el talento ya no les importa cuando se quedan con puros efectos especiales, ruidajos y “acción”.

EL GRAN CALAVERA

Dirigida por Luis Buñuel en 1949. Nosotros los Nobles la cita como inspiración. Datos tomados de http://cinemexicano.mty.itesm.mx/peliculas/gran_calavera.html

“El viudo, rico y borrachín Ramiro se deja explotar por sus hijos Virginia y Eduardo, su vago hermano Ladislao y su cuñada Milagros. Desesperado, su hermano Gregorio decide hacerle creer que ha quedado arruinado y que su familia debe trabajar para sobrevivir. Comentario: Buñuel languidecía en México, a punto de retirarse del cine. Finalizaba la década de los cuarenta, el fantasma de la Segunda Guerra comenzaba a alejarse y el cineasta estaba a punto de cumplir cincuenta años. Nada parecía indicar que su futuro dentro del medio estuviese asegurado. Su paso por el cine consistía en dos añejas curiosidades –Un perro andaluz (1928) y La edad de oro (1930)– un obscuro documental –Las Hurdes (Tierra sin pan) (1932)– una breve experiencia como productor ejecutivo en su España natal y su desangelado debut como director en el cine mexicano. A pesar de contar en su reparto con la estrella argentina Libertad Lamarque y el charro cantor Jorge Negrete, la primera película mexicana de Buñuel –Gran Casino (1946)– había sido un fracaso. Tres años después, sin trabajo ni dinero, Buñuel recibió una llamada del productor Óscar Dancigers. “Fernando Soler iba a actuar y dirigir El gran calavera, pero finalmente consideró que hacer las dos cosas era demasiado trabajo y pidió un director: el que fuese, con tal que funcionara técnicamente.” Buñuel aceptó. El argumento lo habían escrito Luis Alcoriza y su esposa Janet, una pareja de actores que habían abandonado la actuación cuando descubrieron que podían trabajar muy bien juntos como guionistas. Alcoriza se convertiría en un gran amigo de Buñuel y en uno de sus más importantes colaboradores hasta su debut como director en 1960. Buñuel cumplió cabalmente con el encargo y comenzó a generar la fama de director eficiente y rápido que lo caracterizaría en toda su etapa mexicana. Consciente de los limitados recursos económicos con los que contaba, Buñuel se adecuaba siempre a las condiciones que le impusiera el productor en turno. Para Buñuel, dirigir El gran calavera significó una excelente oportunidad para ejercitarse en el cine industrial. “[Hacer esta película] me divirtió porque me ejercitaba técnicamente. Me entretuve con el montaje, la estructuración, los ángulos… Todo eso me interesaba, porque aún era yo un aprendiz en el cine digamos «normal».” La cinta tuvo una excelente recepción por parte del público y convirtió a Buñuel en un director rentable. Aún así, el futuro parecía incierto, pues su carrera comenzaba a despuntar a una edad en la que muchos cineastas ya han realizado la mayor parte de su obra. Pero para Buñuel El gran calavera fue apenas el comienzo. A la vuelta de un año, con cincuenta de vida y cinco películas en su haber, Buñuel filmaría Los olvidados (1950) y se convertiría, de la noche a la mañana, en el director de habla hispana más importante del mundo.” A su vez, El gran calavera se basó en la obra de teatro homónima de 1945 de Adolfo Torrado (español, 1904-1958).

OOOOOOMMMMMM

Medita cuanto puedas, cuando puedas. Un minuto al menos. Cada día somos más. Entre todos estamos creando un mundo más armónico, pacífico y generoso.

HUECONOMÍA

Hoy viernes a las 2 de la tarde pasa por canal 40 mi capsulita de brujería apantallatarugos, errrrrrrr, macroeconomía científica. Quizá quieras verla; a veces se me escapan ideas más o menos útiles y ciertamente exóticas. Amigos economistas, absténganse: es demasiado sentido común compactado, no les vaya a hacer daño.

Be Sociable, Share!

Los comentarios estan cerrados