Del protocolo a la histeria

Escrito por on Feb 14th, 2013 y archivado en Aguascalientes, Destacado. Tu puedes seguir los comentarios a esta entrada a traves de RSS 2.0. Comentarios y referencias estan cerrados.

Porrista del Necaxa

Hoy cedo el espacio a la denuncia. Me escribe una lectora “comprometida” con Vale al Paraíso. Ella es licenciada en mercadotecnia por la Universidad Autónoma de Aguascalientes, maestra en educación por la Universidad Interamericana para el Desarrollo, investigadora-DEA por la Universidad de Sevilla, España, y lamentablemente, el personaje  central de la historia vivida en la tierra donde el poeta Pablo Neruda escribió “los versos más tristes” aquella noche.

Del protocolo mal entendido a la histeria bien sembrada, de terror al horror, de los maltratos a las bajezas, de Norma Patricia Ramírez Reyes para ustedes:

Soy mexicana. Actualmente con el grado de investigadora y candidata a doctor por la Universidad de Sevilla en el Programa de Didáctica y Organización de Instituciones Educativas.

Radico en Aguascalientes con mi familia. Vivo de forma comprometida y responsable hacia ellos y hacia mi comunidad, generando empleos e infraestructura productiva.

El día 31 de enero me encontraba en Santiago de Chile, el motivo de mi viaje fue para presentar mi Tesina del doctorado en el que me encuentro inscrita, este programa en particular tiene un Convenio con la Universidad Autónoma de Chile, se establece que la defensa de la tesina se realiza en dicha sede.

A las 12:30 pm me encontraba en la sala 11 esperando abordar el avión que me traería a mi querido México. La policía del aeropuerto de SCH solicita a Aeroméxico que me voceen.

Al escuchar mi nombre y la solicitud de que me presente en el mostrador de abordaje, inmediatamente lo hice. Al llegar ahí me estaba esperando un policía alto que se acredita como tal y muestra su placa. Me preguntó de forma insistente que si soy Norma Patricia Ramírez Reyes. Yo insistí que si.  Me pidió que  le mostrara  mi pasaporte y el  pase de abordar. Lo hice y  pregunté qué si había algún problema y él me respondió  que era un procedimiento de rutina y que yo había salido al azar para hacer dicha revisión. Y comenzó a cuestionarme respecto a todos los pormenores de mi viaje. Sin embargo, cada respuesta que yo le daba, él la repetía con tono incrédulo.  Mencionó que era necesario revisar todas mis cosas que por favor lo acompañara y lo hice.

Caminando al lugar de la revisión se presentó: “Soy de la policía antinarcóticos; en México producen drogas, luego las distribuyen a todos los países. Yo necesito saber sí tu viniste a eso a Chile, por eso voy a revisar todas tus cosas”. Tomó su celular, marcó algún número y preguntó “¿cuál es el tema aquí?” y le respondieron “un reporte de mariguana”.  Mi reacción fue un shock, miedo, confusión, sin embargo me controlé.

Entramos a la oficina y comenzó el interrogatorio y la revisión de mis cosas: …“¿A ver, qué  grupo  compite con los zetas?”.- No lo sé-. Y él continuó: “Tu lo sabes. ¿Dime  por qué matan gente y la  echan a una olla?”.  -Le dije que no lo sabía-. “¿No sabes? Esta lleno de zetas en un pueblo que colinda con Texas, dime cómo se llama, tu lo tienes que saber. Ahí hay mucho tráfico de drogas. En Aguascalientes venden drogas, ¿no? Ahí la gente consume drogas. ¿Cuál droga se vende más? ¿Cuáles drogas venden? lo tienes que saber”. -Yo no sé respondí-.

Siempre me sentí amenazada, presionada, insultada, jamás escuchó mis respuestas. Lo que realmente quería era encontrar algo que me incriminará.

Luego de revisar hasta el último hueco de mi maleta y mis bolsas, el policía trajo una hoja para que la firmara, diciendo en tono prepotente: “Fírmala ya te puedes ir”.

Gracias a Dios ya llegue a mi país, a mi casa y puedo abrazar a mis hijas.

Siento tristeza, dolor, coraje, confusión. México es un país grandioso y su gente lo somos también. Luchamos, trabajamos, educamos a nuestros niños y jóvenes porque tenemos fe, certeza  y esperanza en el futuro.

Salimos a otros países por los mismos motivos: trabajo, comercio licito, descanso, estudio. No para hacer daño, no a delinquir.

Las medidas de seguridad en el aeropuerto de Santiago de Chile necesitan ser revisadas y a aquellos ciudadanos que tenemos razones legitimas para viajar que se nos de un trato digno y cálido como el que nosotros ofrecemos a extranjeros.

La denuncia de la maestra Norma Patricia Ramírez Reyes, bien vale la intervención del Gobierno de Aguascalientes ante la Embajada de Chile en México, porque la entidad no se distingue por su “tráfico de drogas”, como perversamente afirma la policía chilena, ¿no cree usted?

Porque alguien tiene que escribirlo: Será en el 2014, 18 o 20, quizá en el siglo XXII, cuando Necaxa regrese a la primera división del futbol mexicano, porque la mediocridad mostrada, desde su llegada a esta ciudad capital, es parte importante de su capital deportivo.

Los de pantalón largo y corto —propietarios, directivos, jugadores y cuerpo técnico— nunca han respondido al apoyo brindado por los contribuyentes aguascalentenses que les edificaron el hermoso estadio sobre los escombros del viejo estadio municipal y les regalaron el terreno para la construcción de la espléndida casa club en las administraciones de los panistas Luis Armando Reynoso y Martín Orozco Sandoval, respectivamente, que dispusieron del patrimonio de usted para tirarlo a la basura.

Con razón, propósito de la educación familiar, el padre de un estimado amigo suele decir que “a los hijos hay que tenerlos con un poco de hambre y un poco de frío”.

Ánimo mis sayos, perdón, mi rayos necaxistas.

Be Sociable, Share!

1 comentario en “Del protocolo a la histeria”

  1. Ricardo dice:

    Dos comentarios, 1) me sorprende que la investigadora crea que debe argumentar “Vivo de forma comprometida y responsable… generando empleos e infraestructura productiva” para darle valor a su persona. Por un lado creo que cualquier persona merece respeto sólo por calidad de persona, no necesita más. Por otro lado, por su actividad es evidente que no genera empleos ni produce infraestructura productiva, eso no denigra su trabajo ni desmerece su persona aunque ella no lo vea claro, lo cierto es que no genera lo uno ni lo otro aunque ella piense que debe hacer esa afirmación errónea sólo para merecer respeto.

    2) El segundo punto es sobre la revisión y el trato de la policía. Nunca es agradable vivir un evento así, además uno se siente muy desprotegido estando tan lejos de casa, pero no veo en su reseña los insultos que dice haber sentido, fue una revisión breve, ni siquiera revisaron su persona, si bien no tenía por que ser amable en el contexto de lo que buscaban. Más bien le deseo que nunca vaya a caer en manos de la policía mexicana, ni reciba el trato que le dan a los sospechosos extranjeros, sobre todo si son sudamericanos. Ahí si que hubiera sabido lo que es “cálido” y pasado un trago bien amargo.

    No debemos aceptar algo que parezca maltrato, y no está mal mandar una queja a modo de pavimentar el paso de otros compatriotas, si los chilenos saben que vamos a escandalizar si nos tocan, pero no saquemos las cosas de contexto no nos ensalcemos donde no cabe, ni neguemos lo que tenemos como autoridades.

Los comentarios estan cerrados