¿La educación en manos de Lutero?

Escrito por on Ene 15th, 2013 y archivado en Derecho, Destacado, Galería Fotográfica. Tu puedes seguir los comentarios a esta entrada a traves de RSS 2.0. Comentarios y referencias estan cerrados.

¿La educación en manos de Lutero?

¿Acaso sólo el SNTE es el problema?

“La iglesia en manos de Lutero” es un conocido dicho que usamos para referirnos a circunstancias donde el responsable es el menos adecuado y hace alusión a los comportamientos del alemán Martin Lutero que desafiaron y desconocieron al Papa León X y que sirvieron de argumentos para la Reforma Protestante que sufrió la Iglesia Católica en siglo XVI.(El pobre Lutero se pronunciaba en contra de la venta de indulgencias y los gastos excesivos del clero y a favor del reconocimiento del gobierno secular… ¿estará en el cielo o en el infierno?)

 La educación es un tema por demás fundamental en cualquier sociedad, es inicio y determinación de todo. En México, los últimos años hemos justificado nuestro rezago en este importante rubro por estar empantanado gracias a un sindicato de maestros liderados de forma vitalicia por una mujer que tiene dificultades en pronunciar la palabra epidemiológico.

 En días pasados nuestro poder legislativo local aprobó, por tratarse de modificaciones constitucionales, la reforma educativa aprobada por el Congreso de la Unión mediante la cual se incorporó a nuestro máximo ordenamiento la obligación del Estado para que garantice educación de calidad a través de, entre otras cosas, la idoneidad de los docentes que imparten conocimientos y forman comportamientos.

 De manera expresa la reforma contempla, dentro de la fracción tercera del artículo tercero, que el ingreso al servicio docente, de dirección o de supervisión educativa, se llevará mediante concursos de oposición y remata dejando claro que serán nulos todos los ingresos y promociones de maestros que no se hagan conforme a este procedimiento.

 Además, se crea con carácter de órgano público autónomo, el Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación como la autoridad encargada de medir la calidad educativa mexicana.

 Por otro lado, la reforma le otorga atribuciones al Congreso de la Unión para establecer el Servicio Profesional Docente y en sus transitorios mandata a las autoridades competentes a la creación del Sistema de Información y Gestión Educativa y para ello, le ordena al INEGI realizar el increíblemente inexistente censo de escuelas, maestros y alumnos en México. –aunque Usted no lo crea, al momento sería más fácil hacer un censo de cantinas y bares legalmente establecidos en el país que de escuelas y maestros-

 Como ve, las modificaciones buscan la calidad educativa a través de la idoneidad de los docentes, pero… ¿Será este el problema de raíz? ¿Será el SNTE el responsable de que en México más de 4 millones de niños no puedan acceder a la educación básica? Pienso que el hoyo es más profundo de lo que se cree.

De acuerdo con un estudio de la OCDE, en cuanto al número de egresados de secundaria, en 2008 México ocupo el último lugar entre los 30 países miembros por tener solo el 41% de los alumnos inscritos con sus estudios concluidos.

Si bien es cierto falta eficientar el gasto público para la educación, aún y haciéndolo bien el recurso comparado con otros países es insuficiente. Mientras en México nos gastamos o malgastamos 37 mil pesos al año por estudiante al año, el promedio entre todas las naciones que integran la OCDE en 2008 fue de 117 mil pesos.

Mientras en México gastamos tres veces más en educación básica que en superior, el resto de las naciones cuentan con inversiones similares a estos dos rubros. Tal vez por eso la ANUIES reportó que en el ciclo escolar 2008-2009 Aguascalientes tuvo una matrícula de tan solo 99 alumnos de doctorado.

Si bien el gastar más no garantiza nada, (En 2006 Dinamarca destinó el 8.5% de su PIB a  educación y se posicionó en el lugar 23 de la prueba PISA, mientras que Hong Kong destino el 4.2% y se llevo el segundo lugar solo después de Finlandia) la conclusión es sencilla, además de generar educación de calidad, el estado mexicano también debe incrementar su cobertura.

El problema pues tiene varios vértices, necesitamos más gasto bien invertido, necesitamos que el Estado recupere la rectoría en este tema, necesitamos que los maestros que hacen todo menos formar mexicanos sean expulsados de la cancha y lo más importante, necesitamos que la sociedad comprenda que la educación es inicio y determinación de todo.

Be Sociable, Share!

Los comentarios estan cerrados