La muchacha más linda del pueblo

Escrito por on Jun 20th, 2012 y archivado en Destacado, Galería Fotográfica, Itinerancia. Tu puedes seguir los comentarios a esta entrada a traves de RSS 2.0. Comentarios y referencias estan cerrados.

La muchacha más linda del pueblo

(066.- Me toca presenciar un accidente un joven estrella su coche contra un poste, llamo al 080, ya no existe, al 066, nuestras líneas están ocupadas. Al fin contestan, digo la ubicación y el tipo de accidente. ¿Qué modelo es el coche?¿Que avenida es la más cercana?¿Cuántas personas iban?¿Por qué lo reporta Ud.? ¿Qué…¡Señorita si lo que le dije no basta, olvídelo.!)

Cuando el doctor Alfonso Pérez Romo era rector de la Universidad Autónoma de Aguascalientes, solía referirse a ella como “la muchacha más bonita del pueblo” y claro como toda muchacha bonita llamaba la atención y era asediada por todo tipo de intereses y de interesados. Ayer, 19 junio, la Universidad celebró un aniversario más del acuerdo del Consejo Directivo del Instituto autónomo de ciencia y tecnología  que marcó un hito en la vida de esa institución centenaria. Ciertamente no era todavía el nacimiento formal de la Universidad, lo que se dio con la ley orgánica del 24 febrero del siguiente año, pero si la decisión de un grupo de universitarios de corazón, visionarios, audaces y comprometidos con su entorno y su tiempo para transformar no sólo la institución fundada en el siglo XIX por el coronel Jesús Gómez Portugal, sino transformar también a profundidad la vida de la ciudad de Aguascalientes.

La epopeya, y no es hipérbole calificarla así, tuvo una serie de peripecias, encuentros, desencuentros, apoyos, trabas, etc., pero lo que nunca declino fue el ánimo, como decía el poema de Enrique González Martínez: “sólo tres cosas tenía para su viaje el romero/los ojos abiertos a la lejanía/ el ánimo firme y el paso ligero”. Don Humberto Martínez de León me hizo favor de obsequiarme, hace no mucho, su libro autobiográfico ” Las huellas que mi vida” junto con un magnífico libro de Richard Kapushynsky, me puso un predicamento pero opté por el primero, en donde, como debía ser ocupada una época y espacio preponderante la fundación de la Universidad Autónoma de Aguascalientes, por ese tiempo la asociación de profesores vivía una etapa crítica y, azares del destino, me tocó presidirla, a pesar de los enfoques distintos por los intereses en algunos aspectos encontrados, la relación con el rector fundador fue siempre respetuosa. Alguna vez señalándole aspectos que, como ahora dicen, eran áreas de oportunidad, Don Humberto me decía: “Mire usted Licenciado, en su casa procuramos tener el recibidor y la sala muy limpias para atender a las visitas, procuramos tener las demás dependencias ordenadas y más o menos en condiciones de verse, pero en su casa, como seguramente en todas las casas tenemos también un cuarto de trebejos, y a ese cuarto también es necesario asomarse para de vez en cuando poner orden, nuestro trabajo, el suyo y el mío es tratar de limpiar ese cuarto de trebejos”.

En alguna ocasión durante su rectorado, el rector fundador en una charla con un grupo de funcionarios y maestros se refería al ejercicio de la autoridad y a la necesidad de que quien la detenta la ejercite. Palabras más, palabras menos decía: ” En mi casa mando yo, al menos para efectos de esta charla, pero si yo no mando, entonces mandará mi mujer, si mi mujer no lo hace, entonces lo hará mi hijo mayor, si no, los siguientes, si no, lo hará la sirvienta, y terminará siendo un caos. La autoridad debe ejercerse por quien es electo para ello”.

Y ya que estoy en plan de recordar anécdotas, merece la pena platicar cuando el rector fundador tomó la decisión de renovar la cafetería de la prepa de Petróleos. En el proyecto se pensó en una cafetería con buenos muebles resistentes y bonitos y se contemplaba una alfombra de pared a pared. En una de las muchas visitas de supervisión del rector fundador realizaba a las diferentes dependencias, le pregunté en la prepa que por qué pondría alfombra conociendo como son destructores los adolescentes, que no iba a durar gran cosa y que sería un gasto inútil. Don Humberto me respondió: “Va usted a ver Licenciado, como la van a cuidar, no hay que subestimar a la gente, cuando usted les da confianza cuando usted les ofrece un ambiente digno, los jóvenes responden comportándose a la altura, va usted a ver Licenciado”.

Sin menoscabar las funciones fundamentales de la Universidad, y dando por descontado que la de Aguascalientes ha respondido con creces a la expectativa de la ciudadanía y ha correspondido dignamente al apoyo de los gobiernos y al esfuerzo de sus alumnos, maestros y empleados administrativos, una de las tareas más delicadas a las que se han tenido que enfrentar los rectores, ha sido la de preservar la Universidad como un espacio de diálogo, de análisis crítico, de espíritu de investigación, de cuestionamiento profundo, pero a la vez al margen de una actividad política militante o de una posición ideológica o confesional.

Seguramente muchos quisieran, grupos o personas, aprovechar la Universidad y a sus jóvenes educandos, como plataforma para intereses de activismo político. En la medida que la Universidad sucumbiese a la presión de grupos o camarillas, en esa medida la Universidad estaría claudicando de su propia naturaleza, de su razón de ser, y de su función primaria, analizar objetivamente las diversas corrientes del pensamiento, ser el espacio para el desarrollo de análisis de ellas y propiciar la formación de cada uno de sus miembros actualizando lo que la toma de protesta que se hacía a los universitarios aguascalentenses decía inspirada en el lema “Se lumen proferre” trascendente creación del poeta Desiderio Macías Silva: “ transformar la realidad en bien del hombre y al hombre en bien de de sí mismo.”

La muchacha más bonita del pueblo ha alcanzado la mayoría de edad, sigue siendo la más bonita y sigue estando expuesta a intereses, grupos, camarillas, que quisieran aprovecharla en su beneficio. En el primer partido del edificio central hay estampado en un azulejo el pensamiento del entonces rector del Instituto Dr. Rafael Macías Peña, palabras más, palabras menos: “75 generaciones han consolidado la autonomía del instituto, las venideras habrán de preservarla.”

Be Sociable, Share!

1 comentario en “La muchacha más linda del pueblo”

  1. FERNANDO DE ALBA dice:

    LICENCIADO ESTOY DE ACUERDO SIGUE SIENDO LA MUCHACHA MÁS BONITA DEL PUEBLO, POR LO QUE INSPIRA, LO QUE REPRESENTA Y LO QUE PRODUCE, PARA MUESTRA, LA TRANQUILIDAD DE SUS JARDINES Y LA VISTA MAGNIFICA Y PRECIOSA DE CADA UNO DE LOS ATARDECERES…
    PERO SOBRETODO PORQUE SIGUE SIENDO UNA INSTITUCIÓN SERÍA Y DE PRESTIGIO LOCAL, NACIONAL E INTERNACIONAL.

Los comentarios estan cerrados