La duda

Escrito por on Ago 26th, 2011 y archivado en Destacado, Galería Fotográfica, Paro en sístole, Tecnologia e Internet. Tu puedes seguir los comentarios a esta entrada a traves de RSS 2.0. Comentarios y referencias estan cerrados.

La duda

En principio, uno de los rasgos humanos es la razón cuyo mecanismo es  de suma importancia para el progreso de  la vida y la forma en que se concibe.  La manera en la que piensa pude variar en función de las experiencias que vaya acumulando cada día de su vida. Muchas decisiones tomadas se han de expresar de una forma única, es decir, que algunos procesos se fijan por el conocimiento previo, miedo, intuición o pereza mental.

Es común enfrentarse a la postergación del después sin reparar en las consecuencias del “no hacer” del “no confrontar” la realidad que se da en cualquier momento en circunstancias aparejadas de la inconstancia. El verdadero valor se adquiere cuando se ve hacia adelante sin retorno  y con algunas alternativas. Lo anterior resalta el término del pensamiento paralelo ese que tiene alternativas de salida y que no frena porque analiza y decide paralelamente hacia donde conducirse tomando en referencia  las múltiples soluciones ante un problema común.

Al momento de reflexionar se ponen en relieve distintas conductas y actitudes que sirven justamente para abordar una situación en particular, es decir,  la inmediatez o laxitud con la que se justifica un actuar de una persona muestra un proceso de discernimiento el cual se cataloga dentro de la cordura en la línea de fortalecimiento de esa toma decisoria.

La experiencia constituye una de las mayores fuentes de riqueza para el ser humano quizá más pausado menos atrevido por lo ya vivido esto puede considerarse como prudencia en el actuar o inconveniencia para dejar pasar, no intervenir, seguir siendo lo mismo, torear la situación. Esto si queda para el escrutinio de cada persona pues la duda obliga a ir más lejos y confrontar lo cierto contra lo incierto en los muros de incertidumbre se encuentran certezas que no se observan a primera vista. Ir más allá de la intuición provoca un resultado inesperado una situación que no cabe en lo esperado. Es así como la duda opera, es mejor dudar para después hacer. Pensar suele ser un ejercicio a veces no muy recurrente.

La invitación es crecer en la reflexión en su torrente infinito inyectante de creatividad la cual  corre por nuevos bríos que destacan por lo incierto y lo muy cierto de la aventura.

Allá  vamos.

Be Sociable, Share!

Los comentarios estan cerrados