Cuidados paliativos

Escrito por on Feb 9th, 2011 y archivado en Destacado, Galería Fotográfica, Gaviero. Tu puedes seguir los comentarios a esta entrada a traves de RSS 2.0. Comentarios y referencias estan cerrados.

Cuidados paliativos

Una de las características más importantes de los derechos humanos es su historicidad. ¿Pero  qué implica este carácter?. Norberto Bobbio, nos dice que los derechos, tienen una edad,  son producto del tiempo y de las necesidades concretas que desarrollan las sociedades y los individuos, algunos ejemplos, hasta hace poco menos de 150 años la esclavitud era aceptada en los Estados Unidos; el voto de las mujeres fue reconocido en Suiza hasta 1971.

En las últimas décadas asistimos a un aumento gradual de enfermedades crónicas, como el cáncer, el sida. Enfermedades orgánicas como renal, cardiaca, hepática, que junto al envejecimiento progresivo de nuestra población, demandan una respuesta sanitaria, y que comienzan a empujar el avance de los derechos humanos, el cual a veces suele ser desesperadamente lento; así es que  tenemos un derecho que está en construcción, me refiero a los cuidados paliativos.

Los que saben de estas cosas nos dicen que los cuidados paliativos son un enfoque que mejora la calidad de vida de los pacientes y sus familias que enfrentan problemas asociados con una enfermedad que amenaza sus vidas, a través de la prevención y alivio del sufrimiento mediante la identificación temprana, evaluación impecable y tratamiento del dolor y otros problemas físicos, sicosociales y espirituales.

Ahora bien vámonos por pasos, lo que nos quieren decir los expertos; en términos muy simples, y como acertadamente lo señala Dame Cicely Saunders, fundadora del movimiento moderno de hospicios, “Usted importa porque es Usted y seguirá importando hasta el último momento de su vida. Haremos todo lo posible no solo para ayudarlo a morir en paz sino a vivir hasta que muera”.

En este sentido, los cuidados paliativos, de acuerdo con la Organización Mundial de la Salud –OMS-,  proporcionan alivio del dolor y de otros síntomas angustiantes, afirman la vida y consideran a la muerte como un proceso normal. Un amigo sacerdote jesuita, al platicar el tema de la muerte, nos enseñaba, que este proceso era más bien una especie de alumbramiento, al cual no había que tenerle miedo. Los cuidados paliativos no buscan acelerar o retrasar la muerte,  integran los aspectos sicológicos y espirituales en la atención del paciente, ofrecen un sistema de apoyo para ayudar a que los pacientes vivan lo más activamente posible hasta la muerte, al igual que ayudar a las familias a sobrellevar la enfermedad de los pacientes y su propio duelo. Utilizan un enfoque multidisciplinario para atender las necesidades de los pacientes y sus familias, incluyendo consejería en el proceso de duelo si es necesario, mejoran la calidad de vida, y podrían también afectar favorablemente el curso de la enfermedad.

Todo lo que nos indica la OMS con relación a los cuidados paliativos, traducidos a los derechos humanos, implica que tenemos derecho: al alivio del dolor, al control de los síntomas físicos y sicológicos, a los medicamentos esenciales para los cuidados paliativos, a la atención espiritual y en el proceso de duelo a la atención centrada en la familia, a la atención por profesionales entrenados en cuidados paliativos, en la atención domiciliaria para morir en el hogar si así se desea –no es lo mismo que muera el paciente de la cama 415, a morir en mi cama, con mis seres queridos al lado-,  a un tratamiento de la enfermedad y a detenerlo o retirarlo, a la información sobre el diagnóstico y los servicios paliativos,  al nombramiento de un apoderado para la toma de decisiones sobre la atención de la salud. A no ser discriminado de la atención debido a la edad, género, status socioeconómico, ubicación geográfica o forma de infección.

Y  se preguntará usted estimado lector; y por qué nos platica esto si yo estoy tan sano que hasta tiempo de leer tengo,  pues  porque de las 58 millones de personas moribundas cada año, al menos 60% tendrá una enfermedad avanzada prolongada y se beneficiaria de los cuidados paliativos,  o porque en temas como el cáncer 7 millones de personas mueren por causa del mismo cada año y  hay 24.5 millones de personas que viven con cáncer. La incidencia del cáncer se multiplicará a más del doble para el 2050 con un estimado de 24 millones de nuevos pacientes con cáncer por año.  La OMS ha demostrado que hasta un 90% de los pacientes con cáncer puede recibir terapias adecuadas para su dolor con analgésicos opioides. Aún así, en el 2005, el 80% de los pacientes no tuvo acceso a medicamentos para el alivio del dolor.

En México,  el cáncer, es la tercera causa de muerte. Por sexo las incidencias más frecuentes en varones es por el cáncer de pulmón, estómago, hígado, colon-recto, esófago y próstata, y para las mujeres, el de mama, pulmón, estómago, colon-recto y cuello uterino.

Una de las grandes barreras que obstaculizan, el avance de los cuidados paliativos, son los prejuicios que se tienen sobre el uso de la morfina, pues pacientes, doctores y encargados de la elaboración tienen miedo a la adicción y se niegan a utilizar estos medicamentos. De acuerdo con la Junta Internacional de Fiscalización de Estupefacientes en el 2004, 6 naciones fueron responsables del 79% del consumo de morfina para efectos medicinales y en 120 países o fue muy poco o estuvo ausente.

Como podemos observar Aguascalientes, tiene el enorme reto de fortalecer los cuidados paliativos, las estrategias son diversas; que van desde la implementación de recursos específicos, la mejora de la atención en los recursos ya existentes, en la atención primaria y hospitales, en la formación de profesionales, así como en la educación de la sociedad y su participación a través de la sociedad civil. No nos demoremos.

Be Sociable, Share!

Los comentarios estan cerrados