“Cuando la ‘Meno’ nos alcance”

Escrito por on Nov 19th, 2010 y archivado en Destacado, Galería Fotográfica, Psicología. Tu puedes seguir los comentarios a esta entrada a traves de RSS 2.0. Comentarios y referencias estan cerrados.

“Cuando la ‘Meno’ nos alcance”

Un rostro sin arrugas, es como un trozo de papel

donde no hay nada escrito.
Richter

De acuerdo a los expertos en el área Menopausia es “la ausencia de menstruación debida a la caída abrupta de estrógenos, secundaria a la progresiva y total desaparición de los folículos en el ovario”. La disminución de estrógenos se revela en diferentes sistemas en la mujer; sin embargo, en el que más manifestaciones subjetivas se presentan es en el vascular con la aparición de síntomas vasomotores consistentes en la presencia de bochornos: signos de enrojecimiento en cara y cuello aunados a sudoración copiosa.

Si se define a la Menopausia, como “el cese permanente de la menstruación con pérdida de la función ovárica”; puede considerarse a una mujer menopáusica sólo después de un año sin menstruar (amenorrea) por lo cual se deduce que, la Menopausia no es más que un momento en la vida de la mujer: el día de su última menstruación; sin embargo, el Climaterio, frecuentemente confundido con la Menopausia, es un periodo muy amplio que marca la transición paulatina de la capacidad reproductora de la mujer a la no reproductora, caracterizado por importantes cambios hormonales. Se inicia generalmente entre 3 a 5 años antes de la Menopausia y puede durar hasta 10 años después de la misma.

La Menopausia marca para la mujer el fin de su capacidad de procrear, creencia popular de ser la llamada “edad crítica”; sin embargo, no se produce justo en el momento de la última menstruación, sino que anteriormente van apareciendo en forma gradual y progresiva manifestaciones orgánicas, tales como la modificación de la frecuencia y duración del ciclo menstrual, que dan cuenta del cambio que se está operando a nivel corporal. Este proceso conlleva un correlato en el plano psicológico; durante el que se observan diferentes reacciones emocionales como por ejemplo, cambios de humor, inseguridad, temor al futuro, tristeza, angustia, depresión, etc., ante lo cual se recomienda informarse y prepararse para cursar este proceso de la forma más adaptativa posible.

TIPOS DE MENOPAUSIA

La Menopausia puede presentarse en forma espontánea por el período evolutivo de la mujer o puede ser el resultado de una intervención quirúrgica como la histerectomía total con o sin conservación de ovarios o la extirpación de ambos ovarios. A pesar de que la mujer no menstrua después de la histerectomía, si sus ovarios continúan funcionando no presenta de inmediato la sintomatología climatérica sino más tardíamente.

La Menopausia espontánea tiene lugar en la mayoría de las mujeres entre los 45 y los 52 años, aceptándose 50 años como edad promedio. Si ocurre antes de los 40, se le considera Menopausia Precoz y si ocurre después de los 54, se le llama Menopausia Tardía. El Climaterio es el resultado de una serie de factores que actúan conjuntamente tales como genéticos, ambientales, nutricionales, clima, raza, partos y tabaquismo; es decir tanto los psicosociales y biológicos influyen en este período de transición.

En el Climaterio destacan, según el orden de aparición, la menor producción de progesterona en la fase lútea, los ciclos anovulatorios y, finalmente, el hipoestrogenismo progresivo, causante de la mayoría de los síntomas y alteraciones de órganos y sistemas. La Pre-menopausia se caracteriza por perturbaciones del ritmo menstrual, donde pueden alternarse períodos de retrasos y faltas de la regla con fases de hemorragia uterina; durante la Post-menopausia finaliza la involución ovárica, la hipófisis involuciona a su vez y se establece un nuevo estado de equilibrio.

A nivel de la piel los niveles bajos de estrógenos tienen efecto en la pérdida de elasticidad, con tendencia a la aparición de arrugas y sequedad. La irritación de las mucosas vesical y vaginal producen síntomas urinarios que junto con la disminución de la libido y el insomnio, son causa de trastornos psicológicos y de comportamiento tales como depresión, angustia, irritabilidad y disminución de la autoestima, cabe hacer la aclaración que no son causados de manera directa por la deficiencia estrogénica.

Los síntomas de la Menopausia son causados por cambios en los niveles de estrógeno y progesterona. Los ovarios producen menos de estas hormonas con el tiempo. Los síntomas específicos que se experimentan y su grado (leve, moderado o intenso) varían de una mujer a otra. Una disminución gradual de los niveles de estrógeno generalmente permite que el cuerpo se ajuste lentamente a los cambios hormonales. Los sofocos y sudores son peores durante los primeros 2 años después del último período. Los síntomas climatéricos pueden durar 5 años o más. Los niveles de estrógeno pueden bajar repentinamente después de algunos tratamientos médicos, como cuando se extirpan los ovarios quirúrgicamente. La quimioterapia y el tratamiento antiestrogénico para el cáncer de mama son otros ejemplos donde los síntomas pueden ser más intensos.

Los síntomas climatéricos son muy variables ya que en algunas mujeres pueden ser leves, pero para otras pueden ser más agresivos y provocarles más molestias. Entre los principales cambios físicos que aparecen están las sudoraciones, los sofocos y los “bochornos” (oleadas de calor en la parte superior del cuerpo, latidos cardíacos fuertes o acelerados, sudores fríos, enrojecimiento de la piel, insomnio, disminución del interés sexual, olvidos, dolores de cabeza, irritabilidad, depresión y ansiedad, escapes de orina, resequedad vaginal y relaciones sexuales dolorosas, dolores articulares, palpitaciones, etc.

La forma de enfrentar esta etapa es diferente en cada mujer. Un ejemplo contrastante es que con los cambios emocionales algunas mujeres se vuelven más emotivas e impredecibles, ya que la Menopausia puede producir alteraciones afectivas y psicológicas relacionadas con la reacción frente a la pérdida de la posibilidad de procrear naturalmente; mientras que para otras mujeres es una etapa de la vida femenina que resulta liberadora.

El Climaterio es un período de crisis. La manera de readaptarse y vencer los miedos es el resultado de varios factores: la historia personal, la situación social y su formación cultural. En tanto que es un proceso evolutivo irreversible cada mujer tiene la responsabilidad de hallar los recursos adaptativos que le permitan realizar esta transición de la forma más adaptativa y sana posible y no vivirlo como un período traumático.

La Psicología señala que es durante este  período las mujeres reviven problemas que en su momento no fueron resueltos con la pareja y entonces tienen necesidad de resolverlos,  provocando intranquilidad y confusiones en el hogar. Los expertos señalan que la sociedad le da importancia a este tema a “nivel publicitario”, al punto que muchas veces se exagera sobre sus efectos. Otro aspecto negativo que se maneja es que se menosprecia a la mujer con comentarios como “es una menopáusica y por eso actúa así”, o “las menopáusicas se vuelven locas, lloronas e hipersensibles”. Esto se debe principalmente al poco entendimiento del concepto de la Menopausia, principalmente de quienes viven con la mujer.

Señalan que las mujeres perfeccionistas que están acostumbradas a cumplir con todo lo que han considerado indispensable y, que además tienen altas expectativas con respecto a sus hijos y esperan que sus maridos actúen igual; cuando llegan a esta edad, flaquean, se impacientan y se cuestionan;  su autoestima disminuye por lo que, paradójicamente, se rebelan y se arriesgan a sufrir tremendos desengaños ya que esa pretensión no le ha permitido darse cuenta de la deficiente relación y convivencia que ha establecido con su familia, puesto que no se ha permitido  tomar en cuenta a los otros como son, sino que les atribuye características idealizadas y al no corresponder las personas a las imágenes creadas por ella como defensa, se vuelve durante esta crisis, en una mujer dominante y dictatorial; imponente y rígida; inflexible y rechazante; ocasionando, por consiguiente, que quienes la rodean se distancien tanto física como emocionalmente de ella.

¿Cómo afrontar ese cambio y lograr que en lugar de prevalecer los sentimientos de pérdida y vacío se encuentren nuevas posibilidades de realización personal? Aunque la mujer actual, por su mayor integración social y una mayor variedad de intereses fuera de la familia, tiene una conciencia menos perturbadora de su crisis climatérica que en la antigüedad, cuando el objetivo principal de la mujer consistía en tener hijos; es recomendable acudir a psicoterapia para poder integrar el entorno familiar como punto de apoyo durante el proceso climatérico así como construir las estrategias necesarias para enfrentar las altas y bajas emocionales de la mujer, tales como la irritabilidad y las ganas de llorar sin razón aparente. Si los síntomas son más intensos puede estar gestándose una depresión, lo más recomendable será consultar a un profesional de la salud mental que tenga tanto la preparación profesional necesaria como la empatía y la sensibilidad suficientes para prestar el apoyo emocional a la mujer climatérica. La crisis son puntos nodales en la vida de una persona, que bajo condiciones favorables se convierten en pasos específicos de la maduración y desarrollo de los seres humanos que los preparan para enfrentar las metas y funciones de la fase vital siguiente.

El Climaterio, al igual que la pubertad y el embarazo, es un período de crisis durante el cual se producen cambios y desequilibrios psíquicos y somáticos importantes. Los psicoterapeutas señalan que se presenta la activación de conflictos psicológicos y la reorganización de las emociones. La asesoría profesional permite a la mujer realizar la compleja tarea que implica encontrase consigo misma, con su historia y con su individualidad para elaborar el duelo que le permita aceptar las pérdidas correspondientes, lograr sus metas y objetivos individuales así como darse la oportunidad de evaluar lo vivido para  planear hacia el futuro desde una óptica más objetiva y sana.

psicologiaclinicaespecializada@yahoo.com.mx

Referencias electrónicas

1.         http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/ency/article/000894.htm

2.        http://www.enplenitud.com/nota.asp?notaid=10212#ixzz15QDYYEae

Be Sociable, Share!

2 comentarios en ““Cuando la ‘Meno’ nos alcance””

  1. […] This post was mentioned on Twitter by Crisol Plural Ags, Lindsay Fashion. Lindsay Fashion said: “Cuando la 'Meno' nos alcance” | Crisol Plural: En tanto que es un proceso evolutivo irreversible cada mujer tie… http://bit.ly/avW7V2 […]

  2. rafa bueno dice:

    definitivamente es cierto que la mujer menopausica se convierte en un ser irritable, y su livido baja ( casi a cero ) , por que las hormonas que ya no produce le hacen reaccionar agresivamente , cansada y enfadada . pero para que acepte una cultura como la mexicana a consultar ayuda profecional , cuesta ( un huevo y la mitad del otro ) un chingo . perdon por lo del huevo . saludos rafa

Los comentarios estan cerrados