Las Gordas de Colosio y ¿quién perdió el Debate?

Escrito por on Jun 7th, 2010 y archivado en Actualidad, Cuatro de julio, Destacado, Galería Fotográfica. Tu puedes seguir los comentarios a esta entrada a traves de RSS 2.0. Comentarios y referencias estan cerrados.

Las Gordas de Colosio y ¿quién perdió el Debate?

Ayer mientras devoraba una gordita de queso con carne deshebrada en las Gordas de Colosio, admiraba a las jovencitas que atendían mis pedidos: ¡otra más de huevo por favor! Yo, sin cuidar la dieta, y con tal de verlas sonreír, pedía más, por favor ¡una de queso con verde! Aquellas tres amables jovencitas no tenían más de veinte años, y presumo que vender Gordas no había sido, precisamente, el mejor sueño de su vida, pero quizás hoy, resultaba su peor pesadilla.

Un día antes, frente a la diminuta pantalla de mi televisor, había intentado interpretar el mensaje que los candidatos a gobernador de Aguascalientes ocultaban detrás de sus ojos y de sus rostros adustos. Creo que no lo logré. Debí prever, que para leer el lenguaje de sus rostros, lo más adecuado habría sido comprar la gran pantalla de Plasma con la que sueño todos los días para admirar el exquisito juego de fútbol triangular entre México y Sudáfrica.

A pesar de todo, el viernes 4 de junio tomé nota de las propuestas de los candidatos y me esforcé en interpretar el lenguaje no verbal de los cuatro fantásticos:

De Nora me sorprendió su cualidad de oradora. Al menos que hubiera truco o estuviera leyendo en un Telepronter, ella exhibió una retentiva extraordinaria. Siempre fiel al maestro Alférez, mantuvo sus ojos mirando al tercer ojo del auditorio, y cuando la menopausia la traicionó e hizo estragos en su organismo, sin inhibiciones se deshizo de su elegante blazer fushia. Pero Nora jamás cambió su gesto adusto, inclusive sus líneas de expresión se endurecían al intentar, sin éxito, bajar el brazo de Lozano. Amenazó con sacar a “remate” la reserva territorial del Plan Estratégico del Sur y prometió que durante su gestión, acabaría con el “soborno” de proveedores al gobierno, o mejor dicho, con las comisiones que algunos funcionarios reciben de constructores y proveedores.

Rangel de Lira exhibió la expresión más dura de la noche. Sus ojos miraron poco a la pantalla, y como para no equivocarse, leyó todas sus propuestas. Fue claro, conciso y preciso. Usó poco tiempo para expresar su propuesta y no utilizó su tiempo de réplica. Rechazó la iniciativa de crear la Policía Única. Dijo que, en Aguascalientes, dos terceras partes de los asalariados reciben menos de dos salarios mínimos por su jornada de trabajo. Agregó que la pobreza es el principal factor que provoca la inseguridad. Al mismo tiempo que aplaudía la iniciativa de brindar autonomía al Ministerio Público, demandaba la reducción de tiempos en los procesos judiciales y exigía mayor combate a la impunidad y más delincuentes tras las rejas. Desde mi punto de vista, Rangel leyó un pliego de peticiones al nuevo gobierno, no un Plan de Gobierno.

Orozco traslucía una ansiedad nerviosa. Sacaba el pecho en una actitud como de reto. Y mientras intentaba mantener la calma, no ocultaba su enojo. Más tarde, haría honor al lema de su campaña ¡vamos con todo! Se lanzó contra Lozano y lo acusó de ser un candidato millonetas, incluso le enjaretó varias propiedades, y como un perito las “valuó” en una bicoca de trescientos veintiún millones de pesos. A Orozco le pareció “sospechoso” que un ingeniero dedicado a la promoción industrial e inmobiliaria, que durante treinta años ha ocupado cargos de primer nivel de gobierno, haya resultado un excelente administrador de sus ingresos. Apretaba la quijada e intentaba que los televidentes se sintieran ofendidos porque su próximo gobernador será un hombre medianamente rico. El ataque continuó, y acusó que en 1995, en Aguascalientes se había registrado el mayor índice de desempleo de su historia, porque Lozano había promovido una economía local basada en la producción de “maquiladoras”. Finalmente, presionó la vieja herida de la crisis en la industria de la confección y del vestido, con la quiebra del Grupo Maty, Bordados Rocío, Creaciones Lila, Diablillo, y Salomón Sport.

Para cerrar el debate, Lozano se puso el guante blanco, mantuvo el brazo en alto y se colocó el protector bucal. Aceptó la confrontación y utilizó un guate blanco para devolver el ataque. Recordó que el gobierno asistencialista y clientelar del PAN, provocó hoy, el mayor desempleo e inseguridad de toda su historia. Acusó que Orozco de repartir despensas y repartir pobreza. Dijo que la mejor manera de generar crecimiento económico es creando riqueza, y no repartiendo pobreza. Además denunció que la política de seguridad pública impuesta desde “los Pinos”, sólo atemorizó a la población. Que un Estado que usa la violencia, sólo genera más violencia. Que quien a hierro mata, a hierro muere. Propuso mayor seguridad pública combatiendo las causas, creando empleos bien pagados y eliminando el círculo vicioso formado por: Desempleo-Pobreza-Delincuencia. Prometió un Modelo de Desarrollo para el Progreso, con una estrategia integral denominada Triángulo del Progreso: mayor empleo, mayor seguridad y mejores servicios. Finalmente el guante blanco mostró una foto de Orozco tras las rejas y la voz pronunció “el burro hablando de orejas”.

Para usted que tiene pantalla de Plasma ¿Quién perdió el debate?

Be Sociable, Share!

4 comentarios en “Las Gordas de Colosio y ¿quién perdió el Debate?”

  1. Magnolia dice:

    que ¿quién perdió el debate? pssss yo pienso, en ese sentido, hubo empate jaja.

    • david perez dice:

      me encantó el comentario, gracias. el humor negro tiene más profundidad que los calificativos, bueno al menos eso creo yo. saludos.

  2. INTUITIVO dice:

    Le falto al candidato de la alianza, más seguridad y contundencia; todo lo manejo de acuerdo a su lectura y conbinado con su nerviosismo medio titubeaba, repitiendo hasta en su discurso y en diferente turno el parrafo referente a la seguridad, (transformando el circulo mafioso en su circulo virtuoso). Despues el extranjero fue atacado en turnos por cada candidato, pero siempre mantenia la calma sin contestar los golpes, y unicamente manejando sus propuestas, ya fue hasta en la penúltima ronda que Don Martín saco la espada poniendo palido a su opositor con los famosos predios rusticos (cualquier baratijas), y al llegar el turno al ex senador de nuevo se hizo el occiso cuando todo televidente ya sea simpatizante o no, esperaba la contestación, ó mínimo un, sí pero no son muchos ó no es para tanto, algo por el estilo. (el que calla otorga asi como el que evade).

    Ya a la postre, cuando llegaron las camaras de nueva cuenta a Don Martín ahondo mas la daga en su adverdario, pensando en ese momento aqui fallecio Don chupitos; y esperando con ansias la última oportunidad para su contestación; cuando por fin llega su turno de nueva cuenta se pone a leer otra vez , y como no queriendo y de forma concisa pero muy muy fugaz sale una foto poco visible, dando contestación al contrario.

    Al Candidato amante del Agua de vida escoses, le falto presición, contundencia, y sobre todo CLARIDAD, especificando y ahondando más en esa contestación que dejo al final estrategicamente.

    • david perez dice:

      tienes razón en qué LOZANO repitió la lectura del tema de seguridad en dos oportunidades distintas. también coincido en que le faltó más contundencia en algunas afirmaciones. cuando veo a los actores de filmes franceses alzando la mano izquierda y abofeteando al agresor con un guante blanco lo hacen ceirtamente con gran contundencia, con convicción, son buenos actores. CARLOS, por cierto no parece tener esas virtudes de actor de cine, titubeó, y al no demostrar contundencia, posiblemente dejó ir algunos votos de ciudadanos indecisos.
      gracias por participar.

Los comentarios estan cerrados