La relación perfecta: Del enamoramiento al amor Segunda parte

Escrito por on mar 8th, 2010 y archivado en Destacado, Galería Fotográfica, Psicología. Tu puedes seguir los comentarios a esta entrada a traves de RSS 2.0. Comentarios y referencias estan cerrados.

La relación perfecta: Del enamoramiento al amor Segunda parte

En realidad, todas las relaciones humanas son difíciles, los desacuerdos que se producen afectan el buen funcionamiento de la relación en especial  cuando se trata de parejas, especialmente de las actuales, ya que se han modificado notablemente las pautas relacionales así como las expectativas y necesidades de las personas para poder encontrar, formalizar y mantener la relación con otra persona, llámese noviazgo, unión libre, marido y mujer, o “free” (convivencia acordada entre dos personas que mantienen encuentros sexuales consensuales y esporádicos sin generar el compromiso de involucrarse emocional o afectivamente).

Cada persona desea que la relación en la que se encuentra sea tan intensa y satisfactoria como lo ha leído en las  novelas, donde el amor perdura por siempre o como lo ha visto en las películas y series televisivas; sin embargo, esta perspectiva de la relación es la que la condena al fracaso, puesto que una visión tan superficial de la vida origina que los encuentros con la persona sean más cuantitativos que cualitativos, se aprende a ceder con demasiada facilidad y renunciar de igual manera ya que este “aprendizaje del amor” no enseña a mantener lo que una sana relación necesita: armonía, comprensión, respeto mutuo y confianza, además de establecer una relación de igualdad en la que se comparte desde lo que se posee hasta lo que se decide. Si existe amor y enamoramiento, la relación es satisfactoria y enriquecedora porque hay consistencia y continuidad; sin embargo, para poder establecer una relación afectiva adecuada y duradera es imprescindible contar con la madurez necesaria para tomar decisiones, la capacidad para intercambiar afecto, para comprender al otro y adaptarse a los cambios y dificultades propios de la convivencia humana, además de poseer la suficiente estabilidad emocional que permita ejercer el sentido de la lealtad y de la  fidelidad hacia la otra persona.

Creer que no van a existir problemas es un espejismo en el que frecuentemente caen las parejas; sin embargo, si existe comunicación entre los participantes se pueden resolver siempre y cuando se aproveche cada día que se pasa cerca de la persona a la que uno decide querer puesto que permite llegar al conocimiento realista de la relación, de la pareja y de uno mismo. Tener imaginación para no caer en la rutina así como saber disfrutar de la vida suele evitar que la relación caiga en el tedio y monotonía. El sentido del humor salva muchas situaciones cotidianas. Hay que procurar, desde una perspectiva más racional, analizar las posibilidades que se tienen para poder establecer una relación satisfactoria y duradera con una persona en concreto, tales como las circunstancias que la rodean, su familia, sus amigos, sus costumbres, tradiciones y cultura, ya que llegará a formar parte del propio mundo. Muchas veces, los problemas aparecen cuando no se encaja en la relación por cualquier motivo por lo que, generalmente, el miembro que se siente excluido  intenta alejar al otro de sus seres queridos, lo cual no suele ser aceptado por la pareja ni permite una relación adecuada, ya que éstos son vínculos naturales y previos que se deben respetar, aceptar y fomentar puesto que los seres humanos requerimos contar con un encuadre de origen para que al saber de dónde venimos podamos definir hacia dónde vamos.

Otra causa común en las fricciones de las parejas son los hábitos inadecuados tales como el abuso del alcohol, el consumo de drogas, el despilfarro de dinero, la falta de control y administración en los gastos, la tendencia al juego patológico y las conductas irresponsables e impulsivas, puesto que son hechos incompatibles con una relación afectiva gratificante y duradera; aunque quienes se involucran en estas relaciones suponen que estas situaciones se modificarán con el tiempo al creer que las personas “cambiarán por amor”, lo cual, no pasa de ser una ingenuidad y un signo de inmadurez por el poco realismo de la percepción de la pareja que idealiza.

Cuando se comparten objetivos similares y realistas, cuando se piensa de modo similar en lo que se refiere a cuestiones esenciales respecto a la ideología, filosofía, educación, cultura y espiritualidad, es más probable que se llegue a un acuerdo por  concordancia en la escala de valores y perspectiva de vida. Un nivel cultural e intelectual parecido también favorece la comunicación continua, sincera y participativa esencial para lograr una relación afectiva adecuada. Un estilo de educación parecido evita roces o comportamientos desagradables de la vida cotidiana.

Desde el noviazgo es importante conocer la actitud del novio o novia en la relación con sus padres, el respeto hacia ellos como figuras parentales y de autoridad así como el cumplimiento de sus indicaciones; puesto que éste es un importante indicador de cómo va a tratar a los padres de su cónyuge y cómo se va a comportar como padre o madre, presentándose así la oportunidad, desde el comienzo de la vida en pareja para resolver problemas que podrían convertirse en situaciones graves. No es recomendable renunciar a los amigos y conocidos de cada miembro de la pareja, por el contrario, hay que procurar combinar estas relaciones previas para preservar la armonía en la pareja y una vida social estable. Nadie sabe cuánto puede durar una relación; el éxito depende de la capacidad de la pareja para construirla y conservarla. También se sugiere conocer qué actitud tiene la pareja en relación con el trabajo, puesto que, la seguridad económica no sólo es primordial para la buena marcha del hogar sino que, el trabajo  tanto en el hombre como en la mujer, tiene gran influencia en su forma de ser, en su actitud frente a la vida y hacia las demás personas; por ello es importante conocer con cuánto interés cumple con sus obligaciones o si busca el mejor pretexto para evadirlas. Muchos problemas suelen originarse cuando algunos aspectos no quedan debidamente definidos en el matrimonio y que pudieron haberse detectado desde el noviazgo.

La convivencia cotidiana entre dos personas suele ser difícil, las pequeñas dificultades pueden minar progresivamente una relación hasta destruirla; sin embargo, si se conoce mejor a la otra persona y a uno mismo, si se comprenden los sentimientos propios y se cuidan las decisiones que se toman,  se puede enriquecer con inteligencia la relación incrementando las posibilidades de éxito. Aunque el amor, como sentimiento, tiene características básicas, no todas las personas quieren de la misma forma. No es suficiente con querer, sino que hay que saber querer.

PELIGROS QUE SE DEBEN EVITAR

El noviazgo es un período de prueba, si durante el mismo se nota que la pareja no es la persona indicada para tener una relación sana y productiva, hay que terminarla sin miedo a las presiones sociales como las de la familia, del qué dirán, de estar solo o sola, etc. Más vale rectificar a tiempo que sufrir por una elección mal hecha.

Un factor de influencia en la percepción de  la  relación ideal, está influenciada por las comedias románticas hollywoodenses, puesto que las personas que quieren repetir lo que ven en ellas,  estropean la relación amorosa al crear falsas expectativas, según un estudio de la Universidad Heriot-Watt, de Edimburgo. Según los psicólogos Johnson y Holmes, quienes realizaron esta investigación, ese tipo de películas con argumentos poco realistas y finales felices completamente improbables, transmiten una falsa imagen de lo que son las “relaciones perfectas” ya que los cineastas simplifican el proceso del enamoramiento  dando la impresión de que el éxito se logra sin ningún esfuerzo por parte de la pareja. Llegaron a la conclusión de que los aficionados a las comedias románticas muchas veces no logran una comunicación eficaz con sus parejas. Según Holmes la idea de que es necesario invertir tiempo y energía en una relación no es precisamente popular entre los cineastas, critica el investigador. Johnson, señala a su vez que “las películas reflejan la emoción que acompaña a una nueva relación, pero dan a entender equivocadamente que la entrega amorosa y la confianza se dan desde el mismo momento en que dos personas se conocen cuando son cualidades que normalmente tardan años en desarrollarse”. La intensidad amorosa exige creatividad, perseverancia y tiempo.

Los amantes

Por lo general, la relación de amantes es poco aceptada socialmente, puesto que entorpece la sana convivencia de la pareja, la ruptura de ésta o la disolución familiar; sin embargo, sin emitir juicios es importante conocer los factores que explican los motivos por los que las personas deciden involucrarse en estas relaciones, tales como la deficiente comunicación entre la pareja, no sólo en lo sexual sino en el plano general de la relación; esto se debe a que cuando se decide formar una pareja, se crean imágenes ideales de la interacción con la otra persona y se piensa de una forma determinada, por lo que la relación se carga con una serie de expectativas que frecuentemente no se cumplen. Al no cumplirse, se genera un gran monto de frustración y da comienzo el juego de buscar en otra persona lo que supuestamente la pareja no “logra satisfacer”.

Las personas que se involucran en una relación de infidelidad  viven una vida complicada tratando de cumplir con la pareja, sus hijos, el o la amante; restan tiempo productivo al trabajo para poder estar con la otra persona a la que consideran un refugio y apoyo para poder lidiar con todos sus problemas. En el plano familiar, se genera un ambiente adverso debido a que se engrandecen los defectos de la pareja y se devalúan sus virtudes, se le recrimina constantemente por trivialidades creando así un clima donde se bloquea la posibilidad de comunicación. La mayoría de estas relaciones surgen por necesidades imaginadas y no por circunstancias reales,  lo cual lleva a cometer errores en la relación de pareja y con “la otra persona”. Por eso es necesario conocer profundamente a la persona con la que uno decide unirse y no conformarse con el planteamiento imaginario de situaciones ideales que sólo están en nuestra cabeza. Si nosotros creemos que necesitamos algo de la pareja se debe conversar con ella; sin embargo, hay que tomar en cuenta que cuando dos deciden tener vida en común, se unen con sus defectos, virtudes, cualidades y costumbres y no se debe establecer una relación bajo el argumento de poder cambiar al otro. La fantasía es muy distinta a la realidad, ambos miembros de la pareja deben crear el ambiente donde se sientan satisfechos. Nada garantiza que otros nos puedan brindar lo que creemos necesitar ya sea de manera real o ficticia, por lo cual es necesario, mantener la comunicación y el respeto mutuo. Si a pesar del esfuerzo, las cosas no funcionan, hay que concluir esa relación y abrir las posibilidades para buscar otra, pero única y exclusiva, que sea  gratificante y enriquecedora pero desde una óptica madura, realista y responsable.

Las causas de la infidelidad generalmente se encuentran en:

  1. La manera en como se vivió en la infancia determina las formas de conducta de la familia y de la persona en la edad adulta. Si una persona durante su niñez, fue desatendida, sobreprotegida en extremo, insegura, miembro de una familia disfuncional, o en donde no se promovían los principios y valores, es más probable que sea infiel a su pareja.
  2. El vacío, la soledad, el aislamiento, la desesperanza o la depresión sin explicación, provocan inestabilidad en la pareja, ya que al aparecer ese sentimiento de vacío, la persona tiende a seguir buscando a su “pareja ideal” y aunque no sabe lo que realmente quiere, es infiel.
  3. Otro de los factores que provoca la infidelidad se refiere a la elección de la propia pareja, después de un tiempo, él o ella, se da cuenta de que no son compatibles y, aunque, durante algún tiempo sobrellevaron la situación, después ya no fue posible. La búsqueda de nuevas experiencias ocurre especialmente, en personas que no han tenido relaciones previas.
  4. Después de que ha pasado la etapa de enamoramiento en la pareja, ésta se enfrenta a la realidad, dejando de lado a la persona que se idealizó puesto que sus conductas reales no son placenteras y se siente defraudada al percatarse que no logró cumplir sus expectativas; surgiendo el mutuo abandono en la pareja, centrándose cada uno en sus objetivos individuales y no en los de ambos, por lo que al aparecer otra persona que le haga sentir más valorado, se elige inconscientemente como nueva compañía.
  5. La monotonía es uno de los más grandes enemigos en la relación de pareja, cuando ésta se sume en la rutina y  aburrimiento se vuelve vulnerable a que si llega alguien que ofrece un panorama distinto, lleno de encantos, novedades, riesgos y demás cosas de que carece la relación actual, es probable que se acepte.
  6. Una vida sexual poco placentera ocasiona que uno de los miembros de la pareja (o ambos) busque fuera de la relación la satisfacción sexual que no encuentra con la persona.
  7. La intervención de la familia o de los padres es otro factor que influye para que la infidelidad se dé en la vida conyugal, lo que conlleva la dependencia emocional de la pareja, puesto que al no establecerles límites, provoca sentimientos de abandono y devaluación del otro, orillándolo a buscar una relación externa.
  8. Otro factor causante de la infidelidad es cuando una de las partes desea que su pareja la siga idealizando al expresarle sus necesidades sexuales y para evitar modificar esa imagen, elige como amante a una persona opuesta y es con ella es con quien lleva a cabo sus fantasías sexuales.
  9. El miedo a perder la libertad cuando la pareja es asfixiante o una de la partes tiene miedo a perder su independencia y quedar atrapada en una relación, intenta sentirse libre cometiendo actos de infidelidad.
  10. En otras ocasiones también se llega a ser infiel cuando un miembro de la pareja ha obtenido poder, dinero y una posición social y siente que se ha ganado el derecho a tener un mayor potencial sexual con otras personas.

Las relaciones perfectas sólo existen en los cuentos de hadas, las canciones, la poesía, el cine, etc., sus elementos se encuentran saturados de signos y símbolos que se instauran en el niño y la niña sembrando en su mente infantil las primeras semillas de las expectativas que posteriormente tendrán acerca del hombre y de la mujer ideal. Hoy en día coexisten en los cuentos de hadas las caracterizaciones tradicionales que describen a personajes rígidos y estereotipados y también aquellas que contienen roles flexibles, equitativos y sin jerarquías. Lo mismo sucede con las identidades de los hombres y mujeres de la época actual; la crisis de identidad, se debate entre el machismo y la liberación de género, por lo que las modernas expectativas acerca de la pareja estén saturadas por la ambivalencia de sentimientos, deseos e intereses encontrados. Los estudiosos del tema señalan que, en términos generales, los hombres jóvenes buscan una compañera con algunos atributos de mujer liberada, pero con predominio de características tradicionales como la aceptación incondicional, que esté disponible en todo momento, que sea físicamente atractiva, inteligente, fiel, sensible, honesta, hábil para las tareas domésticas y desinhibida sexualmente. Mientras que las mujeres jóvenes buscan un hombre que sea fiel, responsable, honesto, sincero, sensible, tierno y comprensivo. Ellas buscan un hombre nuevo, ellos una mujer conocida y tradicional.

CARACTERÍSTICAS DE LA ELECCIÓN IDEAL

  1. Buena capacidad de comunicación y atracción física mutua.
  2. Nivel cultural y educacional sin grandes diferencias, aficiones comunes, escala de valores similar. Buena relación con los familiares y amigos del otro. Capacidad intelectual parecida, concordancia ideológica.
  3. Madurez de personalidad, estabilidad emocional, sentido del humor y capacidad para adaptarse a los cambios. Habilidad para dar y recibir afecto, de comprensión y sacrificio, tolerancia y generosidad, respeto mutuo, lealtad y fidelidad.
  4. Proyectos comunes o compatibles, conciencia de igualdad y planteamientos realistas. Voluntad de compartir, tolerancia a las frustraciones,  capacidad para no caer en la monotonía.
  5. Ausencia de hábitos inadecuados (alcohol, drogas, juego, etc.).

Para que una relación funcione se requiere de dos personas suficientemente maduras, independientes y autónomas. Para que una pareja sea sólida y productiva, sus miembros deben compartir el poder, las decisiones, las responsabilidades de crianza, domésticas y económicas; negociar los puntos de vista, ejercer los mismos derechos sexuales y reproductivos; buscar el diálogo y mantener buena comunicación; así como expresar necesidades y deseos sin esperar que el otro los resuelva, con la simple intención de que las conozca y sepa la situación por la que está pasando. También es necesario no sentirse amenazados ni impedir la superación económica, intelectual, física y emocional del compañero; tolerar los errores e imperfecciones propios y de la pareja, ser fiel por convicción y por respeto no sólo al acuerdo que se hizo en común, sino por el respeto, lealtad y congruencia consigo mismo.

No existen relaciones ni parejas perfectas. Lo que sí existe son parejas funcionales y creativas, que se aman, respetan y contribuyen al crecimiento del compañero y que se esfuerzan constantemente para mantener el vínculo.

Si su relación no ha llegado a concretarse en la salud mental, acuda a un especialista en Terapia de Pareja y busque asesoría, para fortalecer su relación o romper el vínculo de la manera más madura posible.

Be Sociable, Share!

10 comentarios en “La relación perfecta: Del enamoramiento al amor Segunda parte”

  1. Herlinda Hernandez dice:

    ME GUSTA SABER QUE EL SENTIDO DEL HUMOR ES PARTE DEL ENAMORAMIENTO Y QUE CUANDO SE COMPARTE CON EL AMOR, LA RELACIÓN ES MUCHO MAS CONFORTABLE DURANTE LA CONVIVENCIA. LA COMUNICACIÓN NO SE CAMBIA POR NADA Y ALGO QUE ME HAN ENSEÑADO ES QUE PARA DISCUTIR SE NECESITAN DOS, SI UNO NO QUIERE, ENTONCES NO HAY DISCUSIÓN, Y LA COMUNICACIÓN DESPUÉS DEL ESPACIO ES MUCHO MEJOR.
    NO EXISTEN LOS CUENTOS DE HADAS, PERO SI EXISTE UN MOMENTO MUY PARECIDO A ELLOS Y QUE SOLO SE PUEDE COMPARTIR CON EL SER AMADO, SER AMADA PROFUNDAMENTE Y AMAR DE LA MISMA FORMA ES REAL. COMO SIEMPRE UN GRAN ARTICULO CLAUDIA

  2. Gloria Flores dice:

    Muy interesante y realista, me gustaria que ampliaran la información sobre parejas formadas en segundas y teceras oportunidades que desafortunada o afortunadamente es lo de actualidad, dando como resultado familias diferentes a las tradicionales, que en la sociedad hidrócalida todavia es mal visto.

    • claudia b dice:

      Estimada Gloria:

      Con gusto abordaré el tema que sugiere en próximas entregas,le agradezco su sugerencia.

  3. vecina dice:

    Excelente articulo, y como siempre nos dejas atonitas, y reflexionando que para vivir en pareja se necesita algo mas que el amor. Alguien me comento que en el matrimonio se necesita mas que el amor, la comprensión, porque puedes amar profundamente, pero no entender a la persona que amas, y entones no hay mucho que hacer. Mi padre nos decia que durantre el noviazgo debiamos de fijarnos en los suegros porque asi es como iban a ser nuestras parejas y en todo caso pensáramos si estariamos dispuestos a aceptarlas asi. Me confieso que nunca me fije y menos lo pense, estaba enamorada…..Felicidades

    • claudia b dice:

      Vecina:

      Sus comentarios encierran una gran verdad, la comprensión es el ingrediente básico para todas las relaciones humanas duraderas. Gracias por compartirlo.

  4. Omega dice:

    Que articulo tan completo! Ademàs de interesante me ha hecho reflexionar en algunas cosas. Lo voy a imprimir y a mantener cerca por si se requiere ;)

    • Claudia Bermúdez dice:

      Gracias por su amable comentario y ésa es la finalidad de este espacio, que tenga utilidad para los lectores.

  5. SONIA dice:

    Claudia tus comentarios como siempre muy precisos

    FELICIDADES!!!!!

  6. Nora dice:

    Hola Claudia! Que tal te felicito por tu articulo ademas de interesante creo que eres una persona muy inteligente tienes toda la razon no existen las parejas perfectas, porque “El amor es como una plantita hay que regarla y cuidarla todos los dias para que esta florezca”, no se da de la noche a la mañana requiere de tiempo y esfuerzo, eso solo ocurre en las peliculas o en los cuentos de hadas, acabo de ver una película que se llama “La Propuesta” con Sandra Bulock, esta buenisima se las recomiendo, veanla pero es fantasia por que una buena relacion no se construye en 3 dias, segun el trama de esta película, ademas de estar enamoradas de nuestra pareja tenemos que tener buena comunicacion y dialago para llegar a un acuerdo ya que cada cabeza es un mundo.

    Que buen Articulo, te felicito…

Los comentarios estan cerrados