“Para lograr la paz hay que hacer la guerra…” ¿Orwell? No! Obama…

Escrito por on dic 20th, 2009 y archivado en Anomias y anarkias, Destacado, Galería Fotográfica. Tu puedes seguir los comentarios a esta entrada a traves de RSS 2.0. Comentarios y referencias estan cerrados.

“Para lograr la paz hay que hacer la guerra…” ¿Orwell? No! Obama…

El arte es una mentira que nos hace caer en la cuenta de la verdad.

Pablo Piccaso

En ésta época decembrina, el presidente de los Estados Unidos de América, Barack Obama, nos ayuda a recordar el discurso de poder, control y autoritarismo.

Al recibir el premio Nobel de la Paz (que de por sí su designación ya fue una vacilada), nos hizo ver que para obtener la paz, hay que estar en constantes guerras. Probablemente el presidente leyó y releyó la novela “1984” de Orwell, para preparar su discurso y seguir con las acciones que nada tienen de pacificación, pero sí de denigración y sometimiento del ser humano.

Gracias a esto, podemos ver como el artista utiliza la mentira para decir la verdad; una mentira, una ficción, y a través de ella nos evidencia la realidad de nuestra sociedad, de lo que ocurre frente a nuestros ojos, pero que la televisión no nos deja ver.

Por eso Bradbury nos muestra que el Estado, con tal de dominar y mantener el control de las mentes y los cuerpos de las personas, prohíbe la lectura, pues leer libros provoca pensar, y quien piensa es infeliz, porque se siente mejor que los demás, y eso genera desigualdad ya que hay personas que se sienten más que otras, y la desigualdad provoca caos, pues los seres humanos al conocer sienten angustia, cuestionan las acciones del gobierno y no rinden en sus actividades, pero siempre hay algunos pocos, como Guy Montag, que no están conformes con el pisoteo y buscan la libertad; de ahí que los bomberos se dediquen a quemar libros a 451 grados Fahrenheit, mientras las pantallas de televisión distraen a los no desviados (los que no preguntan) de pensamientos de libertad o de exigencia de derechos; algo así como el soma, la droga que el Estado entregaba a los integrantes de su sociedad en la obra “Un mundo  feliz” de Aldous Huxley, para controlar sus emociones y mantenerlos contentos, cuando la educación hipnótica no lograba que estuvieran felices y conformes para aceptar su lugar y rol en las castas sociales, sin cuestionar a sus dirigentes, como ocurrió con Bernard Marx (curiosamente el nombre es nombre alusivo a Karl Marx).

Los personajes Guy Montag de “Farhenheti 451”, Bernard Marx de “Un mundo feliz”, y Winston Smith de “1984”, reflejan la idea de los escritores de mostrar la lucha contra la opresión y el autoritarismo, aunque también el arte evidencia como los dictadores comenzaron por ser liberadores, como claramente se narra en “Rebelión en la granja” del mismo Orwell, cuando los cerdos liberan a los animales de los humanos, crean 7 reglas de igualdad y libertad, pero mientras más se van adentrando al poder, más se corrompen y, aprovechándose de la ignorancia de los demás, varían esas reglas a su antojo; lo que también se refleja en la “coincidencia” de que el actor británico John Hurt interprete a Winston Smith en la adaptación cinematográfica de la novela “1984”, es decir, el papel del rebelde liberador, y posteriormente actúe en forma completamente opuesta como Adam Sutler, el dictador británico en la adaptación cinematográfica de la novela gráfica “V for Vendetta”: los dictadores comenzaron por ser liberadores.

Pero como dice el poeta Eduardo Galeano en “Las palabras andantes”, hay que ser utópicos pues “la utopía: Ella está en nosotros, en el horizonte. Me acerco dos pasos, ella se aleja dos pasos. Camino diez pasos y el horizonte se corre diez pasos. Por mucho que yo camine nunca la alcanzaré. ¿Para qué sirve la utopía? Para eso: sirve para caminar…”

Estas ideas forman parte de un ensayo de mi autoría, que se publicará en un libro colectivo que estamos coordinando sobre el arte y lo que el artista quiso expresar en su obra, su visión del mundo. Estará listo para el primer bimestre del próximo año, y los mantendré informados.

Por último, una reflexión de mi autoría, publicado en mi segundo libro de poesías, deseándoles lo mejor en estas fechas:

Felicidades eternas

Más que desearte feliz navidad o lo mejor para estas fechas, quiero desearte lo siguiente:

Que la paz y la tranquilidad estén siempre en ti, Que viva contigo y con los que quieres

Que no te falte nada para ser feliz, Y que le des al que no tiene para hacerlo feliz

Que admires, disfrutes y vivas todo lo que te rodea

Que la naturaleza en conjunto esté en armonía contigo, Y que tú armonices esa naturaleza

Que no pisotees y no te dejes pisotear,

Que no te distingan ni te aparten,  Y que tú no discrimines ni apartes a los demás

Que no dejes de ser humano ni te falte la humanidad

Que le sonrías a tu amigo, Y le des la mano al enemigo

Que si juzgas o te juzgan con la razón, Perdones y te perdonen con el corazón

Que contigo sean justos y tu seas justo con todos, Que esa justicia sea tratar humanamente al humano, y tratar a todo humanamente

Que tratar humanamente sea que te traten y trates a todo lo que te rodea como a alguien que siente, que vive, que respira, que se alegra, se entristece, le duele, se enloquece

Que siempre te recuerden y que tú recuerdes al olvidado y darle al que se ha desposeído

Te deseo que el amor reine en tu vida, y que en esa perspectiva, seas el amor para ti, para los demás, y para la vida

No te deseo lo mejor para esta temporada

Deseo que en ti, en tu energía, en tu mundo y lo que te rodea

Siempre, siempre sea esta temporada…

¡Felicidades eternas e infinitos abrazos!

Be Sociable, Share!

3 comentarios en ““Para lograr la paz hay que hacer la guerra…” ¿Orwell? No! Obama…”

  1. Botellita de jerez. Un saludo muy grande.

  2. Elena Santoyo Valenzuela dice:

    Importante reflexionar en estos tiempos de crisis si nuestra labor encubre la preservación de la dinámica “sometimiento y control” en el ejercicio del poder aún minúsculo que se dá hasta en la familia, que favorece la ciudadanía ciega que sirve sin cuestionar.

    Seguiremos persiguiendo la utopía…

    Mi respeto y admiración para usted Maestro y una sincera felicitación

  3. raquel dice:

    Le encargo los dos libros …. se los cambio por unas revistas de Karmatrón

Los comentarios estan cerrados