¡Si ya no había pa’ donde esconderse, ‘ora menos!

Escrito por on jul 30th, 2009 y archivado en Anomias y anarkias, Destacado. Tu puedes seguir los comentarios a esta entrada a traves de RSS 2.0. Comentarios y referencias estan cerrados.

Cédula de identidad o pérdida de la intimidad

Cédula de identidad o pérdida de la intimidad

Pero cuando pienso en la mecánica del poder, pienso en su forma capilar de existencia, en el punto en el que el poder encuentra el núcleo mismo de los individuos, alcanza su cuerpo, se inserta en sus gestos, sus actitudes, sus discursos, su aprendizaje, su vida cotidiana.

Michel Foucault

Parecería que, contrario a la poesía “Te quiero” de Mario Benedetti, en mi país la gente no puede vivir feliz con o sin permiso.

El domingo pasado ocurrió un acontecimiento de “alegría nacional”: la selección mexicana de futbol derrotó a su similar estadounidense en el país del norte, después de años de no lograrlo. Recuerdo que en lo único que México le ganaba a los Estados Unidos era en futbol; poco a poco, curiosamente, los encuentros se fueron celebrando en tierras gringas, y México comenzó a perder. La mayoría atribuían las derrotas a los malos jugadores, peores entrenadores o directivos, y a un sin fin de maldiciones que la divinidad enviaba a nuestros paisanos; pocos teníamos otra perspectiva: una manipulación del deporte para provocar el aumento de la inseguridad y baja autoestima de los mexicanos frente a los estadounidenses, pues era obvio que habíamos perdido lo único en que le ganábamos a nuestro vecino del norte.

Al terminar el partido, en la ceremonia de premiación, llamaron mi atención varios comentarios de una televisora que transmitía el encuentro: “por fin la selección trae felicidad a nuestro país… era necesario un triunfo para contrarrestar la mala racha que se vive en México… este triunfo ayuda a sonreír en los momentos difíciles que estamos viviendo los mexicanos…”, y agregaron algunas cosas por el estilo. Dudo mucho que estos narradores estén viviendo los momentos difíciles de economía e inseguridad que tenemos el resto de los mexicanos, pero lo que hay que resaltar es el contenido del comentario, evidentemente distractor, evidentemente paliativo, evidentemente pan y circo para el pueblo.

En estos días, México y la mayoría de sus habitantes están viviendo una de las peores crisis de su historia; el desempleo esta a la orden del día, las personas pierden su patrimonio de años de trabajo, no hay recursos para comer, encontrar medicamentos y vestido, se están dejando las escuelas y la subsistencia diaria se está convirtiendo en sobrevivencia. Es decir, se esta generando un escenario aterrador, triste y desolado, pues ente más hambre y necesidades no satisfechas existan, se buscarán las formas para satisfacerlas; por eso se incrementa la inseguridad, la delincuencia, la violencia y las agresiones, porque el delito tiene como madrastra a todas las injusticias sociales. Pero, curiosamente, después de los efectos letales que provocó la derrama del vaso por el show de la influenza, la selección de futbol de México le gana a los Estados Unidos (y por goleada) para felicidad de nuestro país (hagamos votos para que sigan con el circo el 12 de agosto y se remate ese día en las eliminatorias mundialistas).

Y no hay mejor momento que el triunfo de la selección, para anunciar una nueva estrategia gubernamental y generar una “garantía de identidad legal y jurídica para cada ciudadano del país”. El título que dio origen a esta reflexión, fue de una persona, no catalogada como ilustrada ni como intelectual, de esas que tienen puestos en altos niveles de la administración pública. Fue una persona del pueblo, viejo, de esas que tienen experiencia, conocimiento y sabiduría real, pero que no son “funcionales” para el sistema capitalista; una persona con la que tuve una conversación, y que al saber que en breve todos los mayores de 18 años contaremos con una Cédula de Identidad Ciudadana (léase GPS o número de serie), inmediatamente exclamó “¡Si ya no había pa’ donde esconderse, ‘ora menos!”; una persona que sabe que se están violando sus derechos, y no necesitó ir a la universidad para darse cuenta.

En esta semana se anunció que comenzará a expedirse esa Cédula de Identidad Ciudadana, que permitirá “conocer” (yo diría controlar, detectar y clasificar), a cada mexicano mayor de edad por sus características biométricas; es decir, a través del reconocimiento único del ser humano, basado en sus rasgos físicos o de conducta. La cédula contendrá información sobre huellas dactilares, ADN o sangre, reconocimiento de iris, reconocimiento de voz y de rasgos faciales, pues la biometría implica asociar esas características con patrones matemáticos que se vuelven únicos y pueden ser detectados con tecnología de vanguardia. Es el paso al microchip, la video vigilancia total y el escaneo directo de iris y voz para poder “viajar libre” por el mundo.

Este proyecto estaba previsto desde 1990, pero empezó a operarse a partir del año pasado, cuando en el presupuesto mandado al Congreso de la Unión, se solicitaron varios millones de pesos para expedir la cédula; ¿Por qué comienza después de los estragos de la influenza? ¿Dónde quedó el derecho a la privacidad a intimidad de las personas?

El derecho a la intimidad o privacidad personal implica el reconocimiento a la dignidad, libre desarrollo e inviolabilidad de la persona, con base al conjunto de principios y atribuciones que la definen en la sociedad actual, como lo son la libre manifestación de ideas y resguardo de los sentimientos, recuerdos, hogar, vida privada, interioridad humana, aspectos corporales o incorporales, relaciones familiares, seguridad individual y familiar, honra, domicilio, honor o reputación, etc.; datos privados e íntimos que deben ser protegidos para cumplir con los fines de los derechos fundamentales que se traducen en el desarrollo pleno del ser humano en sociedad. Así, la protección a los pensamientos, sentimientos y emociones humanas, es posible mediante el derecho a no ser molestado y la prohibición de intervenir ilícitamente o violar nuestra privacidad o intimidad; protección que se ha reforzado por los recientes avances tecnológicos en materia de información y comunicación, al ser penetrantes y complejos desarrollos globalizados de la informática y electrónica.

A nuestras autoridades se les está pasando el dato de que jurídicamente no tienen la posibilidad ni el permiso de violar la intimidad y privacidad de esta manera, pero para ocultar la afectación ilícita al derecho, se da el argumento salvador y justificador: es para nuestra seguridad. Desgraciadamente todas aquellas medidas que violentan derechos humanos y garantías, siempre son “para nuestra seguridad”; no hay ningún sustento detrás de ello, pero “por seguridad” tenemos que registrar nuestros números de celulares, tener GPS en nuestros vehículos, contar con identificadores electrónicos en nuestras casas, dar nuestra configuración de ADN, iris, huellas, y todos los datos que ayuden a detectar nuestro comportamiento habitual. ¿Será nuestra seguridad o la seguridad de quien tiene el poder e implementa esas medidas? ¿Qué acaso no tenemos noticias constantes de que toda nuestra información privada llega a manos de cualquier empresa, institución o persona sin nuestro consentimiento, e inclusive ha sido vendida a otros países sin nuestra autorización?

Incluso en México, desde el año 2004 se comercializa un microchip que se implanta bajo la piel, como registro personal para localización e identificación en caso de emergencias médicas; ¿qué es lo que observamos entonces? nuestro cuerpo se convierte en la ficha de identificación; siempre estaremos visibles para todos; el derecho a estar solo será privilegio de muy pocas personas; la privacidad se volverá un lujo para los pobres, y eso por un tiempo. En “aras de la seguridad” todos seremos marcados por comodidad o, lo que es peor, por obligación; el chip implantado se volverá pasaporte, tarjeta de votar, monedero, llaves, etc. Todos estaremos conectados, como terminales, al internet, y la red formará parte de nosotros. He aquí la verdadera Matrix.

Parece que las novelas de ciencia ficción han dejado de serlo, pues recreamos sociedades en que todos somos constantemente observados y nuestras acciones dejan rastros a nuestro paso: un sistema de Conocimiento Total de Información que nos tiene preocupados a los defensores de los derechos humanos.

En vez de que las autoridades empleen medios económicos en el aspecto fundamental de la educación, se inculquen debidamente los valores socio culturales, se otorguen oportunidades laborales para todos, se cumplan con los servicios sanitarios y recreativos debidamente, y se den los medios para la satisfacción de necesidades básicas al ser humano, vemos este tipo de respuesta a la intervención de la dignidad de la persona.

Comentamos que el anuncio de la nueva estrategia gubernamental se sustentó en generar una “garantía de identidad legal y jurídica para cada ciudadano del país”. Pero los voceros, que siempre están atentos, nos vinieron a aclarar que con la nueva Cédula de Identidad “cada persona será reconocida por su rostro y sus datos, lo que abre la posibilidad para que nadie pueda ocultarse en la clandestinidad o en la falsedad de nombres por suplantación…”; entonces ¿es para nuestra seguridad o para la seguridad de los administradores del Estado?

Estas breves reflexiones las hago porque no quiero confirmar algo que he dicho muchas veces con base a Franz Kafka y su obra El Proceso: la ciudad no es más que una cárcel más grande que aquellas donde se encuentran los reos; vivir, entonces, es una constante lucha por alcanzar tu plenitud y dejar la libertad condicional; el único lugar en el que éramos totalmente libres era nuestra mente; al parecer, gracias a la tecnología globalizada, esos tiempos han quedado atrás…

Lo único seguro es que “¡si ya no había pa’ donde esconderse, ‘ora menos!”, pues el Gran Hermano nos vigila (1984, George Orwell).

Be Sociable, Share!

8 comentarios en “¡Si ya no había pa’ donde esconderse, ‘ora menos!”

  1. Hugo Ignacio dice:

    Mi querido amigo;
    Sin duda el estado mexicano tiene varias líneas de control sobre la población, una de ellas -la pretendida- cedula de indentificación- es una treta presupuestal y una forma distractora de los verdaderos problemas nacionales. Es una vez más el intento de liquidar la intimidad del mexicano y de convertirlo en un ser “visto”, ciudado, no vaya ser que todos seamos conspidarores…

  2. martin dice:

    compañero, también tienen acceso a nuestras mentes y desde hace mucho tiempo, el acceso fue primero en blanco y negro después a colores, ahora en alta definición y facebook.

    Usemos el correo regular para comunicarnos con nuestro amigo sevillano en signo de resistencia.

  3. Abelardo ya sabes quien... dice:

    Si la vida te dá limones, aprende a hacer limonada, si la vida te pone frente a las cámaras: dales un espectáculo digno de verse, sé la estrella de tu propio reality; y si ves que el mundo se lo está lleveando la chingada, vete pronto a vivir a mérida….

  4. Jesús Eduardo Martín Jáuregui dice:

    ¡Enhorabuena Eloy!, como siempre. Un comentarito: desde el gobienro del presidente José López Portillo se presentó la propuesta del documento de identidad nacional, siendo Secretario de Gobernación el paisano Profr. Enrique Olivares Santana. El Congreso no fue receptivo y la propuesta no prosperó. La cuestión de identificación para diferentes actividades se viene a complicar, para votar, para el seguro social, para manejar, para hacienda, para acreditar ancianidad, para despensear, etc., etc.. Ahora los delincuentes organizados deberán identificarse para delinquir…supongo. Saludos.

  5. Alan Capetillo dice:

    Felicidades Eloy, como siempre invitas a la reflexión crítica y provocadora. con tu siempre mordaz estilo, pudiendo o no estar de acuerdo no cabe duda que tus argumentos son muy sólidos. Tus artículos siempre destacan por un agudo análisis de las coyunturas que desnudan realidades incómodas que muy seguido pretendemos pasar por alto o sencillamente fingir que no existe.
    Mueven a la duda y a la reflexión. felicidades sigue así.

  6. BAUDEL MARTÍNEZ dice:

    Es cierto que los medios de control sobre los ciuidadanos han ido en un descarado aumento, y lo que es peor, no parecen arrojar resultados funcionales, sin embargo, no debemos caer en el vicio del mexicano paraoico, que desde tiempo inmemorial ha anidado en el ideario colectivo en nuestro país, pues la ancestral dicotomía pueblo-gobierno, traducida ésta como pueblo y su enemigo el gobierno, ha provocado que la escasa unión de los mexicanos se diluya y la cohesión nacional no tenga un punto de apoyo, que auque suene utópico, debería ser el gobierno responsable de sus riendas. Traigo a cuento lo de la paranoia histórica porque allá en tiempos de que el clero perdía su poder frente al Estado, las actas de nacimiento expedidas por el registro civil generaban en algunas conciencias opiniones subversivas contra el sistema que eran animosamente seguidas por la ingenuidad popular, lo mismo ocurría con las credenciales para votar en su momento, la curp y todos esos documentos similares. Es una opinión muy personal, que la privacidad personal no habrá ni gobierno ni aparato ni documento que pueda trastocarla como se le diera la gana en México, debido al respeto catedralicio que si no el gobierno, si la población, tiene para con las garantías individuales, cuya conquista es la historia misma de los mexicanos. No debe sorprendernos que no se consiga la pretendida seguridada jurídica anunciada, ni tampoco los numerosos intentos que haga el poder para inmiscuirse en nuestra intimidad tanto como le sea posible, como tampoco debe sorprendernos que jamás lo consiga. SALUDOS

  7. Leticia dice:

    Mi muy bien estimado Eloy:

    Coincido contigo en cuanto a que el gobierno aprovecha todo avance tecnológico en su beneficio (de unos pocos), para obtener mayor control en su detentación del poder y en su conservación, creyendo ser concientes y dirigir el destino de millones de individuos , individuos en su mayoría preocupados por un presente abundante de carencias (que despiertan las más bajas pasiones humanas) y que esclavizan a los que menos tienen y que ello les impide enfocar su atención en otras cuestiones como las que tú comentas en el artículo, círculos viciosos en los que estamos inmersos y que lo que nos corresponde es cimentar desde nuestras áreas de oportunidad (como este espacio de expresión), para generar un contrapeso a las acciones que atentan contra la libertad, contra la el trabajo en pro de la unidad suprema, la vida.

  8. darkuua dice:

    ESTOY DE ACUERDO CONTIGO. LA LIBERTA DE LAS PERSONAS NUNCA DEBE SER MANIPULADA Y CONTROLADA, DE LO CONTRARIO DEJARIA ESTERIL SU ESCENCIA. AHORA , VIVIMOS EN UNA SOCIEDAD EN CRECIMIENTO EXPONENCIAL, EN DONDE LA PERSONA QUE VIVE O ESTA EN LA ESQUINA TE ACABA POR EL SIMPLE SENTIDO DE SUPERVIVENCIA. YO CONSIDERO QUE ES MUY NECESARIO TENER ESTA BASE DE DATOS DE LA POBLACION EN GENERAL. ALGO MUY DIFERENTE ES EL MAL MANEJO DE ESTE SISTEMA, EL CUAL EL GOBIERNO LOS UTLIZARA COMO HERRAMIENTA DE REPRESION O MANIPULACION SOCIAL. DEBEMOS ESTAR IDENTIFICADOS NO HAY DUDA; PERO PARA ESO NUESTRO GOBIERNO TIENE QUE MADURAR EN MUCHAS COSAS EN ESTE TIEMPO NO ES CUANDO.

Los comentarios estan cerrados