México: Un poder que se disipa en medio de contradicciones

Escrito por on Jul 9th, 2009 y archivado en Así Vamos, Destacado. Tu puedes seguir los comentarios a esta entrada a traves de RSS 2.0. Comentarios y referencias estan cerrados.

votacion

votacion

El resultado electoral es decepcionante. La participación (44.7%) fue más alta de lo que se esperaba pero aun así, es terriblemente baja. En efecto, desde el punto de vista legal ganó el PRI, pero desde el punto de vista de la legitimidad social los resultados son muy pobres. El PRI tiene solamente el 16.4 del total de los electores inscritos y el PAN en el poder y usando la imagen presidencial como instrumento de publicidad, solo alcanzó un paupérrimo 12.5 de los electores inscritos.
Los que promovimos el voto nulo tampoco hicimos un papel brillante; no fue malo dado que se comenzó ya avanzado mayo y que no teníamos dinero y que nos enfrentamos a todo el aparato estatal, incluidos todos los partidos, la Iglesia y fuertes sectores del poder económico, que gastaron sumas enormes de dinero, pero un 5.4% de los votantes no es un dato elevado pero sí significativo. De los cerca de 2 millones de votos nulos se puede estimar que entre 1 y 1.5 millones de personas votaron nulo. Lo suficiente para hacer un llamado de atención.
Después de reflexionar, he llegado a la conclusión que tiene tres características estructurales y ninguna de ellas saludables. Primero, refleja una disipación del poder; segundo, es una democracia spot y, tercero, en el fondo está dominada por una oligarquía plebiscitaria.
DISIPACIÓN DEL PODER. Pasamos de un presidencialismo todo poderoso y de un Estado omnipotente a un presidente cada vez más débil, ya que sus llamados no lograron llevar ni siquiera a la mitad de los votantes inscritos y su partido sólo alcanza el 12.5% de los inscritos y su poder general es cada vez más limitado; además, el Estado es flaco, sus recursos económicos son claramente insuficientes y su direccionalidad confusa. Un poder cada vez más separado de la sociedad civil e incapaz de hacer frente a la criminalidad y a los narcos.
DEMOCRACIA SPOT. Todo el proceso electoral no ha tenido como sustento ni las ideas ni los programas ni el debate sobre los problemas y perspectivas de la nación sino que se fincó casi exclusivamente, en “spots” publicitarios de radio y televisión. Aún en la publicidad pegada que cubrió de basura a las calles del país y los volantes repartidos, sólo había “spots” publicitarios. Los partidos (léase los contribuyentes) gastaron una fortuna en “spots” pero no nos ofrecieron ningún análisis o idea. No escuchamos (de ningún partido) una proposición seria sobre la reforma fiscal, sobre la situación energética del país, sobre la crisis del campo, sobre una sociedad que se desarticula y se desintegra, sobre el control de la violencia, sobre el estancamiento económico actual, sobre la reforma política, etc. Muchos y muy graves son los problemas, pero cero son las ideas y cero son las propuestas. Mucho gasto en “marketing” y ningún gasto en estudios y proposiciones.
La clase política en su conjunto, ha demostrado su mínima capacidad convocatoria y su alejamiento de la ciudadanía y de los problemas nacionales. Es la elección más cara, fue un proceso abierto y democrático y aún así convocan a muchos menos ciudadanos a las urnas que hace seis años, a pesar de un aumento importante de los ciudadanos inscritos. Ningún partido representa una fuerza ciudadana sensible. Hemos indicado en otros artículos que no vivimos en una democracia sino en una “partidocracia”, es decir, rivalidad partidista que se desarrolla por vida interna partidaria, por dominio de los aparatos de cada partido, por lucha contra sus adversarios en ausencia de la ciudadanía, de sus problemas y de sus aspiraciones y anhelos.
OLIGARQUÍA PLEBISCITARIA. Una oligarquía según el diccionario, es una “forma de gobierno en la cual el poder supremo es ejercido por un reducido número de personas que pertenecen a una misma clase social”. No hay duda de que la clase social adinerada y en especial la que domina el sector financiero y la TV, es la que ejerce el poder en México. Es cierto que el sector más importante y dominante es el que ha hecho su fortuna por las vías del sector financiero y bursátil pero, hay otras vías: la industria, el comercio, los servicios; también existe la vía de la acción política: puestos en el gobierno, de representación, control de sindicatos, etc., que dan acceso hacia fortunas no pequeñas. Es una oligarquía plebiscitaria ya que actúa conforme a sus intereses pero de tanto en tanto, resuelve sus conflictos por medio de plebiscitos en forma de elecciones.
Muchos somos los que queremos verdadera democracia y verdaderos partidos, la crisis en que vivimos así lo reclama.

Be Sociable, Share!

1 comentario en “México: Un poder que se disipa en medio de contradicciones”

  1. Roalndo dice:

    Los gobiernos deben de servir a la gente, no la gente a los gobiernos. Cuando un gobierno presenta disfuncionalidades y es incapaz de resolverlas, este organismo debe de ser reemplazado. Tal es el caso del gobierno de nuestro país, que se ha convertido en una mina de oro para unos cuantos y en un usurpador para resto de la población.

Los comentarios estan cerrados