Los platos rotos los paga Germán…

Escrito por on Jul 9th, 2009 y archivado en Destacado, Lejano Cotidiano. Tu puedes seguir los comentarios a esta entrada a traves de RSS 2.0. Comentarios y referencias estan cerrados.

Platos rotos del blanquiazul

Platos rotos del blanquiazul

Hacer comentarios sobre los resultados del cinco de julio conlleva el riesgo de ser repetitivo, o inclusive la posibilidad de llegar a ser acusado de plagiario, por la simple coincidencia con otros opinantes en espacios, que no necesariamente son los que uno lee, pero rehuir el tema no es tampoco solución, así que sobre advertencia no hay engaño y vayamos a soltar algunas reflexiones, que a nuestro parecer son dignas de destacar o simplemente nos han llamado la atención sobre otros aspectos de lo sucedido el domingo y sus secuelas.
Iniciemos entonces por la sorpresiva secuela del lunes, en que después de haber sido convocado, en la mañana, Germán Martínez, Presidente del PAN, a una reunión en Los Pinos, acompañado de Josefina Vázquez Mota, en la tarde, al filo de las siete de la noche, convocó a la prensa para anunciar su renuncia a su cargo en el partido, asumiendo como suya la derrota apabullante que sufrió el blanquiazul, por ser el responsable de la selección de buena cantidad de los candidatos, la estrategia y el tono de bravucón, llegando a lo grosero, con que se refirió, durante la campaña a sus adversarios, principalmente el PRI.
Nuestra percepción es que Germán Martínez no es el único responsable de la manera en que enfrentó Acción Nacional la campaña y que en buena medida sólo siguió instrucciones de Felipe Calderón, pero ya sabemos que la hebra se rompe por lo más delgado y que seguramente el inquilino de Los Pinos hizo una tremenda rabieta por el descalabro, cobrándole los platos rotos a su empleado Germancito.
Para que nos demos una idea de la dimensión del retroceso, recordemos que en la actual legislatura el PAN fue primera minoría con 206 diputados y ahora será segunda minoría al ganar únicamente 71 diputados por vía uninominal y sumando los pluris que obtenga, andará sobre los 140, más o menos los mismos que tuvo en 1997, con el 26% de los votos a su favor y ahora el 27%. Por cierto, el presidente del partido en ese retorno al pasado panista era Felipe Calderón, el mismo que ahora despacha en Los Pinos y no supo mantener las posiciones que su partido obtuvo en 2000, 2003 y 2006, por lo cual se avizora, con mucha claridad, que no habrá un tercer sexenio panista a partir del 2012.
A pesar de la evaluación aprobatoria que le dieron en las encuestas de los últimos meses a Calderón, una vez más, se comprueba que la aceptación del ejecutivo en turno no se trasmite en automático a los contendientes, tal y como lo hacían sentir los spots en que se invitaba a votar a los ciudadanos, por los candidatos panistas, para que pudiera continuar la política implantada por el Presidente.
Los operativos policiacos a los estados de Nuevo León y Michoacán, entre otros, que se realizaron durante los meses del proceso electoral, como parte de la “campaña negra” ideada por Antonio Sola, fue contraproducente y en esos estados y zonas del país, se dieron varios de los descalabros más notorios para las huestes blanquiazules.
A lo interno afectó la división que creó la imposición del 70% de los candidatos, considerados afines al grupo calderonista, sin dar oportunidad a otros miembros destacados del partido y mejor evaluados por la militancia y la ciudadanía, tal y como ahora en Nuevo León se dice a gritos que el “dedazo” a favor de Fernando Elizondo fue la principal causa para la derrota.
En su afán de imitar los métodos priistas, alguien debió recordarle a Calderón la siguiente anécdota del dominio popular: Estaba don Gustavo Díaz Ordaz analizando con el presidente del PRI, Dr. Lauro Ortega, los prospectos a gobernador en determinando estado en que habría elecciones y haciendo el recuento de las auscultaciones le señala el doctor: Zutano es muy bien visto en el partido, pero no cuenta con el apoyo de la sociedad. A Perengano la ciudadanía lo considera de conducta intachable y que puede ser buen gobernador, aunque no es miembro destacado del partido y ha señalado que no es amigo de usted, en tanto a su amigo Gutierritos, lo tendríamos que cobijar para que lo aceptaran y sabiendo su cercanía con usted, terminarían por aceptarlo.
Don Gustavo, le respondió vuélvame a leer el currículum de Perengano. Una vez que concluyó don Lauro con dicha labor, Díaz Ordaz le ordenó, prepare todo para que el candidato sea Perengano.
Don Lauro titubeó y se atrevió a cuestionarle ¿aunque no sea su amigo?
Mire –dijo Don Gustavo- primero que gane las elecciones con el agrado de sus paisanos, porque una vez sentado en la silla de gobernador, verá que él mismo se dará cuenta que para hacer bien su labor y cumplir sus promesas de campaña, le convendrá hacerse mi amigo.
Felipe y Germán equivocaron el proceso al seleccionar amigos y no candidatos triunfadores. ¿Aprenderá la lección Calderón?

Be Sociable, Share!

2 comentarios en “Los platos rotos los paga Germán…”

  1. Juan Castaingts dice:

    Buen artículo muy recomendable.
    El chisme final no solo es delicioso sinó muy pertinente

  2. ROCIO GONZALEZ dice:

    EFECTIVAMENTE CREO QUE COMO PANISTAS ESTAMOS LLENOS DE SOBERBIA Y NO CUMPLIMOS CON LOS PROPIOS PRINCIPIOS DEL PARTIDO AL BUSCAR PRIMERO NUESTROS BENEFICIOS PERSONALES ANTES QUE LOS DE LA SOCIEDAD, TENEMOS MUY MERECIDAS LAS ÚLTIMAS EXPERIENCIAS POLÍTICAS Y BIEN DICEN QUE EL HOMBRE ES EL ÚNICO ANIMAL QUE CAE DOS VECES EN EL MISMO ERROR.
    ESTE SERÁ EL ÚNICO PRECIO O QUÉ MÁS ESPERAMEMOS?

Los comentarios estan cerrados