El Diccionario de la lengua española recoge cuanta basura circula por ahí

Escrito por on May 18th, 2009 y archivado en Cultura. Tu puedes seguir los comentarios a esta entrada a traves de RSS 2.0. Comentarios y referencias estan cerrados.

Miguel Ángel Granados Chapa

Granados Chapa ya es académico
En una ceremonia celebrada el jueves, Miguel Ángel Granados Chapa ingresó en la Academia Mexicana de la Lengua, a la que seguramente dará lustre. Lo hizo con su discurso de ingreso, en el que retomó la preocupación de otro académico, Ernesto de la Peña, que se ha referido a “la parvedad del habla juvenil, compuesta por menos de un centenar de palabras, magra condición empeorada”, añadió el periodista, “por el perezoso abuso de muletillas y la cancina aplicación de adjetivos facilones a situaciones diferentes. Padre, padrísimo, impresionante son a menudo las solas palabras con que se pretende describir el regocijo de una fiesta, la belleza de una persona o un paisaje, la hondura de un efecto emocional”. Miguel Ángel declaró que se mantiene en el empeño de terminar una biografía de Jesús Reyes Heroles, prometida hace buen tiempo, y anunció que escribe la de Manuel Buendía, el colega asesinado con quien empezó su carrera periodística y de quien fue amigo cercanísimo. En otra parte de su discurso arremetió contra la barbarie agringada de la computación, que ha dado cabida a groserías como forguardear y accesar o a la jerga bancaria que nos receta todos los días terminajos como aperturar, por el castizo abrir. Por último, condenó por opuesta al debate de ideas “la simplificación con el no-lenguaje” de las campañas electorales, que “en vez del diálogo para el entendimiento… han privilegiado los spots, destellos en apariencia verbales que no permiten ni requieren el discernimiento lógico”.

De la tendencia a recoger basura
Más de un asistente al acto académico debió brincar de su asiento al escuchar la palabra inglesa spots en el discurso de Granados Chapa, pero lo cierto es que éste se ajustó a una condición propia de la corporación a que ahora pertenece y que es conceder cabal autoridad al Diccionario de la lengua española. Durante mucho tiempo se censuró de ese lexicón su afán de levantar cadáveres y guardar momias, pues sólo daba cabida a las palabras consagradas por el uso, pero lo hacía con tanto retraso que al admitirlas ya habían quedado fuera del habla común. De unos años a la fecha ha cambiado radicalmente el criterio para acepar nuevos términos y ahora recoge cuanta basura circula por ahí, con una irrefrenable predilección por las palabras del inglés, las que con frecuencia pasan por el castellano sin dejar más huella que su inclusión en el mamotreto de la institución madrileña, pues es ésta, y no las academias llamadas “correspondientes”, la que fiel a su tradicional soberbia colonialista decide qué entra a su ladrillo, qué se modifica y qué sale. Por supuesto, ya sabemos que la corrupción de las lenguas es parte de su evolución, pero es lamentable que la institución que dizque “pule, fija y da esplendor” participe con tanto entusiasmo en la descomposición de eso que todavía llamamos español.

Más del Spanish Languaje Dictionary
El lexicón académico se ha llenado de palabras inglesas, pero su definición con frecuencia no se ajusta al significado que le dan los hispanoparlantes, por lo menos los de México, el país con mayor número de personas que se expresan en español. Por ejemplo, de spot dice que es una “película de muy corta duración, generalmente de carácter publicitario”, cuando en realidad es un mensaje publicitario que puede tener como soporte una película o una grabación electromagnética que no necesariamente emplea cinta o película. Otra definición de la misma palabreja es “foco de luz potente y directa que se utiliza en fotografía, cine, teatro, etc., para iluminar una zona pequeña”, tan pequeña como una cancha de futbol o un salón que no es para fotografía, cine ni teatro. El resumidero académico ha otorgado legitimidad a otros giros del inglés como spray, sprint, stand, stock y hasta striptease, lo que parece demasiado para la archirrecontramocha academia madrileña, que ya ni siquiera sugiere el uso de equivalentes en español ni se preocupa por castellanizar los términos, lo que, más respetuosos de la lengua y sus hablantes, sí hacen periódicos y editoriales de varios países que se entienden en español.

De los arrepentidos será el reino…
A propósito de la entrevista que concedió Miguel de la Madrid a Carmen Aristegui, de la que luego se arrepintió el ex presidente, hay un antecedente ilustrativo pese a sus diferencias intelectuales y morales. En 1986 Felipe Gálvez Cancino, quien preparaba una biografía de Octavio Paz Solórzano, padre del premio Nobel, entrevistó a Octavio Paz Lozano para la revista Proceso. Cuando el poeta leyó el texto, en el que decía cosas como “Muerto mi padre me olvidé de él”, le llamó a Gálvez y le reclamó: “Veo que lo que platiqué al amigo lo publicó el periodista”. Felipe, sorprendido, respondió: “Me honra mucho que me considere su amigo y usted sabe que nunca oculté mi condición de periodista”, pero sabiéndolo molesto, le preguntó: “¿Es que acaso escribí algo que usted no hubiese expresado?”. Y Paz repuso: “No, Felipe, usted reprodujo fielmente mis palabras. Eso es lo que más me incomoda”, y concluyó con unas palabras que Gálvez Cancino mantiene en la memoria: “Ambos hemos recibido hoy una clara enseñanza de este episodio, y se resume en este pensamiento árabe que ahora viene a mi memoria: ‘Palabra dicha ya no te pertenece’. Usted actuó como periodista atento a lo que yo decía y yo hablé sin poner freno a algo que ardía en mi interior”.

Breviario…
Con previsible falta de imaginación, algún burócrata decidió que el Sistema de Aguas de la Ciudad de México debía tener como sigla SACM, pero ocurre que así se reconoce a la Sociedad de Autores y Compositores de México. ¿No habría manera de que covachuelas y otros bichos respetaran el derecho de precedencia? *** En el Museo José Luis Cuevas, de Academia 13, en el centro de la ciudad, está abierta al público la exposición América-México, del artista Agustín Portillo, pintor capitalino que ya ha armado más de un borlote. *** Hoy lunes, Día Internacional de los Museos, habrá celebración con conciertos, talleres infantiles, conferencias y la presencia de narradores orales. Los interesados pueden ocurrir al Museo Nacional de Antropología, al de San Carlos o a la Galería José María Velasco, entre otros.

Be Sociable, Share!

Los comentarios estan cerrados