Museo Tamayo

Escrito por on Abr 27th, 2009 y archivado en Sin categoría. Tu puedes seguir los comentarios a esta entrada a traves de RSS 2.0. Comentarios y referencias estan cerrados.

Aurora Gómez Galvarriato, al AGN

Después de una gestión dedicada a consolidar una institución que recibió en deplorables condiciones, Jorge Ruiz Dueñas, licenciado en derecho y maestro en administración, deja el Archivo General de la Nación. Antes había sido secretario general de la UAM, secretario técnico del Conaculta, director general del Imer y gerente general del Fondo de Cultura Económica. Además de numerosas obras de carácter académico y sobre administración pública, ha escrito también unos 15 títulos de creación literaria que lo han hecho merecedor, entre otros, del Premio Xavier Villaurrutia. Dirigió la revista Tierra Adentro, por la que ganó también el premio Nacional de Periodismo. Llega a relevarlo Aurora Gómez Galvarriato Freer, maestra en políticas públicas por el ITAM y doctora en historia por la Universidad de Harvard, profesora e investigadora del CIDE, becaria de prestigiosas instituciones y Premio Gerschenkron de la Economic History Association, quien ha publicado en importantes revistas especializadas y en obras colectivas, además de que es coautora del volumen El porfiriato. La nueva funcionaria recibe una institución urgida de nuevo domicilio, pues el Palacio Negro de Lecumberri se halla asediado por la humedad y sus acervos corren inmensos riesgos, pues están muy abajo del Gran Canal. Para la nueva sede, Ruiz Dueñas consiguió un terreno muy adecuado en la carretera de Toluca y hasta el presupuesto para levantar el inmueble. Resta, pues, concluir los engorrosos trámites burocráticos para concretar el proyecto más ambicioso en la historia del AGN, lo que requerirá de la probada energía de Gómez Galvarriato y de una especial habilidad política para echar abajo los múltiples obstáculos que afronta una obra de alcance mayor. Le deseamos suerte.

Le robarán más metros a Chapultepec

El Patronato de la Fundación Olga y Rufino Tamayo anunció como un hecho la nueva sede del Museo Tamayo en Atizapán de Zaragoza, Estado de México, lo que resulta plausible porque contará con una amplia bodega, que buena falta le hacía, y una sala de exposiciones que beneficiará a toda una región mexiquense donde son más que escasos los atractivos culturales. Para el nuevo museo se cuenta ya con un proyecto de los arquitectos Michel Rojkind y Bjarke Ingels. Hasta ahí muy bien. Lo lamentable es que se proyecte una ampliación del actual museo sobre mil 600 metros, lo que significará robar a los capitalinos otro enorme pedazo de su principal área verde, pese a que el director del patronato, Julio Madrazo, descartó que las instalaciones de Chapultepec estén rebasadas y a pesar de que el acervo de 315 piezas donado por los Tamayo sólo se ha enriquecido con 44 obras donadas y la compra de cinco fotos de la Casa Barragán tomadas por la italiana Luisa Lambri. La ampliación, dicen, se hará en la parte posterior del inmueble, “en terrenos propiedad del Museo”. ¿Propiedad? ¿Si van a tener una nueva sede, para qué seguirle quitando áreas verdes a los capitalinos?

Cierran recintos culturales por influenza

El brote epidémico de influenza porcina ha obligado a suspender clases en las escuelas de todo nivel (se reanudarán hasta el 6 de mayo). El Consejo Nacional para la Cultura y las Artes, los institutos nacionales de Bellas Artes y de Antropología e Historia, el gobierno de la Ciudad de México, la UNAM y otras dependencias e instituciones culturales decidieron cerrar unos 40 museos, medio centenar de casas de cultura y centros culturales, teatros, salas de concierto y danza, lugares para lectura y presentaciones de libros, bibliotecas, salas de exposiciones y espacios para actividades infantiles. Por lo pronto, se cancelaron las actividades programadas del Festival Ollin Kan, de Tlalpan; el festival Tin Tan Escooltural; numerosos actos por el Día del Niño; el Encuentro Plural de Danza de la Ciudad de México y muchas cosas más. El cierre afecta a quienes planeaban asistir y principalmente a los artistas, pero requiere de la solidaridad de todos.

En cuatro meses, precio máximo al libro

¡A temblar! La Ley del Libro ya cuenta con reglamento y se estima que a más tardar en cuatro meses todos los libros con año y medio o menos en el mercado se venderán al precio máximo (eso es el precio único) y en lugares apartados de la capital se tendrán que vender todavía más caros, pues los libreros tendrán que agregar al precio los costos del flete, el embalaje, los seguros y otros gastos, hecho que a su vez causará que la Profeco multe a las librerías de las fronteras y otras situadas lejos del lugar de producción. No sobra insistir en que al encarecer los libros éstos se venderán menos, lo que en plena crisis resulta suicida. Los autores no se verán beneficiados en modo alguno, pues cobrarán el mismo porcentaje que antes, pero venderán menos ejemplares. Las grandes cadenas libreras se estarán carcajeando, pues los editores tendrán que seguir surtiéndoles la mercancía con los mismos descuentos y los editores tratarán de reponerse acabando de ahorcar al pequeño librero. Por eso hemos repetido que la Ley del Libro será ruinosa para los autores, muchos editores y los pequeños libreros.

Breviario…

La bella y muy joven Sarah Aguilar Flaschka es parte del equipo que edita La Revista, publicación sobre modas, viajes, automóviles y otros temas del mundo pudiente. Es una revista muy bien hecha que dirige Marcela Aguilar y Maya. Sarah, por si alguien no lo sabe, es hija de tigre. Su padre es Rubén Aguilar, el comunicador que cada mañana desfacía los entuertos que con tanta facilidad generaba su jefe, un tal Vicente Fox. *** El jueves, si lo permite la influenza, en el auditorio Divino Narciso del Claustro de Sor Juana (Izazaga 92), se presenta Yo, la peor, libro de Mónica Lavín. La presentación será moderada por Sandra Lorenzano y se acompañará de una lectura dramatizada a cargo de Ana Colchero. *** El escritor José Agustín, por la imprevisión de los organizadores de una conferencia que fue a dar a la ciudad de Puebla, se cayó de tres metros de altura, se rompió seis costillas y se fracturó el cráneo. Tuvo una excelente atención en el Hospital de la Beneficencia Española y ahora, por fortuna, ya está en su casa con sus hijos y su amada Margarita.

Be Sociable, Share!

Los comentarios estan cerrados