El monumento del bicentenario

Escrito por on Abr 20th, 2009 y archivado en Sin categoría. Tu puedes seguir los comentarios a esta entrada a traves de RSS 2.0. Comentarios y referencias estan cerrados.

El lunes, cuando estaba a punto de abrirse la carpa donde se exhibirían las propuestas para construir el arco del bicentenario, se pospuso la inauguración porque —así se publicó en algunos diarios— faltaban cédulas y otros detalles que obligaron a cancelar la ceremonia. Sin embargo, se supo que el retraso se derivó de una petición expresa de los miembros del jurado: Paulo Bruna, José Luis Cortés Delgado, Antonio Dovalí Ramos, María Teresa Franco González, Carlos Hernández Pezzi, Felipe Leal, Alejandra Moreno Toscano y Sara Topelson, quienes, según el vocero del grupo, consideraron que no era pertinente dar a conocer las maquetas enviadas a concurso, pues de hacerlo se perdería la confidencialidad que requiere un certamen de esta naturaleza, lo que era un mal argumento, pues no porque las viera el público iba a cambiar la decisión que para entonces ya habría tomado el jurado. El verdadero motivo al parecer era otro. El mismo día se publicó un desplegado que impugnaba la participación en el jurado de Sara Topelson, subsecretaria federal de Desarrollo Urbano y Ordenación del Territorio, y de Felipe Leal, a quien se identifica como “autoridad de Espacio Público” del gobierno capitalino. Se pedía la inhabilitación de ambos por “mantener vínculos estrechos profesionales y personales, ampliamente conocidos, con dos de los arquitectos participantes: Ricardo Legorreta y Teodoro González de León”. Lo extraño sería que los miembros del jurado no conocieran a los más destacados arquitectos mexicanos, pero todo indica que fue ese desplegado periodístico el causante del retraso.

Finalmente, el arco no fue arco
El arco del bicentenario se ha deformado hasta hacerse irreconocible. Finalmente, el jueves se emitió el fallo y éste favoreció no el proyecto de un arco, que era el tema del concurso, sino el de una torre de cuarzo de 104 metros de altura, proyecto de César Torres Becerril que al jurado le pareció “limpio, sencillo, interesante, joven y fresco” (el proyecto, por supuesto). Lo curioso es que apenas una quinta parte de los trabajos enviados a concurso recreaba la forma de un arco y, según el citado Felipe Leal, quien al igual que Sara Topelson siguió en el jurado sin que ni uno ni otro hayan beneficiado a sus amigos, hay una tendencia a la verticalidad en la mayor parte de las propuestas. Habrá que suponer que antes del 16 de septiembre de 2010 la ciudad tendrá esa torre de luz, sobre la cual comentó Fernando González Gortázar que el material de la torre, el cuarzo, “es fascinante”, traslúcido y opaco a la vez, aunque admitió que “no se sabe cómo vaya a comportarse la intemperie”. En suma, la ciudad tendrá un monumento lumínico con base de cuarzo, lo que, al menos para este republicano, será toda una novedad y tendrá —supongo— que armarse de numerosas piezas, lo que aportará una dificultad adicional al trabajo de mantenimiento.

Sigue la destrucción
en Roma-Condesa
Un vivales, propietario o inquilino de la casona ubicada en la calle Durango, en el oriente de la plaza de la Cibeles, decidió modificar la fachada del inmueble. En esta columna hicimos la denuncia y pedimos la intervención de Bellas Artes. Actuó entonces el doctor Ramón Vargas, director de Arquitectura, y a fuerza de mucho insistir logró que la delegación pusiera los sellos de clausura en una obra a todas luces ilegal. Hace unas semanas, con la complacencia del delegado en Cuauhtémoc, fueron retirados los sellos para continuar la obra depredadora. De a cómo fue la gracia, cuánto dinero llegó a los bolsillos de los funcionarios de la delegación, eso sólo ellos lo saben. Lo cierto es que otra vez se afectó en forma irreparable el patrimonio urbano. Algo peor ocurrió en Acapulco 46, donde con notable celeridad echaron abajo una casa —ya estaba muy vieja, dirá el delegado— y en su lugar levantaron un edificio de seis plantas. Don Salvador de Maria y Campos, del Movimiento pro Dignificación de la Colonia Roma, ha denunciado que la piqueta victimó también los inmuebles de Durango 210 y 183, lo mismo que el de Colima 325. A ese paso, los perredistas nos dejarán sin monumentos antes de 2012. En justa reciprocidad, los ciudadanos los dejaremos sin votos. Por fortuna, el INBA ya tiene listo el proyecto para declarar el área Roma-Condesa como Zonas de Monumentos Artísticos. Esperamos su pronta aprobación.

Niegan facturas en ferias del libro
Dice el escritor Eduardo Mejía en su página de internet (errataspuntocom.blogspot.com), que “en la Feria del libro de Minería sucede algo curioso: en algunas editoriales se niegan a dar factura, alegan que no llevan, que no sirve su sistema o que si dan factura no dan descuento, como en Planeta, Conaculta y el puesto de la Orquesta de Minería, que aunque es el anfitrión, no cuenta con terminal para tarjetas de crédito”. En efecto, lo que dice Lalo Mejía es del todo cierto e irritante, pero no se limita a la Feria de Minería, sino que es una práctica normal en las ferias y tianguis del libro que se celebran en toda la República. No es difícil suponer que la causa es de orden fiscal, pues en tales ocasiones se echa mano de los llamados sobrantes para reposición o de ejemplares destinados a la publicidad, en fin, mercancía que se escapa al control de Hacienda, tan exigente con los autores, y que los editores venden al público con la consigna de que no quede huella, que no, que no.

Breviario…
Mañana, martes 21, en el Centro Cultural Bella Época, a las 18:30 horas, se presenta el libro Movimiento, ritmo y música. Una biografía de Gloria Contreras, de Mitchell Snow, a quien acompañarán el gran Guillermo Arriaga, Rubén Aguilar Valenzuela —a quien no le conocíamos el gusto por la danza—, la biografiada y este republicano, todos con Martí Soler como moderador. *** ¿Quién autorizó que se demoliera la casona de Millet e Insurgentes, en el parque Hundido? ¿El gobierno perredista de la capital? ¿El delegado panista en Benito Juárez? Izquierda y derecha se hermanan en la depredación. *** Por decisión de ProMéxico, el antiguo Bancomext, México no irá a la Feria del Libro de Buenos Aires. ¿Para qué?, dirán los tecnócratas. ¿A quién le importan los libros?, habrán rebuznado esos panistas ufanos de su analfabetismo. ¿Y los editores, no van a protestar?

Be Sociable, Share!

Los comentarios estan cerrados