¿Plagio de Alfaguara y Aguilar Camín?

Escrito por on Abr 13th, 2009 y archivado en Sin categoría. Tu puedes seguir los comentarios a esta entrada a traves de RSS 2.0. Comentarios y referencias estan cerrados.

Héctor Aguilar Camín

Llegó a esta columna el artículo A quince años de la muerte de Colosio. Coincidencias, de Pedro Ochoa, presuntamente publicado en el semanario Zeta, de Tijuana. El autor narra que con motivo del asesinato de Luis Donaldo Colosio, basado en testimonios, escribió el libro LDC, los días contados, al que describe como “una crónica a varias voces, una polifonía de personajes reales” en busca de “la construcción colectiva de la verdad”. Dice Ochoa que en 1999 hizo llegar el texto a Editorial Alfaguara, entonces dirigida por Sealtiel Alatriste, quien le dijo que “la estructura del libro hacía difícil su lectura” y que “la publicación no era posible”, pues el interés de los lectores estaba puesto en la elección de 2000. Sin embargo, en 2004, con el sello de Alfaguara, apareció La tragedia de Colosio, de Héctor Aguilar Camín, libro —agrega Ochoa— “que coincide con la metodología, hecho a base de citas, muchas de ellas similares, el ritmo narrativo, la secuencia de voces y el razonamiento general de la compilación que no pretende encontrar conclusiones sino relacionar declaraciones de personajes vinculados para que sea el lector quien arme el rompecabezas y juzgue”.

Pedradas de Pedro y otros
prendidos
Continúa Pedro Ochoa: “Como muchas personas habían conocido mi texto, de hecho se habían publicado avances en algunos medios locales en diferentes años (Tijuanametro, El Mexicano y Frontera), las reacciones no se hicieron esperar. Mario Ortiz Villacorta, cronista de la ciudad de Tijuana, publicó el artículo ¿Plagiario Aguilar Camín? (Frontera, 14/VI/2004), en el cual realiza un análisis de mi texto y lo confronta con el publicado por Alfaguara. El periodista cultural Jaime Chaydez, citando a Ortiz Villacorta, cuestionó personalmente a Aguilar Camín sobre el conocimiento de mi libro, a lo cual Aguilar solamente respondió con cierto asomo de cinismo: “¿Cómo se llama el libro de Pedro?”. Ochoa concluye: “A quince años de la muerte de Colosio me quedan claras dos cosas, Mario Aburto Martínez mató a Colosio y está sentenciado por ello. Alfaguara y Aguilar Camín están en calidad de sospechosos de haber violado mi derecho autoral.” Resta saber qué opinan Alatriste y Aguilar Camín.
Que José Saramago plagió
a Teófilo
En otra parte de su artículo, Ochoa escribió: “Mi caso pareciera coincidir con (el de) Teófilo Huerta Moreno, quien acusa a Alatriste y Alfaguara de haber incurrido en algo muy similar. Tal como lo señala Huerta: ‘Sealtiel Alatriste al encabezar anteriormente Editorial Alfaguara en México (Santillana), organizó en 1997 junto con el diario Reforma el concurso de cuento triste en el cual obtuve, con la narración La mujer rojinegra, una mención honorífica. A partir de la premiación entablé contacto con la editorial y presenté el resto de mi obra para su evaluación y posible publicación. Nada sucedió. Posteriormente Sealtiel Alatriste fungió como diplomático en Barcelona con una gran cercanía de las Islas Canarias donde radicaba José Saramago. Casualmente la relación entre los dos escritores se afianzó y no fue nada difícil sustraer de los archivos de la editorial mi cuento ¡Últimas noticias! para que sirviera de inspiración al afamado Nobel y desarrollara Las intermitencias de la muerte’”. Ahí lo dejamos.

Denuncia de Benjamín
Romero Duarte
Benjamín Romero Duarte denuncia que su libro libro-objeto sobre el topoema Cifra de Octavio Paz, en español e inglés, fue marginado del Salón del Libro de París por los encargados de seleccionar en México las obras participantes, Martha Ellion y Philippe Ollé-Laprune, pese a que la primera prometió que encargaría la traducción al francés y llevaría la obra a París. Romero Duarte se pregunta cómo es posible que mientras varios artistas fueron marginados, se incluyó a otros que no presentaron libros y hasta “hubo un escritor con su cuaderno” que resultó beneficiado. Resulta inconcebible que “la coordinadora de la exposición —no curadora como aparece en el catálogo— haya abusado y servido(se) con la cuchara grande al presentar seis de sus trabajos” y ocho de una amiga suya sin traducción al francés. Por el desgarriate, el denunciante pide que el Conaculta aclare cuánto nos costó a los contribuyentes la participación de México en tan arbitrarias y deplorables condiciones. Tiene razón.

Breviario…
Sobre el accidente en que José Agustín resultó con seis costillas partidas y fractura de cráneo, el escritor Juan Gerardo Sampedro responsabiliza al Instituto Municipal de Arte y Cultura de Puebla “por no tener el mínimo cuidado” ni ofrecer la necesaria seguridad al invitado. *** En el número 106 de la revista El Búho, Marco Aurelio Carballo llama “fascistas del lenguaje” a los académicos que imponen como correctas expresiones bárbaras como “bien buena” en lugar de “muy buena”. *** Por fin, después de muchos años de extender documentos que supuestamente garantizaban la autenticidad de cuadros falsos, el señor Cruz Arvea ha dejado de ser investigador del Centro Nacional de Investigación, Documentación e Información de Artes Plásticas del Conaculta (Cenidiap). *** Murió Corín Tellado, llamada la reina de la novela rosa. Escribió más de cuatro mil “obras” que le ganaron un lugar en el libro Guinness y bien pudieron hacerle un lugarcito en una antología del horror cursi.

Be Sociable, Share!

1 comentario en “¿Plagio de Alfaguara y Aguilar Camín?”

  1. Somos varios ya los que hemos caido en garras de Alfaguara.
    Ver http://saramagoplagiario.blogspot.com

Los comentarios estan cerrados