Sergio Valls y el dilema de la jarocha

Escrito por on Nov 5th, 2008 y archivado en Sociedad. Tu puedes seguir los comentarios a esta entrada a traves de RSS 2.0. Comentarios y referencias estan cerrados.

Francamente debo compartir con mis cien lectores la disyuntiva que nubló por días enteros la colaboración que hoy presento. Pude haber comentado los 18 puntos del programa para la defensa de la economía popular que Andrés Manuel López Obrador entregó a los legisladores del Frente Amplio Progresista, o tal vez, las irregularidades por 37 mil millones de pesos detectadas en el Fondo Educación Básica que utilizan los gobernadores de manera indebida para financiar su propio activismo político en el gremio magisterial. Pude describir los escritorios y libreros que el cínico de Vicente Fox se robó de la oficina presidencial de los Pinos para amueblar el Centro Fox en su Rancho en San Cristóbal; o bien, dar mi opinión sobre los magros resultados obtenidos por el gobernador Luis Armando Reynoso Femat en su anhelada entrevista con el genial Secretario Agustín Carstens. Sin embargo esos temas me parecieron absolutamente trillados.
Así las cosas, me decidí por comentar con ustedes la genialidad lúdica del Ministro Sergio Valls Hernández, quien colocó a la Suprema Corte ante una espinosa disyuntiva social popularmente reconocido como el dilema de “la jarocha”, es decir, el cambio de identidad o el derecho del transexual. Resulta que el señor Ministro planteó otorgar el Amparo Constitucional a un caballero que decidió modificar su nombre y su sexo, para convertirse así, legalmente, en toda una dama. Sergio Valls Hernández, recomendó a los magistrados de la primera sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, resolver a favor del transexual agraviado, porque –dice el Ministro-, le asiste el derecho de recibir, de la autoridad registral, una nueva Acta de Nacimiento, que en su caso sería extemporánea, y en la cual debe inscribirse su nuevo nombre de mujer y precisarse que es una persona de sexo femenino.
El quejoso demanda de la autoridad, que su nuevo nombre de mujer aparezca debidamente expresado en una nueva Acta de Nacimiento, que su acta original anterior quede en secreto. Ante tal solicitud, un Juez Civil del Distrito Federal, con base en el artículo 138 del Código Civil, obsequió al agraviado tan sólo una “anotación marginal”, sobre el Acta Original de Nacimiento, señalando su nuevo nombre de mujer y conservando sus apellidos paterno y materno, pero resulta que en dicha Acta, el caballero en cuestión aparece señalado como individuo de sexo masculino. Además, y por supuesto, el mencionado Juez se negó a ocultar el cambio de identidad.
El escándalo social, que aún no aparece, levantará una enorme polémica. Una criterio o resolución positiva de la Corte, en este singular caso, sentaría las bases para avanzar en uno de los derechos humanos más íntimos de las personas: el derecho a decidir sobre su vida sexual. Y obligaría a legislar en una materia que presenta lagunas jurídicas. Si la ponencia de Sergio Valls es aprobada en sus términos, el señor Ministro será canonizado por la comunidad.
Sus comentarios al email: davidperezcalleja@yahoo.com.mx

Be Sociable, Share!

Los comentarios estan cerrados